MONTMARTRE (Amelie)

Montmartre es una colina de 130 metros de altura situada en la orilla derecha del río Sena, en el XVIII Distrito de París, principalmente conocida por la cúpula blanca de la Basílica del Sacré Cœur (en español “sagrado corazón), ubicada en su cumbre. Cerca, otra iglesia, la más antigua de la colina es Saint Pierre de Montmartre, fundada por la reina de Francia en el siglo XII. En la cripta de la capilla del Martyrium, ubicada en la calle Yvonne Le Tac, se fundó la orden de sacerdotes Jesuitas el 15 de agosto de 1534. El barrio fue cuna de los impresionistas, de la bohemia parisina del siglo XIX e importante teatro de batallas durante la Guerra Franco-Prusiana y la Comuna. http://es.wikipedia.org/wiki/Montmartre

“Arriba de una escalera busco el taller del que nada subsiste. Con su nueva apariencia, Montmartre parece triste y las lilas han muerto” (canción La bohème)
Charles Aznavour (1924-) Cantante, compositor y actor francés de origen armenio

AMELIE (Le fabuleux destin d’Amélie Poulain) – 2001

amelie

Director Jean-Pierre Jeunet
Guión Jean-Pierre Jeunet y Guillaume Laurant
Fotografía Bruno Delbonnel
Música Yann Tiersen
Producción Claudie Ossard/UGC
Nacionalidad Francia/ Alemania
Duración 120m. Color
Reparto Audrey Tautou, Mathieu Kassovitz, Rufus, Lorella Cravotta, Serge Merlin, Jamel Debbouze, Claire Maurier, Clotilde Mollet, Dominique Pinon.

“Me encanta la palabra ‘fracaso’. El fracaso es el destino humano… nos enseña que la vida no es más que un esbozo. Un largo ensayo para un largo programa que no se representará”

Una vez consumada su desilusionante experiencia en Hollywood, donde dirigió la cuarta e innecesaria secuela de la saga de ALIEN, Jeunet recuperó su embrionaria naturaleza costumbrista de corte onírico/fantástico para proponer una deleitosa fábula moral en torno al amor y la bondad, rubricando así uno de los éxitos más clamorosos del cambio de milenio. Permutando el macabro señuelo adherido a DELICATESSEN (1991) para matizar su particular universo de estrafalaria comicidad surrealista por un optimismo romántico de contagiosa exuberancia, pero sin descuidar su exclusiva y abrumadora inventiva plástica de origen tebeístico, la película pormenorizaba la peripecia vital de una revoltosa y enamoradiza camarera de Montmartre (maravillosa Audrey Tatou) en su empeño vocacional y anónimo por suscitar la felicidad ajena. El melodioso acordeón de Tiersen aderezaba esta especie de cuento de hadas multicolor, delirante, meloso e incapaz de provocar indiferencia por el funambulismo de una estratagema pletórica de giros argumentales y soluciones tanto visuales como auditivas.

Otras películas ambientadas en MONTMARTRE

El asesino vive en el 21 – Henri-Georges Clouzot (1942)
Un americano en París – Vincente Minnelli (1951)
125, Rue Montmartre – Gilles Grangier (1959)

7 comments

  1. Linda película pero que sufre un poco del “péché mignon”, la flaqueza, de Jeunet que es su fantasía paradójicamente. Cuando todo se vuelve mágico, lo mágico puede perder su magia. Asimismo, el aspecto a menudo caricatural de los personajes (o del Montmartre de marras), que viene, supongo, del mundo del cómic, puede hacerle perder algo de humanidad.

    Me gusta

    1. No te digo que no, Leonardo. De todos modos, creo que la película consigue templar esa rebosante magia caricaturesca que tú citas con una adecuada dosis de melancolía, picaresca y desengaño vital. Aún así, no es fácil de discernir y puede embelesar o irritar a partes iguales.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s