Cine mudo

CERA (El hombre de las figuras de cera)

Sustancia sólida, blanca o amarilla, fundible e insoluble en agua, de origen animal, vegetal o mineral, que es muy maleable y tiene diversos usos. (google.es)
Un museo de cera exhibe figuras y objetos modelados con cera. Lo que hace verdaderamente populares a los museos de cera es la recreación de personajes populares del espectáculo, la política y el deporte en sus poses más características. Las técnicas de fabricación y la incorporación de detalles, hacen que las figuras alcancen gran realismo. (Wikipedia)

“Los pueblos son una cera blanda; todo depende de la mano que les imprime el sello”
Edouard Laboulaye (1811-1883) Jurista y político francés

EL HOMBRE DE LAS FIGURAS DE CERA (Das wachsfigurenkabinett) – 1924

Director Paul Leni
Guión Henrik Galeen
Fotografía Helmar Lerski
Producción Neptune/Film A.G.
Nacionalidad Alemania
Duración 83m. B/N
Reparto Emil Jannings, Conrad Veidt, Werner Krauss, William Dieterle, Olga Belajeff, John Gottowt, Gottfried John, Ernst Legal.

Poética plasmación de horrores mundanos en distintas fases históricas, que no sólo supone la última y mejor película alemana de su autor, sino que además perdura como una de las manifestaciones más gloriosas y peculiares del expresionismo cinematográfico. La cinta fragmentaba su contenido en tres episodios protagonizados por el califa Haroun Al Raschid, el zar Iván el Terrible y el asesino Jack el Destripador, fantaseados por un joven escritor contratado por el museo de figuras de cera para escribir unas historietas publicitarias sobre ellos. Palpitante e ilustrativo testimonio del intranquilo deterioro político-social que amenazaba al pueblo germano de la época tras el Tratado de Versalles, sobresalía por las delirantes actuaciones de tres grandes monstruos de la escena expresionista (Jannings, Veidt y Krauss), así como por una condición plástica fundamentada tanto en la pulcritud de su iluminación como en la estilizada creatividad de sus decorados y sus sinuosos armazones arquitectónicos, ideados ambos por el propio Leni y pintor Fritz Maurischat.

Otras películas ambientadas en un MUSEO DE CERA

Los crímenes del museo de cera – André de Toth (1953)
Terror en el museo de cera – Georg Fenady (1973)
Waxwork: Museo de cera – Anthony Hickox (1988)

VIENTO (El viento)

Flujo de gases a gran escala. En la Tierra, el viento es el movimiento en masa del aire en la atmósfera en movimiento horizontal (…) El viento se puede producir en diversas escalas: desde flujos tormentosos que duran decenas de minutos hasta brisas locales generadas por el distinto calentamiento de la superficie terrestre y que duran varias horas, e incluso globales, que son el fruto de la diferencia de absorción de energía solar entre las distintas zonas geoastronómicas de la Tierra. (Wikipedia)

“El lago parece mar, el viento sirve de abrigo; todo se vuelve a inventar si lo comparto contigo. La única prisa es la del corazón; la única ofensa, tener testigos” (canción Te conozco)
Silvio Rodríguez (1946-) Cantautor, guitarrista y poeta cubano

EL VIENTO (The wind) – 1928

Director Victor Sjöstrom
Guión Frances Marion
Fotografía John Arnold
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 88m. B/N
Reparto Lillian Gish, Lars Hanson, Montagu Love, Dorothy Cummings, William Orlamond, Edward Earle, Carmencita Johnson, Laon Ramon.

Ilustre adaptación de la novela homónima de Dorothy Scarborough, que constituye una de las cumbres del último período del cine mudo pese al sonoro batacazo comercial que obtuvo en el momento de su estreno. El desigual enfrentamiento del ser humano contra la hostilidad de su entorno, máxima temática del realizador sueco, encontraría en las desérticas tierras californianas de Mojave el escenario ideal para describir con poderosa fuerza dramática el tormentoso despertar a las inflexibles miserias cotidianas de una cándida muchacha virginiana, coaccionada a vivir en la pobreza junto a un hombre al que no ama. El viento del título, categórico condicionante del desequilibrio psicológico de los personajes, se erigía en el auténtico protagonista de un largometraje envuelto en una atmósfera de embelesadora irrealidad y galvanizado con un sentido plástico sublime, cuyo único pero radicaba en un edulcorado e incongruente epílogo impuesto por los exhibidores. Antológica y sutil interpretación de Lillian Gish, en su opinión, la mejor de cuantas desempeñó a lo largo de su brillante carrera.

Otras películas con un decisivo protagonismo del VIENTO

El héroe del río – C.Reisner y B.Keaton (1928)
La hija de Ryan – David Lean (1970)
La fuerza del viento – Carroll Ballard (1992)

MALDITISMO (La reina Kelly)

Condición de maldito (que va contra las normas establecidas). (RAE)
Se engloba bajo este concepto a todos los escritores considerados como una amenaza para la moral de su época porque escriben sobre temas que se tienen por obscenos, blasfemos o que hacen apología del mal, pero a menudo suelen ser los renovadores del lenguaje, las costumbres y la cultura en general. http://www.trazegnies.arrakis.es/indexdi1.html

“Desde el comienzo, la cinta estuvo rodeada de un halo de malditismo que perdura más de cuarenta años después: accidentes, muertes extrañas, sucesos inexplicables… Y todo mucho antes de que se hicieran las actuales campañas de marketing en este sentido. ¿Realidad o leyenda?” (sobre El exorcista)
Nacho López Llandres (1981-) Periodista español

LA REINA KELLY (Queen Kelly) – 1929

Director Erich Von Stroheim
Guión Erich Von Stroheim
Fotografía Paul Ivano y Gordon Pollock
Música Adolf Tandler
Producción Gloria Swanson Pictures
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 101m. B/N
Reparto Gloria Swanson, Walter Byron, Seena Owen, Sidney Bracey, Tully Marshall, Wilhelm von Brincken, Sylvia Ashton, Wilson Benge.

La amenazante llegada del sonoro, unida a la incompatibilidad profesional entre el excesivo realizador y Gloria Swanson, que protagonizaba y producía la película con el capital de su amante y futuro político Joseph R. Kennedy, acabaron por abortar esta imaginable obra maestra y, lo que es mucho peor, terminaron por hundir la carrera de uno de los más desmesurados e intransigentes creadores de la historia del cine. Aunque en su momento, contradiciendo el deseo del cineasta, se distribuyera por Europa con pésimos resultados un nefasto montaje del mutilado e inconcluso material, posteriores restauraciones han permitido inmortalizar su pasmosa brillantez y modernidad en la descripción feroz y provocadora de la depravación y vetustez de la alta sociedad europea, que se servía de la azarosa historia de amor entre una joven novicia huérfana y un veleidoso príncipe prometido con la monarca del imaginario reino de Ruritania para dar rienda suelta a las impúdicas obsesiones temáticas de su autor, poner a prueba su audaz hendidura psicológica y manifestar su imponente fuerza visual.

Otras películas rodeadas por un halo de MALDITISMO

El mundo sigue – Fernando Fernán Gómez (1963)
Cabeza borradora – David Lynch (1977)
Arrebato – Iván Zulueta (1980)

URBE (Berlín, sinfonía de una ciudad)

Ciudad, especialmente la que tiene un gran número de habitantes. (google.es)

“Madrid es una urbe donde nadie te da la lata con las cuestiones identitarias”
Albert Boadella (1943-) Actor y dramaturgo español

BERLÍN, SINFONÍA DE UNA CIUDAD (Berlin – Die symphonie der großstadt) – 1927

sinfoni

Director Walther Ruttmann
Guión Walther Ruttmann y Karl Freund
Fotografia Karl Freund, Reimar Kuntze, Robert Baberske y László Schäffer
Música Edmund Meisel
Producción Deutsche Vereinsfilm AG
Nacionalidad Alemania
Duración 69m. B/N

A partir de una idea del productor Carl Mayer, principal responsable del “kammerspielfilm”, Ruttmann enriqueció el vanguardismo experimental revelado en sus cuatro OPUS (1921-1925) con esta arrebatadora composición fílmica encomendada a atrapar la esencia vital y rítmica de la gran urbe berlinesa a través de un veloz encadenamiento de imágenes reales y figurativas, supeditadas a un trastorno temporal intrínseco. Prolongando las teorías sobre el montaje preconizadas por Vertov con su “cine-ojo” y tomando como referente la descripción lírica de una jornada parisina plasmada por Alberto Cavalcanti en RIEN QUE LES HEURES (1926), reprodujo con suma destreza el acontecer cotidiano de la capital germana desde la placidez del alba hasta el desconcierto de la medianoche, sin rehusar los “collages” fotográficos y las sobreimpresiones, hasta lograr un documental hermético y geometrista, cuya trascendencia resultaría crucial para la evolución del género. El propio Ruttmann recuperó su espíritu en 1929 con la arribada del sonido para forjar una prolongación titulada LA MELODIA DEL MUNDO.

Otras películas documentales que captan el pulso cotidiano de una URBE

Manhatta – P.Strand y C.Sheeler (1921)
Lluvia – J.Ivens y M.Franken (1929)
São Paulo, sinfonía de una metrópolis – A.Kemeny y R.R.Lustig (1929)

GERMEN (Historia de un crimen)

Primer estadio de un proceso, en el que se forma o crea algo. (K Dictionaries Ltd.)

“Yo había comprendido hace muchos años que no hay cosa en el mundo que no sea germen de un Infierno posible; un rostro, una palabra, una brújula, un aviso de cigarrillos, podrían enloquecer a una persona, si ésta no lograra olvidarlos”
Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino

HISTORIA DE UN CRIMEN (Histoire d’un crime) – 1901

crime2

Director Ferdinand Zecca
Guión Ferdinand Zecca
Fotografía Ferdinand Zecca
Producción Pathé Frères
Nacionalidad Francia
Duración 5m. B/N
Reparto Ferdinand Zecca, Jean Liezer y otros intérpretes anónimos.

Atrayente reproducción en imágenes de un proceso criminal acontecido en 1889, derivada de la escenificación en cera que del mismo se mostraba en el subsuelo del Museo Grévin, que quizás constituya el título más significativo tanto de su actor/realizador como de la corriente naturalista que dominaba las artes visuales francesas de la época, siendo incluso acuñada por la propia Pathé como el primer drama criminal o policíaco de la historia del cine. Por medio de seis cuadros enlazados de forma sistemática, un método a todas luces primitivo pero que presagiaba ya lo que hoy en día entendemos por guión, se representaba el asesinato de un banquero a manos de un deudor, la detención del homicida, el juicio, un turbador sueño en la cárcel en el que el incriminado rememora su infancia (sin duda el instante más sublime y original del film), la llegada del verdugo y la ejecución final, cuyo estremecedor realismo fue cercenado por la censura. Tal obstáculo no fue óbice para que obtuviera un rotundo éxito y recuperara sobradamente su coste aproximado de tres mil francos.

Otras películas que constituyen el germen de un género cinematográfico

El regador regado – Louis Lumière (1896) / Comedia
Viaje a la luna – Georges Méliès (1902) / Ciencia-ficción
Asalto y robo de un tren – Edwin S. Porter (1903) / Western