Drama histórico

POSTA (La noche de Varennes)

Conjunto de caballerías que antiguamente estaban preparadas en determinados puntos del recorrido de una diligencia para hacer el relevo a las caballerías que ya venían cansadas. (google.com)
Las casas de postas eran establecimientos donde se realizaban la toma y cambio de caballerías y asignación de postillones para los correos, viajeros o ganado. (Wikipedia)

“Se despidió del maestro de postas, pagándole generosamente por la estancia y la comida; se despidió de Dunia y le ofreció llevarla a la iglesia que estaba al final del pueblo. Dunia no sabía que hacer…” (cuento El maestro de postas)
Aleksandr Pushkin (1799-1837) Poeta, dramaturgo y novelista ruso

LA NOCHE DE VARENNES (Il mondo nuovo / La nuit de Varennes) – 1982

nuit

Director Ettore Scola
Guión Ettore Scola y Sergio Amidei
Fotografía Armando Nannuzzi
Música Armando Trovaioli
Producción France 3/Gaumont/Opera Film Produzione
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 131m. Color
Reparto Jean-Louis Barrault, Hanna Schygulla, Marcello Mastroianni, Jean-Claude Brialy, Harvey Keitel, Laura Betti, Daniel Gélin, Dora Doll.

“La gente ha cambiado mucho. El pueblo de las ciudades y del campo ha descubierto que era pobre (…) ha empezado a preguntarse si en el más allá los últimos serán realmente los primeros, y, en la incertidumbre, ha empezado a ocuparse del más acá”

Presumiendo de una ambientación de la época de suntuoso detallismo, Ettore Scola gestionó este interesante fresco histórico localizado en la convulsa Francia de 1791 y basado en la novela homónima de Catherine Rihait, que especulaba en torno al agitado viaje en un coche de postas compartido por una serie de emblemáticos personajes del momento (entre ellos el ya marchito seductor Giacomo Casanova, el político independentista Thomas Paine o el provocador e indiscreto escritor Restif de la Bretonne) con el objetivo de alcanzar el carruaje en el que Luis XVI y Maria Antonieta pretendían escapar del acoso revolucionario. Escudándose en la elaborada partitura barroca de Armando Trovaioli, un trabajo de fotografía de excepción y la reunión de un conglomerado internacional de estrellas muy bien avenido (que incluía a nombres como Michel Piccoli o Jean-Louis Trintignant), el cineasta italiano condujo el relato con parsimónica elocuencia y un perfil satírico de marcado sustrato filosófico para insistir en su pertinaz crítica a la opulencia e inmoralidad de los círculos más poderosos, en esta ocasión dedicada al guionista Sergio Amidei, que murió en pleno rodaje.

Otras películas donde aparece una CASA DE POSTAS

El correo del infierno – Henry Hathaway (1951)
El último perro – Lucas Demare (1956)
El maestro de postas – Sergey Solovev (1972)

CLÉRIGO (El cardenal)

Hombre que ha recibido alguna de las órdenes sagradas que otorgan las Iglesias cristianas y que por consiguiente pertenece al clero. (google.com)

“Hay una ocupación (aparte de componer ) que me gustaría tener, es la de ser sacerdote. No sólo por el beneficio de la fe, sino también debido a mi fascinación por el sacrificio que los clérigos soportan por nosotros”
Wojciech Kilar (1932-2013) Compositor polaco

EL CARDENAL (The cardinal) – 1963

Director Otto Preminger
Guion Robert Dozier
Fotografía Leon Shamroy
Música Jerome Moross
Producción Columbia/Gamma Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 175m. Color
Reparto Tom Tryon, Carol Lynley, Romy Schneider, Raf Vallone, Dorothy Gish, John Huston, John Saxon, Burgess Meredith, Patrick O’Neal.

“El sacerdocio no es cosa que se pueda poner o quitar como la sotana que llevas puesta. Es parte de ti”

Sobria, moderada y ecuánime transposición al cine del enrevesado best-seller de Henry Morton Robinson, que acabaría por delimitar un notorio declive creativo en la trayectoria de su realizador, donde se reconstruían los dolorosos contratiempos que un emprendedor y vocacional clérigo bostoniano afrontaba a lo largo de su triunfal carrera y la correlación de éstos con algunos de los episodios históricos más concluyentes de la primera mitad del siglo XX, desde la interposición norteamericana en la Gran Guerra al apogeo del nazismo y su invasión de Austria, pasando por el gangsterismo, la Depresión económica o el Ku Klux Klan. Multiplicidad de temas como la abnegada aplicación de la moral católica con su controvertible imposición del celibato o el imperioso materialismo de la soberanía eclesiástica transitaban por este habilidoso largometraje, cuya precisión psicológica e intimista compensaba con creces la aparatosidad de su puesta en escena. Soberbia fotografía en Panavision y Technicolor de Leon Shamroy y lujoso reparto, completado con nombres como Wolfgang Preiss, Cecil Kellaway o Murray Hamilton.

Otras películas protagonizadas por un CLÉRIGO

Yo confieso – Alfred Hitchcock (1953)
León Morin, sacerdote – Jean-Pierre Melville (1961)
Calvary – John Michael McDonagh (2014)

ICONO (Andrei Rublev)

Pinturas religiosas sobre tabla de madera que comenzaron a realizarse durante el Imperio Bizantino en el siglo VI. Se extendieron y florecieron por toda Europa durante varios siglos y bajo distintos estilos e influencias culturales: Edad Media, Renacimiento, etc. Como símbolos visuales exhortaban a los creyentes a ser piadosos a la par que les ilustraba sobre variados pasajes de la Biblia. (enciclopedia.us.es)

“Los ortodoxos consideran que los iconos son la plasmación en pintura de los textos sagrados y de la divinidad; de manera que la faz de Jesucristo, por ejemplo, no puede pintarse según la imaginación de cada artista, como se hace en el arte sacro occidental con más o menos libertad por lo menos desde el Renacimiento, sino según las medidas fijadas de una vez para siempre en el primer icono: el velo de la Verónica” (artículo Nicu, el pintor de iconos)
Ignacio Vidal-Folch (1956-) Escritor y periodista español

ANDREI RUBLEV (Andrei Rublev) – 1966

Director Andrey Tarkovsky
Guion Andrei Tarkovsky y Andrei Konchalovsky
Fotografía Vadim Yusov
Música Vyacheslav Ovchinnikov
Producción Mosfilm
Nacionalidad Unión Soviética
Duración 181m. B/N
Reparto Anatoly Solonitsyn, Ivan Lapikov, Nikolai Grinko, Nikolai Sergeyev, Yuri Nazarov, Irma Raush, Nikolay Burlyayev, Yuriy Nikulin.

“En tanta sabiduría hay mucha pena, y quien aumenta su conocimiento aumenta su dolor”

Escudándose en diversas circunstancias independientes, desglosadas en intertítulos y vinculadas a la vida del admirado y revolucionario monje-pintor ruso de principios del siglo XV, Tarkovsky concibió un grandioso y no menos apasionante fresco medieval encauzado a profundizar sobre la hazaña espiritual que representa cualquier proceso creativo para un artista y el regenerador cometido moral y espiritual que debe aportar su ideal creativo a una sociedad cada vez más afectada por la corrupción y la intolerancia. Esta arrojada y comprometida disertación poética y filosófica, provista de un vigor expresivo asombroso y una textura plástica inusitada, resultó víctima de la incomprensión de las autoridades soviéticas, que no autorizaron su exhibición hasta 1971, incluso después de haber sido obligatoriamente mutilada por el propio realizador. Estas excesivas e injustas vicisitudes burocráticas no oscurecieron la enorme valía artística de una película elevada a un rango de leyenda, que, aún hoy en la actualidad, figura como una obra cumbre en la historia del cine europeo.

Otras películas donde aparecen ICONOS religiosos

El poder de la sangre de Drácula – Peter Sasdy (1970)
El topo – Alejandro Jodorowsky (1970)
Fotos – Elio Quiroga (1996)

MASACRE (Ciudad de vida y muerte)

Matanza de personas, por lo general indefensas, producida por ataque armado o causa parecida. (RAE)

“La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen, para provecho de gentes que sí se conocen pero no se masacran”
Paul Valéry (1871-1945) Escritor, poeta, ensayista y filósofo francés

CIUDAD DE VIDA Y MUERTE (Nanjing! Nanjing!) – 2009

Director Lu Chuan
Guion Lu Chuan
Fotografía Cao Yu y He Lei
Música Liu Tong
Producción China Film Group/Jiangsu Broadcasting System/Media Asia Films/Stellar Megamedia/Chuan Production Film
Nacionalidad China
Duración 132m. Color
Reparto Ye Liu, Gao Yuanyuan, Hideo Nakaizumi, Fan Wei, Ryu Kohata, Qin Lan, Jiang Yiyan, Zhao Yisui, Yao Di, John Paisley.

“Al final vivir se hace más difícil que morir”

Ratificando las expectativas generadas con su impecable anterior película, LA PATRULLA DE LA MONTAÑA (2004), Lu Chuan insistió en exhibir su capacidad para estremecer al espectador con esta impresionante reconstrucción de una de las mayores masacres jamás cometidas, como fue el genocidio perpetrado por el ejército japonés al conquistar la ciudad (por entonces capital china) de Nankín en 1937, que, según las últimas versiones, deparó un saldo de más de trescientos mil  muertos, entre soldados y civiles. Una dantesca representación del sinsentido de la guerra, dirigida con imperturbable pulso narrativo y una refinada propensión por el detalle, tan concienzuda en no sucumbir al efectismo gratuito como hábil y generosa en plasmar su espeluznante sucesión de atrocidades (violaciones sistemáticas, ejecuciones masivas, torturas, decapitaciones…) con sequedad expositiva y cierto aire documental, derivado de una magistral y muy pertinente fotografía en blanco y negro. Su conmovedora banda sonora acabó de pulir el impacto emocional de semejante manifestación del horror bélico.

Otras películas que reconstruyen una MASACRE

Zulú – Cy Enfield (1964)
Masacre: Ven y mira – Elem Klimov (1985)
La batalla de Hadiza – Nick Broomfield (2007)

PALACIO (El arca rusa)

Edificio utilizado como residencia del jefe de Estado u otro magnate. Surgieron en la Edad Antigua, con el inicio de la historia, en todas las civilizaciones; albergando acontecimientos y protagonizando procesos políticos, sociales y económicos de trascendencia histórica. En el Antiguo Régimen europeo los palacios eran las residencias reales, las de la nobleza y del alto clero; aunque también de los burgueses enriquecidos. Se construían, amueblaban y decoraban con los criterios del gusto artístico más exigente y el mayor lujo, contribuyendo a fijar los estilos artísticos de cada época. En la Edad Contemporánea muchos palacios han sido transformados para otros usos, como parlamentos o museos. El término se emplea también habitualmente para denominar nuevas construcciones de edificios públicos, especialmente lujosos. (Wikipedia)

“Aléjese de los palacios el que quiera ser justo. La virtud y el poder no se hermanan bien”
Lucano (39-65) Poeta romano

EL ARCA RUSA (Russkiy kovcheg) – 2002

Director Aleksandr Sokurov
Guion Aleksandr Sokurov, Boris Khaimsky, Anatoli Nikiforov, Svetlana Proskurina
Fotografía Tilman Büttner
Música Sergei Yevtushenko
Producción The Hermitage Bridge Studio/WDR/Arte/NHK/Séville Pictures/Fora Film/Koppmedia/Beauftragter der Bundesregierung für Angelegenheiten der Kultur und der Medien/MDM/Ministry of Culture of the Russian Federation/Radio(DR)/YLE TV1/FBB/Egoli Tossell Film/Mariinsky Theatre/Filmförderung Hamburg
Nacionalidad Rusia/ Alemania
Duración 96m. Color
Reparto Sergei Dreiden, Mariya Kuznetsova, Leonid Mozgovoy, Edisher Giorgobiani, Aleksandr Chaban, Maksim Sergeyev.
* Piotr Ilyich Tchaikovsky – Mélodie antique française Op.39-16

“¿Algo te sigue preocupando? ¿Son las autoridades? Quieren bellotas sin robles. No están interesados en saber cómo nutrir el árbol de la cultura, pero será su destino si el árbol se cae. Entonces no quedará nada. ¿No pueden entender eso?”

La insólita proeza técnica de filmar una historia en una única y larga toma que Hitchcock emuló llevar a cabo en LA SOGA (1948), simulando la continuidad narrativa con ciertas triquiñuelas formales, fue materializada por Sokurov gracias una liviana cámara digital de alta definición que le permitió expresar en un ininterrumpido plano-secuencia de más de noventa minutos, sin efectos especiales añadidos, esta heterodoxa y acronológica parábola del turbulento devenir de Rusia. Con la fantasmagórica participación como cicerone de un diplomático francés del siglo XIX (personificación del marqués de Custine) nos invitaba a recorrer a través del tiempo los más de treinta salones que integran el suntuoso museo del Hermitage de San Petersburgo, haciéndonos testigos de los opulentos acontecimientos vividos en las estancias del antiguo Palacio de Invierno, durante casi dos siglos imponente residencia oficial de los zares. Alrededor de ochocientos cincuenta actores intervinieron en este desafío cinematográfico, minucioso pero contundente, de una subjetividad tan contemplativa como ensoñadora.

Otras películas ambientadas en un PALACIO

El último emperador – Bernardo Bertolucci (1987) / Ciudad prohibida
La reina – Stephen Frears (2006) / Buckingham
María Antonieta – Sofia Coppola (2006) / Versalles