Mes: agosto 2022

SENILIDAD (Nebraska)

1. Ancianidad, edad senil.
2. Degeneración progresiva de las facultades físicas y psíquicas debida a la alteración producida por el paso del tiempo en los tejidos.
(Espasa-Calpe)

«Usted cree en un Dios que juega a los dados, y yo en un orden y una ley completos en un mundo que existe objetivamente, y que yo, en una forma altamente especulativa, intento capturar (…) Ni siquiera el gran éxito inicial de la teoría cuántica me hace creer en el juego de dados fundamental, aún cuando estoy advertido que sus colegas más jóvenes lo interpretan como una consecuencia de la senilidad»
Albert Einstein (1879-1955) Físico alemán de origen judío

NEBRASKA (Nebraska) – 2013

nebraska

Director Alexander Payne
Guion Bob Nelson
Fotografía Phedon Papamichael
Música Mark Orton
Producción Bona Fide
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 115m. B/N
Reparto Bruce Dern, Will Forte, Stacy Keach, Bob Odenkirk, June Squibb, Missy Doty, Kevin Kunkel, Angela McEwan, Melinda Simonsen.

«Hasta duerme con esa maldita carta. Se la ha aprendido palabra por palabra. Yo creía que no podía aprenderse ya nada de memoria»

Su itinerante delectación por el paisaje rural y los ambientes costumbristas, un eficaz uso de la retórica y la entrañable acidez humanista que irradia su particular simbiosis entre comedia cáustica y melodrama existencial, en otros signos distintivos de Alexander Payne, se dan cita en este juicioso y sincero retrato de la vejez en apropiado blanco y negro, que, con casi toda seguridad, emerge como su película más personal, desnuda y profunda realizada hasta la fecha. Un hermético anciano con problemas con el alcohol y evidentes síntomas de demencia senil (impresionante Bruce Dern), engatusado por una artimaña publicitaria que lo identifica como ganador de un millón de dólares e impulsado por el redentor gravamen de la conciencia, arrastra a su insulso hijo menor a emprender un descabellado viaje desde Billings (Montana) hasta Lincoln (Nebraska) para zanjar la ilusión de cobrar el premio. Este somero planteamiento depara una conciliadora aventura generacional, nutrida de solidaridad, redención e indulgencia, que reflexiona sobre el sentido de la dignidad con placentera contemplación, sin perder el equilibrio entre la melancolía y el aliento poético.

Otras películas que abordan el dramático encanto de la SENILIDAD

El cochecito – Marco Ferreri (1960)
En el estanque dorado – Mark Rydell (1981)
En la ciudad sin límites – Antonio Hernández (2002)

INEXPRESIVIDAD (El cuervo)

Cualidad de inexpresivo (incapaz de expresar o expresarse, o que apenas lo hace). (RAE)

«Prefiero la inexpresividad de antes al hedonismo de la actualidad»
Julian Barnes (1946-) Novelista británico

EL CUERVO (This gun for hire) – 1942

cuervo3

Director Frank Tuttle
Guion Albert Maltz y W.R. Burnett
Fotografía John F. Seitz
Música David Buttolph
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 80m. B/N
Reparto Alan Ladd, Veronica Lake, Robert Preston, Laird Cregar, Tully Marshall, Marc Lawrence, Mikhail Rasumny, Yvonne De Carlo.

«Estás tratando de ablandarme. Bueno, puedes ahorrártelo. No me ablando con nadie.»

Artesano sólido, complaciente y sin excesivas pretensiones, Frank Tuttle selló su mejor y más exitosa película con este subestimado clásico del cine negro, basado en la novela A gun for sale de Graham Greene, que sirvió para enlazar el seductor magnetismo de Verónica Lake con la viril inexpresividad de Alan Ladd, es decir, para modelar una de las parejas hollywoodienses más taquilleras de los años cuarenta. A través de una excepcional cadencia descriptiva, desarrollaba una enrevesada intriga criminal centrada en la porfía de un contumaz y reconcomido asesino a sueldo, apodado Raven, por vengar la traición de un oscuro individuo de Los Ángeles, a su vez, sospechoso de proporcionar información militar secreta a los enemigos. Producida poco después del ataque japonés a Pearl Harbour, deviene un thriller aciago y lacónico, de una considerable carga de crítica social, que merece ser redescubierto con premura. Martha Mears fue la encargada de doblar la voz de la pequeña rubia de cabello platino en las dos canciones que interpretaba: Now you see it, now you don’t y I’ve got you.

Otras películas caracterizadas por la INEXPRESIVIDAD de su protagonista

El cameraman (1928) Edward Sedgwick y Buster Keaton  / Buster Keaton
Flores rotas – Jim Jarmusch (2005) / Bill Murray
Drive – Nicolas Winding Refn (2011) / Ryan Gosling

LUDOPATÍA (La bahía de los ángeles)

Trastorno en el que la persona se ve obligada, por una urgencia psicológica e incontrolable a jugar y apostar en un casino u otro sistema de apuestas, de forma persistente y progresiva, afectando de forma negativa a la vida personal, familiar y vocacional (…) La ludopatía se caracteriza por la dificultad para controlar los impulsos. Tiende a manifestarse en la práctica compulsiva de uno o más juegos de azar. Puede afectar la vida diaria del adicto, de tal forma que la familia, el sexo o incluso la alimentación pasa a ser algo secundario. Por ello, no se le debe de confundir con un vicio, ya que es una grave enfermedad crónica, una adicción. (Wikipedia)

«Aunque en una carta a Anna Grigorievna el autor asegura haber vencido por sí mismo el vicio del juego, fueron las circunstancias las que apartaron a Dostoievski del tormento de la ludopatía: en 1877, el juego quedó prohibido en Alemania y Suiza» (artículo Los juegos de Dostoievski)
Marta Rivera de la Cruz (1970-) Escritora, política y periodista española

LA BAHÍA DE LOS ÁNGELES (La Baie des anges) – 1963

bahía2

Director Jacques Demy
Guion Jacques Demy
Fotografía Jean Rabier
Música Michel Legrand
Producción Sud-Pacifique Films
Nacionalidad Francia
Duración 81m. B/N
Reparto Jeanne Moreau, Claude Mann, Paul Guers, Henri Nassiet, André Certes, Nicole Chollet, Georges Alban, Jean-Pierre Lorrain.

«Podemos vivir juntos y ser felices un tiempo, pero ¿para qué? No puedo dejar el juego. Empezará todo de nuevo. ¿Y entonces? Separémonos tranquilamente. Ahorrémonos los disgustos, las escenitas, las palabras hirientes… y el dolor»

Tras dirigir el episodio dedicado a la lujuria en la película colectiva LOS SIETE PECADOS CAPITALES (1962), Jacques Demy ratificó su embrionaria debilidad por los amores consternados y sometidos a la arbitrariedad del destino a propósito de una ensoñadora, derrotista e intensa crónica de aprendizaje moral y pasión autodestructiva, centrada en la desoladora perdición a la que te arrastra la ludopatía. El equívoco romance entre Niza y Mónaco que nace entre un pueril empleado de banca y una enigmática, pérfida y concupiscente mujer, consumida por una ofuscadora e incontenible adicción a la ruleta, proporcionaba una hipnótica avenencia de amargura, desesperación e hipocondría existencial, aderezada con inspirados movimientos de cámara y una insistente, lacónica, pero portentosa sintonía al piano de Michel Legrand. El satisfactorio resultado final de este evanescente drama romántico, nunca suficientemente valorado entre el emblemático repertorio nouvellevaguiano, no hubiera sido el mismo sin la presencia de una glamourosa y resplandeciente Jeanne Moreau, ataviada con elegantes vestidos de Pierre Cardin.

Otras películas sobre la LUDOPATÍA

El gran pecador – Robert Siodmak (1949)
El jugador – Claude Autant-Lara (1958)
El mundo sigue – Fernando Fernán Gómez (1965)

CALMA (Still walking)

Tranquilidad, ausencia de agitación y de nervios en la forma de actuar. (Oxford Languages)

“Conserva la calma en las discusiones, porque el apasionamiento puede convertir el error en falta, y la verdad en descortesía”
Herbert Spencer (1820-1903) Naturalista, filósofo, psicólogo, antropólogo y sociólogo británico

STILL WALKING (Aruitemo, auritemo) – 2008

still4

Director Hirokazu Koreeda
Guion Hirokazu Koreeda
Fotografía Yutaka Yamasaki
Música Gontiti
Producción TV Man Union/Bandai Visual Company/Cinequanon/Eisei Gekijo/Engine Film
Nacionalidad Japón
Duración 108m. Color
Reparto Hiroshi Abe, Yui Natsukawa, You, Kazuya Takahashi, Yoshio Harada, Kirin Kiki, Susumu Terajima.

«Incluso al morir, la gente no se va realmente. Tu padre está aquí, dentro de ti»

Bebiendo en las fuentes del fidedigno drama clásico japonés, especialmente en la delicadeza y contenida afectividad que infundían las películas de Ozu o Naruse, Hirokazu Koreeda compuso esta hermosa, reflexiva y conmovedora crónica generacional, que servía como homenaje a sus progenitores tras el reciente fallecimiento de su madre. Ambientada en una plácida jornada estival, documentaba con sosegada pulcritud descriptiva el cúmulo de recónditos sentimientos, nostálgicas evocaciones y cívicos reproches que se esparcen en la casa del anciano matrimonio Yokohama ante la visita de sus dos hijos con sus respectivas familias para conmemorar el decimoquinto aniversario de la muerte del primogénito en un trágico accidente. El resultado es un largometraje refinado, minucioso y transparente, bañado por un fulgor de auténtica emocionalidad y profuso de instantes de una calma tan poética como vivificadora, donde sobresalen las ajustadas interpretaciones de todo el reparto (especial reconocimiento merece Kirin Kiki, la madre) y las fugaces transiciones musicales a cargo del dúo de guitarra acústica Gontiti.

Otros dramas japoneses donde las emociones son tratadas bajo una atmósfera de CALMA

Tokio blues – Tran Anh Hung (2010)
Una pastelería de Tokio – Naomi Kawase (2015)
Drive my car – Ryûsuke Hamaguchi (2021)