Drama bélico

ARMISTICIO (Todos a casa)

Suspensión de hostilidades pactada entre pueblos o ejércitos beligerantes. Según la Convención de La Haya de 1899, suspende las operaciones de guerra por un mutuo acuerdo de la beligerancia (…) Todo armisticio debe ser notificado oficialmente y en tiempo útil a las autoridades competentes y a las tropas, quedando suspendidas las hostilidades inmediatamente después de la notificación o en el plazo que fijen los contendientes. (Wikipedia)

“Este no es un tratado de paz, sino un armisticio de veinte años” (expresando su descontento ante el Tratado de Versalles)
Ferdinand Foch (1851-1929) Mariscal francés y comandante en jefe de los ejércitos Aliados durante la Primera Guerra Mundial

TODOS A CASA (Tutti a casa) – 1960

Director Luigi Comencini
Guion Luigi Comencini, Furio Scarpelli, Age y Marcello Fondato
Fotografía Carlo Carlini
Música Francesco Lavagnino
Producción Dino de Laurentiis/Orsay Films
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 105m. B/N
Reparto Alberto Sordi, Serge Reggiani, Martin Balsam, Eduardo De Filippo, Carla Gravina, Claudio Gora, Nino Castelnuovo, Didi Perego.

“¿Y qué está bien hecho o mal hecho? Lo que ha sucedido le parece bien hecho… ¿Y todos estos años de guerra para qué han servido?”

A caballo entre el glorioso neorrealismo y la floreciente ‘comedia a la italiana’, Comencini suscribía la gran obra maestra de su filmografía al pormenorizar en clave tragicómica las errantes y vertiginosas peripecias que hostigan a cuatro militares italianos durante la Segunda Guerra Mundial; en concreto, tras el caos político-social suscitado ante el rumor de un armisticio entre el gobierno y los aliados.  Un largometraje de una perfecta ambientación naturalista, ingeniosamente dialogado e interpretado con absoluta convicción, que hurgaba con aspereza y loable sentido humanista en el compromiso, el sentido del deber y el beneficio de la conciencia colectiva, mientras ajaba la ilusión del regreso al hogar apercibiendo de la dificultad del soldado para recomponer su vida tras la dura contienda. Alberto Sordi, en una portentosa exhibición de sus registros interpretativos, y un conmovedor Serge Reggiani lideraban el espléndido reparto de esta poco recordada película, bajo cuya aparente ligereza afloraba un alegato antibelicista cargado de amargura y causticidad.

Otras películas ambientadas en un contexto de ARMISTICIO

Los malditos – René Clement (1947)
Un giorno da leoni – Nanni Loy (1961)
Capitán Conan – Bertrand Tavernier (1996)

SINRAZÓN (El puente)

Acción hecha contra justicia y fuera de lo razonable o debido. (Larousse Editorial)

“La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura” (novela Don Quijote de la Mancha)
Miguel de Cervantes (1547-1616) Novelista, poeta, dramaturgo y soldado español

EL PUENTE (Die brücke) – 1959

Director Bernhard Wicki
Guion Bernhard Wicki, Karl-Wilhelm Vivier y Michael Mansfeld
Fotografía Gerd von Bonin
Música Hans-Martin Majewski
Producción Fono Film/Transocean Film
Nacionalidad Alemania
Duración 105m. B/N
Reparto Folker Bohnet, Fritz Wepper, Franz Glaubrecht, Karl Michael Balzer, Michael Hinz, Volker Lechtenbrink, Günther Hoffmann, Cordula Trantow.

“He estado hablando con esos muchachos, Sr. Stern. Tienen un ideal. Piensan que han venido a luchar por el triunfo de ese ideal. Quieren salvar a la patria. Piensan lo que usted les ha inculcado, Sr. Stern: heroísmo, Alemania sobre todo, la victoria es segura… ¡Viva la patria! Por ella no importa ningún sacrificio”

Tras triunfar en el terreno de la interpretación, Bernhard Wicki optó por abrise camino como realizador cinematográfico con este sentencioso drama antibelicista, basado en la homónima novela de marcado carácter autobiográfico de Manfred Gregor, donde describía con escaso presupuesto, encomiable vigor narrativo y hábiles pretensiones humanistas la deplorable experiencia militar de una pandilla de adolescentes alemanes, reclutados en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y encomendados a defender el puente de su localidad ante el decisivo avance de las tropas aliadas. Sustentándose de un lúcido y penetrante dibujo de sus personajes, así como en ciertas secuencias de considerable impacto dramático, la película denunciaba la absurda pero flagrante sinrazón de todo conflicto armado y traslucía con crudeza su monstruosa capacidad para extirpar la ingenuidad, la esperanza y el idealismo de las gentes. Destacar la espléndida labor del jovencísimo reparto en una cinta que generaría cierta polémica para acabar obteniendo el beneplácito internacional de crítica y público.

Otras películas que denuncian la SINRAZÓN de todo conflicto bélico

Sin novedad en el frente – Lewis Milestone (1930)
Senderos de gloria – Stanley Kubrick (1957)
Platoon – Oliver Stone (1986)

EMBAUCADOR (El general de la Rovere)

Persona que engaña a alguien con palabras, ofreciendo o prometiendo cosas que no puede o no piensa cumplir. (google.com)

“El egoísmo es el mayor de los embaucadores”
François de La Rochefoucauld (1613-1680) Escritor, aristócrata y militar francés

EL GENERAL DE LA ROVERE (Il generale della Rovere) – 1959

Director Roberto Rossellini
Guion Roberto Rossellini, Sergio Amidei, Diego Fabbri e Indro Montanelli
Fotografía Carlo Carlini
Música Renzo Rossellini
Producción Zebra/SNEG
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 133m. B/N
Reparto Vittorio De Sica, Hanness Messemer, Sandra Milo, Giovanna Ralli, Mary Greco, Vittorio Caprioli, Anne Vernon, Nando Angelini.

“Amigos, soy el general de la Rovere. Calma, dignidad, control. Sed hombres, ¡demostradles a esos canallas que no tenéis miedo a morir! ¡Ellos son los que deben temblar! ¡Cada una de esas bombas anuncia su final y nuestra libertad!”

Tras su dolorosa ruptura con Ingrid Bergman y a su regreso de India, donde filmó un documental homónimo de ejemplar prestancia, Rossellini atravesó por una agónica situación anímica y monetaria que lo impulsó a aceptar este involuntario y, a la postre, exitoso retorno a los argumentos y circunstancias que lo encumbraron en sus orígenes neorrealistas. Basado en un hecho real acaecido durante la Segunda Guerra Mundial, novelado por el periodista Indro Montanelli en su libro Pantheon minore, describía con un ritmo ligeramente premioso pero efectivo la irreprochable toma de conciencia de un embaucador genovés con grandes dotes escénicas, que acababa siendo utilizado por la Gestapo para obtener información suplantando en la cárcel de Milán la personalidad de un asesinado héroe antifascista. Una vez más, el cineasta romano recurrió a la dignidad, el coraje y la fraternidad del ser humano para encauzar un melodrama tan contenido como emocionante y, de paso, recapacitar sobre el cada vez más desusado sentido del deber. Inconmensurable interpretación del gran Vittorio De Sica.

Otras películas protagonizadas por un EMBAUCADOR

El gran carnaval – Billy Wilder (1951)
El callejón de las almas perdidas – Edmund Goulding (1947)
El talento de Mr. Ripley – Anthony Minghella (1999)

IDEOLOGÍA (El cuarenta y uno)

Conjunto normativo de emociones, ideas y creencias colectivas que son compatibles entre sí y están especialmente referidas a la conducta social humana. Las ideologías describen y postulan modos de actuar sobre la realidad colectiva, ya sea sobre el sistema general de la sociedad o en uno o varios de sus sistemas específicos. (Wikipedia)

“Las ideologías nos separan; los sueños y la angustia nos unen”
Eugène Ionesco (1909-1994) Dramaturgo y escritor francés

EL CUARENTA Y UNO (Sorok pervyy) – 1956

41

Director Grigori Chukhrai
Guión Grigori Koltunov
Fotografía Sergei Urusevsky
Música Nikolai Kryuchkov
Producción Mosfilm
Nacionalidad Unión Soviética
Duración 89m. Color
Reparto Izolda Izvitskaya, Oleg Strizhenov, Nikolai Kryuchkov, Aleksandr Grechanyi, Anatoli Kokorin, Nikolai Dupak, Pyotr Lyubeshkin.

“¡Hay miles de verdades! ¡La verdad alemana, la rusa, la campesina, la de los nobles, la bolchevique! ¡Al diablo! ¡No quiero ninguna verdad, excepto la mía!”

Estimable adaptación de la novela homónima de Boris Lavrenyev, que pasa por ser uno de los títulos más reputados y determinantes de la cinematografía soviética, pues gracias a su considerable repercusión internacional marcó el inicio del denominado “período de deshielo”, una etapa de liberalización creativa impulsada por una nueva generación de cineastas con el propósito de truncar el ingrato anquilosamiento padecido por su industria durante la política stalinista. Sin la necesidad de recurrir a la frecuente ostentación de la violencia para retratar con exactitud el entorno beligerante de la guerra civil, Grigori Chukhrai describió la sensible y enternecedora relación afectiva que brota a orillas del mar de Aral entre una joven enrolada en las filas del Ejército Rojo y un soldado enemigo con la poesía y el romanticismo propios del glorioso período silente, donde ya fue versionada por Yakov Protazanov en 1926, remozándola con una esplendorosa belleza cromática y mayor complejidad ideológica hasta rubricar un himno al amor frustrado de impresionante fuerza y modernidad.

Otras películas sobre amores trabados por una distinta IDEOLOGÍA

Ninotchka – Ernst Lubitsch (1939)
Rojos – Warren Beatty (1981)
Amor bajo el espino blanco – Zhang Yimou (2010)

EPISODIO (Paisà)

1. Circunstancia o suceso que, enlazado con otros, forman parte de una serie de acontecimientos que constituyen un todo.
2. División de la acción dramática de una narración no literaria, discurso, serie de televisión o radio.
(Larousse Editorial)

“El amor en la vida del hombre es un episodio; en la mujer es toda la existencia”
Lord Byron (1788-1824) Poeta inglés

PAISÀ (Paisà) – 1946

Director Roberto Rossellini
Guion Roberto Rossellini, Federico Fellini y Sergio Amidei
Fotografía Otello Martelli
Música Renzo Rossellini
Producción O.F.I.
Nacionalidad Italia
Duración 134m. B/N
Reparto Maria Michi, Gar Moore, Carmela Sazio, Dots M. Johnson, Harriet White, Renzo Avanzo, Bill Tubbs, Dale Edmonds.

“¿Cómo puedo encontrar esa plaza y esa iglesia? (…) ¡Esta maldita ciudad! Camino todo el día y todos los rincones se ven igual. Otra fuente, y otra iglesia… ¡Todos las plazas son iguales!”

Amplio y dramático mosaico del dolor, la resistencia y el sacrificio que violentaba la Italia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial, que contribuyó enormemente a solidificar las pautas del movimiento neorrealista, erigiéndose como una de sus incuestionables obras maestras. Dividida en seis episodios independientes, localizados cada uno de ellos en una ciudad o región distinta (por orden de aparición, Sicilia, Nápoles, Roma, Florencia, la Romagna y el Delta del Po), plasmaba las relaciones entre el pueblo transalpino y las salvadoras tropas aliadas por medio de un cariz amargo e inflexiblemente documental, impregnado de la singular fuerza poética que caracterizaba la obra de un autor, que, a partir de entonces, pasaría a ser considerado como una de las primeras figuras del panorama cinematográfico mundial. Entre los diferentes segmentos, basados en argumentos de distintos escritores y prestos en su mayoría a humanizar la figura del soldado, destacan los dos últimos: el quinto, ambientado en un convento franciscano, planteaba el difícil acomodo del respeto y la tolerancia dentro de un escenario bélico, mientras que el sexto aflora como un alegato sin concesiones contra la descarnada iniquidad de toda guerra.

Otras películas divididas en más de cinco EPISODIOS independientes

Seis destinos – Julien Duvivier (1942)
¡Que viva Italia! – Mario Monicelli, Dino Risi y Ettore Scola (1977)
Relatos salvajes – Damián Szifrón (2014)