Marlene Dietrich

COMPARTIMENTO (El expreso de Shanghai)

Departamento de un vagón de tren. (Espasa-Calpe)

“Walter interpreta a Bruno como una persona atrevida y seductora, que se le sienta demasiado cerca en el primer encuentro, y que luego se inclina por completo hacia Guy en el compartimento privado. El encuentro en el tren, que probablemente fue planeado por Bruno, parece más un ejercicio de seducción deliberado que un encuentro casual” (sobre Extraños de un tren)
Roger Ebert (1942-2013) Crítico cinematográfico estadounidense

EL EXPRESO DE SHANGHAI (Shanghai express) – 1932

Director Josef Von Sternberg
Guion Jules Furthman
Fotografía Lee Garmes
Música W. Franke Harding
Producción 79m. B/N
Nacionalidad Estados Unidos
Reparto Marlene Dietrich, Clive Brook, Anna May Wong, Eugene Pallette, Warner Oland, Lawrence Grant, Louise Closer Hale, Emile Chautard.

“Hizo falta más de un hombre para cambiar mi nombre por el de Shanghai Lily”

Sofisticado melodrama pasional ambientado en una China en plena revolución, prodigiosamente reconstruida en estudio, que constituye la auténtica consumación del anómalo preciosismo estético que dominó las seis películas hollywoodienses que Josef Von Sternberg realizó junto a su musa Marlene Dietrich tras EL ÁNGEL AZUL (1930), además de significar el mayor triunfo comercial de todas ellas. La redención amorosa de una bohemia y efusiva dama mundana en el transcurso de un perturbador recorrido en tren desde Pekín a Shanghai, permitiría plasmar no sólo el sugerente sentido del erotismo y el exacerbado barroquismo visual de autor, sino, también, el apasionado potencial dramático de su actriz fetiche, cuya egocéntrica y glamourosa belleza quedó inmortalizada con absoluta generosidad. Una película maliciosamente dialogada, de exigua intriga y atmósfera envolvente, donde resaltaba la fastuosidad decorativista de Hans Dreier, la asombrosa fotografía de Lee Garmes (concebida con la indispensable colaboración del director alemán) y, por último, el exótico atractivo de Anna May Wong.

Otras películas en las que parte de su metraje transcurre en un COMPARTIMENTO

Alarma en el expreso – Alfred Hitchcock (1938)
Tren de noche – Jerzy Kawalerowicz (1959)
Asesinato en el Orient Express – Sidney Lumet (1974)

COLLAR (Deseo)

Pieza valiosa que rodea el cuello como adorno o como símbolo de distinción. (Espasa-Calpe)

“Por más que nos pille el estúpido de tu marido, quiero bailar un “slow” with you tonight. Y aunque enamorarme de ti me lo tengas prohibido, quiero bailar un “slow” with you tonight, my love. Por más que no pueda comprarte un collar de diamantes, quiero bailar un “slow” with you tonight…” (canción Slowly)

DESEO (Desire) – 1936

Director Frank Borzage
Guion Edwin Justus Mayer, Waldemar Young y Samuel Hoffesntein
Fotografía Charles Lang Jr.
Música Frederick Hollander
Producción Paramount
Duración 89m. B/N
Reparto Marlene Dietrich, Gary Cooper, John Halliday, William Frawley, Ernest Cossart, Alan Mowbray, Akim Tamiroff, Stanley Andrews.
* Marlene Dietrich – Awake in the dream

“Mírelas de nuevo. Aquí, ante la luz. ¡Qué simetría, qué arte! Esto no son perlas, son lágrimas de sirena, madame”

Comedia ligera pero aventajadamente exquisita, basada en una pieza teatral de Hans Szekely y Robert A. Stemmle que tres años atrás dio lugar a una desdeñada película germana, DIE SCHÖNEN TAGE VON ARANJUEZ de Johannes Meyer, donde se mostraban las peripecias sentimentales que vivían entre Francia y España una cautivadora ladrona de joyas y un afable e incauto ingeniero mecánico de Detroit. Esta ocasional incursión en el género de Frank Borzage, producida y supervisada de cerca por Ernst Lubitsch, conserva el interés de aglutinar con genuino encanto la idiosincrasia profesional de ambos cineastas; pues, si bien el planteamiento general del relato y ciertos momentos de inspirado entretenimiento humorístico (especialmente la secuencia inicial del robo del collar) evocan el sofisticado estilo cómico del segundo, no es menos cierto que en las sutiles escenas amorosas de su desenlace se reconoce el insustituible matiz romántico del primero. Ni que decir que tanto Gary Cooper como Marlene Dietrich, que canta la famosa Awake in a dream, están perfectos en sus respectivos papeles.

Otras películas cuya trama gira en torno al robo de un valioso COLLAR

Honor de ladrón – Paul Wendkos (1957)
Sangre y vino – Bob Rafelson (1996)
Yesterday once more – Johnnie To (2004)

MEDIAS (Fatalidad)

Prendas que cubren las piernas, desde los pies hasta media pantorrilla o hasta medio muslo. Suelen ser de tejido sintético (lycra, nailon) o bien de algodón y su función es proteger del frío o simplemente estética, tienen distintos colores llamativos. Para sujetarse, algunas llevan una banda elástica llamada liga. Muchas veces esta liga está adornada con encaje. (Wikipedia)

“La vi en un paso de cebra, toreando con el bolso a un autobús. Llevaba medias negras, bufanda a cuadros, minifalda azul” (canción Medias negras)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

FATALIDAD (Dishonored) – 1931

Director Josef Von Sternberg
Guión Josef Von Sernberg y Daniel H. Rubin
Fotografía Lee Garmes
Música Karl Hajos
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 91m. B/N
Reparto Marlene Dietrich, Victor McLaglen, Gustav Von Seyffertitz, Barry Norton, Warner Oland, Lew Cody, Allan Cavan, Davison Clark.

“Que velada más agradable habríamos tenido si usted no fuera una espía y yo un traidor”

La tercera película que Marlene Dietrich interpretó a las órdenes de Josef Von Sternberg, segunda de su fructífera alianza hollywoodiense, fue este glamouroso melodrama acerca de las desventuras afectivas de una meretriz vienesa que acepta colaborar como espía para el decadente imperio austríaco en el inicio de la Primera Guerra Mundial. El tosco engranaje de su puesta en en escena, así como la melancolía y el desmedido sentimentalismo que impregnaba su narración, quedaron en un segundo plano ante la arrolladora personalidad de la mítica actriz alemana, que, atavidada en todo momento con un vestuario de lo más estrafalario, evidenciaba constantemente el inescrutable misterio de su inquietante mirada, su innata capacidad de seducción o la felina cadencia de sus sensuales contoneos hasta legar a la antología cinematográfica un desenlace absolutamente inolvidable, que ejemplarizaba el flemático temperamento que siempre acompañó a su figura. Por lo demás, una realización más bien primitiva y, eso sí, una estupenda fotografía del siempre refinado Lee Garmes.

Otras películas en las que su protagonista femenina luce unas MEDIAS NEGRAS

Arroz amargo – Giuseppe De Santis (1949)
Diario de una camarera – Luis Buñuel (1964)
Seducida y abandonada – Pietro Germi (1964)

VESTUARIO (El diablo es una mujer)

1. Ropa exterior o indumentaria de una persona, en especial la que lleva un artista en una actuación.
2. Conjunto de prendas de vestir y de adorno que aparecen en una película, espectáculo o representación.
(google.es)

“Solía pasar mi tiempo libre en el departamento de vestuario, disfrutaba viendo cómo gente increíblemente talentosa creaba el guardarropa de los actores. Me fascinaba que fueran capaces de traducir una simple sugerencia del guión, a veces incluso un diálogo entero, en un traje magnífico”
Debbie Reynolds (1932-2016) Actriz y cantante estadounidense

EL DIABLO ES UNA MUJER (The devil is a woman) – 1935

devil

Director Josef Von Sternberg
Guión John Dos Passos y Sam Winston
Fotografía Josef Von Sternberg y Lucien Ballard
Música Ralph Rainger y Andrea Setaro
Producción Paramount
Duración 83m. B/N
Reparto Marlene Dietrich, Lionel Atwill, César Romero, Alison Skipworth, Don Alvarado, Edward Everett Horton, Eddie Borden, Tempe Piggott.

“Eres una mujer muy hermosa. Es fácil ver por qué los hombres pierden la cabeza por ti”

Rumbosa adaptación de la célebre e insistentemente versionada novela de Pierre Louys La femme et le pantin, sobre la perversa e irresistible propensión a destruir la dignidad masculina de una tentadora muchacha sevillana, que señaló el ocaso de la fructífera y enigmática relación que Von Sternberg mantuvo con la mítica estrella berlinesa. El corrompido hálito de fatalismo y desamor que siempre aportó su explosiva cooperación fílmica volvió a concentrarse en este melodrama apasionante y plásticamente fascinador, que, pese a esquivar los excesos folletinescos con una sensibilidad expresiva encomiable, constituyó un estrepitoso fracaso económico e indignó al gobierno español de la época, que, debido a la carnavalesca, lujuriosa y degradante imagen que ofrecía de su país determinó su prohibición y, de forma harto ilusa, solicitó a la Paramount la destrucción de todas sus copias. El rocambolesco barroquismo de la puesta en escena se adecuó perfectamente a Marlene, que, en esta ocasión, lucía su sibilina y glamourosa belleza vestida con unos estrafalarios modelos diseñados por Travis Banton.

Otras películas que destacan por la suntuosidad de su VESTUARIO

María Antonieta – W.S. Van Dyke (1938)
Cleopatra – Joseph L. Mankiewicz (1963)
My fair lady – George Cukor (1964)

PURITANISMO (Berlín Occidente)

Rigidez y escrupulosidad excesivas en el cumplimiento de determinadas normas de conducta moral pública o privada. (google.es)

“El puritanismo es el temor espantoso de que alguien pueda ser feliz en alguna parte”
Henry-Louis Mencken (1880-1956) Periodista y crítico social, cínico y librepensador estadounidense

BERLÍN OCCIDENTE (A foreign affair) – 1948

Director Billy Wilder
Guión Billy Wilder, Charles Brackett y Richard Breen
Fotografía Charles Lang
Música Frederick Hollander
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 116m. B/N
Reparto Jean Arthur, Marlene Dietrich, John Lund, Millard Mitchell, Bill Murphy, Peter Von Zerneck, Stanley Prager, Raymond Bond.

“Venimos para investigar la moral de las tropas americanas de ocupación. Nada más. Doce mil muchachos americanos están destinados allí abajo y, según nuestros informes, han sido infectados por una especie de malaria moral. Es nuestro deber hacia sus esposas, sus madres y sus hermanas averiguar los hechos, y, si los informes son ciertos, fumigar este sitio con todos los insecticidas con que podamos contar”

Billy Wilder visitó el Berlín postbélico vapuleado por las bombas, que en nada se parecía a aquella ciudad donde en su día despuntó como cineasta y de la que huyó ante la irrupción del nazismo, para acometer esta punzante invectiva contra la hipocresía y el puritanismo estadounidense, cimentada alrededor del triángulo sentimental formado por un disoluto capitán, una cantante de cabaret de oscuro pasado y una recatada congresista de Iowa, de visita por el viejo continente para examinar la situación moral de las tropas yanquis allí establecidas. Sin llegar a la eminente altura de las comedias que su autor perpetraría durante los cincuenta o sesenta, la película dejaba entrever con agudeza, desenvoltura y absoluta libertad creativa las pautas de ese vital e íntegro sarcasmo que determinaría su posterior obra, y, por si fuera poco, nos obsequiaba con un sugestivo duelo entre dos actrices tan disímiles como portentosas, capaces de superar con compostura la débil participación de su mutuo partenaire: Jean Arthur y la gran Marlene Dietrich, que interpretaba las canciones Black market, Illusions y The ruins of Berlin.

Otras críticas al PURITANISMO

Ellos y ellas – Joseph L. Mankiewicz (1955)
Esplendor en la hierba – Elia Kazan (1961)
La tía Tula – Miguel Picazo (1964)