King Vidor

DESPECHO (Pasión bajo la niebla)

Resentimiento o disgusto que siente una persona debido a un desengaño o a una ofensa y que la impulsa a obrar vengativamente. (google.es)

“El despecho es una cólera que tiene miedo de mostrarse; es un furor impotente que se da cuenta de su impotencia”
Henri-Frédéric Amiel (1821-1881) Filósofo, moralista y escritor suizo

PASIÓN BAJO LA NIEBLA (Ruby Gentry) – 1952

Director King Vidor
Guión Silvia Richards
Fotografía Russell Harlan
Música Heinz Roemheld
Producción 20th Century Fox
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 82m. B/N
Reparto Charlton Heston, Jennifer Jones, Karl Malden, Bernard Phillips, James Anderson, Tom Tully, Josephine Hutchinson, Herbert Heyes.

“Estás labrando iniquidad, y estás sembrando malicia… Habrá un ajuste de cuentas. Todo lo que siembres, eso también cosecharás”

Un melodrama absolutamente interesante y personal, basado en un argumento original de Arthur Fitz-Richard, que vino a ser algo así como una respuesta liberalizadora y desafiante de King Vidor ante el irrespetuoso entremetimiento del productor David O. Selznick en el montaje de otra película dirigida por él e igualmente centrada en el tema del paroxismo amatorio: DUELO AL SOL. A través de una atmósfera irrespirable, rabiosa e intemperantemente sensual, la cinta relataba con muy poco dinero pero una desmedida dosis de talento, solvencia e inspiración la frustrada y represiva historia de una muchacha californiana de condición humilde, muy temperamental, individualista y concupiscente, cuya insatisfactoria existencia transcurre apresada entre el fanatismo religioso y puritano que promulga su hermano, sus antagónicas ambiciones y la incontenible pasión que alimenta por un joven emprendedor de buena familia. Largometraje enormemente apegado a la tierra, de una fisicidad asombrosa, constituye una penetrante reflexión sobre el egoismo, la codicia y la impotente sensación de despecho, y, en el apartado interpretativo, ofrece una de las composiciones más recordadas y auténticas de Jennifer Jones.

Otras películas cuyo personaje protagonista acaba obrando por DESPECHO

Jezabel – William Wyler (1938)
Las damas del bosque de Bolonia – Robert Bresson (1945)
Abismos de pasión – Luis Buñuel (1953)

ALGODÓN (Aleluya)

Fibra textil vegetal que crece alrededor de las semillas de la planta del algodón, un arbusto del género Gossypium, perteneciendo a la familia de las malváceas, originario de las regiones tropicales y subtropicales, hay diferentes especies autóctonas en América, África o la India (…) El algodón es la fibra natural más importante que se produce en el mundo, su importancia empezó en el siglo XIX con el proceso de industrialización y hoy en día todavía representa casi la mitad del consumo mundial de fibras textiles. https://es.wikipedia.org/wiki/Algod%C3%B3n

“Las lágrimas de una afligida hermosura vuelven en algodón los riscos, y los tigres en ovejas”
Miguel de Cervantes (1547-1616) Novelista, poeta y dramaturgo español

ALELUYA (Hallelujah!) – 1929

aleluya

Director King Vidor
Guión Wanda Tucker, Ransom Rideout, Richard Schayer y Ben Hecht
Fotografía Gordon Avil
Música Irving Berlin
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 101m. B/N
Reparto Daniel L. Haynes, Nina Mae McKinney, William H. Fountaine, Fanny Belle De Night, Harry Gray, Everett McGarrity, Victoria Spivey.

“No importa lo que fuiste, sino lo que eres hoy”

Realizar una película sobre negros era algo prácticamente imposible en el Hollywood de la época, pero King Vidor hizo realidad uno de sus viejos sueños y superó ese rancio tabú con este memorable melodrama musical, basado en la tradición del blues y el gospel e interpretado exclusivamente por actores de raza negra no profesionales, que se convertiría en una de las grandes obras de los inicios del sonoro. La fatídica atracción que una hermosa joven aficionada al baile y algo ligera de cascos despierta en el sector masculino de una comunidad dedicada a la plantación del algodón, fundamentalmente en la líbido de un futuro predicador, devino el eje dramático sobre el que repercutía un film tratado con gran humanidad y poesía desde un prisma tan documental como antropológico. Además, acoplaba con suma eficacia imagen y sonido e implantó este último de forma decisiva a los espacios abiertos como puede observarse en la secuencia del asesinato en el bosque, donde los ruidos de la naturaleza, en permanente primer plano, adquieren un profundo alcance psicológico.

Otras películas ambientadas en una plantación de ALGODÓN

El hombre del Sur – Jean Renoir (1945)
Endise – Serif Gören y Yilmaz Güney (1974)
En un lugar del corazón – Robert Benton (1984)

RENUNCIA (Stella Dallas)

1. Abandono voluntario de algo que se posee o a lo que se tiene derecho.
2. Abandono de algo por sacrificio o necesidad.
http://www.wordreference.com/definicion/renuncia

“El verdadero amor supone siempre la renuncia a la propia comodidad personal”
León Tolstói (1828-1910) Novelista ruso

STELLA DALLAS (Stella Dallas) – 1937

stella

Director King Vidor
Guión Victor Heerman y Sarah Y. Mason
Fotografía Rudolph Maté
Música Alfred Newman
Producción Samuel Goldwyn/United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 105m. B/N
Reparto Barbara Stanwyck, John Boles, Anne Shirley, Alan Hale, Tim Holt, Barbara O’Neil, Marjorie Main, George Walcott, Ann Shoemaker.

“¿Adaptarme? ¿Renunciar a algunas cosas? ¿Qué he estado haciendo desde que te conocí? Eso también me está cansando. ¿Qué tal si tú te adaptaras un poco también? No te veo renunciando a nada”

El espléndido melodramón homónimo de Oliver Higgins Prouty en torno a una mujer de humilde condición que sacrifica la relación con su hija para que ésta pueda ser aceptada en un grado social superior ha redundado en lo cinematográfico en dos óptimas versiones producidas por Samuel Goldwyn. Si la versión silente Y SUPO SER MADRE (1925), dirigida por Henry King e interpretada por Belle Bennett y Ronald Colman, supo plasmar la enjundia del desmesurado material literario cosechando un gran éxito de taquilla, esta sublime adaptación de King Vidor se me antoja incluso superior, pese a ser esbozada descaradamente como vehículo para el lucimiento interpretativo de una soberbia Barbara Stanwyck, debido a la capacidad del realizador para dominar por medio de un tono contenidamente emotivo el poderoso matiz folletinesco del relato, tal y como puede observarse en la desoladora intensidad dramática de su epílogo (donde las gotas de lluvia se entremezclan con las lágrimas de la protagonista) o una exquisita factura visual condicionada por la sublime fotografía de Rudolph Maté.

Otras películas sobre una situación de RENUNCIA

Casablanca – Michael Curtiz (1942)
¡Qué bello es vivir! – Frank Capra (1946)
La vida íntima de Julia Norris – Mitchell Leisen (1946)

MUCHEDUMBRE (Y el mundo marcha)

Abundancia o multitud de personas o de cosas, generalmente, alrededor de alguna cuestión (…) muchedumbre es un término que se encuentra vinculado a otros como ser: multitud, masa, plebe, pueblo… http://www.definicionabc.com/social/muchedumbre.php

“Aprende a vivir aislado y a meditar en soledad; pero si te mezclas con la muchedumbre procura ser, como todos ellos, uno de tantos”
Cleóbulo de Lindos (c. 600 a.C.) Poeta griego

Y EL MUNDO MARCHA (The crowd) – 1928

crowd2

Director King Vidor
Guión King Vidor, Harry Behn y John V.A. Weaver
Fotografía Henry Sharp
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 103m. B/N
Reparto James Murray, Eleanor Boardman, Bert Roach, Estelle Clark, Daniel G. Tomlinson, Dell Henderson, Lucy Beaumont, Alice Mildred Puter.

“Tienes que ser bueno en esa ciudad si quieres vencer a la muchedumbre”

Avalado por el éxito obtenido con EL GRAN DESFILE (1925), King Vidor convenció al todopoderoso Irving Thalberg de la conveniencia de dar luz verde a un proyecto propio que pretendía reflejar la engañifa del denominado sueño americano a través del aflictivo itinerario vital por la muchedumbre neoyorquina de un vulgar sujeto provinciano, acosado por un halo de fatalidad semejante al que conduciría a su protagonista, James Murray, a suicidarse en el río Hudson tras una larga adicción al alcohol. Momentos tan emotivos e inusitadamente realistas como la prematura muerte del padre del protagonista, la noticia del embarazo de su mujer (interpretada por la esposa del realizador) o la súbita tragedia acontecida ante los ojos despavoridos de la pareja no sólo justifican la excelsitud de este relato de la mediocridad cotidiana sino que lo constatan como uno de los largometrajes más emocionantes e imperecederos del cine silente, cuyo poderío melodramático no ha perdido ni un ápice de fuerza debido a su prodigiosa fluidez narrativa, su preciso empleo de largos travellings y la elipsis o sus creativos recursos de montaje.

Otras películas sobre distintas MUCHEDUMBRES

Un rostro en la multitud – Elia Kazan (1957)
Woodstock, 3 días de paz y música – Michael Wadleigh (1970)
Cuando el destino nos alcance – Richard Fleischer (1973)

PASIÓN (Duelo al sol)

1. Sentimiento muy intenso que domina la voluntad y puede perturbar la razón, como el amor, el odio, los celos o la ira.
2. Sentimiento de amor muy intenso manifestado con gran deseo sexual.
3. Afición o inclinación viva por alguien o algo.
http://es.thefreedictionary.com/pasi%C3%B3n

“Los celos matan el amor pero no el deseo. Este es el verdadero castigo de la pasión traicionada. Odias a la mujer que rompió el pacto de amor, pero sigues deseando porque su traición fue la prueba de su propia pasión”
Carlos Fuentes (1928-2012) Escritor, intelectual y diplomático mexicano

DUELO AL SOL (Duel at the sun) – 1946

duelo

Director King Vidor
Guión David O. Selznick y Oliver H.P. Garrett
Fotografía Lee Garmes, Harold G. Rosson y Ray Rennahan
Música Dimitri Tiomkin
Producción David O. Selznick
Duración 138m. Color
Reparto Jennifer Jones, Gregory Peck, Joseph Cotten, Lionel Barrymore, Lillian Gish, Walter Huston, Herbert Marshall, Charles Bickford.

“Recelos de infierno y esperanza de paraíso, sólo una cosa es cierta: la vida termina. Una cosa es cierta y el resto ficción, que el alma perdura para ser juzgada por Dios”

El western acabó de armonizar la épica de sus orígenes con el melodrama desaforado y colorista gracias a esta desmesurada y moralmente ofensiva producción de David O. Selznick, basada en una ya polémica novela de Niven Busch, donde las pasiones cabalgaban a lomos de una atmósfera enfermiza y voluptuosamente fatalista para narrar la rivalidad de dos antagónicos hermanos por el amor de una arrolladora mestiza, con la contienda entre ganaderos y empleados del ferrocarril como trasfondo temático. El mítico productor cambió radicalmente la imagen de su entonces compañera sentimental Jennifer Jones, así como de Gregory Peck, finalizó el rodaje junto a William Dieterle y Josef Von Sternberg tras el abandono de un King Vidor amargado por sus continuas intromisiones (aún así consiguió dejar patente su refinada y enérgica caligrafía) y diseñó personalmente la antológica secuencia final, en torno a la cual se construyó el resto de la película: un auténtico desvarío de rencor y pasión desenfrenada en la rocosa Cabeza del Indio bajo las rojizas tonalidades de un sol abrumador.

Otras películas dominadas por una PASIÓN desenfrenada o irracional

Sangre y arena – Fred Niblo (1922)
Abismos de pasión – Luis Buñuel (1953)
El imperio de los sentidos – Nagisa Oshima (1976)