Bert Glennon

INJUSTICIA (Prisionero del odio)

Falta o ausencia de justicia, ya sea en referencia a un suceso, acto o situación de hecho (statu quo). Puede estar referida a un sujeto o a un grupo social. La injusticia (y por extensión la justicia) puede ser considerada de distinta forma según los sistemas jurídicos vigentes en los distintos países. (Wikipedia)

“El último grado de perversidad es hacer servir las leyes para la injusticia”
Voltaire (1694-1778) Escritor, historiador, filósofo y abogado francés

PRISIONERO DEL ODIO (The prisoner of Shark Island) – 1936

Director John Ford
Guión Nunnally Johnson
Fotografía Bert Glennon
Música Louis Silvers
Producción 20th. Century Fox
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 95m. B/N
Reparto Warner Baxter, Gloria Stuart, Claude Gillingwater, John Carradine, Harry Carey, Douglas Wood, Joyce Kay, Arthur Byron. O.P. Heggie.

“¿Un asesino confía sus planes a alguien? ¿Estaba yo, un médico, en la trama porque era parte del plan de John Wilkes Booth romperse su pierna y necesitarme? ¿Un hombre, cuya primera devoción ya no es por una causa perdida o por una bandera, sino por su esposa e hijo, arriesgaría cualquier acto que pueda causar solo miseria y angustia en sus inocentes vidas?”

John Ford evidenciaba ya una notable madurez estilística y empezaba además a ser unánimemente respetado por la crítica cuando fue contratado por el mítico productor Darryl F. Zanuck para llevar a la pantalla esta conmovedora historia extraída de la realidad y que tenía como desdichado protagonista a Samuel A. Mudd, un médico, que, en 1865, fue injustamente condenado a cadena perpetua en el cruento penal de Shark Island por complicidad en el magnicidio de Abraham Lincoln, sólo por haber osado curar la pierna del auténtico asesino, John Wilkes Booth. Sustentada en un competente guión de Nunnally Johnson y en un adecuado conjunto de interpretaciones, en el que destaca la labor interpretativa del siempre correcto John Carradine, la película ilustraba este aciago golpe del azar con pasmoso poderío narrativo y una atmósfera dramática de un acentuado e intrépido realismo hasta prescribir una juiciosa y conmovedora exhortación a la ética profesional, presta a censurar las máculas de la justicia y del sistema penitenciario de un país por entonces poco dispuesto a apelar a su orgullo democrático.

Otras películas que abordan una tremenda INJUSTICIA de carácter penal

Furia – Fritz Lang (1936)
Yo creo en ti – Henry Hathaway (1948)
Falso culpable – Alfred Hitchcock (1956)

PUNDONOR (Rio Grande)

Sentimiento de dignidad personal que exige a uno mismo atención y dedicación continua en una labor o profesión. http://www.oxforddictionaries.com/es/definicion/espanol/pundonor

“Reinaba entonces en el ejército español un pundonor llevado hasta la más excesiva delicadeza y mi padre exageraba aún este exceso, cosa de que no puedo culparlo, pues el honor es, ciertamente, el alma y la vida de un militar” (novela El manuscrito encontrado en Zaragoza)
Jan Potocki (1761-1815) Noble, científico, historiador y novelista polaco, capitán de zapadores del Ejército Polaco

RIO GRANDE (Rio Grande) – 1950

rio

Director John Ford
Guión James Kevin McGuinness
Fotografía Bert Glennon y Archie Stout
Música Victor Young
Producción Republic
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 105m. B/N
Reparto John Wayne, Maureen O’Hara, Ben Johnson, Victor McLaglen, Claude Jarman Jr., Chil Wills, Harry Carey Jr., Grant Withers.

“Ya que has elegido mi misma vida, creo que tendrás valor para aguantarla. Pero que se te quite de la cabeza la idea romántica de que es una vida de gloria. Es una vida dura, llena de sufrimientos y devoción para el deber que se juró cumplir”

Dignísimo colofón a una de las páginas más brillantes de la historia del western, como bien puede ser considerada la majestuosa trilogía sobre el Séptimo de Caballería que John Ford fraguó en el desértico e incomparable territorio del Monument Valley a partir de sendos relatos de James Warner Bellah. El inimitable realizador enlazó épica y lirismo con suma consonancia al reproducir de forma paralela las escaramuzas bélicas cerca de la frontera mexicana contra la hostil alianza de tribus vernáculas y la regeneración familiar y sentimental del solitario oficial protagonista, tras quince años de abnegados resentimientos. Este último registro, sin duda preferente en el cómputo final de la película, adecuaba su contenida generosidad romántica y emocional en torno a primorosas actitudes, introspectivos silencios o arrebatadoras miradas, que, representadas por un maravillosa pareja protagonista y dosificadas con la fluidez narrativa de su autor, culminaban en una virtuosa reflexión sobre cuestiones tan variadas como el orgullo y el pundonor militar o la perduración del amor puro a través de los años.

Otras películas con protagonistas que resaltan por su PUNDONOR

Siguiendo mi camino – Leo McCarey (1944)
Matar a un ruiseñor – Robert Mulligan (1962)
Million dollar baby – Clint Eastwood (2004)

HURACÁN (Huracán sobre la isla)

Movimiento de masa de aire a gran velocidad que se origina en regiones tropicales. Básicamente es un conjunto de tormentas que giran en torno a un centro de baja presión causando vientos y lluvia. En el hemisferio norte, este giro es contrario al giro de las agujas del reloj, mientras que en el hemisferio sur el giro es igual al de las agujas del reloj. Estos fenómenos pueden extender su duración por hasta dos semanas y tienen vientos que superan los cien kilómetros por hora. http://www.definicionabc.com/geografia/huracan.php

“Me preguntará por qué sigo entonces en la revolución. La revolución es el huracán, y el hombre que se entrega a ella ya no es el hombre, es la miserable hoja seca arrebatada por el vendaval”
Mariano Azuela (1873-1952) Crítico literario y escritor mexicano

HURACÁN SOBRE LA ISLA (The hurricane) – 1937

hurricane

Director John Ford
Guión Dudley Nichols
Fotografía Bert Glennon
Música Alfred Newman
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Reparto Jon Hall, Dorothy Lamour, Thomas Mitchell, Raymond Massey, C. Aubrey Smith, Mary Astor, John Carradine, Jerome Cowan.

“El honor en los Mares del Sur es tan inútil y tan absurdo como un sombrero de seda en un huracán”

Aprovechando un hábil guión de Dudley Nichols, basado en una novela homónima de Charles Nordhoff y James Norman Hall, Ford hizo un inciso en sus entonces académicos largometrajes para dirigir esta digna y entretenida fusión de aventuras marítimas, melodrama paradisíaco y aquel cine de catástrofes que con tanto auge se reveló en las postrimerías de los años treinta. Sin permitir bajo ningún concepto que el poderoso Samuel Goldwyn se inmiscuyera en su labor, el preeminente realizador enriqueció una historia aparentemente banal (el bucólico romance entre dos nativos de una isla de los Mares del Sur, trabado por la ira moralizante del gobernador) con su tradicional fluidez narrativa y una prodigiosa capacidad para explotar los recursos paisajísticos; exprimiendo, por otra parte, el exótico incentivo sensual de la pareja protagonista y la enorme profesionalidad del resto de actores. Aún en la actualidad, siguen sorprendiendo los superlativos efectos especiales concebidos por James Basevi para la secuencia del tremebundo huracán que barre la isla, aún más si los comparamos con los del mediocre remake producido por De Laurentiis y firmado por Jan Tröell en 1979, HURACÁN.

Otras películas con presencia de un HURACÁN

El héroe del río – Charles F. Reisner y Buster Keaton (1928)
Cayo Largo – John Huston (1948)
La tormenta perfecta – Wolfgang Petersen (2000)

MOISÉS (Los diez mandamientos)

Figura importante para el judaísmo, el cristianismo, el islam y el bahaísmo, donde se lo venera como profeta, legislador y líder espiritual. En hebreo su nombre es Moshé y en árabe se lo conoce como Musa. Las referencias fundamentales acerca de Moisés se hallan en las Sagradas Escrituras del monoteísmo (Biblia, Torá, Antiguo Testamento, Corán). Para el judaísmo, Moisés es el hombre encomendado por Dios para liberar al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto y conducir el Éxodo hacia a la Tierra prometida, siendo por ello el primer profeta y legislador de Israel. Según la tradición bíblica, Moisés era descendiente de Leví, transmitió la Ley al pueblo hebreo y sentó las bases para el sacerdocio y el culto israelita. La tradición judeocristiana atribuye a Moisés la autoría de los cinco primeros libros bíblicos (Pentateuco).5 En cuanto a evidencia material extra-bíblica acerca de Moisés, los arqueólogos carecen de ella. Fuera del marco de la creencia, la falta de objetos que permitirían corroborar o incluso evaluar la validez de los textos bíblicos, genera hipótesis y conjeturas diversas. https://es.wikipedia.org/wiki/Mois%C3%A9s

“A veces me he preguntado qué aspecto tendrían los Diez Mandamientos si Moisés los hubiese pasado por el Congreso de los EE.UU.”
Ronald Reagan (1911-2004) Actor y cuadragésimo presidente de los Estados Unidos

LOS DIEZ MANDAMIENTOS (The ten commandments) – 1923

ten

Director Cecil B. De Mille
Guión Jeanie McPherson
Fotografía Bert Glennon, J. Peverell Marley, Archie Stout, Fred Westerberg y Ray Rennahan
Producción Famous Players/Lasky Corporation
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 146m. B/N
Reparto Theodor Roberts, Charles de Rochefort, Estelle Taylor, Noble Johnson, Julia Faye, Edythe Chapman, Richard Dix, Nita Naldi.

Una vez explotada su vena humorística en el célebre ciclo de comedias domésticas, De Mille orientó su maniqueo moralismo estilístico hacia una aparatosa vertiente bíblico-erótica que le reportaría suculentos beneficios desde este ampuloso retrato de la perpetuación del mandato divino a través del tiempo y las graves consecuencias de su vulnerabilidad. En una maniobra estructural similar a la esgrimida por David W. Griffith en INTOLERANCIA (1916), fragmentó la trama en épocas y lugares distintos: una llamativa epopeya histórica rodada en incipiente color, donde sobresalía el trucaje de la milagrosa separación de las aguas del mar Rojo o su pericia en dirigir movimientos de masas en secuencias como la persecución del pueblo hebreo por las tropas del faraón, y un extravagante folletín moralizador que perdura únicamente por la incendiaria sensualidad de Nita Naldi. Veintitrés años después, el ambicioso realizador cerró su filmografía con una multiestelar e inferior película de estética “kitsch” e idéntico título, centrada en la reconstrucción de la vida de Moisés, con Charlton Heston en el papel protagonista.

Otras películas donde aparece la figura de MOISÉS

Moisés y Aaron – D.Huillet y J.M.Straub (1975)
Santísimo Moisés – Gary Weis (1980)
Exodus: Dioses y reyes – Ridley Scott (2014)

RACISMO (El sargento negro)

Sentimiento o comportamiento que consiste en la exacerbación del sentido racial de un grupo étnico. Esta situación suele manifestarse como el menosprecio de otro grupo y supone una forma de discriminación. El racismo es un sentimiento o comportamiento que consiste en la exacerbación del sentido racial de un grupo étnico. Esta situación suele manifestarse como el menosprecio de otro grupo y supone una forma de discriminación. http://definicion.de/racismo/

“El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando”
Miguel de Unamuno (1864-1936) Escritor y filósofo español

El sargento negro (Sergeant Rutledge) – 1960

sargento

Director John Ford
Guión Willis Goldbeck y James Warner Bellah
Fotografía Bert Glennon
Música Howard Jackson
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 111m. Color
Reparto Woody Strode, Jeffrey Hunter, Constance Towers, Billie Burke, Willis Bouchey, Juano Hernández, Carleton Young, Judson Pratt.

“Muy bonito lo que dijo el Sr. Lincoln de que éramos libres, pero no es cierto. Probablemente lo seamos algún día, pero aún no”

Cuatro años antes de suscribir un magno alegato a favor de la comunidad india con EL GRAN COMBATE, donde acallaba de una vez por todas las injustas recriminaciones que lo tildaban de racista, Ford ya dejó constancia de hasta qué punto le incomodaba el tema de la segregación y la intolerancia por la mera disparidad del color de la piel en este melodrama judicial que pasa por ser uno de los más injustamente olvidados trabajos de su vasta filmografía. La historia de un sargento mayor negro, inicuamente acusado de asesinar a uno de sus superiores y a su joven hija, apelaba a la inventiva narrativa estructurando la misma en una superposición de flashbacks tan anómala al oficio fordiano como hasta cierto punto inadecuada, donde se recomponían los hechos imputados al protagonista mientras un fogoso e idealista teniente/abogado y un coronel/juez de imperturbable ironía dirimían entre pugnas verbales el resultante consejo de guerra. Sobresaliente fotografía en Technicolor y espléndida interpretación de Woody Strode para esta lúcida reflexión sobre el sentido del honor y el compromiso profesional.

Otras películas sobre RACISMO

Adivina quién viene esta noche – Stanley Kramer (1967)
Todos nos llamamos Alí – Rainer W. Fassbinder (1975)
Arde Mississippi – Alan Parker (1988)