HIPOCORÍSTICO (Toni)

Los nombres hipocorísticos son aquellos apelativos cariñosos, familiares o eufemísticos usados para suplantar a un nombre real. Se caracterizan por el hecho de que las palabras son sometidas a cierta deformación, siendo muchas veces apócopes, aféresis o diminutivos del nombre propio verdadero, aunque también pueden tener un origen etimológicamente distinto al de éste (como es el caso de Pepe, por José). (Wikipedia)

“El cambio de aires le iba a sentar de maravilla; estaba, de la tarea de buscar piso, hasta la coronilla; tocaba enmendarle la plana a la marisabidilla. Sus humores hipocráticos canturreaban a canon, escarbando en balde en la copla prima hermana tetuda del “toma tomate” un hipocorístico para tachar de chiquilicuatre a un desafortunado propósito de presentarse en casa de su amiga sin avisar” (novela Entrevista)
Rita Tapia Oregui (1988-) Escritora y traductora española

TONI (Toni) – 1935

Director Jean Renoir
Guión Jean Renoir, Carl Einstein y Jacques Levert
Fotografía Claude Renoir
Música Paul Bozzi
Producción Les Films d’Aujourd’hui
Nacionalidad Francia
Duración 82m. B/N
Reparto Charles Blavette, Edouard Delmont, Jenny Hélia, Max Dalban, Celia Montalván, Andrex, Jacques Leveil, Michel Kovachevitch.

“El país nativo es aquél que me da de comer”

Anticipándose casi una década a los postulados del cine neorrealista italiano al rodar íntegramente en escenarios naturales, con poquísimos medios económicos e intérpretes no profesionales, miembros en su mayoría del equipo habitual del dramaturgo y cineasta Marcel Pagnol, Renoir formalizó este drama rural de armoniosa meticulosidad naturalista que marcó el inicio de su época dorada, convirtiéndose, por añadidura, en una de las obras claves de la historia del cine francés. Partiendo de un suceso real y través de una perfecta homogeneidad entre su premeditada intención de denuncia social y una captación de lo cotidiano casi documental, describía las vicisitudes laborales y problemas de adaptación de una comunidad humana compuesta por obreros de distintas etnias y nacionalidades, radicada en un pequeño pueblo de la zona provenzal de Martigues, haciendo especial hincapié en un conflicto amoroso de inevitable desenlace trágico entre un jornalero italiano y una pasional inmigrante española. Cabe destacar el uso de canciones coloquiales de la época, así como la precisa fotografía de Claude Renoir.

Otras películas tituladas con un HIPOCORÍSTICO

Mandy – Alexander MacKendrick (1952)
Lola – Jacques Demy (1961)
Lenny – Bob Fosse (1974)

RINOCERONTE (Hatari)

Mamífero paquidermo de hasta 5 metros de longitud, muy corpulento, de piel desnuda muy gruesa y rígida de color gris o castaño; tiene patas cortas y robustas con tres dedos, cabeza alargada, cola corta y uno o dos grandes cuernos curvados en la línea media de la nariz; es nocturno y solitario, y vive en Asia y África. (google.es)

“El gran rinoceronte se detiene. Alza la cabeza. Recula un poco. Gira en redondo y dispara su pieza de artillería. Embiste como ariete, con un solo cuerno de toro blindado, embravecido y cegado, en arranque total de filósofo positivista. Nunca da en el blanco, pero queda siempre satisfecho de su fuerza. Abre luego sus válvulas de escape y bufa a todo vapor” (minicuento El rinoceronte)
Juan José Arreola (1918-2001) Escritor, académico, traductor y editor mexicano

HATARI (Hatari!) – 1962

Director Howard Hawks
Guión Leigh Brackett
Fotografía Russell Harlan
Música Henry Mancini
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 158m. Color
Reparto John Wayne, Elsa Martinelli, Hary Kruger, Red Buttons, Bruce Cabot, Gérard Blain, Michele Girardon, Valentin de Vargas.

“Mira: si un hombre se enamora de una mujer y se quema los dedos, de forma que no se chamuscará de nuevo, ¿qué hace? (…) Si no le gustas, no se preocupa y puede ser amable contigo. Pero, si le gustas, no quiere ir más allá. Así que te trata mal. Cuanto más le gustas, peor te trata”

Hábil mezcla de cine de aventuras africanas y comedia romántica, que se erige en una perfecta muestra de la irrepetible personalidad autoral de su realizador a pesar de manifestar una ostensible distensión creativa en relación a sus anteriores obras. Utilizando un curioso planteamiento de producción, en el que improvisaba y modificaba el argumento sobre la marcha, Hawks plasmó magistralmente las peripecias laborales, recreativas y amorosas de un dispar equipo de cazadores en pleno corazón de la sabana africana gracias a una dinámica combinación de humor y acción de corte prácticamente documental; permitiéndose además hablar de relaciones afectivas y sentimiento colectivo, temas recurrentes en su admirable filmografía. Rodada en las llanuras de Tanganika durante seis arduos meses, posee unas impresionantes escenas de caza (entre ellas las de los ya casi extintos rinocerontes), una inspirada banda sonora de Mancini (que contiene la divertida Baby elephant walk) y una excelente fotografía de Russell Harlan. Hatari!, cuya traducción al lenguaje swahili significa “peligro” es, sin duda alguna, uno de los films más inclasificables de su realizador.

Otras películas donde aparece algún RINOCERONTE

Las nieves del Kilimanjaro – Henry King (1952)
El paraíso viviente (Los animales son gente maravillosa) – Jamie Uys (1974)
Y la nave va – Federico Fellini (1983)

FUERTE (Fort Apache)

Obra pequeña de fortificación, permanente o pasajera, que defiende un paso o constituye parte de un sistema. Según su traza, objeto, disposición o capacidad, el fuerte es abaluartado, aislado, abierto, avanzado, cerrado, de estrella, destacado, independiente, etc. (…) Dentro de la arquitectura militar, los fuertes son una tipología defensiva específica. Su idea táctica principal es establecer una «cortina defensiva» conocido en la nomenclatura como «sistema de Fuertes». En ellos se acuartelan las guarniciones militares encargadas de la protección y vigilancia. (Wikipedia)

“Entonces construyeron un fuerte aquí y nos delegaron un agente, que nos aconsejó buena conducta. Nos dijo que debíamos vivir en paz con los blancos, y respetar nuestras promesas. Éstas las pusieron en un papel, para que jamás se nos olvidaran”
Manuelito (1818-1893) Jefe guerrero de los indios navajos

FORT APACHE (Fort Apache) – 1948

Director John Ford
Guión Frank S. Nugent
Fotografía Archie Stout
Música Richard Hageman
Producción Argosy Pictures
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 125m. B/N
Reparto John Wayne, Henry Fonda, Shirley Temple, Pedro Armendáriz, Victor McLaglen, George O’Brien, Ward Bond, Anna Lee, Irene Rich.

“Collingwood y el resto… Y seguirán viviendo mientras el regimiento viva. Su paga es de trece dólares al mes; su dieta, judías y heno. Quizás carne de caballo antes de que acabe la campaña. Las caras puede que cambien, los nombres, pero están ahí: son el regimiento, el ejército regular, ahora y dentro de cincuenta años. Son mejores hombres de lo que eran antes. Thursday lo hizo, los convirtió en un destacamento del cual estar orgulloso”

Impecable western realista que inauguraba la insigne trilogía de Ford sobre la caballería yanqui, completada con LA LEGIÓN INVENCIBLE (1949) y RÍO GRANDE (1950), propuesta con el fin de analizar sus costumbres y actividades, sabiamente extraídas de unos relatos de James Warner Bellah (en esta ocasión de Massacre), por medio de una nostálgica, solemne y lírica acepción épica. Sin embargo, esta primera entrega, más que ensalzar los avatares de aquella institución militar, ocultaba una sagaz reflexión hacia sus discutibles heroicidades e incidía con diáfana sensibilidad y sentido del humor en algunas de las constantes temáticas de su autor, como el sentido del honor, la estabilidad del núcleo familiar o la minuciosa ilustración de las ceremonias sociales, entre las que destaca la brillante secuencia del baile. Cabe señalar el fabuloso duelo interpretativo entre dos de los grandes actores fordianos: Wayne, encarnando soberbiamente a un anárquico oficial, y, Fonda, dando vida a un coronel rígido, arrogante y ansioso por obtener honores militares que parecía reproducir la contrafigura del mítico general George A. Custer.

Otros westerns que emplazan gran parte de su argumento dentro de un FUERTE

El honor del capitán Lex – André De Toth (1952)
Una trompeta lejana – Raoul Walsh (1964)
Chuka – Gordon Douglas (1967)

CUBO (Déjame entrar)

Cuerpo formado por seis caras que son cuadradas. La particularidad de estos cuerpos es que todas las caras son congruentes, están dispuestas de forma paralela y de a pares, y tienen cuatro lados. (definicion.de)
El cubo de Rubik es un rompecabezas mecánico tridimensional inventado por el escultor y profesor de arquitectura húngaro Erno Rubik en 1974 (…)​ Es considerado, en general, el juguete más vendido del mundo. Un cubo de Rubik clásico, posee seis colores uniformes (tradicionalmente blanco, rojo, azul, naranja, verde y amarillo).​ Un mecanismo de ejes permite a cada cara girar independientemente, mezclando así los colores. Para resolver el rompecabezas, cada cara debe volver a quedar en un solo color. (Wikipedia)

“Resulta evidente que se ha olvidado una componente en los estudios cosmológicos. El origen del Universo, como la solución del cubo de Rubik, requiere una inteligencia”
Fred Hoyle (1915-2001) Astrofísico y matemático británico

DÉJAME ENTRAR (Låt den rätte komma in) – 2008

Director Tomas Alfredson
Guión John Ajvide Lindqvist
Fotografía Hoyte Van Hoytema
Música Johan Söderqvist
Producción EFTI
Nacionalidad Suecia
Duración 115m. Color
Reparto Kåre Hedebrant, Lina Leandersson, Per Ragnar, Henrik Dahl, Karin Bergquist, Peter Carlberg, Ika Nord, Mikael Rahm.

“¿Esto? Es un cubo de rubik. ¿Quieres intentarlo? Mañana me lo devuelves (…) Tienes que completar cada cara con un color. Así…”

Perturbadora adaptación de la novela homónima de John Ajvide Lindqvist, que sorteaba los pretenciosos, remilgados y erótico-pubescentes estereotipos posmodernos que confinan el vampirismo contemporáneo para afianzarse como una de las grandes contribuciones al cine fantástico surgidas a lo largo de la pasada década. Ambientada en un glacial y anodino suburbio de Estocolmo, desarrollaba con laconismo descriptivo y una rigurosa intensidad dramática el furtivo y conmovedor vínculo de afecto, respeto y mutua protección que entabla un introvertido niño de doce años con una andrógina criatura de naturaleza vampírica hasta establecer un lacerante y poético ensamblaje de belleza, ternura y crueldad, presto a deliberar sobre lacras sociales tan alarmantemente enraizadas como el acoso escolar, la pederastia o el alcoholismo. Una película hipnótica, pavorosa y desasosegante, cuyo rotundo éxito internacional no pasó inadvertido para la maquinaria hollywoodiense, que, en tan solo un par de años, ya tuvo preparado su particular remedo transgénico, firmado por Matt Reeves con el mismo título.

Otras películas donde se juega con el CUBO DE RUBIK

Cómo ser John Malkovich – Spike Jonze (1999)
En busca de la felicidad – Gabriele Muccino (2006)
En un mundo mejor – Susanne Bier (2010)

ANATOMÍA (La carne y el demonio)

Ciencia que estudia la estructura de los seres vivos, es decir, la forma, topografía, la ubicación, la disposición y la relación entre sí de los órganos que las componen. (Wikipedia)

“La anatomía es a la fisiología como la geografía es a la historia, describe la escena de los acontecimientos”
Jean Fernel (1497-1558) Médico, matemático y astrónomo francés

LA CARNE Y EL DEMONIO (The flesh and fiends) – 1959

Director John Gilling
Guión John Gilling y Leon Griffiths
Fotografía Monty Berman
Música Stanley Black
Producción Triad Productions
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 93m. B/N
Reparto Peter Cushing, June Laverick, Renee Houston, Billie Whitelaw, George Rose, Donald Pleasence, Dermot Walsh, Melvyn Hayes

“Antes de comenzar la conferencia de esta mañana, consideremos el Juramento de Hipócrates, el juramento sagrado de nuestra profesión: ‘Prescribiré un régimen para el bien de mis pacientes según mi capacidad y mi juicio y nunca haré daño a nadie'”

Quizás la obra más redonda de las más de cuarenta películas producidas por el tándem Robert S. Baker/Monty Berman, y, junto a otro sugestivo thriller de horror gótico auspiciado por la Hammer, THE SHADOW OF THE CAT (1961), el mejor largometraje como realizador del espléndido guionista John Gilling, en el que vertía las infames fechorías criminales de dos ruines inmigrantes irlandeses de apellidos Burke y Hare, que, en el Edimburgo de 1827/1828, prosperaron abasteciendo de cadáveres al Dr. Knox para sus enfermizos estudios de anatomía. Con su característica compostura, su talante refinado y plagado de matices actorales, Cushing protagonizaba este incisivo alegato contra la hipócrita, mugrienta y resquebrajada sociedad victoriana, cuya puesta en escena sobresalía por un humor ácido y venenoso, un arrebatador sentido del erotismo y, sobre todo, por un clímax dramático de impoluta depravación, escabrosidad e inmundicia, condicionantes que propiciaron la intervención de la censura en su exhibición norteamericana, donde fue distribuida con el nombre de MANIA.

Otras películas donde se imparten clases de ANATOMÍA

Anatomía a la americana – Thom Eberhardt (1989)
Anatomía – Stefan Ruzowitzky (2000)
Cadáver – Son Derek (2009)