Kati Outinen

FÓSFORO (La chica de la fábrica de cerillas)

Utensilio fungible, consistente en una varilla con un extremo (la cabeza) recubierto por una sustancia, tal que al frotar la cabeza contra una superficie rugosa adecuada, el calor producido por el frotamiento hace llegar la cabeza a la temperatura de ignición y ésta se enciende. Es uno de los principales inventos de la historia, ya que permitió al ser humano obtener fuego de manera instantánea. http://es.wikipedia.org/wiki/F%C3%B3sforo_(utensilio)

“Nuestros actos están unidos a nosotros como al fósforo su luz. Nos consumen, verdad es, pero producen nuestro esplendor”
André Gide (1869-1951) Escritor francés

LA CHICA DE LA FÁBRICA DE CERILLAS (Tulitikkutehtaan tyttö) – 1989

chica5

Director Aki Kaurismäki
Guión Aki Kaurismäki
Fotografía Timo Salminen
Música Tchaikovski y otros
Producción Villealfa Filmproductions/Swedish Film Institute
Nacionalidad Finlandia/ Suecia
Duración 69m. Color
Reparto Kati Outinen, Elina Salo, Esko Nikkari, Vesa Vierikko, Silu Seppälä, Reijo Taipale.

“Cuando uno lo da todo y sólo recibe decepciones, el baúl de los recuerdos es cada vez más duro de llevar”

Acida, lacónica e intensa fábula moral, lejanamente inspirada en el cuento La cerillerita de Hans Christian Andersen, que documentaba con cierta condescendencia el particular proceso catártico de una muchacha proletaria finlandesa, consternada ante el entorno hostil y atrozmente marginal que circunscribe su ridícula existencia. El cabecilla del denominado minimalismo, movimiento expresivo enfocado a redimir la esencia del cine para compensar la nimiedad latente en su contemporaneidad, rehuyó cualquier concesión histriónica u ornamental para verter con parvedad dialéctica y una firme e inalterable desnudez estilística este sórdido y cruel poema urbano, marcado por el más distante pesimismo, que traslucía una virtuosa y escalofriante disposición escénica para explotar la sustanciosa fragancia del fuera de campo y la elipsis. El tenaz cineasta rubricó aquí una de sus cúspides creativas y consumó su “trilogía del proletariado”, completada con SOMBRAS EN EL PARAISO (1986) y ARIEL (1988), arrastrando a su actriz fetiche, Kati Outinen, a componer el personaje femenino más áspero, patético y conmovedor de su filmografía.

Otras películas con FÓSFOROS

La cerillera – J.Renoir y J.Tédesco (1927)
Cobra, el brazo fuerte de la ley – George Pan Cosmatos (1986)
Corazón salvaje – David Lynch (1990)

AZUL (Nubes pasajeras)

Color como el del cielo sin nubes o como el del mar en un día soleado; es el quinto color del espectro solar. (google.es)

“¿Qué hace falta para ser feliz? Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu”
André Maurois (1885-1967) Novelista y ensayista francés

NUBES PASAJERAS (Kauas pilvet karkaavat) – 1996

nubes

Director Aki Kaurismäki
Guión Aki Kaurismäki
Fotografía Timo Salminen
Música Markku Pätilä u Jukka Salmi
Producción Sputnik/Pandora/Pyramide
Nacionalidad Finlandia/ Alemania/ Francia
Duración 96m. Color
Reparto Kati Outinen, Kari Väänänen, Elina Salo, Sakari Kuosmanem, Matti Onnismaa, Markku Peltola, Outi Mäenpää, Shelley Fisher.
* Shelley Fisher – Lonesome traveller

“Todo lo que puedo hacer es esperar. Pero las nubes son pasajeras, tratas de alcanzarlas en vano. Las nubes son pasajeras, y yo estoy aquí…”

Aki Kaurismäki se acercó con su tajante minimalismo expresivo al tema de la recesión económica y, abordó, con una increíble capacidad de persuasión, una de las principales lacras sociales de su país: el desempleo. Las consecuencias que acarrea el despido laboral en un matrimonio integrado por un conductor de tranvía y la “maîtresse” de un rancio restaurante de lujo fueron plasmadas a través de una puesta en escena de una categórica austeridad escandinava y una armónica multiplicidad de registros, que transitaba de una sigilosa pesadumbre a la ironía más soterrada y esperanzadora sin ningún tipo de reparos. Un sentido del encuadre tan imponente como matemático, su tenue pero meticulosa utilización del fuera de campo, un sistema lumínico/colorista de gozosa irrealidad (con una singular profusión del azul) y la turbadora e inaudita rigidez interpretativa que acostumbra a reclamar de sus intérpretes constituyen argumentos suficientes para ensalzar este cuento cotidiano dedicado a Matti Pellonpää, actor que debía protagonizarlo pero que falleció a causa de un infarto dos meses antes del rodaje.

Otras películas con predominio del color AZUL

El gran azul – Luc Besson (1988)
Tres colores: azul – Krzysztof Kieslowski (1993)
Hana-Bi (Flores de fuego) – Takeshi Kitano (1997)