Jean Renoir

COSECHA (El hombre del sur)

1. Conjunto de frutos, generalmente de un cultivo, que se recogen de la tierra al llegar a la sazón.
2. Ocupación de recoger los frutos de la tierra. (RAE)

“Más vale sembrar una cosecha nueva, que llorar la que se perdió”
Alejandro Casona (1903-1965) Dramaturgo y poeta español

EL HOMBRE DEL SUR (The southerner) – 1945

southerner

Director Jean Renoir
Guion Jean Renoir, Hugo Butler
Fotografía Lucien N. Andriot
Música Werner Janssen
Producción Loew-Hakim
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 92m. B/N
Reparto Zachary Scott, Betty Field, J. Carrol Naish, Beulah Bondi, Blanche Yurka, Percy Kilbride, Charles Kemper, Estelle Taylor.

«Esas máquinas suyas están bien, me doy cuenta, pero seguro que no pueden comerlas. De vez en cuando tienes que comer un trozo de carne y unas mazorcas de maíz para llenar tu barriga. Ustedes, la gente de la ciudad, son muy inteligentes. Pero me temo que sin nosotros, los granjeros, estarían muy flacos»

Solvente adaptación de la novela Hold autumn in your hand de George Sessions Perry, que constituye una de las películas más sencillas, hermosas y enriquecedoras de la nunca suficientemente valorada etapa norteamericana de Jean Renoir. Ambientada en la población algodonera de San Pedro (Texas), en los duros años de la Gran Depresión, fundamentaba un drama social de elocuente realce humano a propósito de las penalidades económicas, los conflictos vecinales, los trastornos de salud (escorbuto) o las inclemencias climatológicas que ha de hacer frente una humilde familia de agricultores para sacar adelante la primera cosecha de su propia plantación. Cuestionando los ardides propagandísticos del New Deal rooseveltiano, el cineasta francés sacó a relucir su poderoso influjo naturalista para plasmar sin apenas resortes sentimentalistas la explotación y precariedad del trabajador agrario, haciendo especial hincapié en el arrojo, la perseverancia y el espíritu de sacrificio con el que se aferran a sus tierras para afrontar los diversos envites de la naturaleza.

Otras películas donde se llevan a cabo otros tipos de COSECHA

Arroz amargo – Giuseppe de Santis (1949)
Días del cielo – Terrence Malick (1978) / trigo
Alcarràs – Carla Simón (2022) / melocotones

CACERÍA (La regla del juego)

Partida de caza, excursión de varias personas para cazar. (google.com)

“Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería”
Otto von Bismarck (1815-1898) Estadista, burócrata, militar, político y prosista alemán

LA REGLA DEL JUEGO (La règle du jeu) – 1939

regla

Director Jean Renoir
Guion Jean Renoir y Carl Koch
Fotografía Jean Bachelet
Música Roger Désormières, Wolfgang Amadeus Mozart, Fréderic Chopin y Pierre-Alexandre Monsigny
Producción Nouvelles Éditions de Films
Nacionalidad Francia
Duración 113m. B/N
Reparto Marcel Dalio, Nora Gregor, Jean Renoir, Roland Toutain, Mila Parély, Paulette Dubost, Julien Carette, Gaston Modot.
* Frédéric Chopin – Minute Waltz, Op. 64, No. 1

«Eso también es típico de nuestra época. Ahora todo el mundo miente. Los folletos de las farmacias, los gobiernos, la radio, el cine, los periódicos… ¿Cómo pretendes que nosotros, los particulares, no mintamos?»

Portentosa comedia de costumbres, inspirada en piezas del teatro francés clásico como Le jeux de l’amour et du hasard de Marivaux, Le mariage de Figaro de Beaumarchais o, especialmente, Les caprices de Marianne de Alfred de Musset, que es comúnmente apreciada como obra precursora del cine moderno por su profundidad psicológica y la osada complejidad de su episódica estructura narrativa, si bien en en su día fue abusivamente tijeretada, zaherida por la crítica e, incluso, prohibida por representar una amenaza contra la moral del país. La azarosa y vodevilesca intersección de embustes, vanidades y falsos escarceos amorosos entre amos, sirvientes e invitados a una cacería de fin de semana en una finca de Sologne (en concreto, La Ferté-Saint-Aubin) revelaba la vacua y rancia ociosidad de la burguesía aristocrática parisina como clarividente testimonio de una época y de una sociedad cruelmente abocada al inicio de la guerra. Espléndidas actuaciones para esta elocuente, perspicaz y amarga representación de la condición humana, etiquetada por muchos expertos como una de las mejores películas de la historia.

Otras películas cuyo argumento gira alrededor de una CACERÍA

La caza – Carlos Saura (1966)
La escopeta nacional – Luis García Berlanga (1978)
La cacería – Alan Bridges (1985)

VEDETTE (La carroza de oro)

Palabra de origen francés que actualmente se emplea para designar a la artista femenina principal de un espectáculo derivado del cabaret y sus diferentes géneros (revista musical, variedades, music-hall, comparsas o burlesque). La finalidad de la vedette en el espectáculo de cabaret o centro nocturno es la de entretener al público y tiene que saber cantar, bailar y actuar en un escenario. (Wikipedia)

«Yo me he casado cinco veces y con chicas a las que he presentado en mi espectáculo como vedettes. Ellas se aprovecharon de mí, pero yo me aproveché de ellas»
Xavier Cugat (1900-1990) Músico, dibujante i artista polifacético español

LA CARROZA DE ORO (Le carrosse d’or) – 1952

Director Jean Renoir
Guion Jean Renoir
Fotografía Hill Ronald y Claude Renoir
Música Antonio Vivaldi
Producción Panaria Film
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 103m. Color
Reparto Anna Magnani, Duncan Lamont, Odoardo Spadaro, Riccardo Rioli, Nada Fiorelli, George Higgins, Ralph Truman, Elena Altieri, Dante.
* Antonio Vivaldi – Las cuatro estaciones, ‘Primavera’

«Estamos aquí por ese maldito oro. Nadie piensa en otra cosa. Y donde el oro manda, la felicidad desaparece»

El paso del tiempo ha puesto en entredicho aquel sonoro fracaso comercial que en su día obtuvo esta deleitosa y exuberante parodia sobre la difícil ilación entre el arte y el amor, basada en el relato Le carrosse du Saint Sacrement de Prosper Mérimée, que representaba con afectados matices tragicómicos y una lujosa expresividad cromática los disímiles devaneos amatorios por una imprecisa colonia hispanoamericana que transige la apasionada vedette de una compañía de variedades, allá por mediados del siglo XVIII. Una cálida introspección en la confusa correlación entre realidad (vida) y ficción (teatro), planteada como un evidente homenaje a la ‘commedia dell’arte’, donde sobresalía el excelso aprovechamiento de la maravillosa música de Antonio Vivaldi y el controvertido protagonismo de Anna Magnani, cuya cuestionable idoneidad para el personaje no impedía que imprimiera al mismo toda su fuerza y personalidad. El mismísimo François Truffaut adoraba la cinta, hasta el punto de rendirle tributo bautizando a su productora con el nombre Les Films du Carrosse.

Otras películas protagonizadas por una VEDETTE

El ángel azul – Josef Von Sternberg (1930)
Nunca pasa nada – Juan Antonio Bardem (1963)
Cabaret – Bob Fosse (1972)

PICNIC (Comida sobre la hierba)

Comida o merienda que se lleva y toma en el campo u otro espacio abierto en la que generalmente participan varias personas que se sientan a comer en el suelo. (google.com)

“Oh, esta lluvia continuará toda la mañana. Mientras escucho las campanas de la catedral, estoy pensando en tu voz… y en el picnic de medianoche” (canción Tom’s diner)
Suzanne Vega (1959-) Cantante y compositora estadounidense

COMIDA SOBRE LA HIERBA (Le déjeuner sur l’herbe) – 1959

Director Jean Renoir
Guion Jean Renoir
Fotografía Georges Lecrerc
Música Joseph Kosma
Producción Compagnie Jean Renoir/Pathé Film
Nacionalidad Francia
Duración 91m. Color
Reparto Paul Meurisse, Charles Blavette, Catherine Rouvel, André Brunot, Régine Blaess, Marguerite Cassan, Jean-Pierre Granval.

«Me río de los científicos. Mañana nos mandarán a la luna. ¿Qué pintamos en la luna? ¿Seremos allí más felices que a la sombra de nuestros olivos?»

En Francia, mientras la Nouvelle Vague empezaba a postular su privativa idiosincrasia expresiva, Jean Renoir apuraba sus últimos coletazos de virtuosismo cinematográfico en esta primorosa puesta al día de aquel descollante canto a la naturaleza y al deleite de vivir con el máximo regocijo que prescribió en su inacabada UN PARTIDA DE CAMPO (1936). Deslizándose por el resbaladizo terreno de la experimentación, el genial cineasta homenajeaba por medio de un estimulante método cromático a los maestros impresionistas y, en particular a su padre Auguste Renoir (no en vano localizó gran parte de la acción en la finca ‘Les Colletes’ de Cagnes, donde transcurrieron los últimos días de la vida del pintor), en una comedia bucólica, jubilosa y elípticamente sensual, que utilizaba las epicúreas e instintivas peripecias de un eminente biólogo, candidato a la Presidencia de Europa y defensor a ultranza de la inseminación artificial, para enaltecer placeres tan someramente mundanos como el baño fluvial, el almuerzo campestre bajo el sol o el libre ejercicio amoroso en plena naturaleza.

Otras películas donde asistimos a un PICNIC

Picnic – Joshua Logan (1955)
Picnic en Hanging Rock – Peter Weir (1975)
Metéora – Spiros Stathoulopoulos (2012)

GOCE (Una partida de campo)

Experiencia de disfrutar de los placeres de la vida que reportan sensaciones agradables (…) El goce es un regalo de la vida que suma momentos de ilusión y bienestar a la rutina cotidiana (…) Por ejemplo, existen goces personales tan bonitos como disfrutar de la agradable conversación de un buen amigo o experimentar la ilusión del enamoramiento. (definicionabc.com)

“La sabiduría de la vida consiste en la eliminación de lo no esencial. En reducir los problemas de la filosofía a unos pocos solamente: el goce del hogar, de la vida, de la naturaleza, de la cultura”
Lin Yutang (1895-1976) Escritor chino

UNA PARTIDA DE CAMPO (Une partie de campagne) – 1936

Director Jean Renoir
Guión Jean Renoir
Fotografía Claude Renoir y Jean Bourgoin
Música Joseph Kosma
Producción Phanteon Production
Nacionalidad Francia
Duración 42m. B/N
Reparto Sylvie Bataille, Georges D’Arnoux, Jane Marken, Jean Renoir, André Gabriello, Jacques-Bernard Brunius, Marguerite Renoir.

«Dime mamá, cuando eras más joven, cuando tenías mi edad ¿venías al campo a menudo? (…) ¿Y recuerdas si te sentías tan rara como yo me siento hoy? (…) Sí, mamá, que todo te provocara una especie de ternura: la hierba, el agua, los árboles… como un vago deseo. ¿No crees? Algo que entra, te eleva y te da hasta ganas de llorar. Dime, mamá, ¿tú sentías esto cuando eras joven?»

Embriagadora transcripción de un fugaz romance campestre extraído de un relato homónimo de Guy de Maupassant, que, pese a perdurar como una obra inacabada, constituye uno de los ejemplos más perfectos del universo poético y estilístico de su autor. En una especie de esbozo de lo que más tarde sería su gran obra maestra LA REGLA DEL JUEGO (1939), Renoir alcanzó un complejo equilibrio entre su tradicional humanismo populista y una melancólica evocación del Impresionismo pictórico fomentado por su progenitor, consiguiendo una bucólica y sensual apología de la naturaleza, del ambiente rural frente a la mentalidad urbana y del goce de vivir para atrapar, de vez en cuando, ese sentimiento fugaz, voluble y poderoso llamado felicidad. Antes de abandonar el rodaje para dedicarse de lleno a su nuevo proyecto, la adaptación del drama de Maxim Gorki LOS BAJOS FONDOS (1936), el maestro francés tuvo que improvisar varios fragmentos debido a una imprevista tormenta que, curiosamente, contribuyó a fortalecer la magnitud melodramática de su bellísimo paisaje fluvial, especialmente luminoso en la poética escena de la seducción de la protagonista.

Otras películas que exaltan la sensualidad y el GOCE de vivir

Sonrisas de una noche de verano – Ingmar Bergman (1955)
Belle epoque – Fernando Trueba (1992)
La fortuna de vivir – Jean Becker (1999)