Cine mudo

DESFALCO (La marca del fuego)

Acto en el que uno o más individuos se apropian indebidamente de valores o fondos que les han sido confiados en razón de un cargo.1​ Es un tipo de fraude financiero. Puede referirse tanto a caudales privados (entre un empleado y su patrón o entre socios de la misma empresa) como públicos (llamado detrimento patrimonial). (Wikipedia)

“No es la discordia, es la crisis. La crisis financiera, que es la más terrible de las crisis. La pobreza, mas no de uno, sino de todos los españoles, la bancarrota de una nación, la sublimidad del desfalco, el trueno reducido a su más augusta expresión”
Benito Pérez Galdos (1843-1920) Novelista, dramaturgo, cronista y político español

LA MARCA DE FUEGO (The cheat) – 1920

Director Cecil B. De Mille
Guion Hector Turnbull y Jeanie MacPherson
Fotografía Alvin Wyckoff
Producción Jesse L. Lasky Feature Play Company
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 58m. B/N
Reparto Fannie Ward, Sessue Hayakawa, Jack Dean, James Neill, Utake Abe, Dana Ong, Hazel Childers, Arthur H. Williams, Horace C. Carpenter.

“¿Significa esto que puedes darme diez mil dólares ahora mismo?”

Esencial puesta en imágenes de un impetuoso argumento de conflicto interracial escrito por Hector Turnbull, posteriormente versionado por George Fitzmaurice (1921), George Abbott (1931) y Marcel L’Herbier (1937), que, debido a la trascendencia e intrepidez de sus esquemas narrativos y estilísticos, ennobleció el melodrama hollywoodiense, sentó sus bases futuras y cimentó el enorme prestigio que Cecil B. De Mille alcanzaría a partir de entonces. La angustia que hostiga a la consentida esposa de un corredor de bolsa en su premura por enmendar un desfalco de dinero benéfico derrochado, que le supondrá ser marcada con un hierro candente por el marchante de origen asiático que aceptó prestárselos a cambio de sus favores carnales, deparó el primer intento en desarrollar una intriga psicológicamente y reveló las múltiples posibilidades de la iluminación artificial. El film dosificaba sus atemporales elementos dramáticos con una profusa aplicación de la elipsis, amparándose en unas interpretaciones que huían del habitual tono declamatorio para acceder a un estilo más comedido y sugeridor.

Otras películas determinadas por un DESFALCO

Psicosis – Alfred Hitchcock (1960)
Fango en la cumbre – Clive Donner (1964)
El hombre de las mil caras – Alberto Rodríguez (2016)

ENTRECEJO (Sangre y arena)

Espacio que hay entre las cejas.
Cejijunto. Que tiene las cejas muy pobladas de pelo hacia el entrecejo, por lo que casi se juntan. (RAE)

“Me arrepentí, ya tarde, de haber aventurado esta última palabra; frunció el profesor su poblado entrecejo, y creí que había malogrado el éxito que esperaba obtener de aquella conversación. No fue así, por fortuna” (novela Viaje al centro de la tierra)
Jules Verne (1828-1905) Escritor francés

SANGRE Y ARENA (Blood and sand) – 1922

Director Fred Niblo
Guion June Mathis
Fotografía Alvin Wyckoff
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 80m. B/N
Reparto Rodolfo Valentino, Nita Naldi, Lita Lee, George Periolot, Rose Rosanova, Walter Long, Leo White, Fred Becker, Sidney De Grey.

“La profesión de un bandido es muy parecida a la de un torero. Ambos arriesgan su vida para ganarse el sustento”

Segunda versión de la conocida novela homónima de Vicente Blasco Ibáñez, transferida al cine por el propio escritor en 1916, que permitió a su mítico protagonista fortalecer la imagen de ‘latin lover’ epicúreo, conquistador y fervoroso alcanzada un año antes con LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS de Rex Ingram. La ardiente y fatídica predestinación que encauza la conducta vital de un torero sevillano de condición muy humilde, que, pese a estar felizmente casado, no puede apaciguar la fascinación lasciva que le inspira una adinerada, frívola y seductora viuda devora-hombres, se erige en el pertinaz eje dominador de un argumento consagrado a preconizar los discutibles encantos de la fiesta taurina por medio de una atropellada e inconstante fortaleza narrativa y aquel irrecuperable glamour consustancial al Hollywood silente. El tormentoso apetito carnal que desprendían sus secuencias amorosas perdura hoy en día como el aspecto más destacado de un film cuyo clamoroso éxito popular ocasionó la aparición de diversas réplicas a modo de divertidas parodias.

Otras películas en las que uno/a de sus protagonistas luce un poblado ENTRECEJO

El evangelio según San Mateo – Pier Paolo Pasolini (1964)
En compañía de lobos – Neil Jordan (1984)
Frida – Julie Taymor (2002)

PAZ (Civilización)

Definida en sentido positivo, es un estado a nivel social o personal, en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad en las partes de una unidad. También se refiere a la tranquilidad mental de una persona o sociedad; definida en sentido negativo, es la ausencia de inquietud, violencia o guerra. En el plano colectivo, paz es lo contrario de la guerra, estado interior exento de sentimientos negativos (ira, odio). (Wikipedia)

“La paz no es solamente la ausencia de la guerra; mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión difícilmente podremos alcanzar un mundo de paz”
Rigoberta Menchú (1959-) Líder indígena guatemalteca

CIVILIZACIÓN (Civilization) – 1916

Director Thomas H. Ince, Reginald Barker y Raymond B. West
Guion C. Gardner Sullivan
Fotografía Joseph H. August, Dal Clawson, Dev Jennings, Irvin Willat, Clyde de Vinna y Charles Kaufman
Música Victor Schertzinger
Producción Thomas H. Ince Corporation/Triangle Film
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 78m. B/N
Reparto Howard C. Hickman, Enid Markey, Lola May, Herschel Mayall, Charles K. French, j. Frank Burke, George Fisher, J. Barney Sherry.

“Durante mi reinado, mi mandato será que mis súbditos disfruten de paz y buena voluntad”

Antes de consagrar enteramente su capacidad como realizador a las películas del Oeste, Thomas H. Ince se alió con dos asiduos directores de la Triangle, Reginald Barker y Raymond B. West, este último bastante acreditado por su labor en el campo de los efectos especiales, con el objetivo de apuntalar las consignas idealistas proclamadas en la campaña electoral del candidato y a la postre presidente estadounidense Woodrow Wilson. Obviamente, el fruto de dicha asociación resultó ser un producto de irrebatibles directrices propagandísticas, donde la ingenua proclama mística en aras de la paz que proponía su argumento (el mismísimo Jesús de Nazaret se aparecía para contribuir a la alegórica redención espiritual de los responsables de un conflicto armado, ubicado en el imaginario reino de Wredpryd) contrastaba profundamente con su armoniosa y temperamental fuerza narrativa o la inmensa espectacularidad y pulcritud plástica de sus imponentes imágenes. La repercusión de semejante soflama acabó siendo de tal envergadura, que, en pleno delirio bélico, fue consumida como mero folletín antigermánico.

Otros alegatos fílmicos en favor de la PAZ

Remordimiento – Ernst Lubitsch (1931)
El gran dictador – Charles Chaplin (1940)
Flecha rota – Delmer Daves (1950)

ANTIBELICISMO (Arsenal)

Movimiento contra las guerras y contra una guerra concreta efectiva o eventual (…) El movimiento antibélico internacional moderno nace en el siglo XIX y se amplía en vísperas de la Primera Guerra Mundial (…) Después de la Segunda Guerra Mundial, se amplió y planteó la necesidad del desarme, ante todo la prohibición y eliminación de las armas atómicas, biológicas, químicas, etc. y también de armamentos comunes, la disolución de los bloques militares, la clausura de las bases militares en el extranjero y la evacuación de las tropas. (pazesfuerza.wordpress.com)

“Cassius Clay cambió de nombre y se permitió el lujo de ser igual de memorable con ambos. Se declaró musulmán y antibelicista en una época en la que bastante tenía con ser negro” (artículo Muhammad Ali: mucho más que un deportista enorme)
Jorge Sanz Casillas (1990-) Periodista español 

ARSENAL (Arsenal) – 1929

Director Aleksandr Dovjenko
Guion Aleksandr Dovjenko
Fotografía Danylo Demutsky
Música Igor Belza
Producción VUKFU
Nacionalidad Unión Soviética
Duración 75m. B/N
Reparto Semion Svachenko, Nikolai Nademsky, Sergei Petrov, Aleksandr Evdakov, Ambrossy Buchma, David Erdman, Gregori Karkhov.

“¿Dónde está el enemigo?”

En el ocaso del período silente, Dovjenko inscribió su nombre en los anales del Séptimo Arte con una trilogía en clave metafórica dedicada a su Ucrania natal, iniciada con ZVENIGORA (1928) y concluida con la magistral LA TIERRA (1930),  donde manifestaba su talento a base de entroncar un propósito didáctico y propagandístico con una emocionante acepción poética de la naturaleza humana. En esta ocasión, desarrollaba un turbulento episodio acontecido en 1918, cuando un excombatiente de la Primera Guerra Mundial infunde entre el proletariado de la fábrica de municiones de Kiev un espíritu nacional e insurrecto que dará lugar a una sucesión de refriegas con la política reaccionaria y que culminará con una masacre de obvio cariz simbólico, cuya máxima pretendía esclarecer la imposibilidad de erradicar una ideología por medio de las armas y la violencia. La cinta, paradigma del antibelicismo militante, fundamentaba su palpitante poderío expresivo en la fuerza del montaje y en la congénita capacidad de su autor para extraer lirismo de los más espasmódicos contenidos. 

Otras películas comprometidas con el ANTIBELICISMO

Senderos de gloria – Stanley Kubrick (1957)
El puente – Bernhard Wicki (1959)
Johnny cogió su fusil – Dalton Trumbo (1971)

TACAÑERÍA (Avaricia)

Mezquindad, inclinación a realizar los menores gastos posibles. (Espasa-Calpe)

“El ahorro excesivo declina rápidamente hacia la tacañería, cayendo en la exageración de reputar superfluo hasta lo necesario”
Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) Médico español

AVARICIA (Greed) – 1924

Director Erich Von Stroheim
Guion Erich Von Stroheim
Fotografía William H. Daniels y Ben F. Reynolds
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 140m. B/N
Reparto Zasu Pitts, Gibson Gowland, Jean Hersholt, Chester Conklin, Florence Gibson, Tempe Pigott, Günther von Ritzau, Sylvia Ashton.

“Te veré morir de hambre antes de que obtengas otro centavo… ¡de mi dinero!”

Probablemente el mejor ejemplo de la cruda y sarcástica amoralidad cinematográfica cultivada por Erich Von Stroheim lo encontremos en esta adaptación de la novela naturalista McTeague de Frank Norris, a su vez, inspirada en unos hechos criminales acontecidos a principios de la década de 1880, donde se narraban las sórdidas relaciones entre un dudoso odontólogo asentado en San Francisco, su tacaña esposa y el primo y ex pretendiente de ésta. Cercenada en más de seis horas respecto a su titánico metraje original y vilipendiada por la crítica americana del momento, que la llegó a considerar como un producto impúdico y hasta putrefacto, representa hoy en día la cumbre del sofisticado e innovador talento artístico del cineasta vienés (al que se le imputan hallazgos expresivos como el uso de la profundidad de campo) y de la casi enfermiza exactitud realista con la que solía moldear sus trabajos, patente en escenas tan absorbentes y perturbadoras como el beso en el consultorio, el revolcón sensual de Trina en la cama con su dinero o el amargo y trágico epílogo en el Valle de la Muerte, por cierto, rodado en pleno verano a más de cincuenta grados de temperatura.

Otras películas donde emerge el defecto de la TACAÑERÍA

Cuento de Navidad – Brian Desmond Hurst (1951)
Intento de asesinato – Shôhei Imamura (1964)
Los amantes crucificados – Kenji Mizoguchi (1964)