Drama costumbrista

CONDUCTOR (Una historia del Bronx)

Persona capacitada para conducir el mecanismo de dirección o va al mando de un vehículo de motor contratada para transportar a personas, mercancías o animales.​ (Wikipedia)

“El cartero quiere un autógrafo. El conductor del taxi quiere una foto. La camarera quiere un apretón de manos. Todo el mundo quiere un pedazo de ti”
John Lennon (1940-1980) Músico, compositor y cantante británico

UNA HISTORIA DEL BRONX (A bronx tale) – 1993

Director Robert De Niro
Guión Chazz Palminteri
Fotografía Reynaldo Villalobos
Música Butch Barbella
Producción Tribeca Productions/Savoy Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 122m. Color
Reparto Robert De Niro, Chazz Palminteri, Lillo Brancato, Francis Capra, Taral Hicks, Katherine Narducci, Joe Pesci, Clem Caserta.

“No hace falta valor para apretar un gatillo, pero sí para levantarte cada día y vivir de tu trabajo”

Apreciable ópera prima como realizador de Robert De Niro, basada en el monólogo teatral homónimo de Chazz Palminteri, que invocaba diversos pasajes autobiográficos de ambos al expresar con llaneza la relación de afecto, amparo y admiración que une a un cabecilla mafioso del neoyorquino barrio del Bronx con el hijo adolescente de un íntegro conductor de autobús italoamericano, allá por los años sesenta. Película de exquisitas hechuras, intensas sensaciones y múltiples tonalidades, cobijada en la insigne precisión de sus diálogos y en una cadencia narrativa tan dinámica como escurridiza, deviene una sensible exhortación a la ética del deber paterno y su intrínseca responsabilidad en fomentar la humildad, el talento, el esfuerzo y la honestidad, entre otros otros conceptos, en detrimento de la divagación por los inciertos y cada vez más transitados caminos del poder, el dinero fácil y la ambición sin mesura. Interpretada con sobriedad y puro nervio scorsesiano, presume además de una espectacular banda sonora integrada por una veintena de grandes canciones de diferentes estilos.

Otras películas protagonizadas por un CONDUCTOR de autobús

Mr. Thank-you – Hiroshi Shimizu (1936)
El frasco – Alberto Lecchi (2008)
Paterson – Jim Jarmusch (2016)

PASEO (Nubes flotantes)

Acto por el cual una persona o un grupo de personas disfrutan de un tipo de actividad (por lo general, al aire libre o fuera de espacios cerrados) de manera relajada. Cuando se realiza el acto de pasear puede estar conociéndose nuevos lugares o cosas pero también se puede estar disfrutando lugares conocidos que son tranquilos y apropiados para el goce. (definicionabc.com)

“Para los animales basta comer, jugar y dormir. Sería un gran logro si los seres humanos también pudiesen disfrutar con un alimento nutritivo, un simple paseo diario y un sueño reparador”
Masanobu Fukuoka (1913-2008) Agricultor, biólogo y científico japonés

NUBES FLOTANTES (Ukigomu) – 1955

Director Mikio Naruse
Guión Yôko Mizuki
Fotografía Masao Tamai
Música Ichirô Saitô
Producción Toho
Nacionalidad Japón
Duración 123m. B/N
Reparto Hideko Takamine, Masuki Mori, Mariko Okada, Isao Yamagata, Daisuke Katô, Chieko Nakakita, Mayuri Mokusho, Haruna Kaburagi.

“Yo soy sólo un recuerdo y los recuerdos desaparecen pronto”

En su período de mayor plenitud creativa, Naruse dirigió con minuciosa desnudez dramática, próspera simplicidad narrativa e inmutable fluidez temporal este bello y melancólico melodrama que florece en la actualidad como su película más reputada, además de constituir uno de los títulos más representativos y fehacientes del desalentador pesimismo que embargaba a la sociedad japonesa de posguerra. La dolorosa, traumática y atormentada relación adúltera que prolonga una desorientada joven enamoradiza con un arrogante e irresponsable ingeniero forestal de Tokio, según la novela homónima de Fumiko Hayashi, apelaba a nuestras emociones más profundas a través de paseos, silencios o conversaciones de extremada tristeza y serenidad con el propósito de hurgar en cuestiones tan trascendentales como la soledad, la humillación del alma, la deletérea inconsciencia en desmembrar un hogar ajeno o el sentimiento de frustración que sucede a la infidelidad. Cabe destacar la meritoria fotografía de Masao Tamai, así como el sublime trabajo de dirección artística a cargo de Satoshi Chuko.

Otras películas donde se práctica la sana práctica del PASEO

Mamma Roma – Pier Paolo Pasolini (1962)
Cuento de verano – Eric Rohmer (1996)
Antes del anochecer – Richard Linklater (2013)

PATIO (El sol del membrillo)

Un patio es una zona sin techar situada en el interior de un edificio. Puede considerarse un espacio común en la arquitectura popular de toda la cuenca del Mediterráneo. (Wikipedia)

“Con la tarde se cansaron los dos o tres colores del patio. Esta noche, la luna, el claro círculo, no domina su espacio. Patio, cielo encauzado. El patio es el declive por el cual se derrama el cielo en la casa. Serena, la eternidad espera en la encrucijada de estrellas. Grato es vivir en la amistad oscura de un zaguán, de una parra y de un aljibe” (poema Un patio)
Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino

EL SOL DEL MEMBRILLO (El sol del membrillo) – 1992

Director Víctor Erice
Guión Víctor Erice
Fotografía Javier Aguirresarobe y Angel Luis Fernández
Música Pascal Caigné
Producción María Moreno P.C./Igeldo P.C.
Nacionalidad España
Duración 133m. Color
Reparto Antonio López, María Moreno, Enrique Gran, José Carretero, Amalia Avia, María López, Carmen López, Elisa Ruiz, Lucio Muñoz.

“Una obra nunca se acaba, sino que llega al límite de las propias posibilidades”

La crónica minuciosa de los esfuerzos que el pintor realista Antonio López conlleva para plasmar el instante preciso y adecuado de luz en un membrillero, alternados con momentos gráficos de su vida cotidiana, constituyen el armazón argumental sobre el que se alza este atrayente e insólito experimento cinematográfico, decidido a rebasar las barreras del tópico documental sobre arte para indagar en torno a la apasionante voluntad del ser humano por atrapar de forma fugaz el tiempo, la verdad y la pureza ante una naturaleza capciosa e imprevisible. El sometimiento, disfrute e incluso desconsuelo que comporta tal sinuoso proceso de creación fue reflejado con un audaz y sensible poder de persuasión, reprochando cualquier amaneramiento o sesgo manipulador, y, como es costumbre en el insigne cineasta, sin tolerar ningún recurso encaminado al simple espectáculo. En consonancia a la aromática inspiración general de este casero ejercicio estilístico, la fotografía de Aguirresarobe y Fernández resulta de una pasmosa sutileza y naturalidad.

Otras películas vertebradas en torno a un PATIO

La ventana indiscreta – Alfred Hitchcock (1954)
El castillo de la pureza – Arturo Ripstein (1972)
Marius y Jeanette – Robert Guédiguian (1997)

APENDICITIS (Nunca pasa nada)

Inflamación del apéndice, el cual se ubica en el ciego (la porción donde comienza el intestino grueso). Normalmente los casos de apendicitis requieren de un procedimiento quirúrgico llamado apendicectomía, que consiste en la extirpación del apéndice inflamado. (Wikipedia)

“El nacionalismo es una inflamación de la nación igual que la apendicitis es una inflamación del apéndice”
Fernando Savater (1947-) Filósofo, activista y escritor español

NUNCA PASA NADA (Nunca pasa nada) – 1963

Director Juan Antonio Bardem
Guión Juan Antonio Bardem, Alfonso Sastre y Henry-François Rey
Fotografía Juan Julio Baena
Música Georges Delerue
Producción Cesáreo González P.C./Les Films Marceau/
Nacionalidad España/ Francia
Duración 88m. B/N
Reparto Antonio Casas, Corinne Marchand, Julia Gutiérrez Caba, Jean-Pierre Cassel, Maria Luisa Ponte, Ana María Ventura, Matilde Muñoz Sampedro.

“No se puede imaginar, hablan maravillas de la operación. No es de extrañar, tratándose de Don Enrique, pero ¿qué profesión verdad? Tener que estar siempre ahí pendiente de quien le llame, aunque sea el diablo. Claro que cada profesión tiene lo suyo… Ahora, si yo por esas cosas de la vida hubiera tenido que ser mujer de médico, no me dejaría dormir”

En una de sus películas más redondas, Bardem aglutinó en un conmovedor argumento dos de las constantes temáticas que integraron el grueso de su desigual filmografía: por un lado, retomaba el ambulante universo de las modestas compañías teatrales y, por otro, insistía en escrutar el día a día de la capital de provincias, haciendo especial hincapié en su retrógrado estatismo, sus prejuicios sociales y su egoísta e hipócrita mojigatería. Así pues, la convulsión que provoca la presencia de una hermosa vedette francesa tras ser operada de apendicitis entre la tediosa e insatisfecha vecindad de una pequeña población castellana, y, muy especialmente, la crisis que destapa en la vida matrimonial del médico que la atiende, fueron expuestas con una profunda emotividad y un ponderable clasicismo, sublimado por la magnífica labor de sus intérpretes. Sin embargo, su manifiesta analogía con CALLE MAYOR, determinó una fría acogida por parte de crítica y público, quienes la recibieron como una obra anticuada y excesivamente conservadora.

Otras películas donde se dan casos de APENDICITIS

Le diable souffle – Edmond T. Gréville (1947)
La aventura más milagrosa jamás contada – Jim Kouf (1986)
Los insólitos peces gato – Claudia Sainte-Luce (2013)

PROYECCIONISTA (Cinema Paradiso)

Los proyeccionistas utilizan el equipamiento que proyecta películas en salas de cine. Se aseguran de que todo funcione con normalidad, y de que se muestre en pantalla la película correcta y en el momento adecuado. Por lo general, son responsables del mantenimiento general del equipamiento. (educaweb.com)

“La ciudad novelesca es, como el espectáculo que contemplamos en el escenario, no lo real sino su espejismo, una proyección de lo existente a la que el proyeccionista ha impregnado una carga subjetiva tan personal que lo ha hecho mudar de naturaleza, emancipándolo de su modelo” (libro La verdad de las mentiras)
Mario Vargas Llosa (1936-) Escritor peruano

CINEMA PARADISO (Nuovo Cinema Paradiso) – 1988

Director Giuseppe Tornatore
Guión Giuseppe Tornatore
Fotografía Blasco Giurato
Música Ennio Morricone
Producción Cristaldi Pictures/ Les Films Ariane/RAI/Forum Pictures
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 123m. Color
Reparto Philippe Noiret, Salvatore Cascio, Jacques Perrin, Marco Leonardi, Leo Gullotta, Agnese Nano, Leopoldo Trieste, Pupella Maggio.

“Con el tiempo uno se acostumbra. Además, cuando desde aquí arriba oyes que el cine está lleno y que la gente se ríe y se divierte, tú también estás contento. Te alegras que los demás se rían; es como si fueses tú el que los haces reír haciéndoles olvidar las desgracias y las miserias”

El segundo largometraje de Giuseppe Tornatore y, hasta el momento, el más acreditado de su carrera como realizador, lo encontramos en este sensible y hábil melodrama costumbrista en torno a los recuerdos de infancia y adolescencia de un cineasta siciliano, sobre todo, en la tierna relación de amistad que mantuvo a lo largo de los años con el veterano y descreído proyeccionista del cine local. Popularmente considerado como un clásico de la década de los ochenta, refuerza su probablemente desmesurada fama en la constante búsqueda de una emoción tan simple como lacrimógena, revestida con la inolvidable banda sonora de Ennio Morricone y representada por un estupendo reparto cinematográfico, encabezado por un imponente Philippe Noiret. Por otro lado, el conjunto evoca con nostalgia y lucidez la entrañable efervescencia del cine italiano de los años cuarenta, convirtiéndose en una entusiasta ofrenda de amor al Séptimo Arte, a su fascinadora liturgia y a la trascendental influencia didáctica y pedagógica que éste ha ejercido en tantas generaciones de espectadores.

Otras películas donde se ejerce el oficio de PROYECCIONISTA

El moderno Sherlock Holmes – Buster Keaton (1924)
Splendor – Ettore Scola (1989)
Malditos bastardos – Quentin Tarantino (2009)