Jean Marais

VODEVIL (Elena y los hombres)

Comedia teatral de trama basada en los enredos, de diálogos picantes y tema amoroso y poco trascendental. (Oxford Languages)

«Es imprescindible echarle al sexo perejil, que si no se queda solo en puro vodevil. Es mejor ser Mitchum y Jane Russell en Macao que un aquí te pillo, aquí te mato, y luego, chau» (canción La locura que todo lo cura)
Luis Eduardo Aute (1943-2020) Músico, cantante, compositor y director de cine español

ELENA Y LOS HOMBRES (Elena et les hommes) – 1956

elena

Director Jean Renoir
Guion Jean Renoir y Jean Serge
Fotografía Claude Renoir
Música Joseph Kosma
Producción Les Films Gibé/Franco London Films
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 95m. Color
Reparto Ingrid Bergman, Jean Marais, Mel Ferrer, Jean Richard, Juliette Gréco, Pierre Bertin, Dora Doll, Albert Rémy, Magali Noël.
* Juliette Gréco – Miarka

«Puede que extrayendo petróleo, escogiendo gobiernos o fabricando explosivos, no seamos los mejores. Pero si se trata del arte de vivir, se puede confiar en un francés.»

Los casi inexistentes confines que separan la realidad de la representación, explorados con pulcritud y desparpajo por Jean Renoir a lo largo de su descollante filmografía, emparentaban esta intuitiva opereta de tradición mozartiana con las precedentes LA CARROZA DE ORO y FRENCH CANCAN, conformando entre ellas una trilogía de madurez sobre el espectáculo tan jubilosa como autorreflexiva. Ambientada hacia 1912, en un convulso París ultrapatriotero, explotaba la radiante presencia de una aristócrata polaca venida a menos para escenificar los equívocos políticos y sentimentales que provoca entre los distintos pretendientes que la cortejan, entre ellos, un fabricante de zapatos (Bertin), un refinado conde (Ferrer) y un ambicioso general populista (Marais). Esplendorosa utilización del color y suntuoso diseño de vestuario para una vodevilesca parodia sobre los caprichos del amor, que permitía a Ingrid Bergman exhibir una imagen alegre, espontánea y sensual, en las antípodas de los personajes sufrientes y atormentados que interpretó en Italia para su amado Roberto Rossellini.

Otras películas que progresan a ritmo de VODEVIL

El desfile del amor – Ernst Lubitsch (1929)
Página en blanco – Stanley Donen (1960)
¡Qué ruina de función! – Peter Bogdanovich (1992)

CUENTO (La bella y la bestia)

Relato o narración breve, de carácter ficticio cuyo objetivo es formativo o lúdico (…) El cuento se emplea con diversos fines y en muchos contextos. Los cuentos infantiles o cuentos para niños se utilizan por su capacidad didáctica pero también por las posibilidades lúdicas que posee (…) Como historia o narración comprende una serie de acciones con uno o varios personajes dentro de un contexto histórico y físico, en ocasiones sin especificar (…) En algunos cuentos como las fábulas, la historia termina con una moraleja. (significados.com)

“En los cuentos infantiles, las princesas besan a los sapos, que se transforman en príncipes. En la vida real, las princesas besan a los príncipes que se transforman en sapos”
Paulo Coelho (1947-) Novelista, dramaturgo y letrista brasileño

LA BELLA Y LA BESTIA (La belle et la bête) – 1946

belle

Director Jean Cocteau
Guión Jean Cocteau
Fotografía Henri Alekan
Música Georges Auric
Producción DisCina
Nacionalidad Francia
Duración 100m. B/N
Reparto Josette Day, Jean Marais, Marcel André, Michel Auclair, Mila Parély, Nahe Germon, Raoul Marco.

«¿Vais a ser un cobarde? Yo he visto vuestras poderosas garras, ¡agarraos con ellas a la vida!, ¡defendeos!, ¡levantaos!, ¡rugid!… ¡Espantad a la muerte!»

Adecuación fílmica de uno de los mitos más célebres y representativos del género fantástico, según el cuento homónimo de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, que constituye el primero y más recordado largometraje surgido de la abstracta imaginería romántica del poeta Jean Cocteau. A pesar de su irrefrenable tendencia a caer en un trivial amaneramiento, quizás debido a la tenue determinación de su plasticidad, esta bellísima crónica de la consumación de un amor inconcebible continua irradiando un poder de persuasión tan arrebatador como desconcertante, fruto del meritorio alcance de una cabalística atmósfera antinaturalista y ciertos hallazgos expresivos de enorme repercusión para ulteriores generaciones de cineastas, entre los que sobresalen las espantosas extremidades que brotan de las paredes o el laborioso maquillaje diseñado por Hagop Arakelian, al parecer, inspirado en grabados de Gustav Douré, para la personificación del monstruo que busca ser amado por una joven de buen corazón para sólo así recuperar su aspecto humano y su condición de príncipe.

Otras películas basadas en un CUENTO INFANTIL

Las zapatillas rojas – M.Powell y E.Pressburger (1948)
En compañía de lobos – Neil Jordan (1984)
Blancanieves – Pablo Berger (2012)

MITOLOGÍA (Orfeo)

La mitología es un conjunto de mitos relativamente cohesionados: relatos que forman parte de una determinada religión o cultura. También se les denomina mitos a los discursos, narraciones o expresiones culturales de origen sagrado, y que posteriormente fueron secularizados y tratados como discursos relativos a una cultura, a una época o a una serie de creencias de carácter imaginario. (Wikipedia)

«¿La definición de mitología en una oración? ‘Mitología’, es lo que llamamos a las religiones de otras personas»
Joseph Campbell (1904-1987) Mitólogo, escritor y profesor estadounidense

ORFEO (Orphée) – 1950

orfeo

Director Jean Cocteau
Guion Jean Cocteau
Fotografía Nicolas Hayer
Música Georges Auric
Producción Films du Palais Royal/Andre Paulve Film
Nacionalidad Francia
Duración 112m. B/N
Reparto Jean Marais, François Périer, María Casarès, Marie Déa, Juliette Gréco, Roger Blin, Henri Crémieux, Maurice Carnege, René Worms.
* Christoph Willibald Gluck – Dance of the blessed spirits

«Es un privilegio de las leyendas el estar más allá del tiempo y el espacio»

Subjetiva y enigmática reubicación al mundo moderno del mito griego de Orfeo y Eurídice, considerada en su momento meramente por sus sugerentes efectos especiales, y, que hoy en día, puede verse como una arrojada e íntegra manifestación de la inabarcable riqueza temática y estética inclusa en la vanguardista concepción del arte de su creador. Expuesta bajo una atmósfera enrarecida y ambigua pero impregnada de un fascinador delirio poético, describía el descenso al inframundo para rescatar a su amada del clásico héroe, aquí un poeta en declive interpretado con maestría por el amante de Cocteau, Jean Marais, hasta conformar una sublime parábola en torno a los aleatorios confines que separan la vida y la muerte, colmada de evocaciones surrealistas y atributos de esotérico onirismo. El varapalo comercial del film mantuvo al polifacético artista alejado del cine durante diez años, tras los cuales volvió a ser masacrado por la crítica en su legado postrero EL TESTAMENTO DE ORFEO (1960), donde colaboraban figuras del calibre de Picasso, Aznavour o Yul Brinner.

Otras películas basadas en relatos de la MITOLOGÍA griega

Jason y los argonautas – Don Chaffey (1963)
La leyenda de Vandorf – Terence Fisher (1964)
Medea – Pier Paolo Pasolini (1969)