Cuba

MACHETE (La primera carga al machete)

Herramienta de corte, también utilizada como arma; es como un cuchillo largo, pero más corto que una espada. Comúnmente mide menos de 60 cm y tiene un solo filo. Se utiliza para segar la hierba, cortar la caña de azúcar, podar plantas, abrirse paso en la selva o como arma blanca. (Wikipedia)

“El machete es partícipe y testigo de la cultura colombiana como objeto que logra representar el carácter dual de nuestra historia. Representa al mismo tiempo muerte y vida. Protagonista en la guerra como arma y al mismo tiempo elemento esencial en las labores diarias del campesino”
Laura Antonia Coral (1988-) Artista colombiana

LA PRIMERA CARGA AL MACHETE (La primera carga al machete) – 1969

machete3

Director Manuel Octavio Gómez
Guión Manuel Octavio Gómez, Alfredo del Cueto, Jorge Herrera y Julio García Espinosa
Fotografía Jorge Herrera
Música Leo Brouwer y Pablo Milanés
Producción IAIC
Nacionalidad Cuba
Duración 84m. B/N
Reparto José Antonio Rodríguez, Adolfo Llauradó, Omar Valdés, Idalia Anreus, Eduardo Moure, Raúl Pomares, Carlos Bermúdez, Ana Viñas.

“La historia de muchos países está plagada de rebeliones donde se ha luchado con sus herramientas de trabajo: con hachas, con hoces, con guadañas… Y nosotros hemos usado la nuestra: el machete”

Manuel Octavio Gómez, figura eminente de la ICAIC por su decisiva contribución al lenguaje cinematográfico patrio, ratificó su encomiable inquietud por aproximarse a los conflictos sociales de su época o pretéritos con esta reconstrucción histórica de cismática heterogeneidad acerca de un episodio embrionario de la llamada Guerra de los Diez Años (1868-1878), como fue la sañuda toma de Bayamo por el ejército independentista cubano, dirigido y encabezado machete en mano por el valeroso mayor general Máximo Gómez. Dedicada a la periodista y militante anticolonialista francesa Michèle Firk, que se había suicidado ese mismo año, deviene una impulsiva oda al compromiso revolucionario y al determinante protagonismo bélico del tradicional cuchillo, cuyos efectos de crudeza e inmediatez expresiva fluían de un tratamiento de falso documental tan desaliñado en su proceso narrativo como inusitado en su promiscuo tratamiento plástico. A destacar la participación de Pablo Milanés en una suerte de trobador, interpretando sus propias canciones en los emplazamientos donde transcurren los hechos.

Otras películas con presencia del MACHETE

La esposa del mar – Bob McNaught (1957)
Hotel Rwanda – Terry George (2004)
Munyurangabo – Lee Isaac Chung (2007)

TOLERANCIA (Fresa y chocolate)

La tolerancia define el grado de aceptación frente a un elemento contrario a una regla moral. Se trata de respetar y tener consideración ante las acciones u opiniones de otras personas cuando éstas difieren de las propias o se contraponen al marco personal de creencias. Ser tolerante es ser respetuoso, por lo que se vuelve un valor básico para convivir armónica y pacíficamente. No sólo se trata de respetar lo que los demás digan o hagan, sino de reconocer y aceptar la individualidad y diferencias de cada ser humano. Este valor permite la buena convivencia entre personas con diferente cultura, credo, raza, etc. https://es.wikipedia.org/wiki/Tolerancia_social

“En lugar de censurar a la gente, tratemos de comprenderla. Tratemos de imaginarnos por qué hacen lo que hacen. Eso es mucho más provechoso y más interesante que la crítica; y de ello surge la simpatía, la tolerancia y la bondad”
Dale Carnegie (1888-1955) Escritor de libros de auto ayuda y empresario estadounidense.

FRESA Y CHOCOLATE (Fresa y chocolate) – 1993

fresa

Director Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío
Guión Senel Paz
Fotografía Jose María Vitier
Música Mario García Joya
Producción ICAIC/IMC/SGAE/Tabasco
Nacionalidad Cuba/México/España
Duración 108m. Color
Reparto Jorge Perrugorría, Vladimir Cruz, Marta Iborra, Francisco Gattorno, Joel Angelino, Marilyn Solaya, Andrés Cortina, Ricardo Ávila.

“Yo tengo un amigo que de niño tenía un talento extraordinario para el piano, pero el padre se opuso por aquello de que el arte es cosa de afeminado. Hoy mi amigo tiene sesenta años, es maricón y no sabe tocar el piano”

A lo largo de toda su filmografía, Gutiérrez Alea completó desde dentro del régimen castrista una especie de historia oficiosa de su país, en la que siempre mantuvo una postura crítica desencantada pero vigorosamente fortalecedora. En esta ocasión, se apoyaba en el cuento de Senel Paz El lobo, el bosque y el hombre nuevo, ambientado a finales de los setenta, para estructurar una elocuente parábola sobre la tolerancia, que condensaba con rigor, honradez y emotividad los prejuicios y las inquietudes más acentuadas de la sociedad posrevolucionaria. El enternecedor triángulo afectivo formado por un culto y sensible artista homosexual, un ingenuo estudiante comunista con vocación de escritor y una mujer madura tan solitaria como depresiva, interpretado por un terceto de actores visiblemente iluminado, constituía el eje sobre el que gravitaba esta simpática, expansiva y conmovedora comedia costumbrista, que cosechó una inesperada aclamación a nivel internacional y desencadenó, tácitamente, una actitud de cierto aperturismo en el seno de la sociedad cubana.

Otros alegatos en favor de la TOLERANCIA

El gran dictador – Charles Chaplin (1940)
Guardias y ladrones – M.Monicelli y Steno (1951)
Flores de otro mundo – Icíar Bollaín (1999)

NOMBRE (Lucía)

Designación que se le da a una persona, animal, cosa, o concepto tangible o intangible, concreto o abstracto, para distinguirlo de otros. http://es.wikipedia.org/wiki/Nombre
Un nombre de pila (o sencillamente nombre) diferencia a diferentes miembros de una misma familia. La expresión «nombre de pila» se refiere a la pila bautismal. Los nombres de pila son antropónimos, frecuentemente derivados de nombres comunes. http://es.wikipedia.org/wiki/Nombre_de_pila

“Perdona a tus enemigos, pero jamás olvides su nombre”
John F. Kennedy (1917-1963) Trigésimo presidente de los Estados Unidos

LUCÍA (Lucía) – 1968

lucia

Director Humberto Solás
Guión Humberto Solás, Julio García Espinosa y Nelson Rodríguez
Fotografía Jorge Herrero
Música Leo Brouwer
Producción ICAIC
Nacionalidad Cuba
Duración 160m. B/N
Reparto Raquel Revuelta, Eslinda Núñez, Adela Legrá, Eduardo Moure, Ramón Brito, Adolfo Llauradó, Idalia Anreus, Silvia Planas.

“Aquel día fui feliz porque Aldo confesó que me amaba, pero temía hacerme daño”

Tras labrarse un prestigio como cortometrajista y responsable de un loable mediometraje, MANUELA (1966), Solás inició su andadura como realizador de films de larga duración con esta excelsa cinta de episodios, cuya trascendencia rebasó el simple designio propagandístico hasta erigirse en una irrefutable obra maestra del cine cubano. Exhibiendo un gran virtuosismo técnico, recreaba tres relatos acerca de otras tantas Lucía (valiosas composiciones de Revuelta, Núñez y Legrá respectivamente) para referirse a tres etapas decisivas en la historia del país: 1) 1895, en el que alternaba el doloroso intimismo que acarrea la decepción amorosa de una solterona burguesa con escenas bélicas de un pasmoso verismo documental sobre la guerra de la Independencia; 2) 1932, donde narraba la toma de conciencia de una joven tras su infortunado romance con un rebelde contra la dictadura de Machado, y, 3) Años sesenta, ya en la revolución castrista, que describía con ironía las trifulcas pasiones de dos labriegos encomendados al masoquismo de los celos autodestructivos.

Otras películas tituladas con NOMBRES DE PILA

Rebeca – Alfred Hitchcock (1940)
Eva – Joseph Losey (1962)
Julia – Fred Zinnemann (1977)

BUROCRACIA (La muerte de un burócrata)

Organización o estructura organizativa caracterizada por procedimientos explícitos y regularizados, división de responsabilidades y especialización del trabajo, jerarquía y relaciones impersonales. El término es utilizado en la sociología, en la ciencia administrativa y, especialmente, en la de administración pública. http://es.wikipedia.org/wiki/Burocracia

“La burocracia destruye la iniciativa. Hay pocas cosas que los burócratas odien más que la innovación, especialmente la innovación que produce mejores resultados que las viejas rutinas. Las mejoras siempre hacen que aquellos que se hallan en la cúspide aparezcan como unos ineptos. ¿A quién le gusta aparecer como inepto?”
Frank Herbert (1920-1986) Escritor estadounidense

LA MUERTE DE UN BURÓCRATA (La muerte de un burócrata) – 1966

muerte

Director tTomás Gutiérrez Alea
Guión Tomás Gutiérrez Alea, Alfredo L. del Cueto y Ramón F. Suárez
Fotografía Ramón F. Suárez
Música Leo Brower
Producción ICAIC
Nacionalidad Cuba
Duración 87m. B/N
Reparto Salvador Wood, Silvia Planas, Manuel Estanillo, Carlos Ruiz de la Tejera, Gaspar de Santelices, Tania Alvarado, Laura Zarrabeitia.

“Esto nunca habría ocurrido en China, chico”

En su cuarto largometraje, Gutiérrez Alea prosiguió su particular radiografía a los problemas de la sociedad cubana con este corrosivo reproche a la fastidiosa e indolente ineficacia de su mecanismo administrativo, donde, a partir de una experiencia personal propia, describía con socarrona e irrespetuosa perspicacia costumbrista la delirante odisea burocrática padecida por el sobrino de un íntegro proletario recién fallecido para que su tía pueda percibir la pensión por viudedad que le pertoca. Aunque el paso del tiempo ha amortiguado un tanto la rabiosa y abrumadora sátira de su discurso sacando a flote ciertas irregularidades compositivas, persiste aún hoy en día como una afortunada comedia dramática de corte transgresor, alejada por completo del academicismo panfletista revolucionario, que sería dedicada con animosa y cordial gratitud a todos los que, de alguna u otra manera, habían intervenido hasta entonces en la industria de cine, aludiendo de forma especial a apellidos tan insignes como Bergman, Buñuel, Kazan, Keaton, Kurosawa, Vigo o Welles, entre otros.

Otras películas sobre la BUROCRACIA

Vivir – Akira Kurosawa (1952)
Mandabi – Ousmane Sembene (1968)
Ladybird, ladybird – Ken Loach (1994)

LA HABANA (Soy Cuba)

Ciudad capital de la República de Cuba, su ciudad más grande, principal puerto y centro económico-cultural. Es la sede oficial de los órganos superiores legislativo, ejecutivo y judicial del Estado, de todos los organismos centrales y de casi la totalidad de empresas y asociaciones de ámbito nacional (…) Fue fundada el 16 de noviembre de 1519 por el conquistador español Diego Velázquez de Cuéllar. Su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. http://es.wikipedia.org/wiki/La_Habana

“Desde el balcón que daba al malecón veía cada mañana los peces de La Habana bailando con la historia un guaguancón” (canción Postal de La Habana)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor y poeta español

SOY CUBA (Ya Cuba) – 1964

soy

Director Mikhail Kalatozov
Guión Enrique Pineda Barnet y Yevgeni Yevtushenko
Fotografía Sergei Urusevsky
Música Carlos Fariñas
Producción ICAIC/Goskino
Nacionalidad Cuba/ Unión Soviética
Duración 140m. B/N
Reparto Sergio Corrieri, Raúl García, José Gallardo, Luz María Collazo, Celia Rodríguez, Jean Bouise, Roberto García York, Mario Glez. Broche

“Yo solía pensar que lo más aterrador en la vida es la muerte. Ahora sé que lo más aterrador en la vida es la vida”

Kalatozov quiso retribuir la fascinación que le produjo el país que lo acomodó y enamoró desde que lo visitara por primera vez en 1961 con un documento fílmico que definiera la idiosincrasia de un pueblo liberal, valeroso y contradictorio, sumido en un progreso anémico por culpa de su permanente lucha contra la opresión capitalista. Fragmentando el metraje en cuatro relatos arropados por los versos de Yevtushenko y la cálida voz en off de Raquel Revuelta, que contraponían el humillante despotismo del gobierno de Batista y la rapacería de sus compinches norteamericanos al fulgor del ímpetu revolucionario estudiantil o la beligerante campaña castrista en Sierra Maestra, el ecléctico realizador soviético compuso un titánico himno a los preceptos comunistas frente al mercantilismo explotador, nutrido de enfáticos efectos telescópicos y planos secuencia inverosímiles. Este difícil cóctel de grandilocuencia estética y aliento propagandístico, cuyo arduo rodaje duró casi dos años, fue incomprendido, repudiado y arrinconado hasta que Scorsese y Coppola lo redescubrieron a mediados de los noventa y, deslumbrados ante semejante “tesoro oculto”,  decidieron promover su distribución en video.

Otras películas sobre LA HABANA

Nuestro hombre en La Habana – Carol Reed (1959)
Memorias del subdesarrollo – Tomás Gutiérrez Alea (1968)
Buena Vista Social Club – Wim Wenders (1999)