Péplum

COLOSALISMO (Cabiria)

Tendencia a lo excesivo o de un tamaño exagerado. (RAE)
El Colosalismo, movimiento estético íntimamente ligado al género histórico, surge como una superación manifiesta e hiperbólica de lo teatral. Utiliza una escenografía grandiosa, un gran número de figurantes, suele ser de carácter epopéyico o épico y su duración es desmesurada. Los primeros films colosalistas nacen en Italia hacia 1905. (libro El cine, una guía de iniciación de Juan Pedro Gómez)

“El primer problema de la ópera son sus exégetas, para los que no hay justificación posible. El segundo es la ópera misma, que a los no iniciados nos parece un enclave donde el arte se emparenta al deporte. Una disciplina del canto que parece fundarse en lo atlético y donde cualquier posibilidad de acercamiento se ve abrumada por el colosalismo del artificio. El problema último, sobra decirlo, es nuestro”
Rubén Lardín (1972-) Traductor, crítico, guionista y escritor español

CABIRIA (Cabiria) – 1914

Director Giovanni Pastrone
Guion Giovanni Pastrone, Gabrielle D’Annunzio
Fotografía Segundo de Chomón, Augusto Battagliotti, Eugenio Bava, Carlo Franzeri, Natale Chiusiano y Giovanni Tomatis
Música Ildebrando Pizzetti, Manlio Mazza
Producción Italia Film
Nacionalidad Italia
Duración 148m. B/N
Reparto Carolina Catena, Lidia Quaranta, Gina Marangoni, Dante Testa, Umberto Mozzato, Bartolomeo Pagano, Raffaele Di Napoli, Emilio Vardannes.

“No fui conquistado por caballeros, soldados de infantería o barcos, sino por un poder recientemente revelado, un poder cuyas flechas son liberadas por los ojos del amor”

Aprovechándose de la interesada colaboración del poeta Gabrielle D’Annunzio, quien se encargó de redactar los ostentosos intertítulos y poner nombre a los personajes a cambio de 50.000 liras, Giovanni Pastrone (bajo el seudónimo de Piero Fosco) consiguió promocionar este colosal y aparatoso péplum hasta convertirlo en el largometraje más sensacional e importante rodado hasta la fecha. Construido a través de un doble itinerario argumental, ambientado en la segunda guerra púnica y libremente inspirado en la novela Salambó de Gustave Flaubert, desarrollaba paralelamente las contrariedades amorosas de Sofonisba (hija de Asdrubal) y las peripecias de una joven romana llamada Cabiria con el patricio Fulvio Axilia y el esclavo Maciste. El film se ha hecho con un lugar preferente en la historia del cine gracias a unos hallazgos técnicos absolutamente revolucionarios, como la utilización de la luz artificial o el perfeccionamiento del travelling ideado por Segundo de Chomón, así como por la grandilocuencia de sus decorados y movimientos de masas, poderosamente influyentes en ulteriores creaciones de D.W. Griffith o Cecil B. De Mille.

Otras películas vinculadas al COLOSALISMO italiano

Los últimos días de Pompeya – Luigi Maggi (1908)
La Odisea – Francesco Bertolini, Giuseppe de Liguoro y Adolfo Padovan (1911)
Quo Vadis? – Enrico Guazzoni (1913)

CUADRIGA (Ben-Hur)

En tiempos del Imperio romano, era un tipo de carro tirado por cuatro caballos en línea. El vehículo fue utilizado por los generales cuando entraban triunfalmente en las ciudades. Su variante con dos caballos, usada ya desde tiempos griegos y anteriores, se denominaba biga. (Wikipedia)

“Silba una cuadriga sobre la llanura de mis segundos. Tiene cuatro caballos, tiene dos luchadores. Uno está con los ojos entre hojas, el otro con los ojos en lágrimas. Uno mantiene su corazón adelante, en los caballos, el otro arrastra su corazón, atrás, sobre las piedras” (poema Cuadriga)
Nichita Stănescu (1933-1983) Poeta y ensayista rumano

BEN-HUR (Ben-Hur) – 1959

ben

Director William Wyler
Guión Karl Turnberg
Fotografía Robert L. Surtees
Música Miklos Rozsa
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 212m. Color
Reparto Charlton Heston, Stephen Boyd, Jack Hawkins, Haya Harareet, Cathy O’Donnell, Hugh Griffith, Martha Scott, Sam Jaffe, Finlay Currie.

“Y ahora te digo que cuando caiga Roma, resonará un grito tan grande de libertad como jamás se haya oído en este mundo”

No cabe duda que la MGM acertó al reincidir en la novela homónima de Lew Wallace como revulsivo para mitigar sus dificultades financieras, pues esta ciclópea producción de quince millones de dólares obtuvo tal aceptación popular y crítica que durante muchos años permaneció como la película más galardonada por la academia hollywoodiense. Wyler, que curiosamente ejerció de ayudante de dirección en la versión silente de Niblo, aplicó toda su pericia narrativa para solidificar el drama intimista con el espectáculo “kolossal” en una historia que describía la gradual introducción del cristianismo en la civilización pagana de la antigua Roma a través de la truncada amistad (con oblicuos elementos homosexuales) entre el judío Ben-Hur y el tribuno Messala. Rodada con más de cincuenta mil extras en los estudios de Cinecittà, donde el productor Sam Zimbalist falleció a causa de un infarto, contiene momentos tan impresionantes como la batalla en el mar o la antológica, emocionante e insuperable carrera de cuadrigas, rodada por los responsables de segunda unidad Andrew Marton y Yakima Canutt, en la que fueron necesarias cuarenta y dos cámaras y dos meses de exclusiva dedicación.

Otras películas donde aparece alguna que otra CUADRIGA

Ben-Hur – Fred Niblo (1925)
Quo Vadis – Mervyn Leroy (1951)
La túnica sagrada – Henry Koster (1953)