Finlandia

HIERATISMO (Contraté un asesino a sueldo)

Inmovilidad, rigidez y falta de expresividad en el aspecto exterior, en los movimientos, en los gestos, etc. (google.com)

“Lanthimos, como casi todos sus contemporáneos en el cine heleno, se ciñe a una métrica concisa, un hieratismo casi sobrecogedor, unos personajes perdidos y una puesta en escena que potencia aún más su soledad y aislamiento por mucho que siempre estén rodeados de gente”
Quim Casas (1959-) Crítico cinematográfico español

CONTRATÉ UN ASESINO A SUELDO (I hired a contract killer) – 1990

sueldo2

Director Aki Kaurismäki
Guión Aki Kaurismäki
Fotografía Timo Salminen
Música Varios
Producción Channel Four/Esselte/Finnkin
Oy/Megamania/Pandora/Filmproduktion/Pyramide/Svensk Filmindustri/Villealfa
Nacionalidad Finlandia/ Gran Bretaña/ Alemania/ Suecia/ Francia
Duración 79m. Color
Reparto Jean Pierre Léaud, Margi Clarke, Kenneth Colley, T.R. Bowen, Angela Walsh, Imogen Claire, Cyril Epstein, Serge Reggiani.
* Billie Holiday – Time on my hands

“Usualmente el precio para casos fáciles es mil libras por adelantado. No lo hacemos con políticos u hombres de negocios; demasiado riesgo. Pago en efectivo. Entrega dentro de dos semanas o le devolvemos el dinero. Se espera silencio mutuo. ¿Aún le interesa?”

Al ser abusivamente despachado de su modesto y tedioso empleo como oficinista, un retraído francés afincado en Londres (asombroso Jean-Pierre Léaud) decide finiquitar su desdichada existencia contratando los servicios de una organización criminal; pero un repentino, azaroso e inoportuno flechazo con una vendedora de flores trastocará todos sus planes. Este sucinto e interesante planteamiento argumental se convirtió en manos de Aki Kaurismäki en una tragicomedia negra ideal para proseguir su particular desnaturalización del lenguaje fílmico. Apelando a sus consabidos recursos gramáticos (aplastante concisión en el encuadre, inflexible manejo del silencio y la elipsis, cromatismo primario e irreal, parquedad dialéctico o un extravagante hieratismo interpretativo) se dosificaban una multitud de géneros, evocaciones y referencias (el entrañable patetismo cómico de la Ealing, un asfixiante suspense a lo Hitchcock, la angustiosa desnudez poética de Bresson o, incluso, Melville y su depuración estética de la fatalidad) hasta componer una amarga e hipnotizante reflexión sobre el azar y su inmutable propensión al capricho.

Otras películas determinadas por su HIERATISMO interpretativo

La palabra – Carl Th. Dreyer (1955)
Fahrenheit 451 – François Truffaut (1966)
Hana-Bi: Flores de fuego – Takeshi Kitano (1997)

MATARRATAS (La chica de la fábrica de cerillas)

Sustancia venenosa que se usa para matar ratas y ratones. (google.com)

“Dejé la coca sin menor trauma, sin terapia ni ayuda, de un día para otro, los médicos se enfadan porque lo voy contando por ahí y dicen que todo el mundo pensará que es fácil y no lo es, pero pienso que la que tomábamos en España era tan mala que por eso fue tan fácil dejarlo, era matarratas”
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor y poeta español

LA CHICA DE LA FÁBRICA DE CERILLAS (Tulitikkutehtaan tyttö) – 1990

chica5

Director Aki Kaurismäki
Guion Aki Kaurismäki
Fotografía Timo Salminen
Música Tchaikovski y otros
Producción Villealfa Filmproductions/Swedish Film Institute
Nacionalidad Finlandia/ Suecia
Duración 69m. Color
Reparto Kati Outinen, Elina Salo, Esko Nikkari, Vesa Vierikko, Silu Seppälä, Reijo Taipale.
* Pyotr Ilyich Tchaikovsky – Pathétique

“Cuando uno lo da todo y sólo recibe decepciones, el baúl de los recuerdos es cada vez más duro de llevar”

Ácida, lacónica e intensa fábula moral, lejanamente inspirada en el cuento La cerillerita de Hans Christian Andersen, que documentaba con cierta condescendencia el particular proceso catártico de una muchacha proletaria finlandesa, consternada ante el entorno hostil y atrozmente marginal que circunscribe su ridícula existencia. El cabecilla del denominado minimalismo, movimiento expresivo enfocado a redimir la esencia del cine para compensar la nimiedad latente en su contemporaneidad, rehuyó cualquier concesión histriónica u ornamental para verter con parvedad dialéctica y una firme e inalterable desnudez estilística este sórdido y cruel poema urbano, marcado por el más distante pesimismo, que traslucía una virtuosa y escalofriante disposición escénica para explotar la sustanciosa fragancia del fuera de campo y la elipsis. El tenaz cineasta rubricó aquí una de sus cúspides creativas y consumó su “trilogía del proletariado”, completada con SOMBRAS EN EL PARAISO (1986) y ARIEL (1988), arrastrando a su actriz fetiche, Kati Outinen, a componer el personaje femenino más áspero, patético y conmovedor de su filmografía.

Otras películas donde se utiliza MATARRATAS

La poison – Sacha Guitry (1951)
La doncella – Kim Ki-young (1960)
El castillo de la pureza – Arturo Ripstein (1972)

AZUL (Nubes pasajeras)

Color como el del cielo sin nubes o como el del mar en un día soleado; es el quinto color del espectro solar. (google.es)

“¿Qué hace falta para ser feliz? Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu”
André Maurois (1885-1967) Novelista y ensayista francés

NUBES PASAJERAS (Kauas pilvet karkaavat) – 1996

nubes

Director Aki Kaurismäki
Guión Aki Kaurismäki
Fotografía Timo Salminen
Música Markku Pätilä u Jukka Salmi
Producción Sputnik/Pandora/Pyramide
Nacionalidad Finlandia/ Alemania/ Francia
Duración 96m. Color
Reparto Kati Outinen, Kari Väänänen, Elina Salo, Sakari Kuosmanem, Matti Onnismaa, Markku Peltola, Outi Mäenpää, Shelley Fisher.
* Shelley Fisher – Lonesome traveller

“Todo lo que puedo hacer es esperar. Pero las nubes son pasajeras, tratas de alcanzarlas en vano. Las nubes son pasajeras, y yo estoy aquí…”

Aki Kaurismäki se acercó con su tajante minimalismo expresivo al tema de la recesión económica y, abordó, con una increíble capacidad de persuasión, una de las principales lacras sociales de su país: el desempleo. Las consecuencias que acarrea el despido laboral en un matrimonio integrado por un conductor de tranvía y la “maîtresse” de un rancio restaurante de lujo fueron plasmadas a través de una puesta en escena de una categórica austeridad escandinava y una armónica multiplicidad de registros, que transitaba de una sigilosa pesadumbre a la ironía más soterrada y esperanzadora sin ningún tipo de reparos. Un sentido del encuadre tan imponente como matemático, su tenue pero meticulosa utilización del fuera de campo, un sistema lumínico/colorista de gozosa irrealidad (con una singular profusión del azul) y la turbadora e inaudita rigidez interpretativa que acostumbra a reclamar de sus intérpretes constituyen argumentos suficientes para ensalzar este cuento cotidiano dedicado a Matti Pellonpää, actor que debía protagonizarlo pero que falleció a causa de un infarto dos meses antes del rodaje.

Otras películas con predominio del color AZUL

El gran azul – Luc Besson (1988)
Tres colores: azul – Krzysztof Kieslowski (1993)
Hana-Bi (Flores de fuego) – Takeshi Kitano (1997)

BOHEMIA (La vida de bohemia)

Se refiere a un modo de vivir de ciertos sectores socioculturales con una escala de valores diferente a la sociedad sedentaria y burguesa, en particular artistas e intelectuales. (Wikipedia)

“La bohemia no tiene pancartas. Sobrevive por la discreción”
Tennessee Williams (1911-1983)Dramaturgo estadounidense

LA VIDA DE BOHEMIA (La vie de bohême) – 1992

vie

Director Aki Kaurismäki
Guion Aki Kaurismäki
Fotografia Timo Salminen
Producción Films A2/Pandora Film./Pyramide/Sputnik Oy/Svenska Film.
Nacionalidad Finlandia/ Francia/ Suecia/ Italia
Duración 101m. B/N
Reparto Matti Pellonpää, Kari Väänänen, André Wilms, Evelyne Didi, Jean-Pierre Léaud, Christine Murillo, Alexis Nitzer, Sylvie Van den Elsen.

“El fantasma del pasado se sienta en esta mesa. Pero si tienen la intención de consumirse en la nada, bien pueden hacerlo con el estómago lleno”

Asentado en su insobornable madurez creativa, Kaurismäki adaptó con estoica honradez una novela de perfil autobiográfico de Henri Murger, Scenes de la vie bohème, donde se reivindicaba con acritud y ternura el sistema de vida marginal de los artistas arraigados en el París de mediados del siglo XIX a partir de una minuciosa descripción de la convivencia entre un pintoresco terceto de vagabundos tan altaneros como vulnerables, formado por un pintor de origen albanés, un poeta galo y un compositor irlandés. Dialogada en el peculiar argot bohemio, mezcla entre jerga rústica y una rebuscada fraseología mundana, la película conforma una rareza de anárquica intensidad, que rehuye todo preciosismo emocional en busca de un intimismo sereno y distante, dispuesto a transitar del melodrama romántico a la comedia nostalgia y corrosiva por medio de un imperturbable fulgor poético y una peculiar capacidad para descifrar los incontables matices de la soledad y el desamparo existencial. Resaltar la colaboración en calidad de actores de los cineastas Samuel Fuller y Louis Malle.

Otras películas sobre BOHEMIA

Los amantes de Montparnasse – Jacques Becker (1957)
Al final de la escapada – Jean-Luc Gordard (1959)
Extraños en el paraíso – Jim Jarmusch (1985)