Mes: julio 2013

VACACIONES (Las vacaciones del señor Hulot)

Días dentro de un año en que personas que trabajan o estudian toman un descanso total de su actividad en un período determinado, exceptuando feriados denominado por fiestas nacionales, tales como Navidad o días representativos de una nación como la celebración de su independencia. Existe principalmente para prevenir estrés u otras patologías, además de según el criterio del estado o gobierno local, para incrementar la productividad en el resto del año. http://es.wikipedia.org/wiki/Vacaciones

“Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas”
Elbert Hubbard (1856-1915) Escritor, artista y filósofo estadounidense

LAS VACACIONES DEL SEÑOR HULOT (Les vacances de Monsieur Hulot) – 1953

vacances

Director Jacques Tati
Guión Jacques Tati y Henri Marquet
Fotografía Jacques Mercanton y Jean Mouselle
Música Alain Romans
Producción Cady Films/Specta Films
Nacionalidad Francia
Duración 114m. B/N
Reparto Jacques Tati, Nathalie Pascaud, Louis Perrault, Michèlle Rolla, Valentine Camax, André Dubois, Lucien Frégis, Marguerite Gérard.

“La imprudencia de la burguesía se manifiesta de manera categórica. ¿Progresismo? Sí, pero con prudencia, ésta es nuestra consigna”

Prodigiosa mezcla de humor, nostalgia costumbrista y fantasía poética que significó la consagración de Tati como uno de los actores-creadores más importantes del cine cómico europeo y supuso, además, la introducción del singular y entrañable Hulot, un personaje desgarbado, educado, curioso, maniático e indeciso, que, a partir de entonces, se convertiría en el incomparable álter ego del cineasta francés. Los calamitosos incidentes causados por el inquieto protagonista en un hotel y alrededores de la costa bretona sirvieron para crear una aguda crítica sobre la vulgaridad y el conformismo de determinados veraneantes franceses, así como para ridiculizar ciertos aspectos de la vida moderna, tema recurrente a lo largo de sus posteriores obras. Por medio de una narración muy poco académica, sin trama manifiesta y escasez de diálogos, el film encadenaba una excelente serie de gags visuales (a menudo con sonidos postsincronizados) entre los que destacan el preámbulo en la estación de trenes, la secuencia del entierro, la del partido de tenis o su pirotécnica conclusión.

Otras películas sobre VACACIONES

La tentación vive arriba – Billy Wilder (1955)
Locuras de verano – David Lean (1955)
Cuento de verano – Eric Rohmer (2006)

PETRÓLEO (Pozos de ambición)

Mezcla homogénea de compuestos orgánicos, principalmente hidrocarburos insolubles en agua (…) Se produce en el interior de la Tierra, por transformación de la materia orgánica acumulada en sedimentos del pasado geológico y puede acumularse en trampas geológicas naturales, de donde se extrae mediante la perforación de pozos (…) Es un recurso natural no renovable y actualmente también es la principal fuente de energía en los países desarrollados. http://es.wikipedia.org/wiki/Petr%C3%B3leo

“El consumo mundial de petróleo es tan grande que las provisiones sólo pueden durar unas cuantas generaciones más. La solución es el alcohol, un combustible limpio y perfecto”
Alexander Graham Bell (1847-1922) Científico escocés

POZOS DE AMBICIÓN (There were be blood) – 2007

Blood

Director Paul Thomas Anderson
Guión Paul Thomas Anderson
Fotografía Robert Elswitt
Música Johnny Greenwood
Producción Miramax Film/Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 158m. Color
Reparto Daniel Day-Lewis, Paul Dano, Kevin J. O’Connor, Ciarán Hinds, Dillon Freasier, Russell Harvard, Paul F. Tompkins, Colleen Foy.

“Hay un mar de petróleo debajo de nuestros pies, y sólo yo puedo llegar hasta él”

Aparcando la imprevisible complejidad de sus argumentos entrelazados y corales, Anderson recurrió a las primeras 150 páginas de la novela de Upton Sinclair Oil!, sobre los escándalos desatados en el seno de la industria del oro negro durante la administración Hardin (especialmente en el famoso caso “Teap dome affair” acontecido en la reserva de Wyoming), para establecer una poderosa reprobación a los atropellos de un capitalismo cada vez más postizo en su infame presunción alienadora. Circunscrita por un enfático prólogo de resonancias silentes y un epílogo de profusa e incómoda verborrea, describía con un clasicismo solemne y elegíaco la acelerada ascensión como empresario petrolífero de un minero con aptitudes embaucadoras y su paulatina decadencia moral tras sucumbir al ensimismamiento de la codicia, metáfora del desalmado apogeo económico estadounidense que sirvió de antesala al crack del 29. Hurgando en el fanatismo religioso de la América profunda, anticipaba además el siguiente film de su realizador THE MASTER (2012), sobre la creación de la iglesia de la Cienciología.

Otras películas sobre PETRÓLEO

Gigante – George Stevens (1956)
Escrito sobre el viento – Douglas Sirk (1957)
Syriana – Stephen Gaghan (2005)

DESIERTO (Lawrence de Arabia)

Zona terrestre en la cual las precipitaciones casi nunca superan los 250 milímetros al año y el terreno es árido. https://es.wikipedia.org/wiki/Desierto

“Dios creó el desierto para que el hombre pudiera sonreír al ver las palmeras”
Paulo Coelho (1947-) Novelista y dramaturgo brasileño

LAWRENCE DE ARABIA (Lawrence of Arabia) – 1962

arabia

Director David Lean
Guión Robert Bolt y Michael Wilson
Fotografía Frederick A. Young
Música Maurice Jarre
Producción Columbia/Horizon
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 216m. Color
Reparto Peter O’Toole, Alec Guinness, Anthony Quinn, Jack Hawkins, Arthur Kennedy, Omar Shariff, José Ferrer, Claude Rains, Anthony Quayle.

“Para ciertos hombres, nada está escrito si ellos no lo escriben”

Majestuosa reconstrucción de la vida de Thomas Edward Lawrence, basada en el libro autobiográfico Seven pillars of wisdom que el propio oficial británico escribió acerca de una perturbadora epopeya vital consagrada a la causa proarábica contra los turcos aliados durante la Gran Guerra, de la que se erigió en su mesiánico paladín. La textura psicológica e introspectiva con la que se profundizaba en la enigmática naturaleza del personaje en cuestión (perfectamente vehiculado por O’Toole) conciliaba a la perfección con la suntuosa espectacularidad de su complexión estética, sublimada por una preeminente fotografía en Technicolor y formato panorámico, estableciendo una fascinadora apología del honor bizarro ante la impostura y soberbia del desafuero bélico. La excepcional partitura de Jarre punteaba el inamovible paisaje arenoso de este monumento cinematográfico de imponderable grandilocuencia, madurado por Lean en tres años y filmado durante dos más entre Marruecos y Almería, donde plasmó fragmentos tan imponentes como el asalto a la ciudad de Akaba.

Otras películas sobre el DESIERTO

La patrulla perdida – John Ford (1934)
El topo – Alejandro Jodorowsky (1970)
El cielo protector – Bernardo Bertolucci (1989)

CADÁVER (El ladrón de cadáveres)

Cuerpo muerto de un ser que ha estado vivo. http://es.wikipedia.org/wiki/Cad%C3%A1ver

Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver.
James Dean (1931-1955) Actor estadounidense

EL LADRÓN DE CADÁVERES (The body snatcher) – 1945

body

Director Robert Wise
Guión Philip MacDonald y Carlos Keith
Fotografía Robert DeGrasse
Música Roy Webb
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 73m. B/N
Reparto Boris Karloff, Bela Lugosi, Henry Daniell, Edith Atwater, Rita Corday, Donna Lee, Russell Wade, Robert Clarke, Sharyn Moffett.

“Hombres ignorantes han entorpecido el progreso médico con leyes estúpidas e injustas. Si esa torpeza no cesa, los médicos tienen que buscar otros caminos”

Tercera y última película que Wise realizó a las órdenes del productor y maestro del terror sugerido Val Lewton, metido aquí también en labores de co-guionista bajo el seudónimo de Carlos Keith, que adaptaba la siniestra novela homónima de Robert L. Stevenson acerca de la ilícita, e incluso, parricida apropiación de cuerpos humanos con fines médicos y/o experimentales que proliferó a principios del s. XIX por tierras sajonas, y que tuvo a la tristemente famosa pareja Burke/Hare como fidedignos referentes. Esta tenebrosa fábula gótica localizada en el Edimburgo de 1831 absorbía las consabidas fórmulas del horror no explícito (escalofriantes elipsis, amenazadores juegos de luces y sombras, etc.) para exponernos una reflexión moral sobre la disyuntiva entre el deber científico y la deontología profesional, que subyugaba por la grácil sobriedad narrativa de su director y por la letárgica firmeza interpretativa de un Boris Karloff opuesto por última vez a su otrora máximo rival en el género, Bela Lugosi, por entonces ya sumergido en una tortuosa decadencia física y profesional.

Otras películas sobre CADÁVERES

Canción de cuna para un cadáver – Robert Aldrich (1964)
El incinerador de cadáveres – Juraj Herz (1969)
Un cadáver a los postres – Robert Moore (1976)

TIMIDEZ (El tenorio tímido)

Estado anímico que afecta a las relaciones personales. Se la considera una pauta de comportamiento que limita el desarrollo social de quienes lo experimentan dentro de su vida cotidiana. No es una enfermedad. http://es.wikipedia.org/wiki/Timidez

“La timidez es una condición ajena al corazón, una categoría, una dimensión que desemboca en la soledad”
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.

EL TENORIO TÍMIDO (Girl shy) – 1924

timidez2

Director Fred Newmeyer y Sam Taylor
Guión Sam Taylor
Fotografía Walter Lundin y Henry N. Kohler
Producción Harold Lloyd Corporation
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 82m. B/N
Reparto Harold Lloyd, Jobyna Ralston, Richard Daniels, Carlton Griffin, Julien Rivero, Gus Leonard, Charles Stevenson, Joe Cobb.

En su primera tentativa como productor independiente, Harold Lloyd insistió en ilustrar las frustraciones de su generación a través de su mítica e inmarcesible caracterización de un joven medio americano tan introvertido como arriesgado, en esta ocasión un apocado aprendiz de sastre de la pequeña localidad de Little Bend, que, sin ninguna experiencia en el terreno amoroso, pretende que una editorial le publique un manual sobre cómo seducir a las mujeres. Las divertidas peripecias de este personaje dieron como fruto una comedia absolutamente memorable, donde la ilustre pareja de realizadores Newmeyer/Taylor manejó con gran habilidad el ritmo de las distintas situaciones, suscribiendo momentos indelebles como las oníricas fantasías sentimentales del protagonista al escribir el libro, o, “gags” de antología como la vibrante secuencia final en la que el entonces cómico más taquillero del cine demostraba sus sorprendentes dotes acrobáticas al tratar de evitar la boda de su amada con un cazador de dotes sirviéndose de todos los medios de transporte que están a su alcance.

Otras películas sobre la TIMIDEZ

Sueños de un seductor – Herbert Ross (1972)
El largo día acaba – Terence Davies (1992)
Amelie – Jean-Pierre Jeunet (2001)