Alemania Federal

TRANSEXUALIDAD (Un año con trece lunas)

Cualidad de la persona que pertenece al sexo masculino o femenino bajo el aspecto fenotípico, y que tiene las funciones fisiológicas que responden a ese fenotipo, pero, sin embargo, se experimenta y se concibe a sí misma como perteneciente al sexo contrario. (RAE)
Adquisición por parte de una persona de las características físicas de las personas del sexo contrario, mediante tratamiento hormonal o quirúrgico. (google.com)

«Las ciudades tienen sexo: Londres es un hombre, París una mujer, y Nueva York un transexual bien adaptado»
Angela Carter (1940-1992) Periodista y novelista británica

UN AÑO CON TRECE LUNAS (In einem jahr mit 13 monden) – 1978

año

Director Rainer W. Fassbinder
Guion Rainer W. Fassbinder
Fotografía Rainer W. Fassbinder
Música Peer Raben
Producción Tango-Film
Nacionalidad Alemania Federal
Duración 124m. Color
Reparto Volker Spengler, Ingrid Caven, Gottfried John, Elisabeth Trissenaar, Eva Mattes, Günther Kaufmann, Lilo Pempeit.
* Roxy Music – A song for Europe

“Claro que soy infeliz. La felicidad no existe. La búsqueda, el proceso sí es excitante, pero no el resultado. La felicidad… Eso no es excitante. Invento tristezas para averiguar qué es la vida normal. No estoy seguro, pero quizá es lo que los demás llaman masoquismo”

Fassbinder, concernido por el reciente suicidio de su amante y compañero de trabajo, el actor Armin Maier, retomó su vertiente más audaz, radical e intimista para relatar los últimos cinco días en la trágica vida de Elvira, un transexual de Frankfurt incapaz de soportar el rechazo del hombre por el que abandonó a su familia, transformándose en mujer. Alrededor de una alternancia de escenas largas, descarnadas y estremecedoras, bien de un incómodo ensañamiento realista (el degüello y despiece de reses en el matadero), de un repulsivo patetismo (el maltrato doméstico, físico o verbal) e incluso de un disonante surrealismo burlesco (el estrafalario remedo a Jerry Lewis), planteaba una refulgente y lúgubre oda al amor perdido e irrecuperable, impregnada de tristeza, dolor y expiación. Una obra de corte experimental, talante provocador y mirada vanguardista, soberanamente protagonizada por Volker Spengler (en el papel más importante de su carrera), que radicaba su coartada depresiva en los estragos emocionales que supuestamente puede llegar a acoger un año con trece lunas nuevas.

Otras películas sobre TRANSEXUALIDAD

Funeral parade of roses – Toshio Matsumoto (1969)
Transamérica – Duncan Tucker (2005)
Laurence Anyways – Xavier Dolan (2012)

UÑA (Nosferatu, vampiro de la noche)

Estructura convexa de la piel localizada en las regiones distales de los dedos (…) Las uñas están formadas principalmente por células muertas endurecidas que contienen queratina, una proteína fibrosa que el cuerpo produce de manera natural. (Wikipedia)

«Mátame al amanecer, o de noche, si tú quieres. Pero que te pueda ver la mano, pero que te pueda ver las uñas, pero que te pueda ver los ojos, pero que te pueda ver» (poema Pero que te pueda ver)
Nicolás Guillén (1902-1989) Poeta, periodista y activista político cubano

NOSFERATU, VAMPIRO DE LA NOCHE (Nosferatu: Phantom der Nacht) – 1979

nosferatu

Director Werner Herzog
Guion Werner Herzog
Fotografía Jörg Schmidt-Reitwein
Música Popol Vuh
Producción Werner Herzog Filmproduktion/ZDF/Gaumont
Nacionalidad Alemania Federal/ Francia
Duración 106m. Color
Reparto Klaus Kinski, Isabelle Adjani, Bruno Ganz, Jacques Dufilho, Roland Topor, Walter Ladengast, Dan van Husen, Jan Groth.

«El tiempo es un abismo, profundo como mil noches (…) No poder envejecer es terrible. La muerte no es lo peor, hay cosas más terribles que la muerte. ¿Se imagina usted vivir durante siglos, experimentar todos los días las mismas banales experiencias?»

Amparándose en la inconmensurable adaptación homónima de F.W. Murnau como obvio referente, Werner Herzog acometió este personal acercamiento a la esencia de la famosa novela de Bram Stoker, que resplandece hoy como una revisitación del mito vampírico tan delirante y enardecida como hipnótica e inescrutable. Desde el pictórico y amenazador viaje de negocios a través de los Cárpatos hasta las últimas imágenes de una caótica Wismar infestada de ratas portadoras de la peste negra, pasando por la lasciva y baldía consumación de un sacrificio amoroso en los albores del amanecer, progresa con quietud descriptiva y melancólica poesía visual una moderna sinfonía del horror que invoca símbolos y fundamentos del romanticismo a través de una óptica de sublimadora trascendencia onírica. Klaus Kinski presenta al legendario conde como un maligno y apesadumbrado adefesio de tez blanquecina, dientes de castor y repulsivas uñas filosas, ávido de sangre fresca humana como único sostén alimenticio para sobrellevar a modo de maldición la eterna condena de la inmortalidad.

Otras películas con algún personaje de enormes y repulsivas UÑAS

El legado tenebroso – Paul Leni (1927)
El laberinto del fauno – Guillermo del Toro (2006)
X-Men 2 – Bryan Singer (2003)

POLAROID (Alicia en las ciudades)

Cámara fotográfica que revela las fotos al instante y saca la copia impresa. (Espasa-Calpe)

«Creo que Dios es un gran tipo, con gran sentido del humor. Suelo verlo merodeando en las esquinas, sacando polaroid. Al cielo me voy» (canción Hablando con mi ángel)
Miguel Mateos (1954-) Cantautor y músico argentino

ALICIA EN LAS CIUDADES (Alice in den städten) – 1974

polaroid2

Director Wim Wenders
Guion Wim Wenders y Veit von Fürstenberg
Fotografía Robby Müller
Música Varios
Producción Filmverlag der Autoren/WDR
Nacionalidad Alemania Federal
Duración 110m. B/N
Reparto Rüdiger Vogler, Yella Rottländer, Lisa Kreuzer, Edda Köchl, Didi Petrikat, Ernest Böhm.
* Can – Alice

«Se pierde el norte cuando se pierde el sentido de la identidad, y eso te pasó hace mucho tiempo. Por eso necesitas pruebas, pruebas de que aún existes»

La consolidación de Wim Wenders como uno de los principales baluartes del denominado ‘nuevo cine alemán’ llegó con esta cautivadora vuelta de tuerca al tradicional concepto de ‘road-movie’, a su vez, arranque de una tan precoz como esencial trilogía de ritual iniciático sobre la carretera, completada en los dos siguientes años con FALSO MOVIMIENTO y EN EL CURSO DEL TIEMPO. Reafirmando una marcada predilección por los ambientes urbanos y preludiando su consustancial fascinación por la iconografía popular estadounidense, el cineasta renano enaltecía el fortuito vínculo emocional que se establece entre una adorable y curiosa niña neerlandesa, presumiblemente abandonada por su madre, y un periodista germano que conmuta su incapacidad para escribir un reportaje en Estados Unidos captando instantáneas con su polaroid de manera casi obsesiva. Una película agridulce, rodada en 16mm y blanco y negro entre Nueva York y Amsterdam, que cuestiona el concepto de identidad y estimula el instinto paternal a través de un astuto engranaje de abstracción, ternura y melancolía.

Otras películas donde se utiliza una POLAROID

Veredicto final – Sidney Lumet (1982)
Shutter – Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom (2004)
La cámara de Claire – Hong Sang-soo (2017)

MALETA (Una muchacha sin historia)

Utensilio cuadrangular de piel, tela o plástico, generalmente reforzado en los bordes, con un asa, que se puede llevar a mano y sirve para guardar ropa y otros objetos necesarios en un viaje o traslado. (google.com)

«No quise retenerla, ¿de qué hubiera servido deshacer las maletas del olvido? Pero no sé qué diera por tenerla ahora mismo mirando por encima de mi hombro lo que escribo» (canción Amores eternos)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

UNA MUCHACHA SIN HISTORIA (Abschied von gestern [Anita G.]) – 1966

Director Alexander Kluge
Guion Thomas Mauch y Edgar Reitz
Fotografía Alexander Kluge
Producción Independent Films/Kairos-Film
Nacionalidad Alemania Federal
Duración 88m. B/N
Reparto Alexandra Kluge, Hans Brammer, Ursula Dirichs, Käte Ebner, E.O. Fuhrmann, Alfred Edel, Palma Falck, Hans Korte, Josef Kreindi.
* Josef Rixner – Blauer himmel

«Lo que nos separa del ayer no es una grieta sino un cambio de posición»

Alexander Kluge acometió su celebrado primer largometraje, considerado todavía como una de las rúbricas más significativas y fundamentales del denominado ‘nuevo cine alemán’, con la adaptación de uno de los primeros relatos contenidos en su libro Lebensläufe, donde describía la verídica y descorazonadora imposibilidad para acomodarse a la capitalista y burocrática estructura social de la Alemania Federal de una muchacha judía veinteañera, procedente del sector oriental. Con el propósito de aproximar al espectador a la conciencia y sensibilidad del personaje protagonista, interpretado con áspera e intensa naturalidad por la hermana del realizador, el cineasta sajón forjó una impetuosa narración fragmentada en segmentos episódicos de un amargo y, en ocasiones, improvisado dramatismo, que permitía abordar con ingenio, desenvoltura y sarcasmo la enrarecida situación sociopolítica germana. El marcado designio realista de la película era flanqueado por un reparto de actores aficionados, sonido original y una descarnada fotografía en blanco y negro, con preeminencia del primer plano.

Otras películas donde es fácil ver a su protagonista acompañado de una MALETA

La chica con la maleta – Valerio Zurlini (1961)
La terminal – Steven Spielberg (2004)
Up in the air – Jason Reitman (2009)

PEEPSHOW (París, Texas)

Exposición de fotografías, objetos o personas visualizada a través de una pequeña mirilla o lente de aumento.1​ Puede tener su precedente en los entretenimientos proporcionados por artistas ambulantes y los espectáculos callejeros (…) En su uso contemporáneo, un peepshow es una presentación por partes de cine pornográfico o de un sex show en vivo que se ven a través de una mirilla o un visor, que se cierran después de que el tiempo pagado ha expirado. Tradicionalmente, las mirillas de visualización solían ser operadas por un dispositivo activado con monedas, o mediante el pago en un mostrador. (Wikipedia)

«El paseo los llevó indefectiblemente al barrio de las putas y los peepshows, y entonces ambos se pusieron melancólicos y se dedicaron a contarse el uno al otro historias de amores y desengaños» (novela 2666)
Roberto Bolaño (1953-2003) Escritor y poeta chileno

PARIS, TEXAS (Paris, Texas) – 1984

Director Wim Wenders
Guion Sam Shepard
Fotografía Robby Müller
Música Ry Cooder
Producción Argos/Channel Four/Fox/Pro-ject/Road Movies/WDR
Nacionalidad Alemania Federal/ Francia/ Reino Unido/ Estados Unidos
Duración 145m. Color
Reparto Harry Dean Stanton, Natassja Kinski, Dean Stockwell, Aurore Clément, Bernhard Wicki, Hunter Carson, Socorro Valdez.

«Podía oírte, verte, olerte (…) A veces, tu voz me despertaba. Me despertaba en medio de la noche como si estuvieras en la habitación conmigo. Después, eso se desvaneció. Ya no pude imaginarte nunca más. Intenté hablar contigo en alto como solía hacerlo, pero no había nada. No podía oírte. Entonces, me di por vencida, todo se paró. Tú… desapareciste. Ahora trabajo aquí… Y oigo tu voz todo el tiempo. Todos los hombres tienen tu voz.»

Insistiendo en reflejar aspectos sociales e iconográficos de su estimada América, Wenders tomó prestado un relato extraído del libro Motel Chronicles de Sam Shepard para inmortalizar esta poderosa, lacónica y apasionante combinación de melodrama familiar y road-movie en torno al desolador recorrido existencial que un misterioso hombre afectado de amnesia emprende a través del desierto de Texas para reencontrarse a sí mismo, expiar su culpa y recobrar el afecto perdido tanto de su esposa como de su hijo de cuatro años. Las excelentes interpretaciones de Harry Dean Stanton y Natassja Kinski, posiblemente las más importantes de sus respectivas carreras, los penetrantes y melancólicos acordes de guitarra de Ry Cooder y la deslumbrante fotografía de Robby Müller, crucial en la consecución de una riqueza visual muy poco común, enaltecen la psique de esta amarga y descorazonadora crónica sobre la incapacidad de cicatrizar las heridas pretéritas, narrada con una quietud e intensidad que invita a dejarse arrastrar por las emociones, tal y como evidencia el tenso, cálido y estremecedor plano secuencia final de quince minutos ubicado en un peepshow.

Otras películas donde aparece un PEEPSHOW

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? – Manuel Gómez Pereira (1992)
La pianista – Michael Haneke (2001)
L’amour est une fête – Cedric Anger (2018)