Drama romántico

INCOMPRENSIÓN (Sólo el cielo lo sabe)

Actitud poco tolerante de la persona que no respeta los sentimientos o actos de otras. (Wikiquote)

“La incomprensión, más que la imposibilidad de comprender, es la imposibilidad de sentir”
José Narosky (1930-) Escribano y escritor argentino

SÓLO EL CIELO LO SABE (All that heavens allows) – 1955

Director Douglas Sirk
Guión Peg Fenwick
Fotografía Russell L. Metty
Música Frank Skinner
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Reparto Jane Wyman, Rock Hudson, Agnes Moorehead, Virginia Grey, Conrad Nagel, Gloria Talbott, William Reynolds, Charles Drake.

“Estoy seguro que lo único que te atrae es su tipo (…) Eso es al menos lo que parece. Planeas abandonar una casa que pertenece a la familia desde no sé cuánto tiempo, que tiene una tradición. ¿Y todo para qué? ¿No comprendes lo que va a decir la gente? No tienes el sentido del respeto que debes a la memoria de papá”

Espoleados por el inesperado éxito obtenido el año anterior con OBSESIÓN, el productor Ross Hunter y Douglas Sirk volvieron a confiar en los mismos protagonistas y prácticamente el mismo equipo artístico del anterior film para llevar a la gran pantalla otro alegato del amor verdadero, en esta ocasión surgido de una historia original de Edna L. Lee y Harry Lee, y, centrado en el egoísmo e incomprensión que rodeaban los amores entre un joven jardinero idealista y una adinerada viuda de Nueva Inglaterra. Lo que en principio se vislumbraba como un melodrama más bien ramplón, condicionado por elementos no demasiado estimulantes, se transformó en una obra modélica en su refinamiento plástico y absolutamente firme en su construcción dramática, que arremetía vigorosamente contra la gazmoñería, los prejuicios y las rígidas convenciones sociales de la burguesía norteamericana. Con esta película, el director germano acabó de pulir ese sutil equilibrio entre osadía argumental y distinción estilística que lo convertiría en el maestro incuestionable del género durante los años cincuenta.

Otras películas sobre relaciones amorosas marcadas por la INCOMPRENSIÓN

Romeo y Julieta – Franco Zeffirelli (1968)
Todos nos llamamos Alí – Rainer W. Fassbinder (1974)
Eduardo Manostijeras – Tim Burton (1990)

JOROBA (Esmeralda, la zíngara)

Deformación de la columna vertebral o de las costillas de una persona que provoca que la espalda y el pecho tengan una forma abultada o curvada anormal. (google.es)

“Nunca tuve suerte con las mujeres, soporto con resignación una penosa joroba, todos mis familiares más cercanos han muerto, soy un pobre solitario que trabaja en una oficina pavorosa. Por lo demás, soy feliz” (novela Bartleby y compañía)
Enrique Vila-Matas (1948-) Escritor español

ESMERALDA, LA ZÍNGARA (The hunchback of Notre Dame) – 1939

Director William Dieterle
Guión Sonya Levien
Fotografía Joseph H. August
Música Alfred Newman
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 119m. B/N
Reparto Charles Laughton, Maureen O’Hara, Cedric Hardwicke, Edmond O’Brien, Thomas Mitchell, Walter Hampden, Harry Davenport.

“Nunca hasta ahora me había dado cuenta de lo feo que soy. Y todo porque tú eres tan hermosa… No soy un hombre, ni tampoco una bestia. ¡Soy tan deforme como un monstruo!”

Con el permiso de la versión muda dirigida por Wallace Worsley en 1923, la más distinguida de las múltiples adaptaciones que ha tenido la popular novela épica Notre-Dame de Paris de Victor Hugo. El esfuerzo de producción promovido por Pancho S. Berman para recrear con minuciosa majestuosidad la ciudad medieval donde progresaba el descorazonador texto fue agradecido por el menospreciado William Dieterle, que sólo tuvo que aportar su competencia artesanal e ineludible mirada progresista para rematar un típico pero aventajado paradigma del buen hacer de la industria hollywoodiense de la época; donde fotografía, música, vestuario y decorados (insigne labor de Van Nest Polglase) se compenetraban a la perfección hasta consumar una recreación gótica de apabullante fastuosidad. Maureen O’Hara entraría en el cine norteamericano por la puerta grande al encarnar a la hermosa gitana Esmeralda y el gran Laughton lograba una de sus más ilustres caracterizaciones al dar vida al prendado campanero giboso, de nombre Quasimodo, en esta ferviente invocación a la libertad frente a la tiranía, barbarie e intolerancia que imperaban en París bajo el reinado de Louis XI.

Otras películas donde uno de sus protagonistas soporta una prominente JOROBA

Ricardo III – Laurence Olivier (1955)
El jorobado de Roma – Carlo Lizzani (1960)
El jovencito Frankenstein – Mel Brooks (1974)

EXALTACIÓN (Senso)

1. Acción y resultado de exaltar o exaltarse.
2. Intensidad muy elevada de un estado de ánimo.
3. Acción de atribuir mucho mérito o valor a una persona o una cosa.
(2016 Larousse Editorial)

“Dentro de mí pugnaron siempre los extremos, la razón y la fantasía, la casa y el camino, el orden y el azar… Mi musa fue la exaltación, mi vida ha sido un despilfarro”
Ricardo León (1877-1943) Novelista y poeta español

SENSO (Senso) – 1954

Director Luchino Visconti
Guión Luchino Visconti, Suso Cecchi D’Amico, Carlo Alianello, Giorgio Prosperi y Giorgio Bassani, Paul Bowles y Tennessee Williams
Fotografía G.R. Aldo, Giuseppe Rotunno y Robert Krasker
Música Anton Bruckner y Giuseppe Verdi
Producción Lux Film
Nacionalidad Italia
Duración 120m. Color
Reparto Alida Valli, Farley Granger, Massimo Girotti, Rina Morelli, Christian Marquand, Heinz Moog, Marcella Mariani, Tonio Selwart.

“¿Le gusta la ópera, teniente Mahler? (…) Sí, me gusta mucho, pero no me agrada cuando se representa fuera del escenario. Ni me gustan los que se comportan como héroes de melodrama sin pensar en las consecuencias graves de una acción impulsiva o dictada por una ligereza imperdonable”

Intemperante historia de amor autodestructivo, cobardía y traición, basada en el homónimo relato corto de Camillo Boito, que desarrollaba la volcánica aventura pasional aflorada entre una ardiente y madura condesa veneciana, sensible al influjo patriótico, y un ávido teniente austriaco, tan ruin como mujeriego, durante los últimos meses de sublevación italiana que culminaron con la batalla de Custoza, en 1866. Distanciándose de sus inquietudes neorrealistas, Visconti expuso el desmoronamiento moral de la sociedad aristocrática de su país en la época del Risorgimiento a través de una singular armonización entre su característica fibra melodramática, una minuciosidad historicista casi didáctica y un sublime tono operístico, vislumbrando los hechos con un tratamiento formal de rabiosa belleza pictórica e insultante refinamiento estético de impronta decorativista, aspectos en los que resultó decisiva la labor del director de fotografía G.R. Aldo, malogrado durante el rodaje en un accidente de coche. Tanto Alida Valli, irremisiblemente carnal, como Farley Granger compusieron los personajes más turbadores de sus respectivas carreras.

Otras películas que compaginan la EXALTACIÓN amorosa con la patriótica

Casablanca – Michael Curtiz (1942)
Locura de amor – Juan de Orduña (1948)
Deseo, peligro – Ang Lee (2007)

HAMMAM (Hamam, el baño turco)

Modalidad de baño de vapor que incluye limpiar el cuerpo y relajarse. Por extensión se denominan igualmente así, los edificios en los que estos se encontraban y cuya estructura respondía a las distintas estancias que precisa el proceso del baño (…) Han desempeñado un importante papel en las culturas del Medio oriente como punto de reunión social, ritual de higiene y como elementos arquitectónicos. Los europeos los conocieron por sus contactos con los otomanos y en Europa oriental fueron populares durante la Era Victoriana. (Wikipedia)

“En ese oasis del hammam hay manos que ofician con maestría un placentero viaje sobre el lecho líquido de la más agradable de las templanzas. Un goce que unos comparan con la evocación del útero al que regresan, otros como el equilibrismo de una levitación entre olas que se han dormido. Algunos lo perciben igual que una danza de seducción que teje su sábana en el agua”
Guillermo Busutil (1961-) Escritor y periodista español

HAMAM, EL BAÑO TURCO (Hamam, Il bagno turco) – 1997

hammam

Director Ferzan Ozpetek
Guión Ferzan Ozpetek y Stefano Tummolini
Fotografía Pasquale Mari
Música Pivio y Aldo De Scalzi
Producción Sorpasso Film/Promete Film/Asbrell Productions
Nacionalidad Italia/ Turquía/ España
Duración 101m. Color
Reparto Alessandro Gassman, Francesca D’Aloja, Carlos Cecchi, Halil Ergun, Serif Zezer, Mehmet Gunsur, Basak Kökuklaya, Alberto Molinari.

“Estambul es lo que buscaba. Llevo aquí una semana y ya me quita el aliento y el sueño. ¡Cuánto tiempo he perdido antes de llegar aquí! Tengo la sensación de que me estaba esperando… silencioso, mientras corría detrás de una vida pesada e inútil. Aquí las cosas transcurren más despacio, con suavidad. Esta brisa libera los pensamientos y hace vibrar el cuerpo. Ahora, por fin, siento que vuelvo a empezar”

Un joven arquitecto romano, carcomido por su insatisfacción conyugal, viaja a Estambul para asumir la gerencia de un viejo negocio de baños turcos como herencia de su tía. La colisión con el misterioso y sensitivo hechizo de la ciudad promueve en el personaje un trasiego espiritual, tónico y epicúreo, que Ozpetek describiría con una poética costumbrista refinada y envolvente hasta propagar un sensitivo canto a la cordialidad entre culturas, de una naturaleza emotiva y antropológica encomiable. El cineasta, estambuleño de nacimiento aunque establecido en Italia desde 1978, implantaría ya en esta ópera prima un sutil, melodramático e irreprochable tratamiento de la homosexualidad como categórico leit-motiv de su arsenal estilístico, así como su voluntariosa enjundia en el dibujo de personajes, una impecable meticulosidad por la compostura visual o su buen gusto en lo concerniente a las bandas sonoras; aspectos evidenciados con holgura en títulos tan sugerentes, compactos e introspectivos como EL HADA IGNORANTE (2001) o LA VENTANA DE ENFRENTE (2003).

Otras películas en las que aparece un HAMMAM

Otelo – Orson Welles (1952)
Los baños turcos – Joseph Losey (1975)
Il padre e lo straniero – Ricky Tognazzi (2010)

MELANCOLÍA (La dama del perrito)

Tristeza vaga, permanente y profunda, que puede haber nacido por causa física o moral y que hace que el sujeto que la padece no se encuentre a gusto ni disfrute de la vida (…) Los especialistas consideran que la melancolía, al igual que la tristeza y otras emociones, pasa a ser patológica cuando altera el normal pensamiento del individuo y dificulta su desempeño social. (definicion.de)

“La melancolía es la felicidad de estar triste”
Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés

LA DAMA DEL PERRITO (Dama s sobachkoy) – 1960

Director Iosif Kheifits
Guión Iosif Kheifits
Fotografía Dmitri Meskhiyev y Andrei Moskvin
Música Nadezhda Simonyan
Producción Lenfilm
Nacionalidad Unión Soviética
Duración 83m. B/N
Reparto Iva Savvina, Aleksei Batalov, Nina Alisova, Dmitri Zebrov, Panteleimon Krymov, Yuri Medvedev, Vladimir Erenberg, Yakov Gudkin.

“Déjame mirarte una vez más. Una última mirada. Pensaré siempre en ti, te recordaré. Sé feliz y no pienses nunca mal de mí. Nos separamos para siempre. Así debe ser, porque nunca debimos habernos conocido. Eres un hombre tan amable, singular y extraordinario… Bien, Adiós”

El minucioso y transgresor discernimiento sobre las pasiones humanas divulgado por Anton Chejov honraba esta académica adaptación de uno de sus más famosos cuentos realistas, concretamente el que hilvanaba con profunda carga psicológica el fortuito y clandestino romance brotado en la estación balnearia de Yalta, a finales del siglo XIX, entre un banquero moscovita cuarentón algo indolente y la tímida joven esposa de un funcionario de Saratov. El reputado Aleksei Balatov y la debutante Iva Savvina ponían rostro a estos dos seres ahogados en sus respectivos matrimonios ante la carencia de estímulos, la necesidad de cariño y el anhelo por desear y sentirse deseado que soportaban cotidianamente a fin de preservar las apariencias y no infringir las conveniencias sociales. Elegancia, melancolía e intensidad se aunaban merced a una puesta en escena de serena placidez hasta modelar un sutil apólogo sobre la soledad y el desaliento amoroso, enaltecido por una primorosa banda sonora de Nadezhda Simonyan y una refinada fotografía en blanco y negro.

Otras películas teñidas por un halo de MELANCOLÍA

Primavera tardía – Yasujiro Ozu (1949)
Lola – Jacques Demy (1961)
Secretos del corazón – Montxo Armendáriz (1997)