Suecia

PAISAJE (Los proscritos)

1. Parte de un territorio que puede ser observada desde un determinado lugar.
2. Espacio natural admirable por su aspecto artístico.
(RAE)

“El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”
Marcel Proust (1871 – 1922) Escritor francés

LOS PROSCRITOS (Berg-Ejvind och hans hustru) – 1918

Director Victor Sjöstrom
Guion Victor Sjöstrom y Sam Ask
Fotografía Julius Jaenzon
Producción Svenska Biografteatern AB
Nacionalidad Suecia
Duración 102m. B/N
Reparto Victor Sjöstrom, Edith Erastoff, Jenny Tchernichin-Larsson, John Ekman, Nils Ahren, William Larsson, Arthur Rolen, Sigurd Walen.

“No sé hacer bonitos discursos. Tengo 48 años, pero tú tampoco eres un niña. Si los dos unimos fuerzas, no habrá propiedad igual en toda la parroquia. ¿Considerarías convertirte en mi esposa?”

Las fuerzas de la naturaleza hicieron su entrada triunfal en el cine con esta solemne adaptación de la obra teatral homónima de Johann Sigurjonsson, que, no sólo consolidó la carrera de su eminente actor/realizador, sino que ratificó definitivamente la supremacía del cine sueco, incluso por encima del decadente predominio danés. El impecable acoso de una comunidad campestre islandesa de mediados del siglo XIX hacia una desdichada pareja de amantes, integrada por un fugitivo de la justicia y una acaudalada lugareña viuda, fue llevada a la pantalla con sobradas libertades literarias y plasmada con una técnica dramática eminentemente escénica, cuya inevitable teatralidad era compensada con creces por una depurada y meticulosa evolución psicológica de los personajes, de notable influencia en posteriores cineastas nórdicos. De todos modos, la película alcanzaría su talante de indiscutible obra maestra gracias a su prodigiosa y decisiva incorporación del paisaje natural al desarrollo de la trama argumental, culminado en una tormenta de nieve absolutamente mítica.

Otras películas que destacan por el rol dramático y psicológico del PAISAJE

Horizontes de grandeza – William Wyler (1958)
La hija de Ryan – David Lean (1970)
A través de los olivos – Abbas Kiarostami (1994)

ENVILECIMIENTO (La vergüenza)

Acción y resultado de envilecer o de envilecerse, en desacreditar, humillar, calumniar o deshonrar, en hacer algo abyecto, indigno, despreciable, vil… (definiciona.com)

“Hoy es muy difícil no ser canalla. Todas las presiones trabajan para nuestro envilecimiento personal y colectivo”
Nélson Rodrigues (1912-1980) Escritor y dramaturgo brasileño

LA VERGÜENZA (Skammen) – 1968

Director Ingmar Bergman
Guion Ingmar Bergman
Fotografía Sven Kykvist
Producción Svensk Filmindustri/Cinematograph AB
Nacionalidad Suecia
Duración 103m. B/N
Reparto Liv Ullmann, Max Von Sydow, Sigge Fürst, Birgitta Valberg, Gunnar Björnstrand, Hans Alfredson, Ingvar Kjellson, Bengt Eklund.

“A veces todo parece un sueño. No mi sueño, sino el de otra persona. Pero participo en él. ¿Cómo piensas que se despertará alguien que está soñando con nosotros? ¿Avergonzado?”

Una de los las películas más complejas, profundas e implacables del tercer período bergmaniano, abierto con PERSONA (1966) y culminado con GRITOS Y SUSURROS (1972), en el que el maestro sueco habituaba a aislar a sus confusos y angustiados personajes en un confinado entorno insular (la isla báltica de Farö) para desnudar su alma, enfrentarlos a su propia conciencia y predisponerlos contra los inicuos avatares del destino. Abriendo por primera vez los ojos de la realidad política de su época, construyó aquí un melodrama intimista, tupido y severo acerca de un vulnerable matrimonio de violinistas de disímiles caracteres (él, egoísta, pusilánime e hipocondríaco; ella, esforzada, sensible e indulgente) que sucumben al horror bélico y su correlativo envilecimiento a través de algunos de sus más dolorosos vestigios, como la humillación y el despreciable atropello de la dignidad que todo ser humano debe poseer. A destacar las portentosa y desgarradora exhibición actoral de sus magníficos intérpretes y la extraordinaria fotografía en blanco y negro de Sven Nykvist.

Otras películas sobre el proceso de ENVILECIMIENTO que trae consigo cualquier guerra

Senderos de gloria – Stanley Kubrick (1957)
La condición humana – Masaki Kobayashi (1959)
Los caballeros teutónicos – Aleksander Ford (1960)

PADRASTRO (Fanny y Alexander)

Familiar que ejerce de padre sin serlo biológicamente; lógicamente cubre la ausencia del padre, si éste (el padre), está presente en la vida de los hijos, la figura de padrastro no es posible, limitándose su relación, a su pareja y no a los hijos de ésta. (Wikipedia)

“Tal vez le atrajo el cambio de personalidad que su padrastro experimentaba cuando llegaba a casa tomado. Por lo general era un hombre taciturno, reservado, de mirada dura, pero cuando se emborrachaba se volvía un hombre parlanchín, alegre, incluso simpático, que no podía evitar que se le escapara una chispa de picardía en los ojos”
Jamie Lee Curtis (1958) Actriz de cine y televisión estadounidense

FANNY Y ALEXANDER (Fanny och Alexander) – 1982

Director Ingmar Bergman
Guión Ingmar Bergman
Fotografía Sven Nykvist
Música Daniel Bell
Producción Ab/Persona/Tobis/Svenska/Gaumont/TVI/Swedish Films/Sandrews
Nacionalidad Suecia/ Francia/ Alemania
Duración 188m. Color
Reparto Pernilla Allwin, Bertil Guve, Gunn Wallgren, Allan Edwall, Erland Josephson, Gunnar Björnstrand, Lena Olin, Harriet Andersson.
* Robert Schumann – Quinteto piano y cuerdas en Fa mayor

“Debes comprender que el amor que siento por ti, por tu madre y tu hermana, no es un amor ciego ni atolondrado. ¡Es rígido y fuerte, Alexander!”

Incuestionable obra maestra del cine mundial, construida a partir de una extraordinaria versión televisiva de cuatro episodios y más de seis horas de duración, que, a modo de un auténtico film-testamento, permitió poner el broche de oro a la impresionante obra de uno de los autores más ilustres e imperecederos que nos ha proporcionado el Séptimo Arte. Apoyándose en una delicada composición teatral y una exquisita ambientación de época, Bergman materializó un descomunal drama familiar de evidentes trazos autobiográficos en torno al crudo devenir cotidiano de la acaudalada familia Ekdahl, reflejando el ambiente burgués sueco de principios de siglo XX y el mundo del protestantismo desde una perspectiva tan abrumadora como desasosegante. En una tenaz representación entre la fantasía y la realidad, percibida desde la mirada mágica y subjetiva del niño Alexander, la película (a día de hoy la cinta extranjera más galardonada en la historia de los Oscar) compendiaba con exactitud los grandes temas bergmanianos, haciendo especial hincapié en la obsesión por la muerte, la angustia existencial y la incertidumbre teológica.

Otras películas donde emerge la dureza y crueldad del PADRASTRO

David Copperfield – George Cukor (1935)
La noche del cazador – Charles Laughton (1955)
La chica de la fábrica de cerillas – Aki Kaurismäki (1990)

MILAGRO (El manantial de la doncella)

1. Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.
2. Suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa.
(RAE)

“¿Y no basta con abrir los ojos y mirar para convencernos de que la realidad es, en realidad, el más auténtico de los milagros?”
Oliverio Girondo (1891 – 1967) Poeta argentino

EL MANANTIAL DE LA DONCELLA (Jungfrukällan) – 1960

Director Ingmar Bergman
Guión Ulla Isaksson
Fotografía Sven Nykvist
Música Erik Nordgren
Producción Svensk Filmindustri
Nacionalidad Suecia
Duración 88m. B/N
Reparto Max Von Sydow, Brigitta Valberg, Gunnel Lindblom, Tor Isedal, Allan Edwall, Brigitta Pettersson, Axel Düberg, Ove Porath.

“¿Ves el humo temblar bajo el techo? Como si gritara de miedo. Pero solo sale fuera. Ahí afuera puede dar vueltas por el cielo, pero no lo sabe. Por eso tiembla y se encoge bajo el techo. A la gente le pasa lo mismo. Tiemblan como hojas en la tormenta. Por lo que saben y por lo que no saben. Y tú estás a punto de cruzar un puente estrecho. Tan estrecho que no sabes dónde poner el pie…”

A partir de una leyenda popular nórdica del siglo XIV sobre una fuente natural de agua cristalina que brota en el lugar en el que una virginal damisela ha sido violada y asesinada por tres vagabundos, Bergman creó este conmovedor y majestuoso fresco medieval con cariz de tragedia clásica orientado a reflexionar sobre los grandes temas que han edificado su apasionante filmografía: culpa, fe, pecado, expiación, dolor, angustia, muerte, etc. Sin apelar a superfluidades truculentas de ningún tipo, el maestro sueco enlazaba misticismo, abstracción e intemperancia por medio de una prodigiosa y neurálgica austeridad expositiva, producto de un tratamiento estilístico notablemente pictórico, de la que manan secuencias tan impresionantes como la cruda e impactante venganza del padre de la víctima. La espléndida labor interpretativa, con un soberbio Max Von Sydow a la cabeza, unida a la exquisita fotografía de Sven Nykvist y un ejemplar uso del sonido, contribuyeron a perfeccionar esta estremecedora crónica de un milagro, cuyo tremendo y laureado éxito internacional sirvió para afianzar la reputación del insigne cineasta.

Otras películas que documentan un MILAGRO

La palabra – Carl Th. Dreyer (1955)
La milla verde – Frank Darabont (1999)
Rompiendo las olas – Lars Von Trier (1996)

GUADAÑA (La carreta fantasma)

1. Apero de labranza que sirve para segar a ras de tierra estando el agricultor erguido; está formada por un mango largo con dos manillas a distintas alturas y una cuchilla ancha, larga, curva y acabada en punta, en un extremo.
2. Símbolo de la muerte, a la que se representa con este instrumento segador de vidas.
(google.es)

“La envidia de la felicidad ajena es como la guadaña que siempre se está afilando y afilando”
Ramón Gómez de la Serna (1888-1963) Escritor y periodista vanguardista español

LA CARRETA FANTASMA (Körkarlen) – 1921

Director Victor Sjöstrom
Guión Victor Sjöstrom
Fotografía Julius Jaenzon
Producción Svensk Filmindustri
Nacionalidad Suecia
Duración 93m. B/N
Reparto Victor Sjöstrom, Hilda Börgstrom, Astrid Holm, Tore Svennberg, Lisa Lundholm, Concordia Selander, Tor Wejiden, Einar Axelsson.

“En esta carreta no puede viajar ninguna persona viva. Cuando visito a una persona enferma, es demasiado tarde para llamar a otro médico”

La leyenda popular nórdica que comprometía al último pecador en morir en Nochevieja a redimir su culpa durante todo el año recogiendo en carro y guadaña en mano las almas de las personas fallecidas sirvió para argüir la dickensiana novela de Selma Lagerlöf, que, nueve años más tarde, inspiraría este impresionante drama fantástico, adherido a las grandes cúspides del cine mudo europeo. El intento de adecentar el contenido básico de la tradición con una monserga puritano-protestante, que presentaba al Ejército de la Salvación como redentor espiritual de un pobre alcohólico enfrentado al citado cochero de la muerte, no impidió que Sjöstrom otorgara al relato una fascinante atmósfera espectral, motivada principalmente por un estremecedor virtuosismo plástico y una asombrosa aplicación de las sobreimpresiones. Asímismo, la película hacía gala de una estructura narrativa tan audaz como compleja, fundamentada en una sucesión de oportunos flashbacks y un eficaz montaje en paralelo, cuya percepción de subjetividad emocional posibilitaba una cohesión entre lo real y lo fantástico de irreprochable vanguardismo.

Otras películas en las que aparece alguna GUADAÑA

Vampyr, la bruma vampiro – Carl Th. Dreyer (1932)
La última noche de Boris Grushenko – Woody Allen (1975)
Los chicos del maíz – Fritz Kiersch (1984)