Cine mudo

PEINETA (El Dorado)

Ornamento femenino para el cabello que consta de un cuerpo convexo y un conjunto de púas que se encajan sobre el moño.​ En su origen se fabricaban del carey procedente del caparazón de la tortuga, pero de forma progresiva han entrado en la órbita de los materiales sintéticos (plástico). Muy habitual en España desde finales del siglo XVIII, su uso se conserva en las bodas, bautizos, procesiones de Semana Santa, corridas de toros, espectáculos tradicionales y espectáculos de música flamenca o copla. (Wikipedia)

“Aquel día te llevé toda conmigo, de la peineta a los pies; te sabía de memoria, y te repasaba vagando por la ciudad, como un trágico de provincia repasa un drama de Shakespeare” (poema Marburg)
Boris Pasternak (1890-1960) Poeta y novelista ruso

ELDORADO (Eldorado) – 1921

Director Marcel L’Herbier
Guion Marcel L’Herbier
Fotografía Georges Lucas y Georges Specht
Música Marius-François Gaillard
Producción Gaumont
Nacionalidad Francia
Duración 77m. B/N
Reparto Eve Francis, Jaque Catelain, Marcelle Pradot, Philippe Hériat, Georges Paulais, Claire Prelia, Max Dhartigny, Émile Saint-Ober.

“Se olvidan de la vida… Sin embargo, una sombra negra…”

La escuela vanguardista francesa de posguerra tuvo en Marcel L’Herbier a uno de sus más ilustres representantes, y, por consiguiente, atesora como una de sus piezas más significativas la que fue su gran obra maestra, es decir, este embriagador melodrama pasional sobre el desdichado romance entre una bailaora de flamenco y un pintor escandinavo, enmarcado en una Andalucía que lucía con presunción su cautivadora Alhambra de Granada o el folklore anexo a la Semana Santa sevillana. En un afán por indagar en la naturaleza intrínseca de los personajes, la película explotaba con audacia la técnica del “flou” para difuminar los contornos y diluir los distintos detalles con el propósito de invocar a los maestros del Impresionismo pictórico. La portentosa aplicación de aquel innovador método, ensayado anteriormente por el director en el cortometraje PHANTASMES (1917), o la fascinante calidad plástica de la puesta en escena, corroboraron una personalidad creativa formalista y sumamente voluptuosa, que se desvalorizaría paulatinamente ante la pretenciosidad de sus subsiguientes propuestas.

Otras películas donde se luce alguna que otra PEINETA

El diablo es una mujer – Josef Von Sternberg (1935)
La niña de tus ojos – Fernando Trueba (1998)
Blancanieves – Pablo Berger (2012)

INMUEBLE (La casa de la calle Trubnaya)

Edificio o casa destinados a vivienda u otro fin y que son propiedad de alguien. (google.es)

“Fuentes fidedignas nos informan que el 17 del presente se produjo una lluvia de piedras en la calle Carlin, en circunstancias en que el cielo se presentaba totalmente despejado. Las piedras se precipitaron sobre el inmueble que habita Mrs. Margaret White. Causaron considerables daños en el tejado y estropearon dos canalones y un tubo de desagüe. Los destrozos fueron evaluados en 25 dólares, Mrs. White es viuda y vive con su hija Carrietta de tres años de edad. Nuestros esfuerzos para localizar a Mrs. White resultaron infructuosos” (novela Carrie)
Stephen King (1947-) Escritor estadounidense de novelas de terror

LA CASA DE LA CALLE TRUBNAYA (Dom na Trubnoy) – 1928

Director Boris Barnet
Guion Nikolai Erdman, Anatoli Marienhof, Vadim Shershenevich, Viktor Shklovsky y Bella Zorich
Fotografía Yevgeni Alekseyev
Producción Mezhrahbpom-Russ
Nacionalidad Unión Soviética
Duración 64m. B/N
Reparto Vera Maretskaya, Vladimir Fogel, Yelena Tyapkina, Sergei Komarov, Ada Vojtsik, Vladimir Batalov, Anel Sudakevich, Vladimir Uralsky

“La ciudad duerme. El inmueble de la calle Trubnaya también duerme. La ciudad se despierta. Se mira al espejo y comienza a despertarse”

La magnífica acogida de crítica y público lograda el año anterior con LA CHICA DE LA SOMBRERERA indujo a Boris Barnet a seguir luciendo su especial talento como burlesco fabulador de lo cotidiano en esta otra amalgama de crítica social, melodrama y comedia sentimental, asentada, como la anterior, en el indeclinable impulso humano por hallar la felicidad y el papel crucial que en el mismo asumen factores como el azar y la fortuna. El cúmulo de lances marcados por la ruindad y la hipocresía que acaecen en un inmueble moscovita entre sus rapaces inquilinos y una joven pueblerina a la que explotan laboralmente dieron pie a un lúcido retablo costumbrista donde la acrimonia de su parábola era dulcificada por el carácter poético y sensual de su puesta en escena (decisivo en este aspecto resultó el decorador Sergei Kozlovsky) y la efusividad de sus interpretaciones, entre las que destaca la última actuación de Vladimir Fogel en el papel de un ruin peluquero. La película cosechó un magno éxito internacional, confirmando a su realizador como el gran embajador soviético de la comedia silente.

Otras películas que narran las peripecias de los vecinos de un INMUEBLE

El quimérico inquilino – Roman Polanski (1976)
La estrategia del caracol – Sergio Cabrera (1993)
La comunidad – Alex de la Iglesia (2000)

NICKELODEON (Asalto y robo de un tren)

Primer tipo de espacio de exposición interior dedicado a proyectar películas. Estos prosperaron entre 1905 y 1915, y por lo general, se creaban en antiguos escaparates y había que pagar cinco centavos para entrar. (Wikipedia)

“No es exagerado decir que el cine moderno se inició con los nickelodeons”
Charles Musser (1951-) Historiador de cine y realizador de documentales estadounidense

ASALTO Y ROBO DE UN TREN (The great train robbery) – 1903

robbery

Director Edwin S. Porter
Guión Edwin S. Porter y Scott Marble
Fotografía Edwin S. Porter y Blair Smith
Producción Edison Manufacturing Company
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 12m. B/N
Reparto Justus D. Barnes, George M. Anderson, A.C. Abadie, Walter Cameron, Frank Hanaway, Morgan Jones, Tom London, Mary Snow.

Reconstrucción de un episodio real acontecido en el Far-West americano que incorporaba gran parte de los elementos que identificarían el futuro temario del género, y, que, con sobrado fundamento, puede ser considerada como la primera película en desarrollar un relato con soluciones estrictamente cinematográficas, es decir, con técnicas narrativas análogas a las esgrimidas hoy en día para articular un argumento. Tal estimación radica básicamente en motivos tales como la sincronización de acciones paralelas a través de un montaje alternado, primicia revelada un año antes por el propio Porter en SALVAMENTO DE UN INCENDIO, el desarrollo de escenas “en profundidad” o con cámara en movimiento para el correcto avance de la acción, la variedad de escenarios tanto exteriores como en estudio o la consecución de un vigoroso ritmo “in crescendo”. El furor desatado en los Nickel Odeon, donde especialmente impactaba el primer plano de su epílogo (en el que uno de los atracadores dispara a quemarropa contra la pantalla), originó un alud de remedos, algunos de ellos obra del mismísimo Edwin S. Porter.

Otras películas que tuvieron éxito en la época del NICKELODEON

An interesting story – James Williamson (1904)
El enemigo invisible – D.W. Griffith (1912)
Dr. Jekyll and Mr. Hyde – Herbert Brenon (1913)

TESTAMENTO (El legado tenebroso)

Declaración voluntaria de una persona expresando lo que quiere que se haga con sus bienes después de su fallecimiento; es un acto solemne sometido a ciertos requisitos de forma y en el que necesariamente consta la institución de un heredero. (google.es)

“La enfermedad más peligrosa después del doctor, es el testamento: más han muerto porque hicieron testamento, que porque enfermaron”
Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español del Siglo de Oro

EL LEGADO TENEBROSO (The cat and the canary) – 1927

Director Paul Leni
Guion Alfred A. Cohn
Fotografía Gilbert Warrenton
Música Charles D. Hall
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 75m. B/N
Reparto Laura LaPlante, Creighton Hale, Forrest Stanley, Tully Marshall, Gertrude Astor, Arthur Edmund Carew, Flora Finch, Martha Mattox.
* Camille Saint-Saëns – Symphony No. 3 “Organ”

“Mis parientes han vigilado mi estado de salud como si ellos fuesen gatos y yo un canario. Piensan que me han vuelto loco y, por eso, todos mis bienes se los lego a mi pariente más distante que lleve el apellido… West”

Al igual que otros talentosos realizadores germanos, Paul Leni aterrizó en Hollywood dispuesto a introducir los elementos característicos de la atmósfera expresionista, y, casi sin darse cuenta, sembraron juntos la simiente de una enraizada tradición terrorífica, que tuvo en la Universal su auténtico núcleo neurálgico. En esta ocasión, fue la adaptación homónima de una exitosa pieza teatral de John Willard, encargada por el reputado Carl Laemmle Jr. (primogénito del fundador de la Universal), la auténtica iniciadora de un gótico, claustrofóbico e imitado subgénero de misterio con pinceladas de humor, sustentado en atrevidos e inusitados movimientos de cámara y una utilización con fines sobrecogedores de la iluminación en claroscuros. La entonces famosa estrella de la productora, Laura LaPlante, fue la encargada de interpretar a la joven y sorprendente única heredera de su millonario tío, según el retorcido testamento leído en su siniestro caserón veinte años después de su muerte, que debía enfrentarse a los amenazantes (y aparentemente sobrenaturales) arrebatos criminales por parte del resto de desheredados.

Otras películas que narran las consecuencias de un sorpresivo TESTAMENTO

Los herederos felices – Max Ophüls (1933)
La bestia con cinco dedos – Robert Florey (1946)
Los herederos – Stefan Ruzowitzky (1998)

TRABAJO (Tiempos modernos)

1. Acción y efecto de trabajar.
2. Ocupación retribuida.
3. Operación de la máquina, pieza, herramienta o utensilio que se emplea para algún fin.
4. Esfuerzo humano aplicado a la producción de riqueza, en contraposición a capital.
(RAE)

“Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí y ponte enseguida a aprender cómo se hace”
Franklin D. Roosevelt (1882-1945) Político, diplomático y abogado estadounidense

TIEMPOS MODERNOS (Modern times) – 1936

Director Charles Chaplin
Guion Charles Chaplin
Fotografía Roland Totheroh e Ira Morgan
Música Charles Chaplin
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 87m. B/N
Reparto Charles Chaplin, Paulette Goddard, Henry Bergman, Chester Conklin, Stanley Stanford, Hank Mann, Louis Natheaux.

“¡Lo conseguiré! Tendremos una casa, aunque deba trabajar para ello”

Centrándose por última vez en las peripecias del eterno vagabundo, en esta ocasión, acompañado de una joven huérfana en su frustrante empeño por encontrar trabajo después de haber sido despedido de una cadena de montaje (segmento muy probablemente inspirado en la comedia musical de René Clair VIVA LA LIBERTAD), Chaplin construyó esta grotesca e implacable sátira sobre la alarmante precariedad laboral padecida durante la Gran Depresión y los distintos sistemas de organización industrial y producción en serie aplicados en pleno desarrollo capitalista. Nos hallamos ante un auténtico portento de creatividad cómica y perfeccionismo expresivo, fundamental en el apartado artístico por incorporar a la silente tradición chapliniana diversos efectos sonoros y algún que otro pasaje dialogado, además de una canción de lenguaje ininteligible (conocida como Nonsense song) que tomaba prestada la melodía original de Léo Daniderff Je cherche aprés Titine, y, por otro lado, decisivo para que el sector más conservador de la sociedad estadounidense intensificara su particular inquina hacia el cineasta con la excusa de una escena en la que el protagonista es confundido con el líder instigador de una manifestación comunista.

Otras películas en las que su protagonista cambia varias veces de TRABAJO

La busca – Angelino Fons (1966)
Besos robados – François Truffaut (1968)
Alicia ya no vive aquí – Martin Scorsese (1974)