Drama bélico

PAZ (Civilización)

Definida en sentido positivo, es un estado a nivel social o personal, en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad en las partes de una unidad. También se refiere a la tranquilidad mental de una persona o sociedad; definida en sentido negativo, es la ausencia de inquietud, violencia o guerra. En el plano colectivo, paz es lo contrario de la guerra, estado interior exento de sentimientos negativos (ira, odio). (Wikipedia)

“La paz no es solamente la ausencia de la guerra; mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión difícilmente podremos alcanzar un mundo de paz”
Rigoberta Menchú (1959-) Líder indígena guatemalteca

CIVILIZACIÓN (Civilization) – 1916

Director Thomas H. Ince, Reginald Barker y Raymond B. West
Guion C. Gardner Sullivan
Fotografía Joseph H. August, Dal Clawson, Dev Jennings, Irvin Willat, Clyde de Vinna y Charles Kaufman
Música Victor Schertzinger
Producción Thomas H. Ince Corporation/Triangle Film
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 78m. B/N
Reparto Howard C. Hickman, Enid Markey, Lola May, Herschel Mayall, Charles K. French, j. Frank Burke, George Fisher, J. Barney Sherry.

“Durante mi reinado, mi mandato será que mis súbditos disfruten de paz y buena voluntad”

Antes de consagrar enteramente su capacidad como realizador a las películas del Oeste, Thomas H. Ince se alió con dos asiduos directores de la Triangle, Reginald Barker y Raymond B. West, este último bastante acreditado por su labor en el campo de los efectos especiales, con el objetivo de apuntalar las consignas idealistas proclamadas en la campaña electoral del candidato y a la postre presidente estadounidense Woodrow Wilson. Obviamente, el fruto de dicha asociación resultó ser un producto de irrebatibles directrices propagandísticas, donde la ingenua proclama mística en aras de la paz que proponía su argumento (el mismísimo Jesús de Nazaret se aparecía para contribuir a la alegórica redención espiritual de los responsables de un conflicto armado, ubicado en el imaginario reino de Wredpryd) contrastaba profundamente con su armoniosa y temperamental fuerza narrativa o la inmensa espectacularidad y pulcritud plástica de sus imponentes imágenes. La repercusión de semejante soflama acabó siendo de tal envergadura, que, en pleno delirio bélico, fue consumida como mero folletín antigermánico.

Otros alegatos fílmicos en favor de la PAZ

Remordimiento – Ernst Lubitsch (1931)
El gran dictador – Charles Chaplin (1940)
Flecha rota – Delmer Daves (1950)

MASACRE (Ciudad de vida y muerte)

Matanza de personas, por lo general indefensas, producida por ataque armado o causa parecida. (RAE)

“La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen, para provecho de gentes que sí se conocen pero no se masacran”
Paul Valéry (1871-1945) Escritor, poeta, ensayista y filósofo francés

CIUDAD DE VIDA Y MUERTE (Nanjing! Nanjing!) – 2009

Director Lu Chuan
Guion Lu Chuan
Fotografía Cao Yu y He Lei
Música Liu Tong
Producción China Film Group/Jiangsu Broadcasting System/Media Asia Films/Stellar Megamedia/Chuan Production Film
Nacionalidad China
Duración 132m. Color
Reparto Ye Liu, Gao Yuanyuan, Hideo Nakaizumi, Fan Wei, Ryu Kohata, Qin Lan, Jiang Yiyan, Zhao Yisui, Yao Di, John Paisley.

“Al final vivir se hace más difícil que morir”

Ratificando las expectativas generadas con su impecable anterior película, LA PATRULLA DE LA MONTAÑA (2004), Lu Chuan insistió en exhibir su capacidad para estremecer al espectador con esta impresionante reconstrucción de una de las mayores masacres jamás cometidas, como fue el genocidio perpetrado por el ejército japonés al conquistar la ciudad (por entonces capital china) de Nankín en 1937, que, según las últimas versiones, deparó un saldo de más de trescientos mil  muertos, entre soldados y civiles. Una dantesca representación del sinsentido de la guerra, dirigida con imperturbable pulso narrativo y una refinada propensión por el detalle, tan concienzuda en no sucumbir al efectismo gratuito como hábil y generosa en plasmar su espeluznante sucesión de atrocidades (violaciones sistemáticas, ejecuciones masivas, torturas, decapitaciones…) con sequedad expositiva y cierto aire documental, derivado de una magistral y muy pertinente fotografía en blanco y negro. Su conmovedora banda sonora acabó de pulir el impacto emocional de semejante manifestación del horror bélico.

Otras películas que reconstruyen una MASACRE

Zulú – Cy Enfield (1964)
Masacre: Ven y mira – Elem Klimov (1985)
La batalla de Hadiza – Nick Broomfield (2007)

ANTIBELICISMO (Arsenal)

Movimiento contra las guerras y contra una guerra concreta efectiva o eventual (…) El movimiento antibélico internacional moderno nace en el siglo XIX y se amplía en vísperas de la Primera Guerra Mundial (…) Después de la Segunda Guerra Mundial, se amplió y planteó la necesidad del desarme, ante todo la prohibición y eliminación de las armas atómicas, biológicas, químicas, etc. y también de armamentos comunes, la disolución de los bloques militares, la clausura de las bases militares en el extranjero y la evacuación de las tropas. (pazesfuerza.wordpress.com)

“Cassius Clay cambió de nombre y se permitió el lujo de ser igual de memorable con ambos. Se declaró musulmán y antibelicista en una época en la que bastante tenía con ser negro” (artículo Muhammad Ali: mucho más que un deportista enorme)
Jorge Sanz Casillas (1990-) Periodista español 

ARSENAL (Arsenal) – 1929

Director Aleksandr Dovjenko
Guion Aleksandr Dovjenko
Fotografía Danylo Demutsky
Música Igor Belza
Producción VUKFU
Nacionalidad Unión Soviética
Duración 75m. B/N
Reparto Semion Svachenko, Nikolai Nademsky, Sergei Petrov, Aleksandr Evdakov, Ambrossy Buchma, David Erdman, Gregori Karkhov.

“¿Dónde está el enemigo?”

En el ocaso del período silente, Dovjenko inscribió su nombre en los anales del Séptimo Arte con una trilogía en clave metafórica dedicada a su Ucrania natal, iniciada con ZVENIGORA (1928) y concluida con la magistral LA TIERRA (1930),  donde manifestaba su talento a base de entroncar un propósito didáctico y propagandístico con una emocionante acepción poética de la naturaleza humana. En esta ocasión, desarrollaba un turbulento episodio acontecido en 1918, cuando un excombatiente de la Primera Guerra Mundial infunde entre el proletariado de la fábrica de municiones de Kiev un espíritu nacional e insurrecto que dará lugar a una sucesión de refriegas con la política reaccionaria y que culminará con una masacre de obvio cariz simbólico, cuya máxima pretendía esclarecer la imposibilidad de erradicar una ideología por medio de las armas y la violencia. La cinta, paradigma del antibelicismo militante, fundamentaba su palpitante poderío expresivo en la fuerza del montaje y en la congénita capacidad de su autor para extraer lirismo de los más espasmódicos contenidos. 

Otras películas comprometidas con el ANTIBELICISMO

Senderos de gloria – Stanley Kubrick (1957)
El puente – Bernhard Wicki (1959)
Johnny cogió su fusil – Dalton Trumbo (1971)

PELÍCULA (Lo que el viento se llevó)

Obra de arte realizada a través de la sucesión de imágenes en video y con sonido. El cine, o el arte de hacer películas de diverso tipo, es considerado uno de los siete artes y es hoy en día uno de los más populares ya que llega a una importante y claramente variada cantidad de público (…) Independientemente de las cuestiones técnicas, requiere un gran esfuerzo de producción. Mientras que la actuación o la dirección de la misma siempre son los elementos que más destacan, también son imprescindibles cuestiones tales como el vestuario, la musicalización, la fotografía, la creación de los ambientes apropiados, la edición, el sonido, la utilización de efectos especiales, etc. (definicionabc.com)

“Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta”
Orson Welles (1915-1985) Actor, director, guionista y productor estadounidense

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ (Gone with the wind) – 1939

Director Victor Fleming
Guion Sidney Howard, Oliver H.P. Garrett, Ben Hecht, Jo Swerling y John Van Druten
Fotografía Ernest Haller
Música Max Steiner
Producción Selznick International Pictures/Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 238m. Color
Reparto Vivien Leigh, Clark Gable, Olivia de Havilland, Leslie Howard, Hattie McDaniel, Thomas Mitchell, Barbara O’Neil, Ona Munson, Ann Rutherford, Ward Bond.

“A Dios pongo por testigo que no podrán derribarme. Sobreviviré, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar hambre, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar, ¡a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!”

Cautivador e irrepetible melodrama sureño, basado en una novela homónima de Margaret Mitchell, que ha pasado a los anales del séptimo arte como la mayor superproducción hollywoodiense de su dorada primera etapa sonora, así como la película más popular, junto a CASABLANCA, y taquillera (si adecuamos sus ingresos de acuerdo a la inflación) de toda la historia del cine. Ambientada en la época de la guerra de secesión y el subsiguiente período de reconstrucción, narra la triste y arrebatadora relación de amor entre la coqueta, decidida y caprichosa hija de un rico plantador de algodón de Georgia, de nombre Escarlata O’Hara, y un escéptico, vividor y arrogante aventurero llamado Rhett Butler, dos apasionantes personajes que marcaron para siempre la carrera de sus inolvidables intérpretes. El megalómano productor David O. Selznick fue el gran artífice de este glorioso espectáculo de larga y azarosa gestación (en su convulso rodaje intervinieron George Cukor, sustituido por presiones de Clark Gable, o Sam Wood, entre otros realizadores), repleto de frases míticas, bellísimos fotogramas en un novedoso technicolor y momentos imperecederos determinados por el impagable diseño artístico de William Cameron Menzies, como la fiesta aristocrática o el incendio en Atlanta. Antológica banda sonora de Max Steiner.

Otras PELÍCULAS que ejemplifican la grandeza del cine

Ciudadano Kane – Orson Welles (1941)
2001: una odisea del espacio – Stanley Kubrick (1968)
El padrino – Francis Ford Coppola (1972)

SECESIÓN (El nacimiento de una nación)

Acto de retirarse de una organización, unión o entidad política. Típicamente, hay un fuerte factor diferencial que motiva la retirada. La secesión puede ser un hecho o un derecho. Como derecho el fenómeno político de la secesión requiere la previa existencia de un Estado Federal o Confederal, del que forme parte el Estado que manifiesta su voluntad de separarse de la unión. La secesión, como hecho, suele confundirse con la independencia. Pero no es igual. En las guerras de secesión (como la Guerra de Secesión de Estados Unidos), lo decisivo es la voluntad de un Estado preexistente de separarse de la unión con otros Estados. Mientras que en las guerras de independencia se trata de la procuración de un nuevo Estado. (Wikipedia)

“Creo que existe un firme deseo de secesión entre los dirigentes políticos del País Vasco y de Cataluña, que desean un sistema en el que la intervención del Estado sea mínima, por no decir nula. Pero cuando un Estado no tiene disposición ni fuerza moral para, en el momento en el que hay un acto de desobediencia constitucional, poner los tanques en el territorio que comete este acto de desobediencia, la situación se puede volver muy complicada”
Albert Boadella (1943-) Actor y dramaturgo español

EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN (The birth of a nation) – 1915

birth

Director D.W. Griffith
Guión D.W. Griffith y Frank E. Woods
Fotografía George W. Bitzer
Música Joseph Carl Breil
Producción D.W.Griffith Corporation/Epoch
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 185m. B/N
Reparto Henry B. Walthall, Lillian Gish, Mae Marsh, Miriam Cooper, Spottiswoode Aitken, Josephine Crowell, Ralph Lewis, Elmer Clifton.

“¡Libertad y unión, una e inseparable, ahora y para siempre!”

Elocuente epopeya histórica basada en las novelas del reverendo Thomas Dixon The leopard’s spots, y, sobre todo, en la abiertamente racista The clansman: an historical romance of the Ku Klux Klan, que, a pesar de su deplorable mensaje social, causante de múltiples manifestaciones y sangrientos disturbios, ocupa un lugar de privilegio en los anales del Séptimo Arte al sentar las bases del lenguaje cinematográfico moderno sirviéndose de incontables recursos expresivos en beneficio de una prodigiosa fluidez narrativa. A través del enfrentamiento entre dos familias, los Stoneman y los Cameron, D.W. Griffith registró los acontecimientos que desataron la Guerra de Secesión por medio de un auténtico recital de innovaciones técnicas y artísticas (montaje en paralelo, uso de primeros planos dramáticos, profundidad de campo, banda orquestal, etc.), obteniendo instantes de una plasticidad indeleble como la espectacular batalla de Petersburg o la cabalgada final del Klan, y, logrando el primer gran éxito comercial del cine norteamericano pese a su elevado coste de producción.

Otras películas ambientadas en la GUERRA DE SECESIÓN

La gran prueba – William Wyler (1956)
Tiempos de gloria – Edward Zwick (1989)
Lincoln – Steven Spielberg (2012)