Drama romántico

TIJERA (Eduardo Manostijeras)

Denominada frecuentemente en su plural tijeras, es una herramienta manual que sirve para cortar tela, papel, cabello, etc. Está formada por dos cuchillas de acero que giran alrededor de un tornillo axial común, respecto al cual se sitúan los filos de corte a un lado y las agarraderas en el lado contrario. (Wikipedia)

“El hombre soltero es un animal incompleto. Se asemeja a la mitad de un par de tijeras”
Benjamin Franklin (1706-1790) Político, científico e inventor estadounidense

EDUARDO MANOSTIJERAS (Edward Scissorhands) – 1990

edward

Director Tim Burton
Guión Caroline Thompson
Fotografía Stefan Czapsky
Música Danny Elfman
Producción 20th Century Fox
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 98m. Color
Reparto Johnny Depp, Winona Ryder, Dianne Wiest, Anthony Michael Hall, Alan Arkin, Kathy Baker, Vincent Price, Caroline Aaron.

“Sabes, antes de que él viniera, no nevaba nunca. En cambio después, sí nevó. Si él no siguiera vivo, ahora no estaría nevando… A veces, todavía bailo bajo la nieve”

Antes de ponerse a trabajar en la inevitable secuela de BATMAN (1989), Burton concibió esta placentera fábula frankensteiniana que se inscribió de inmediato entre las grandes gemas del fantástico contemporáneo y, aún hoy en día, figura como uno de sus títulos más personales, conmovedores e ingeniosos. Con un presupuesto relativamente modesto, el excéntrico realizador plasmaba con gran ternura y afectividad la fallida integración a la hipócrita, superficial y prejuiciosa sociedad estadounidense de una apocada criatura de apariencia humana y extremidades superiores atijeradas, inconclusamente engendrada por un anciano inventor (digno homenaje a la figura de Vicent Price, en su último film) y adoptada por una animosa vendedora de cosméticos Avon. Una miscelánea de terror gótico y comedia romántica de agridulce costumbrismo, enriquecida por unas impecables interpretaciones, una bellísima partitura de Elfman y un prodigioso tratamiento visual que se lucía esencialmente en el contraste entre la maltrecha y siniestra mansión donde habita el protagonista y la colorida zona residencial que lo pretende acoger, inspirada en la localidad natal del cineasta.

Otras películas en las que intervienen de manera decisiva unas TIJERAS

Crimen perfecto – Alfred Hitchcock (1954)
La tijera de oro – Benito Alazraki (1958)
Morir todavía – Kenneth Branagh (1991)

GAFAS (Cenizas y diamantes)

Instrumento óptico formado por un par de lentes sujetadas a un armazón, que se apoya en la nariz mediante un arco y dos varillas que ayudan a sostenerlas en las orejas (…) Unas gafas de sol (o lentes oscuros) son unas gafas a menudo coloreadas u oscurecidas para proteger a los ojos de la luz directa y molesta. Las monturas están fabricadas con metal o con un material sintético, como el plástico o el nylon. Las lentes suelen tener distintos niveles de bloqueo a los rayos ultravioleta. (Wikipedia)

“Si las mujeres se vistieran para los hombres, las tiendas no venderían demasiado. A lo sumo un par de gafas de sol cada cierto tiempo”
Groucho Marx (1890-1977) Actor, humorista y escritor estadounidense

CENIZAS Y DIAMANTES (Popiól i diament) – 1958

cenizas

Director Andrzej Wajda
Guión Andrzej Wajda y Jerzy Andrzejewski
Fotografía Jerzy Wójcik
Música Filip Nowak
Productora Zespol Filmowy “Kadr”
Nacionalidad Polonia
Duración 102m. B/N
Reparto Zbigniew Cybulski, Waclaw Zastrzezysnki, Adam Pawlikowski, Bogumil Kobiela, Ewa Krzyzewska, Jan Ciecierski, Stanislaw Milski.

“Hay cosas en las que nunca me he parado a pensar. Todo ha ido siempre ocurriendo, de algún modo, y yo me limitaba a sobrevivir, ¿lo entiendes? Solo quiero llevar una vida normal”

Con su tercer largometraje, tras GENERACIÓN (1955) y KANAL (1957), Wajda culminó una fortuita trilogía dedicada a las angustiosas vicisitudes y truncadas esperanzas que marcaron a la juventud polaca crecida durante la Segunda Guerra Mundial, o sea su propia generación, consumando su mejor trabajo como realizador y legando a la cinematografía europea de los cincuenta un clásico palmario e imprescindible. Superando la severa censura de la época con una osadía creativa pasmosa, convirtió la novela homónima de Jerzy Andrzejewski en una película sobria, efusiva y concisa, donde a través de un desesperado romanticismo y una percepción sumamente crítica, volvía a abordar el tema de la Resistencia; en esta ocasión, centrando su rabioso entramado dramático en la animadversión surgida entre los ultranacionalistas clandestinos y los nuevos comunistas. El film consolidó el renombre de su autor y, además, convirtió a Zbigniew Cybulski en un ídolo adolescente, cuya prometedora carrera se vería infortunadamente truncada poco después, en 1967, cuando falleció en la estación de Breslavia tras ser arrollado accidentalmente por un tren.

Otras películas cuyo personaje protagonista ha inmortalizado sus GAFAS DE SOL

Desayuno con diamantes – Blake Edwards (1961)
Granujas a todo ritmo – John Landis (1980)
Terminator – James Cameron (1984)

ALISTAMIENTO (La bandera)

Acción de alistar, reclutar hombres para el servicio de las armas. Es voluntario, cuando el alistado toma libremente las armas; o es forzoso, si el recluta es obligado por la ley. (Wikipedia)

“Es mejor ser pirata que alistarse en la marina de los Estados Unidos. ¿Quieres vender agua azucarada el resto de tu vida, o quieres hacer historia?”
Steve Jobs (1955-2011) Empresario y magnate estadounidense

LA BANDERA (La bandéra) – 1935

bandera4

Director Julien Duvivier
Guión Julien Duvivier y Charles Spaak
Fotografía Jules Kruger
Música Roland Manuel y Jean Wiener
Producción Société Nouvelle de Cinématographie
Nacionalidad Francia
Duración 96m. B/N
Reparto Jean Gabin, Annabella, Robert Le Vigan, Raymond Aimos, Charles Granval, Gaston Modot, Pierre Renoir, Margo Lion, Reine Paulet.

“Y pensar que a mí nunca me han gustado los militares… Pues bien, un buen día me arruiné. Cuando me cansé de todo aquello me vine aquí a España con mi bicicleta. Comía muy mal, ya lo creo, y no he tenido más remedio que alistarme. Al menos, aquí tendré una paga”

Adaptación de la novela homónima de Pierre MacOrlan, que explotaba las copiosas posibilidades adjuntas al desaprovechado subgénero colonial de la Legión en una curiosa miscelánea de estilización ambiental y minucioso naturalismo descriptivo, erigiéndose a su vez en precursora del desconcertante, pesimista y redentor espíritu romántico que singularizaría el denominado realismo poético francés. Tras una apasionante primera parte filmada íntegramente en el Barrio Chino de la Barcelona prebélica, anticipo de la atmósfera marginal que Julien Duvivier esgrimiría para reproducir la kasbah argelina en PEPE LE MOKO (1937), el film narraba las distintas contrariedades de un aventurero parisino de sombrío pasado para esquivar el acecho policial en su alistamiento como legionario español y luchar contra la fatalidad que precedía su desgarradora pasión con una bailarina marroquí. Cabe destacar el tremendo potencial dramático que emanaba de la pareja formada por la rudeza “canaille” de Jean Gabin y la beldad de una Annabella soberbiamente maquillada con rasgos norteafricanos.

Otras películas en las que asistimos al ALISTAMIENTO militar de su protagonista

Sin novedad en el frente – Lewis Milestone (1930)
Gallipoli – Peter Weir (1981)
Nacido el cuatro de julio – Oliver Stone (1989)

REMORDIMIENTO (Muerte de un ciclista)

Sentimiento que experimenta una persona cuando cree que no ha actuado de manera correcta. Se trata de una sensación de culpa o de un malestar que persiste después de una acción propia que se juzga como negativa o dañina. http://definicion.de/remordimiento/

“El carácter de una persona lo determinan los problemas que no puede eludir y el remordimiento que le provocan los que ha eludido”
Arthur Miller (1915-2005) Dramaturgo y guionista estadounidense

MUERTE DE UN CICLISTA (Muerte de un ciclista) – 1955

ciclista

Director Juan Antonio Bardem
Guión Juan Antonio Bardem
Fotografía Alfredo Fraile
Música Isidoro Maiztegui
Producción Guión Films/Trionfalcine
Nacionalidad España/ Italia
Duración 81m. B/N
Reparto Alberto Closas, Lucía Bosé, Carlos Casaravilla, Otello Tosso, Alicia Romay, Bruna Corrá, Julia Delgado Caro, Matilde Muñoz Sampedro, Fernando Sancho, Manuel Alexandre.

“Nunca tiene importancia lo que se dice, sino lo que se hace”

Absorbiendo las fuentes expresivas propuestas por Michelangelo Antonioni en films como CRÓNICA DE UN AMOR (1950), con el que compartía además a su bella protagonista femenina, Bardem esculpió este estilizado drama social que consiguió insuflar de cierto prestigio al anémico cine español de la época y, de paso, cimentar su propia y efímera reputación internacional. Basándose en una noticia de página de sucesos en la que un obrero era atropellado por un automóvil que huía sin auxiliarlo, construyó una angustiosa intriga alrededor de la adúltera pareja formada por una egoísta dama burguesa y un indeciso profesor universitario, atormentados y temerosos de que su involuntario asesinato pudiera echar al traste sus respectivos acomodos sociales y destapar su furtiva relación. Pese a las múltiples trabas de la censura, que llegó incluso a imponer el final, la cinta superó su propósito testimonial hasta conseguir un incisivo retrato de los intereses creados y los privilegios de la clase alta gracias a una notable estética, unos eficaces diálogos y unas brillantes interpretaciones.

Otras películas sobre la angustia causada por el REMORDIMIENTO

Remordimiento – Ernst Lubitsch (1932)
El delator – John Ford (1935)
Samaritan girl – Kim Ki-duk (2004)

OBSCENIDAD (Madame Bovary)

Dicho o hecho grosero sobre alguna cuestión sexual que ofende o escandaliza a una persona. (oxforddictionaries.com)

«Considero la pobreza como algo obsceno. Y creo que la teoría de que el mercado libre se encargará de todo es un absurdo y una obscenidad más. El llamado mercado libre de lo que se preocupa es de enriquecer a las corporaciones más poderosas. Creo que la última tendencia del mercado libre es que los pobres sean aún más pobres»
Norman Mailer (1923-2007) Escritor estadounidense

MADAME BOVARY (Madame Bovary) – 1949

madame

Director Vincente Minnelli
Guión Robert Ardrey
Fotografía Robert Planck
Música Miklos Rozsa
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 115m. B/N
Reparto Jennifer Jones, Van Heflin, Louis Jordan, James Mason, Christopher Kent, Gene Lockhart, Gladys Cooper, Henry Morgan.

“Había aprendido a ser una mujer para quien la experiencia siempre sería una prisión, y para quien la libertad siempre estaría más allá del horizonte”

Deslumbrante adaptación del inmortal clásico literario de Gustave Flaubert, paradigma de la filosofía francesa del siglo XIX, en torno al irresoluble deseo de amar y vivir intensamente que una mujer sustenta en el contexto de prejuiciosa mediocridad y falsos valores que enfatizaba la burguesía provinciana francesa de la época. A pesar de que el guión fue lamentablemente manipulado por la censura, Minnelli evidenció sus grandes dotes para el melodrama aunando romanticismo, delicadeza y sensibilidad en una narración en flashback circunscrita por las declaraciones ante el tribunal en el juicio por obscenidad y escándalo público al que fue sometido el escritor francés en 1857, y, cuya cúspide expresiva residía en los casi diez minutos de creciente fogosidad que inmortalizan la escena del baile en casa del marqués de Anderville, con los criados destrozando las ventanas al son del vals de Miklos Rozsa. Jennifer Jones gestionó con ensalzable mesura un personaje que simbolizaba con un ímpetu algo trasnochado el anhelo por indagar en la pasión que conmueve a los humanos.

Otras películas en las que asistimos a un juicio por OBSCENIDAD

Lenny – Bob Fosse (1974)
El escándalo de Larry Flynt – Milos Forman (1996)
Howl – R.Epstein y J.Friedman (2010)