IMPASIBILIDAD (El crack)

1. Capacidad de una persona para impedir que una impresión o estímulo externo altere su estado de ánimo.
2. Incapacidad de una persona para tener sentimientos o emociones que afecten a su estado de ánimo.
(google.es)

“Los legisladores deben ser tan imparciales, tan impasibles como las leyes; los legisladores no deben dejar en su obra las huellas detestables de las pasiones”
José Joaquín de Olmedo (1780-1847) Abogado, político, y poeta ecuatoriano

EL CRACK (El crack) – 1981

Director José Luis Garci
Guión José Luis Garci y Horacio Valcárcel
Fotografía Manuel Rojas
Música Jesús Gluck
Producción
Nacionalidad España
Duración 126m. Color
Reparto Alfredo Landa, María Casanova, Manuel Tejada, José Bódalo, Miguel Rellán, Raúl Fraile, Manuel Lorenzo, Francisco Vidal, Maite Blasco.

“Soy detective privado, como en las películas, ya sabes. Un tipo duro y solitario que trata de sobrevivir en una sociedad podrida gracias a un trabajo sucio (…) Es un trabajo tan malo como otro cualquiera. Duermo poco, ando mucho y lo que veo no me gusta nada”

El oscarizado José Luis Garci pretendió redimir su latosa aportación al drama en época de transición con un apasionado díptico “noir” de trasfondo costumbrista sobre las andanzas de un tenaz y apesadumbrado detective madrileño, que bien puede ser considerado como una de las más estimables, significativas e influyentes contribuciones de la cinematografía española al género policíaco en su vertiente negra. Tanto este enérgico thriller dedicado a la memoria de Dashiell Hammett, con el impasible protagonista enfrascado en el peligroso cometido de hallar a la hija de un potentado leonés, como su espléndida secuela brindada a la figura de Raymond Chandler, EL CRACK II (1983), atinaban en cuanto a estilo, atmósfera y ritmo narrativo, apoyándose en sorpresivos giros del guión y unos diálogos exuberantes, lúcidos y serenos que evidenciaban la cinefílica pasión de su autor por los clásicos americanos. Un melancólico canto a la entereza profesional, a la heroicidad anónima, que consolidaba a su inolvidable protagonista como un actor todoterreno y pletórico de matices.

Otras películas caracterizadas por la IMPASIBILIDAD del policía protagonista

Al borde del peligro – Otto Preminger (1950)
Harry el sucio – Don Siegel (1971)
Hana-Bi: Flores de fuego – Takeshi Kitano (1997)

EXPIACIÓN (Remordimiento)

Acción de enmendar una culpa. Es el efecto del verbo expiar, el cual se refiere a purificación de un error o pecado a través de un sacrificio. (significados.com)

“Lo que excusa la mezquindad de nuestros actos es que cuando los vivimos, padecemos, y es el caudal del dolor sufrido lo que al cabo determina la misericordia y liquida la expiación”
José Vasconcelos (1882-1959) Abogado, político, escritor, educador y filósofo mexicano

REMORDIMIENTO (Broken lullaby) – 1932

Director Ernst Lubitsch
Guión Ernst Vajda, Samson Raphaelson y Reginald Berkeley
Fotografía Victor Milner
Música W. Franke Harling
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 77m. B/N
Reparto Phillips Holmes, Lionel Barrymore, Nancy Carroll, Tom Douglas, Lucien Littlefield, Zasu Pitts, Emma Dunn, Louise Carter.
* Ludwig van Beethoven – Symphony no. 5

“La responsabilidad es nuestra. Cuando miles de hijos ajenos fueron asesinados lo llamamos victoria y lo celebramos con cerveza. Y cuando miles de nuestros hijos fueron asesinados, ellos lo llamaron victoria, y lo celebraron con vino. ¡Los padres brindando por la muerte de los hijos! Mi corazón ya no está con ustedes, ancianos. Mi corazón está con los jóvenes, muertos y vivos, de todas partes, de cualquier parte. Delante de este hotel vi pasar a mi hijo desfilando. Iba camino de la muerte. Y yo aplaudía…”

La etapa más lúcida del llamado toque Lubitsch arrancó, curiosamente, con el único melodrama sonoro del realizador alemán, quien, afectado por el alud de sentimientos pacifistas que inundaron las producciones hollywoodienses a principios de los treinta, adecuó con relevante firmeza y serenidad compositiva la pieza teatral The man I killed de Maurice Rostand hasta formalizar un soberbio manifiesto antibelicista, que, aún hoy en día, subsiste como uno de sus trabajos más olvidados. Imágenes colmadas de acritud e inventiva visual como el vibrante preámbulo ubicado en el primer aniversario del armisticio de la Gran Guerra, pinceladas de un áspero sarcasmo o momentos de una impagable delicadeza y ternura, como el melodioso epílogo, se alternaban en un registro meramente dramático, consignado a hurgar en la mutilaciones afectivas que causa la insensatez belicosa a partir del anhelo de un soldado galo por expiar su culpa, purificar su atormentada conciencia y restituir el bienestar de una familia alemana que él mismo truncó al matar a su hijo en las trincheras. Recientemente la película ha sido objeto de un osado, sutil y, la postre, satisfactorio remake a cargo de François Ozon bajo el título de FRANTZ (2016).

Otras películas que narran una historia de EXPIACIÓN

La misión – Roland Joffe (1986)
Expiación, más allá de la pasión – Joe Wright (2007)
El sacrificio de un ciervo sagrado – Yorgos Lanthimos (2017)

MALDAD (Las diabólicas)

Condición negativa relativa atribuida al ser humano que indica la ausencia de moral, bondad, caridad o afecto natural por su entorno y quienes le rodean. Actuar con maldad también implica contravenir deliberadamente usando la astucia, los códigos de conducta, moral o comportamiento oficialmente correctos en un grupo social. (Wikipedia)

“El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad”
Albert Einstein (1879-1955) físico alemán de origen judío

LAS DIABÓLICAS (Les diaboliques) – 1955

Director Henri-Georges Clouzot
Guión H.G. Clouzot, Jérôme Géronimi, Frédéric Grendel y René Masson
Fotografía Armand Thirard
Música Georges Van Parys
Producción Filmsonor/Vera Film
Nacionalidad Francia
Duración 110m. B/N
Reparto Simone Signoret, Véra Clouzot. Paul Meurisse, Charles Vanel, Georges Chamarat, Jean Brochard, Michel Serrault, Jean Lefebvre.

“Si, tienes razón, no valgo nada. Soy una mala persona, una pequeña ruin. Eso es lo que el dijo. Pero la pequeña ruin tendrá su venganza (…) Mi único temor es que él nunca sabrá que yo lo maté”

Habilidosa adaptación de la novela Celle qui n’était plus de Boileau y Narcejac, que acabó de explotar la figura de H.G. Clouzot como el adalid europeo de un cine fundamentado en la hosquedad, la hipocondría, la ofuscación y la ruindad. El diabólico plan para erradicar el aborrecible despotismo del director de un lúgubre internado que traman su esposa y su amante, considerado en su momento como un producto artificioso y excesivamente granguiñolesco, deviene en realidad un competente ejemplar de suspense psicológico, alzado por un verismo de umbría fogosidad e interpretado por un terceto de actores francamente inspirado, y, en el caso de Véra Clouzot (consorte del realizador), incluso premonitorio, pues perecería en las mismas circunstancias que su desamparado personaje. Esta enfatizada representación de la abyecta maldad de la condición terráquea ha padecido múltiples emulaciones, incluso un anémico e irrisorio remake dirigido por Jeremiah S. Chechik en 1996, donde únicamente podía destacarse la casi siempre sugestiva presencia de Sharon Stone.

Otras películas que reflexionan sobre la MALDAD humana

Saló o los 120 días de Sodoma – Pier Paolo Pasolini (1975)
El silencio de los corderos – Jonathan Demme (1991)
La cinta blanca – Michael Haneke (2009)

SOFÁ (Poderosa afrodita)

Mueble utilizado para sentarse confortablemente más de una persona. Se encuentran generalmente en el recibidor o el salón y/o la sala de la casa. Un sofá clásico consta de una estructura de madera forrada de tela y acolchada en algunas zonas. A ella se añaden almohadones de diversos rellenos que conforman el asiento y el respaldo. (educalingo.com)

“Yo no quiero un amor civilizado, con recibos y escena del sofá; yo no quiero que viajes al pasado y vuelvas del mercado con ganas de llorar” (canción Contigo)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

PODEROSA AFRODITA (Mighty Aphrodite) – 1995

Director Woody Allen
Guión Woody Allen
Fotografía Carlo Di Palma
Música Dick Hyman
Producción Sweetland Films/Miramax Pictures
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 95m. Color
Reparto Woody Allen, Mira Sorvino, Helena Bonham-Carter, Peter Weller, Olympia Dukakis, F. Murray Abraham, Claire Bloom, Jack Warden.
* Erroll Garner – Penthouse serenade

“De todas las debilidades humanas, la obsesión es la más peligrosa ¡y la más tonta!”

Woody Allen trasladó al Manhattan contemporáneo una historia de innegables paralelismos mitológicos para componer una agridulce comedia romántica que le permitiera seguir desarrollando algunos de los asuntos más recurrentes de su heterogeneidad temática. Incorporando a la puesta en escena a un coro tradicional coro griego, cuyos integrantes ejercían como sarcásticos comentaristas de la vacilación y debilidad emocional de los personajes, perseveró en las miserias del matrimonio burgués en su afán por proyectar una lúcida y profunda ojeada a la transitoriedad del sentimiento amoroso y, muy especialmente, al singular y en muchas ocasiones caprichoso devenir del destino. La película, surtida de ingeniosos diálogos y trenzada con una asombrosa agilidad narrativa, catapultó a la fama a la prácticamente desconocida Mira Sorvino, espléndida en el papel de ingenua, reconfortante y parlanchina prostituta con aspiraciones a actriz, madre bióloga de un hijo adoptado por el ya inmortal personaje del apocado, neurótico e hipocondríaco intelectual neoyorquino.

Otras películas donde se utiliza el SOFÁ con distintos fines

Secretos de un matrimonio – Ingmar Bergman (1973)
Monster’s Ball – Marc Forster (2001)
A propósito de Llewyn Davis – Joel y Ethan Coen (2013)

AGOBIO (El proceso)

1. Sensación de ansiedad o inquietud intensa provocada por una situación o dificultad que cuesta mucho de superar.
2. Preocupación, problema o dificultad, especialmente el que provoca que una persona tenga esta sensación de ansiedad.
(google.es)

“Hijos del agobio y del dolor, cien fuerzas que inundan el corazón te separan de ti. Quiero sentir algo que me huela a vida, que mi sangre corra loca de pasión, descubrir la música que hay en la risa, la luz profunda y el amor” (canción Hijos del agobio de Triana)
Jesús de la Rosa Luque (1948-1983) Músico, cantante y compositor español

EL PROCESO (Le procès) – 1962

Director Orson Welles
Guión Orson Welles
Fotografía Edmond Richard
Música Jean Ledrut
Producción Paris-Europa Productions/Hisa Film/FICIT
Nacionalidad Francia/ Italia/ Alemania
Duración 118m. B/N
Reparto Anthony Perkins, Jeanne Moreau, Orson Welles, Max Haufler, Romy Schneider, Suzanne Flon, Akim Tamiroff, Elsa Martinelli.
* Tomaso Albinoni – Adagio

“Estar encadenado es a veces más seguro que estar libre”

Personal e indescriptible versión de la célebre novela homónima de Franz Kafka, que, pese al rechazo comercial y la controversia crítica que suscitó en el momento de su estreno, perdura hoy en día como uno de los más apasionantes legados fílmicos del genial cineasta. Desde el hipnotizador prólogo, elaborado por Alexandre Alexeieff en su célebre tapiz de alfileres, Orson Welles dejaba claro su intención de transmitir una fuerte sensación de agobio y desbordar la capacidad de asombro del espectador con la abstracción y exuberancia de su propósito estético (fundamentalmente singular en la utilización creativa de los decorados y en la estremecedora e ingente expresividad de sus planos-secuencia) sin deteriorar en absoluto el desalentador discurso sobre las propiedades represivas y manipuladoras del poder establecido que deparaba el inexplicable procesamiento del protagonista, alegórico representante del conjunto de la humanidad. Una dantesca pesadilla conceptual, hábil además en su ostentación erótica y en la desfachatez de sus interpretaciones, que sería considerada por el mismísimo Charles Chaplin como la cumbre del arte cinematográfico.

Otras películas que transmiten una fuerte sensación de AGOBIO

La semilla del diablo – Roman Polanski (1968)
Barton Fink – Joel Coen (1991)
Pi, fe en el caos – Darren Aronofsky (1998)