Francia

CINISMO (Los ladrones)

Actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación. (google.es)

“El cinismo consiste en ver las cosas como realmente son, y no como se quiere que sean”
Oscar Wilde (1854-1900) Escritor, poeta y dramaturgo irlandés

LOS LADRONES (Les voleurs) – 1996

voleurs

Director André Techiné
Guión André Techiné y Gilles Taurand
Fotografía Jeanne Lapoirie
Música Philippe Sarde
Producción Alain Sarde/TF1/Rhone-Alpes/D.A. Films
Nacionalidad Francia
Duración 111m. Color
Reparto Daniel Auteil, Catherine Deneuve, Laurence Coté, Benoit Magimel, Fabienne Babe, Didiez Bezace, Ivan Desny, Julien Riviere,

“Antes de Cristo fue un tiempo de orgías. Luego vino el amor (…) En las orgías lo das todo. Ni más, ni menos. En el amor, nunca es suficiente. O siempre es mucho o nunca es suficiente”

Tomando como enmascarada excusa argumental una perspicaz intriga policíaca, en cuyo documentado guión cooperó Michel Alexandre, ex agente y anteriormente asesor de Bertrand Tavernier en su notable LEY 627 (1992), Techiné compuso una efectiva e ingeniosa miscelánea de géneros con la que proseguía su particular y ascética disposición a adentrarse en el estudio de personajes anónimos y básicamente marginales. Estructurada en varios tiempos y desarrollada desde diversos puntos de vista, deviene una absorbente, fría y descorazonadora representación de la complejidad de la naturaleza humana a través de un delicado e inflexible análisis de las rapacerías sentimentales por Lyon y alrededores que fustigan a un delirante triángulo amoroso formado por un cínico y desencantado policía en crisis existencial, hermano de un líder mafioso, una madura e infeliz profesora de filosofía y una joven delincuente de una inmadurez pérfida y autodestructiva. Los espléndidos Daniel Auteil y Catherine Deneuve encabezaban un reparto magnífico, nutrido de promesas y actores no profesionales.

Otras películas que no escatiman en lo referente a CINISMO

El hombre que vino a cenar – William Keighley (1942)
Dos en la carretera – Stanley Donen (1967)
Primera plana – Billy Wilder (1974)

PRIMAVERA (Cuento de primavera)

Una de las estaciones del año, la que le sigue al invierno y antecede al verano (…) A nivel astronómico, la primavera se inicia entre el 22 y 23 de septiembre en la zona del hemisferio sur y entre el 20 y el 21 de marzo en la región norte del planeta. Su finalización se produce en torno al 21 de diciembre (sur) o al 21 de junio (norte). Desde la antigüedad, se asocia a la juventud y la vida (…) Con la primavera la flora recupera su esplendor, por eso, su llegada se vive con alegría y hasta se organizan festejos. (definicion.de)

“La gente me dice que es pecado conocer y sentir de manera tan profunda. Todavía creo que ella era mi gemela, pero perdí el anillo. Ella nació en primavera, pero yo nací demasiado tarde. La culpa es de un simple giro del destino” (canción Simple twist of fate)
Bob Dylan (1941-) Músico, cantante y poeta estadounidense

CUENTO DE PRIMAVERA (Conte de printemps) – 1990

Director Eric Rohmer
Guión Eric Rohmer
Fotografía Luc Pagès
Música Jean-Louis Valéro
Producción Les Films du Losange/Sofica Investimage
Nacionalidad Francia
Duración 112m. Color
Reparto Anne Teyssèdre, Florence Darel, Hugues Quester, Eloïse Bennett, Sophie Robin, Marc Lelou, François Lamore.

“Me gusta desear y ser deseado, especialmente cuando es tácito, incluso si no va a ninguna parte”

Inicio de una nueva serie en la filmografía rohmeriana, en esta ocasión consagrada a las cuatro estaciones anuales, que, en realidad, no era sino una mera excusa de su autor para continuar husmeando en la futilidad e inconstancia de las relaciones amorosas con su habitual naturalidad y depuración estética. Las vacilantes relaciones entre una joven profesora de filosofía, una estudiante de música con tendencias manipuladoras y el afectuoso padre de esta última eran mostradas a través de largas conversaciones, mucho más cercanas a la profundidad ideológica de los Cuentos Morales que a la espontánea ligereza que determinaba el ciclo de Comedias y Proverbios. El pundonoroso cineasta galo, siempre ajeno a modas o estilos, deliberaba con su habitual simplicidad, eficacia e inteligencia sobre el chantaje emocional, la inquietud por mantener siempre viva la llama del deseo o la imperiosa necesidad de hallar la estabilidad sentimental. Entre el comedido reparto sobresale Anne Teyssèdre, quien se hizo con el papel tras expresarle al director en una carta su inquietud por trabajar con él.

Otras películas ambientadas en PRIMAVERA

La primavera romana de la Sra. Stone – José Quintero (1961)
Amor bajo el espino blanco – Zhang Yimou (2010)
Un amour de jeunesse (Primer amor) – Mia Hansen-Løve (2011)

INOCENCIA (Juegos prohibidos)

Algo inocente es lo que no es destructivo ni dañino. Aplicado a los seres humanos es la cualidad de alguien que no posee maldad ni ha cometido pecados, y es muy frecuente atribuirla a los niños (…) Se dice entre los adultos que alguien es muy inocente, cuando carece de conocimientos o experiencias vitales, lo que lo hace vulnerable a los actos maliciosos de sus semejantes. (deconceptos.com)

“El que se ruboriza ya es culpable; la verdadera inocencia no siente vergüenza por nada”
Jean-Jacques Rousseau (1712-1778) Pensador, escritor, enciclopedista y filósofo franco-suizo.

JUEGOS PROHIBIDOS (Jeux interdits) – 1952

Director René Clément
Guión René Clément, Jean Aurenche y Pierre Bost
Fotografía Robert Juillard
Música Narciso Yepes
Producción Silver-Films
Nacionalidad Francia
Duración 89m. B/N
Reparto Briggitte Fossey, Georges Poujouly, Lucien Hubert, Jacques Marin, Amédée, Suzanne Courtal, Pierre Merouée, Laurence Badie.

“Verás, Paulette… Ya verás qué bien estarás. Estarás con muchas niñas como tú. Niñas que han tenido muchas desgracias. Sobre todo, no te muevas. Sé buena”

Manifiesto de inmaculada sencillez contra la atrocidad bélica y la alarmante magnitud de sus secuelas, construido a partir de un guión inspirado en la novela Les jeux inconnus de François Boyer, que representa una de las páginas más conmovedoras de la cinematografía francesa y, por supuesto, la cumbre creativa en la carrera de su reputado realizador. El lúgubre entorno fantástico que nace de la candorosa afinidad entre dos chiquillos galos (un travieso campesino y una angelical niña que acaba de presenciar la muerte de sus padres a causa de un ataque aéreo nazi) consiguió hermanar la gélida y minuciosa percepción realista de su autor con una adecuada profundidad psicológica hasta extraer un sensitivo y poético canto a la inocencia infantil en contraste con la interesada, ridícula e impasible catadura moral del mundo adulto. Asombrosa y enternecedora interpretación de la pequeña pareja protagonista, cuya tentativa de proseguir sus respectivas carreras una vez transcurrida su pubertad resulto del todo infructuosa, y antológica banda sonora compuesta por los virtuosos acordes a guitarra de Narciso Yepes.

Otras películas que plasman con emotividad y perspicacia la INOCENCIA infantil

El ídolo caído – Carol Reed (1948)
La guerra de los botones – Yves Robert (1962)
El espíritu de la colmena – Víctor Erice (1973)

INDAGACIÓN (París nos pertenece)

Acción y efecto de indagar. (RAE)
Indagar se define como la acción de llevar a cabo una investigación o realizar averiguaciones sobre algo. https://definicion.mx/indagar/

“Sólo el error huye de la indagación, la verdad no”
Thomas Paine (1737-1809) Político, escritor, intelectual radical y revolucionario estadounidense

PARÍS NOS PERTENECE (Paris nous appartient) – 1961

Director Jacques Rivette
Guión Jacques Rivette y Jean Grault
Fotografía Charles L. Bitsch
Música Philippe Arthuys
Producción Ajym Films/Les Films du Carrosse
Nacionalidad Francia
Duración 141m. B/N
Reparto Betty Schneider, Gianni Esposito, Françoise Prévost, Daniel Crohem, François Maistre, Paul Bisciglia, Jean-Claude Brialy.

“Yo nunca quise meterme en sus asuntos ni indagar en lo que hacía. Siempre era un complot, secretos, revolución… Todo estaba vendido, acabado, podrido. Ya no me atrevía a hacerle preguntas. Yo esperaba. Esperaba a que todo terminase”

Jacques Rivette, uno de las figuras más singulares y desatendidas de aquella generación de críticos de la revista Cahiers du Cinéma que pusieron patas arriba las convenciones estético-narrativas de la época con la Nouvelle Vague, accedió a la palestra como realizador por medio de esta intriga urbana de enrarecida percepción subversiva e intelectualista, cuyo desmedido ardid dramático discurría en torno a la opresiva indagación acometida por una estudiante de literatura acerca del misterioso suicidio de un músico español de ideología republicana. Rodada con un presupuesto casi irrisorio y víctima de numerosos problemas de producción y distribución (incluso Truffaut tuvo que salir en su auxilio brindándole una amigable mención en LOS CUATROCIENTOS GOLPES), deviene un discursivo ensayo de cariz psicológico sobre el escepticismo y la angustia existencial que invadía a una fauna universitaria tan bohemia como idealista, entre la que figuraba el propio autor y otros compañeros de movimiento como Claude Chabrol, Jacques Demy y Jean-Luc Godard.

Otras películas erigidas a partir de distintos procesos de INDAGACIÓN

Todos los hombres del presidente – Alan J. Pakula (1976)
El hombre de mármol – Andrzej Wajda (1977)
Últimos días de la víctima – Adolfo Aristarain (1982)

FERROVIARIO (La bestia humana)

Que trabaja en el ferrocarril o compañía ferroviaria. (google.es)

“El jornal que recibe el obrero es insumido por tres necesidades fundamentales: habitación, alimento y vestido. Ademas, es indispensable que pueda tener una ilusión en la vida, y para ello es necesario que tenga un superávit en su presupuesto, para hacer economías, si lo desea, o para gastarlo en los placeres que apetezca. Esto, hablando relativamente del problema concreto de vosotros los ferroviarios. Pero no por ser obreros del riel dejáis de ser argentinos”
Marcelo T. de Alvear (1868-1942) Político y presidente argentino

LA BESTIA HUMANA (La bête humaine) – 1938

Director Jean Renoir
Guión Jean Renoir
Fotografía Curt Courant
Música Joseph Kosma
Producción Paris Film
Nacionalidad Francia
Duración 100m. B/N
Reparto Jean Gabin, Simone Simon, Fernand Ledoux, Jean Renoir, Jacques Berlioz, Gérard Landry, Marcel Pérès, Jenny Hélia, Colette Regis

“Es como si una nube espesa y caliente se me metiese en la cabeza y me torturase. Entonces soy como un perro rabioso. Sin embargo, yo no bebo ni una copita de anís. Cuando tomo alcohol me vuelvo loco. Creo que estoy pagando la culpa de los otros: de los padres, de los abuelos que bebieron, generaciones y generaciones de borrachos que me han podrido la sangre”

Impresionante adaptación de la novela homónima de Émile Zola, posteriormente revisada por Fritz Lang en la estimable DESEOS HUMANOS (1954), que emerge como uno de los largometrajes más efusivos, fascinadores y audaces dimanados de la cinematografía francesa de los treinta. Este trágico y adusto drama de turbias emociones sobre el estigma de los celos y el delirio pasional, ubicado en época contemporánea dentro del mundo de los ferrocarriles, constituye además una cruda crónica social sobre la supervivencia laboral del proletariado, mostrada con un realismo poético abrumador, un temperamento dramático sin mácula y una tremenda potencia visual. El espíritu naturalista del escritor galo y su particular visión pesimista de la naturaleza humana fueron captados a la perfección por Renoir, quien, además, consiguió inmortalizar la enigmática belleza de Simone Simon y exprimir el portentoso talento interpretativo del insigne Gabin al servicio de un atormentado ferroviario con brotes esquizofrénicos, sin lugar a dudas, uno de los personajes más recordados de toda su carrera.

Otras películas protagonizadas por un FERROVIARIO

La rueda – Abel Gance (1923)
El ferroviario – Pietro Germi (1956)
El tren – John Frankenheimer (1964)