México

DESINTEGRACIÓN (Principio y fin)

Acción de desintegrar o desintegrarse. (google.com)
La desintegración familiar es el rompiemiento de la unidad familiar, significa que uno o mas miembros dejan de desempeñar adecuadamente sus obligaciones o deberes a causa de un gran numero de factores que intervienen, sedentarismo, adicciones, economía, sociedad, violencia, matrato físico, psicológico y mental, aislamiento, abandono, etc. (Emma Díaz)

“La civilización está permanentemente amenazada por la desintegración debido a la hostilidad primaria del hombre”
Sigmund Freud (1856-1939) Médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis

PRINCIPIO Y FIN (Principio y fin) – 1993

Director Arturo Ripstein
Guion Paz Alicia Garciadiego
Fotografía Claudio Rocha
Música Lucía Álvarez
Producción IMCINE/Alameda Films
Nacionalidad México
Duración 188m. Color
Reparto Ernesto Laguardia, Julieta Egurrola, Blanca Guerra, Lucía Muñoz, Alberto Estrella, Bruno Bichir, Alex Cox, Verónica Merchant, Ernesto Yáñez.

“En la vida hay que tomar turnos para que no nos lleve la resaca. No nos queda otra”

Personal y sobrecogedora adaptación de la novela homónima del premio nobel egipcio Naguib Mahfuz, que sirvió como acicate para cultivar el renombre de Ripstein como audaz, persuasivo y radical renovador en la vasta tradición del melodrama hispanoamericano, y, a día de hoy, permanece como su largometraje más acendrado, humano y reflexivo. Trasladando el relato original a una corrompida e hipócrita sociedad mexicana y eludiendo cualquier atisbo de sentimentalismo cómodo y jactancioso, pormenorizaba la amarga y demoledora desintegración de una familia tras el repentino fallecimiento del patriarca y la consiguiente ambición desmedida de su manipuladora viuda. El descollante realizador azteca exprimió los modestos recursos de producción que estaban a su alcance para implantar una peculiar y solemne puesta en escena, cimentada en la ejemplaridad de sus planos-secuencia, un sensacional dominio de la elipsis y una espléndida dirección de actores, los cuales dignificaron sus papeles con unas interpretaciones tan espontáneas como desgarradoramente expresivas.

Otras películas sobre una familia en proceso de DESINTEGRACIÓN

¡Qué verde era mi valle! – John Ford (1941)
Rocco y sus hermanos – Luchino Visconti (1960)
La tormenta de hielo – Ang Lee (1997)

INCOMODIDAD (El topo)

Carencia de comodidad, o sea, estar en una situación que genera displacer y molestias (…) La incomodidad es un sentimiento subjetivo de desagrado ya que no todos se sienten incómodos en las mismas situaciones. (deconceptos.com)

“Parece extraño, pero las cosas que es bueno tener y los días que se pasan de un modo agradable se cuentan muy pronto, y no se les presta demasiada atención; en cambio, las cosas que son incómodas, estremecedoras, y aun horribles, pueden hacer un buen relato, y además lleva tiempo contarlas” (novela El hobbit)
J.R.R. Tolkien (1892-1973) Escritor, poeta, filólogo y profesor universitario británico

EL TOPO (El topo) – 1970

Director Alejandro Jodorowsky
Guión Alejandro Jodorowsky
Fotografía Rafael Corkidi
Música Alejandro Jodorowsky y Nacho Méndez
Producción Producciones Panicas
Nacionalidad México
Duración 125m. Color
Reparto Alejandro Jodorowsky, Brontis Jodorowsky, Mara Lonrenzio, Julien De Meriche, Paula Romo, José Legarreta, Alfonso Arau.

“Sientes náuseas de ti mismo. No quieres traicionar más… Ahora deseas respetar la ley”

Probablemente ninguna otra película haya quebrantado la indiferencia, difundido el desconcierto crítico ni justificado tales cotas de indignación cinefílica como lo ha hecho este lisérgico mejunje de vanguardismo psicodélico y simbología cristianoide que Alejandro Jodorowsky conformó acogiéndose a las patrones expresivos del “spaghetti-western” y a la confusa doctrina de índole surrealista acuñada por el movimiento experimental derivado del grupo artístico “Pánico”. A partir del virulento y descorazonador divagar por los desiertos aztecas en busca del sentido de la vida de un pistolero taciturno, vanidoso y desafiante, el polifacético autor chileno perpetró un caótico enardecimiento del vandalismo y el fervor místico-esotérico, fragmentado en cuatro capítulos de ilaciones bíblicas (“Génesis”, “Profetas”, “Salmos” y “Apocalipsis”), que aún hoy deviene fascinante por momentos, repulsivo y pretencioso con frecuencia, y, a todas luces incómodo, cismático e incendiario. Resulta más que llamativa su profusa y gratuita utilización de enanos y seres lisiados o con extremidades cercenadas.

Otras películas que suscitan una sensación de INCOMODIDAD

Saló o los 120 días de Sodoma – Pier Paolo Pasolini (1975)
Ladybird, ladybird – Ken Loach (1994)
Canino – Yorgos Lanthimos (2009)

PELEA (Amores perros)

Enfrentamiento mediante la fuerza física o las armas entre dos o más personas o animales con la intención de hacerse daño, matarse o imponer su voluntad. (Larousse Editorial)
Las peleas de perros son luchas entre dos (o más) perros, para el disfrute de los espectadores y con un propósito, el juego. Es un espectáculo donde los perros se muerden y desgarran literalmente la carne mientras los asistentes apuestan por alguno de los animales. Los perros acaban heridos y en ocasiones pueden llegar a perder la vida, razón por la cual las peleas de perros son ilegales en casi todos los países del mundo. (Wikipedia)

“Michael Vick puede disfrutar viendo peleas de perros. Otra persona puede encontrarlo repulsivo y no ver nada malo en comerse un animal que ha tenido una vida tan llena de dolor y sufrimiento como los perros de pelea. Es extraño que consideremos ésta como moralmente diferente y superior a la primera”
Gary L. Francione (1954) Profesor de Derecho en la Universidad Rutgers de Nueva Jersey

AMORES PERROS (Amores perros) – 2000

amores2

Director Alejandro González Iñárritu
Guión Guillermo Arriaga
Fotografía Rodrigo Prieto
Música Gustavo Santaolalla
Producción Zeta Film/Altavista Films
Nacionalidad México
Duración 150m. Color
Reparto Emilio Echevarría, Gael García Bernal, Alvaro Guerrero, Vanessa Bauche, Goya Toledo, Jorge Salinas, Marco Pérez.

“En ese momento pensé que había cosas más importantes que estar contigo y con tu madre. Quería componer el mundo para después compartirlo contigo… Te habrás dado cuenta de que fracasé”

Uno de los más razonables y concluyentes impactos de crítica y público del fin del milenio aterrizó con la modesta pero apasionante ópera prima de González Iñárritu; una moderna filigrana estilística que no tardaría en erigirse en el más legítimo e inequívoco símbolo del revivificado cine mexicano. Aprovechando un portentoso guión que se adscribía a la tarantiniana moda de encadenar historias con repartos corales y sin orden cronológico, el polifacético autor subrayaba desde varias perspectivas la escena de un sangriento accidente automovilístico para profundizar en tres episodios conexos a dicha colisión y localizados en el meollo de la corrupta, caótica e intemperante capital azteca, cuyo denominador común radicaba en la crucial y, por qué no, metafórica presencia canina. Rabiosa, apasionada y visceral, incidía con un impactante realismo y una soterrada ternura en el desasosiego, la brutalidad y el egoísmo de lo cotidiano con el fin de elaborar un profundo dictamen sobre la crueldad, la degradación y la inestabilidad de la naturaleza humana.

Otras películas donde asistimos a una PELEA DE PERROS

Caza salvaje – Peter R. Hunt (1981)
Colmillo blanco – Randal Kleiser (1991)
White God (Dios blanco) – Kornél Mundruczó (2014)

CACIQUISMO (Canoa)

1. Dominación o influencia del cacique de un pueblo o comarca.
2. Intromisión abusiva de una persona o una autoridad en determinados asuntos, valiéndose de su poder o influencia.
(RAE)

“Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos…”
Benito Pérez Galdós (1843-1920) Novelista, dramaturgo y cronista español

CANOA (Canoa) – 1975

Director Felipe Cazals
Guión Tomas Pérez Turrent
Fotografía Alex Phillips Jr.
Producción Conacite Uno/S.T.P.C.
Nacionalidad México
Duración 115m. Color
Reparto Enrique Lucero, Arturo Allegro, Carlos Chávez, Salvador Sánchez, Ernesto Gómez Cruz, Roberto Sosa Sr., Rodrigo Puebla, Jaime Garza.
* Javier Solís – El pecador

“¡Desagradecidos, después de todo lo que he hecho por el pueblo! Son enemigos de Dios, de la iglesia, son herejes, pero también son enemigos de este pueblo, de su progreso, de todo lo que hemos hecho estos años”

Favorecido por un efímero afán del gobierno mexicano en reflotar su depauperada cinematografía, Felipe Cazals regaló a la misma una impactante trilogía nutrida de hechos reales en torno a la barbarie e intolerancia secular anexa a la sociedad de su país, compuesta por CANOA, EL APANDO (1975), adaptación de un relato de José Revueltas sobre una cruenta reyerta ocurrida en la cárcel de Lecumberri, y, LAS POQUIANCHIS (1976), recreación de un aberrante y controvertido hecho criminal acaecido en Guanajuato a finales de los cincuenta. La repugnante e insensata ferocidad con la que los ciudadanos de San Miguel Canoa, aguijoneados por el delirio religioso y anticomunista de su párroco, reciben a cinco muchachos empleados en la Universidad Autónoma de Puebla que pretendían escalar el volcán La Malinche, constituye el argumento de una denuncia social de apabullante realismo y sinuosa mordacidad, acrecentada con la descriptiva interacción con la cámara de ciertos personajes, cuya consigna estribaba en discernir acerca de las vetustas estructuras coloniales que sojuzgan un país determinado por la corrupción y el fanático caciquismo de sus poderes fácticos.

Otras películas ambientadas en un entorno de imperante CACIQUISMO

Novecento – Bernardo Bertolucci (1976)
Los santos inocentes – Mario Camus (1984)
Un lugar en el mundo – Adolfo Aristarain (1992)

FETICHISMO (Ensayo de un crimen)

Desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo. (RAE)

“De todos los presentes el que mejor conocía la obra de Buñuel era Hitchcock. Compartían fetichismo y mirada vidriosa hacia la mujeres. También algunas coincidencias biográficas: educación católica, paso por los jesuitas, obsesión por el sexo, la religión y la muerte” (respecto a su libro El banquete de los genios)
Manuel Hidalgo (1953-) Periodista y escritor español

ENSAYO DE UN CRIMEN (Ensayo de un crimen) – 1955

Director Luis Buñuel
Guión Luis Buñuel y Eduardo Ugarte Pagés
Fotografía Agustín Jiménez
Música Jorge Pérez
Producción Alianza Cinematográfica
Nacionalidad México
Duración 89m. B/N
Reparto Ernesto Alonso, Miroslava Stern, Ariadna Welter, Rita Macedo, Enrique Díaz, Eva Calbo, Rodolfo Landa, Andrea Palma, Carlos Riquelme.

“No se le puede procesar por haber deseado la muerte de alguien. No tendríamos más trabajos los jueces si eso hubiera que perseguirlo (…) El pensamiento no delinque, amigo mío”

La desafortunada carrera criminal de un pervertido y frustrado psicópata, prisionero de una malsana e inhábil tentación hacia la muerte, polarizaba el argumento de esta comedia negra, libremente inspirada en una novela homónima de Rodofo Usigli, que, sin duda alguna, figura entre las obras más lúcidas, resbaladizas y distinguidas de la etapa mexicana de Luis Buñuel. El llamado “sordo de Calanda” aplicaría al film un cariz distanciador, inofensivo y decididamente moderno para enmascarar un venenoso discurso en torno a las prominentes represiones del burgués medio, desarrollado con generosas dosis de corrosivo sentido del humor y una copiosa presunción de su particular erotismo fetichista. Abundantes piernas adornadas con mórbidas ligas, ortopedias libidinosas e, incluso, una misteriosa cajita musical generadora de trastornos psíquicos integraban la peculiar iconografía de esta excepcional película, conocida también con el irónico título de La vida criminal de Archibaldo De la Cruz. Cabe citar, como morbosa curiosidad, que la actriz Miroslava Stern se quitó la vida a los pocos días de acabar el rodaje, según dicen tras sufrir un desengaño amoroso con un famoso torero español.

Otras películas que evidencian la predisposición de su autor por el FETICHISMO

Pulp Fiction – Quentin Tarantino (1994)
The pillow book – Peter Greenaway (1995)
Crash – David Cronenberg (1996)