CORREDOR (La soledad del corredor de fondo)

Atleta que se dedica a correr en competiciones deportivas. (definicion.de)

“Los Juegos Olímpicos muestran claras desigualdades entre las razas blanca y negra en cuanto a, por ejemplo, los atletas, y los corredores en particular. Es un hecho (…) Constato lo que veo (…) El igualitarismo es simplemente absurdo”
Jean-Marie Le Pen (1928-) Político francés

LA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO (The loneliness of the long distance runner) – 1962

Director Tony Richardson
Guión Allan Sillitoe
Fotografía Walter Lassally
Música John Addison
Producción Woodfall/British Lion
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 99m. B/N
Reparto Tom Courtenay, Michael Redgrave, Avis Bunnage, Alec McCowan, James Fox, Peter Madden, James Bolam, Topsy Jane, Julia Foster.

“Correr siempre ha sido muy importante para mi familia, sobre todo para escapar de la policía. Es difícil de entender. Todo lo que sé es que tienes que correr, correr sin saber por qué, a través de campos y bosques. Correr sin una meta. Ésa es la soledad que siente el corredor de fondo”

Richardson apuntaló su prestigio como realizador gracias a esta respetable adaptación de un texto homónimo de Allan Sillitoe, que otorgaría una definitiva proyección internacional al “free cinema” británico para erigirse en un fenómeno social de importante magnitud entre los adolescentes de aquellas islas. Tom Courtenay efectuaba un digno debut cinematográfico al encarnar a un díscolo delincuente de los alrededores de Notthingham, que, debido a sus facultades atléticas, era punitivamente manipulado por el regente de un correccional con el propósito de derrotar a otro centro de superior categoría en una competición de larga distancia. El quehacer cotidiano en el reformatorio unido a la preparación de este deportivo enfrentamiento de clases se alternaban con sucesivos flashbacks que desgranaban con precisión el mezquino e indecoroso entorno familiar del protagonista en una narración de una conmovedora tensión y profundidad, orientada a formalizar una agravante invectiva al fascismo de la clase dirigente. Acertada música con inflexiones jazzísticas de John Addison, ideal para transmitir las sensaciones y pensamientos del protagonista en plena carrera.

Otras películas protagonizadas por un CORREDOR de atletismo

Carros de fuego – Hugh Hudson (1981)
Sin límites – Robert Towne (1998)
Marathon – Jeong Yoon-chul (2005)

KURDO (Las tortugas también vuelan)

Pueblo indoeuropeo que habita en la región montañosa del Kurdistán, en Asia Occidental, repartida principalmente entre los Estados soberanos de Siria, Irak, Turquía e Irán (…) Los kurdos son en su mayoría musulmanes suníes, aunque una importante minoría todavía sigue la religión tradicional kurda, el yazidismo. (…) El pueblo kurdo es la minoría étnica más grande en el Oriente Próximo que no se encuentra establecida en alguna forma de Estado nación. Son entre 55 y 60 millones de personas. https://es.wikipedia.org/wiki/Pueblo_kurdo

“Treinta mil kurdos y un millón de armenios fueron asesinados en esta tierra y nadie se atreve a hablar de ello excepto yo”
Orhan Pamuk (1952-) Escritor turco

LAS TORTUGAS TAMBIÉN VUELAN (Lakposhtha hâm parvaz mikonand) – 2004

Director Bahman Ghobadi
Guión Bahman Ghobadi
Fotografía Shahriar Assadi
Música Housein Alizadeh
Producción Bahman Ghobadi Mij Films
Nacionalidad Irán
Duración 95m. Color
Reparto Avaz Latif, Soran Ebrahim, Hirsh Feyssal, Saddam Hossein Feysal, Abdol Rahman Karim.

“Antes pagabas más… ¿Por qué tan poco? ¿Crees que no sé que se las vendes a la ONU por 2200 dinares cada una? Sé cuánto cobran esos místers. Cada uno de sus perros gana lo que cobran cincuenta de nuestros niños. ¡Y además les dan latas de conserva para comer! ¿Qué clase de kurdo eres? ¡Ayuda a nuestros niños!”

Porfiando en divulgar el yugo de la explotación que oprime y ultraja al diseminado pueblo kurdo, Ghobadi decidió plantarse en un campamento de refugiados del Kurdistán iraquí, en la frontera entre Turquía e Irán, para agitar conciencias y desgarrar corazones pormenorizando una desoladora precariedad cotidiana marcada por la orfandad, el desarraigo y demás infortunios derivados del ejercicio bélico y los desalmados intereses políticos y económicos. Ambientada en vísperas de la invasión estadounidense que conllevaría el derrocamiento de Saddam Hussein, constituye un testimonio social de ineludible crudeza y verismo presto a embellecer las influencias estilísticas kiarostamianas con peculiares pinceladas de humor, súbitos flashbacks explicativos y unas loables actuaciones a cargo de un grupo de niños no profesionales, entre ellos una maltratada muchacha de imborrable mirada profunda y el avispado líder de una comunidad infantil singularizada por las mutilaciones físicas a causa de la detonación de minas antipersona, cuya recogida y posterior venta representa paradójicamente su única fuente de ingresos.

Otras películas sobre el pueblo KURDO

Vodka Lemon – Hiner Saleem (2003)
Los niños de Diyarbakir – Miraz Bezar (2009)
Jîn – Reha Erdem (2013)

ESTAFADOR (Almas sin conciencia)

Persona que engaña para obtener lucro de manera habitual. (K Dictionaries Ltd.)

“Lo que se ha instaurado en el mundo es una sociedad capitalista, con todo lo que en ella es vulgar, cruel y estúpido, con advenedizos, estafadores y timadores, con la grotesca chabacanería de los nuevos ricos. La crueldad del dinero ha sustituido a la crueldad de la política. La necedad comercial ha sustituido a la necedad ideológica”
Milan Kundera (1929-) Escritor checo

ALMAS SIN CONCIENCIA (Il bidone) – 1955

Director Federico Fellini
Guión Federico Fellini, Ennio Flaiano y Tulio Pinelli
Fotografía Otello Martelli
Música Nino Rota
Producción Titanus/S.G.C.
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 104m. B/N
Reparto Broderick Crawford, Richard Basehart, Franco Fabrizi, Giacomo Gabrielli, Irene Cefaro, Sue Ellen Blake, Giuletta Masina.

“Yo siempre tuve estilo. Fui alrededor del mundo estafando a todos. El mundo está lleno de idiotas. Puedo vender hielo a los esquimales. Ahora trabajo con estos aficionados, pero pronto estaré trabajando de nuevo solo”

Sórdida e inquietante alegoría espiritual centrada en torno a las correrías de un grupo de picarescos estafadores, habitualmente disfrazados de eclesiásticos vaticanos, que ejercían su ignominiosa profesión usurpando los ahorros de los crédulos, devotos e ignorantes campesinos de los alrededores de Roma. El perseverante análisis felliniano sobre los enigmas e inquietudes de la conciencia humana encontró en este compleja fábula social sobre el desasosiego y vacío existencial que conlleva sostener un estilo de vida amoral e ilegítimo, firmemente adherida a las directrices neorrealistas, una de sus más valiosas y sinceras manifestaciones, convirtiéndose, más allá de su talante emotivo y moralizante, en un primoroso testimonio de la Italia de los cincuenta. Arduamente incomprendida en su época, presume tanto de una hermosísima música de Nino Rota como del estimable trabajo de toda su nómina actoral, encabezada por un sublime Broderick Crawford, protagonista de un desenlace amargo, conmovedor y abierto a las más discordantes elucidaciones.

Otras películas protagonizadas por un ESTAFADOR

El golpe – George Roy Hill (1973)
Luna de papel – Peter Bogdanovich (1973)
Los timadores – Stephen Frears (1990)

URBE (Berlín, sinfonía de una ciudad)

Ciudad, especialmente la que tiene un gran número de habitantes. (google.es)

“Madrid es una urbe donde nadie te da la lata con las cuestiones identitarias”
Albert Boadella (1943-) Actor y dramaturgo español

BERLÍN, SINFONÍA DE UNA CIUDAD (Berlin – Die symphonie der großstadt) – 1927

sinfoni

Director Walther Ruttmann
Guión Walther Ruttmann y Karl Freund
Fotografia Karl Freund, Reimar Kuntze, Robert Baberske y László Schäffer
Música Edmund Meisel
Producción Deutsche Vereinsfilm AG
Nacionalidad Alemania
Duración 69m. B/N

A partir de una idea del productor Carl Mayer, principal responsable del “kammerspielfilm”, Ruttmann enriqueció el vanguardismo experimental revelado en sus cuatro OPUS (1921-1925) con esta arrebatadora composición fílmica encomendada a atrapar la esencia vital y rítmica de la gran urbe berlinesa a través de un veloz encadenamiento de imágenes reales y figurativas, supeditadas a un trastorno temporal intrínseco. Prolongando las teorías sobre el montaje preconizadas por Vertov con su “cine-ojo” y tomando como referente la descripción lírica de una jornada parisina plasmada por Alberto Cavalcanti en RIEN QUE LES HEURES (1926), reprodujo con suma destreza el acontecer cotidiano de la capital germana desde la placidez del alba hasta el desconcierto de la medianoche, sin rehusar los “collages” fotográficos y las sobreimpresiones, hasta lograr un documental hermético y geometrista, cuya trascendencia resultaría crucial para la evolución del género. El propio Ruttmann recuperó su espíritu en 1929 con la arribada del sonido para forjar una prolongación titulada LA MELODIA DEL MUNDO.

Otras películas documentales que captan el pulso cotidiano de una URBE

Manhatta – P.Strand y C.Sheeler (1921)
Lluvia – J.Ivens y M.Franken (1929)
São Paulo, sinfonía de una metrópolis – A.Kemeny y R.R.Lustig (1929)

PILLAJE (En cualquier lugar de Europa)

Robo o saqueo realizado con violencia aprovechando un descuido o la falta de defensa, especialmente el llevado a cabo de forma colectiva. (google.es)

“Es cobarde. La más cobarde forma de pillaje que ha inventado el hombre. Hunden un barco y ahogan a sus tripulantes por conseguir un puñado de fardos empapados. La mayor parte de la mercancía valiosa se guarda bajo cubierta y acaba siempre en el fondo del mar” (novela La iguana)
Alberto Vázquez-Figueroa (1936-) Novelista, periodista e inventor español

EN CUALQUIER LUGAR DE EUROPA (Valahol Európában) – 1948

Director Géza von Radványi
Guión Géza von Radványi, Béla Balázs, Judit Fejér y Félix Máriássy
Fotografía Barnabás Hegyi
Música Dénes Buday
Producción Mafirt
Nacionalidad Hungría
Duración 100m. B/N
Reparto Artúr Somlay, Miklós Gábor, Zsuzsa Banki, István Rozsos, György Bárdy, Laci Horváth, Lászlo Kémeny, András Rónay.

“¡No eras libre! Tú tenías que vagabundear, robar… Robar o morir de hambre. La libertad es cuando no estás obligado a sufrir, a hacer cosas malas y a lastimar a otros. La mayor cautividad es la pobreza”

Las menesterosas e iracundas tropelías que una salvaje cuadrilla de huérfanos llevan a cabo para sobrevivir en medio de una desolada Hungría post-bélica, así como la peculiar relación de afecto y cooperación que establecen en un castillo bombardeado con un solitario, excéntrico y derrotado director de orquesta, conforman el soporte argumental sobre el que gira este crudo llamamiento a la conciencia humana, cuya estupenda acogida a nivel internacional posibilitó el comienzo de una nueva era dentro de la restringida cinematografía magiar. Distinguida por una esplendorosa fotografía, la pureza y espontaneidad de sus interpretaciones y esa romántica atmósfera neorrealista que infunde en todo momento, esta vibrante, cruda y a la vez enternecedora réplica del pueblo húngaro a la conclusión de la Segunda Guerra Mundial deviene una nueva muestra de la aterradora capacidad de todo conflicto bélico para desatender la tolerancia y extraer los sentimientos terrenales más perniciosos y encolerizados, incluso de los seres más vulnerables e indefensos.

Otras películas con escenas de PILLAJE

La armada Brancaleone – Mario Monicelli (1966)
Los señores del acero – Paul Verhoeven (1985)
Capitán Conan – Bertrand Tavernier (1986)