Ciencia ficción

XENOMORFO (Alien, el octavo pasajero)

Ente biológico extraterrestre parasitoide ficticio, antagonista de la tetralogía cinematográfica de la serie Alien, con apariciones en precuelas, secuelas, cómics, novelas, videojuegos y crossover como Alien vs. Depredador. El diseño del xenomorfo se basó en la criatura del planeta Cairos 2, diseñada por el artista suizo H. R. Giger (..) Los xenomorfos han demostrado ser seres inteligentes, pero siempre en un nivel animal, carentes totalmente de desarrollo tecnológico o individualidad (…) Referente a su memoria, poseen una memoria genética, la cual les es transmitida de sus progenitores; cualidad que les permite heredar recuerdos de otras generaciones previas. (Wikipedia)

“Los fans de la saga saben que nuestro entrañable xenomorfo es incubado en el cuerpo de los desdichados receptores tras ser introducido en el estómago de estos por un parásito” (artículo Prometheus, para dummies)
Cristian Campos (1973-) Periodista y editor español

ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO (Alien) – 1979

Director Ridley Scott
Guion Dan O’Bannon
Fotografía Derek Vanlint
Música Jerry Goldsmith
Producción 20th Century Fox/Brandywine Productions
Nacionalidad Estados Unidos/ Reino Unido
Duración 116m. Color
Reparto Sigourney Weaver, John Hurt, Yaphet Kotto, Tom Skerritt, Veronica Cartwright, Harry Dean Stanton, Ian Holm.

“Aún no habéis comprendido a qué os enfrentáis. Un perfecto organismo. Su perfección estructural sólo está igualada por su hostilidad (…) Yo admiro su pureza, es un superviviente al que no afecta la conciencia, los remordimientos ni las fantasías de moralidad”

Apasionante intersección entre el cine de terror y la ciencia ficción de ámbito galáctico, inspirada en planteamientos esbozados en distintos clásicos de serie B de los cincuenta, sobre todo, en EL TERROR DEL MÁS ALLÁ (1958) de Edward L. Cahn, que sobrevive como una de las obras más influyentes del fantástico moderno y relumbra a una altura infinitamente superior a la de sus respectivas secuelas y precuelas, suscitadas sin otro motivo que el de alimentar otra franquicia más sin contención, pudor ni inventiva. En una sofisticada comunión de sugerencias e inquietudes filosóficas y sociológicas, narraba el letal enfrentamiento que dirimen los siete tripulantes de una nave espacial (Nostromo) con una espeluznante alimaña parasitaria, babosa y multiforme, de ingente fuerza, agilidad y capacidad de adaptación. Un thriller futurista sobrecogedor, angustioso y claustrofóbico, narrado a través de una hábil y minuciosa progresión del suspense, que cambió definitivamente el papel de la mujer en las películas del género y estableció un modelo referencial con el repulsivo diseño de connotaciones fálicas del xenomorfo, creado por H.R. Giger y perfeccionado por Carlo Rambaldi.

Otras películas donde se plagia al XENOMORFO

La galaxia del terror – Bruce D. Clark (1981)
Creature – William Malone (1985)
Lifeforce, fuerza vital – Tobe Hooper (1985)

TAMAÑO (El increíble hombre menguante)

Magnitud o dimensión de un elemento. El tamaño puede medirse en longitud, ancho, altura, diámetro, perímetro, área, volumen o masa. La forma más frecuente de percepción del tamaño para los humanos es a través de la vista. La forma más común de percibir una medida es comparar la de un elemento observado por primera vez con la medida de un objeto que te resulte familiar. La visión binocular es la capacidad de los humanos para percibir la profundidad, ella permite saber qué elemento están más cerca y cuáles más lejos. La percepción del tamaño puede manipularse, jugando con distintos puntos de vista y perspectivas. (Wikipedia)

“A todo hombre le ocurren grandes aventuras, a pesar de que esté encerrado en un cuarto de diez metros, pues el tamaño de los sucesos individuales se mide por la repercusión en el alma”
Fernando González Ochoa (1895-1964) Escritor y filósofo colombiano

EL INCREÍBLE HOMBRE MENGUANTE (The incredible shrinking man) – 1957

Director Jack Arnold
Guion Richard Matheson
Fotografía Ellis W. Carter
Música Joseph Gershenson
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 81m. B/N
Reparto Grant Williams, Randy Stuart, April Kent, Paul Langton, Raymond Bailey, William Schallert, Billy Curtis.

“Sentí que mi cuerpo disminuía, se disolvía, se convertía en la nada. Desapareció el miedo y se convirtió en aceptación. Toda la majestuosa grandeza de la creación debía tener un significado y yo tenía un significado. Sí, yo, el más pequeño entre los pequeños, también tenía un significado”

Impecable adaptación de la no menos estupenda novela de Richard Matheson The shrinking man, guionizada por el propio escritor, que perdura como la categórica obra maestra de su realizador y despunta como uno de los más exuberantes clásicos del cine fantástico engendrados en el Hollywood de los años cincuenta. A través de una narrativa lineal de vigorosa concisión y una enjundia visual apabullante, pletórica en la rentabilización de sus tersos trucajes artesanales, proponía una perversa fábula de trasfondo filosófico e inesperado colofón panteísta (ni el realizador ni el guionista comulgaron ante semejante imposición del estudio) en torno al sobrecogedor e imparable proceso de empequeñecimiento que experimenta un ciudadano de clase media a raíz de entrar en contacto con una fortuita aleación de niebla radiactiva e insecticida. El magistral uso de las maquetas hechas a escala, los efectos ópticos y las transparencias fue decisivo para transmitir la alteración del orden cotidiano y su gradual sucesión de peligros: entre ellos, el ataque de una mascota felina, la amenaza de una araña común o el cariz torrencial y tempestuoso que adquiere un mero escape de agua.

Otras películas donde algún que otro personaje pierde TAMAÑO hasta límites insospechados

Muñecos infernales – Tod Browning (1936)
Cariño, he encogido a los niños – Joe Johnston (1989)
Una vida a lo grande – Alexander Payne (2017)

MOSCA (La mosca)

Insecto de cuerpo negro de unos 6mm de largo, con dos alas transparentes cruzadas de nervios, seis patas muy finas con uñas y ventosas, ojos grandes y salientes, y un aparato bucal para chupar las sustancias de que se alimenta. (google.com)

“Desde el principio me encantó trabajar con moscas. Me fascinaron, y me siguieron hasta en mis sueños”
Christiane Nüsslein-Volhard (1942-) Genetista alemana

LA MOSCA (The fly) – 1958

Director Kurt Neumann
Guion James Clavell
Fotografía Karl Struss
Música Paul Santell
Producción 20th Century Fox
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 94m. Color
Reparto Al Hedison, Patricia Owens, Vincent Price, Herbert Marshall, Torben Meyer, Kathleen Freeman, Betty Lou Gerson, Eugene Borden.

“Cuánto más sé, más seguro estoy de lo poco que conozco”

Apreciable traslación cinematográfica del conocido relato de George Langelaan, que, debido a la habilidosa construcción argumental ideada por James Clavell y el creciente clima de turbación e incertidumbre que dispersa su desarrollo narrativo, ha adquirido un lugar de privilegio entre aquellos modestos clásicos estadounidenses que avivaron el género fantástico de los cincuenta. En un portento de equilibrio entre el drama de corte intimista y una reproducción del horror a través de la insinuación y un empleo del sonido tan sutil como pavoroso, la película desmitificaba tanto las “monster movies” como los tradicionales “mad doctors” al describir la tragedia humana que vive un hogareño científico tras prosperar en su inverosímiles experimentos sobre transmisión de la materia. El óptimo recibimiento de este ejemplo de la feroz autoridad con la que lo aberrante puede irrumpir en la vida cotidiana propició un par de imprescindibles secuelas, EL REGRESO DE LA MOSCA (1959) de Edward Bernds y LA MALDICIÓN DE LA MOSCA (1965) de Don Sharp, así como un poderoso e impactante remake homónimo a cargo de David Cronenberg en 1986.

Otras películas con presencia de la MOSCA

La mosca y sus peligros – Ernesto Gunche y Eduardo Martinez de la Pera (1920)
El señor de las moscas – Peter Brook (1963)
La mosca hispánica – Bob Kellett (1976)

SELENITA (El barón fantástico)

Ficticios habitantes de nuestro único satélite natural, la Luna (…) la influencia de la imaginación humana en la creación de la mitología de una raza que ha vivido de momentos de gran esplendor en la conciencia humana y que finalmente fue condenada a morir en el olvido cuando ya a mediados del siglo XX con el comienzo de la era de la exploración espacial y concluyendo con la llegada del hombre a la Luna se hizo evidente la inexistencia de dichos seres. (Wikipedia)

“Si alguna vez ha habido navegación en la superficie de la Luna debió de ser muy difícil y peligrosa, y hay que compadecer a los marinos y a los hidrógrafos selenitas; a los unos cuando hubieran de acercarse a tan peligrosos fondeadores, a los otros cuando tuvieron que levantar los planos de tan irregulares costas” (novela Alrededor de la Luna)
Julio Verne (1828-1905) Escritor, poeta y dramaturgo francés

EL BARÓN FANTÁSTICO (Baron prásil) – 1961

baron2

Director Karel Zeman
Guión Karel Zeman
Fotografía Jirí Tarantík
Música Zdenek Liska
Producción Ceskoslovenský Státní Film/Filmové Studio Gottwaldov
Nacionalidad Checoslovaquia
Duración 83m. Color y B/N
Reparto Milos Kopecký, Rudolph Jelínek, Jana Brejchová, Karel Höger, Josef Hlinomaz, Nadesda Blazickova, Karel Effa, Zdenek Hodr.

“Lanzo mi sombrero al universo para recibir aquellos que están de regreso a la tierra. A partir de este día, la luna ya no es un sueño”

Una de las irrefutables obras maestras que jalonan el añorado género de aventuras fantásticas, en la que el infatigable Zeman condensaba fuentes de inspiración tan dispares como el poético e individualista primitivismo creador de George Méliès, la visionaria ficción literaria de Jules Verne o el ilusorio romanticismo de las litografías de Gustav Doré hasta concebir un universo extraordinariamente mágico e ilusorio con el que revisitar La aventuras del Barón de Münchhausen. El viaje que este pintoresco, cínico y ensoñador personaje creado por Rudolf Erich Raspe (y readaptado a la cultura germánica por Göttfried August Bürger) emprende junto a una selenita por toda la esfera terrestre para demostrarle la enorme semejanza que existe entre ésta y la Luna serviría de pretexto para proyectar un híbrido cinematográfico de corte experimental y actitud filosófica tan irónico e imaginativo como plásticamente embriagador, consistente en mezclar imágenes reales con deslumbrantes grabados de época, marionetas resueltas con la técnica del stop-motion y dibujos animados.

Otras películas donde aparece algún que otro SELENITA

Viaje a la Luna – Georges Méliès (1902)
Invasión a la Luna – Richard E. Cunha (1958)
La gran sorpresa – Nathan Juran (1964)

TRAMPA (Cube)

Dispositivo o una táctica prevista para dañar, capturar, detectar, o incomodar a un intruso. Las trampas pueden ser objetos físicos, tales como jaulas, o metafóricos como acertijos o adivinanzas. (Wikipedia)

“El hombre es el único zorro que instala una trampa, le pone una carnada y luego mete la pata”
John Steinbeck (1902-1968) Escritor estadounidense

CUBE (Cube) – 1997

Director Vincenzo Natali
Guion Vincenzo Natali, Andre Bijelic y Graeme Manson
Fotografía Derek Rogers
Música Mark Karven
Producción Cube Libre/The Feature Film Project/The Harold Greenberg Fund/Odeon Films/Ontario Film/Téléfilm Canada/Viacom Canada
Nacionalidad Canadá
Duración 90m. Color
Reparto Maurice Dean Wint, Nicole de Boer, Nicky Guadagni, David Hewlett, Andrew Miller, Wayne Robson.

“Basta de hablar. Basta de especular. No penséis en nada que tengáis delante de vosotros. Es el auténtico desafío, salvaros de vosotros mismos”

Estimulante ópera prima de un acreditado autor de “story-boards”, en la que planteaba con proverbial maquiavelismo el pesadillesco e incognoscible confinamiento de seis personas (desconocidas entre sí) en una especie de estructura laberíntica de celdas cúbicas intercomunicadas, provistas de sofisticadas trampas mortales. La angustiosa lucha por sobrevivir a la que se enfrentaban dichos personajes, bautizados (en un evidente homenaje al género carcelario) con nombres de famosas instalaciones penitenciarias, era computada por Vincenzo Natali bajo una acometividad narrativa inusual y un hipnótico formulismo estético, sustentado en su imponente diseño de producción. El insospechado beneplácito crítico y comercial que obtuvo este singular, absorbente y claustrofóbico rompecabezas fílmico, rodado con una cámara de mano en apenas veinte días, trajo consigo dos mediocres y, como casi siempre, innecesarias continuaciones: la secuela CUBE 2: HYPERCUBE (2002), de Andrzej Sekula, y la posterior precuela CUBE ZERO (2004), dirigida por Ernie Barbarash.

Otras películas que contienen TRAMPAS mortales

En busca del arca perdida – Steven Spielberg (1981)
Saw – James Wan (2004)
The collector – Marcus Dunstan (2009)