Drama psicológico

DESAPARICIÓN (El rapto de Bunny Lake)

1. Acción y resultado de desaparecer.
2. Ausencia, condición de la persona en paradero desconocido.
(2016 Larousse Editorial)

“A la desaparición se la conoce en el mundo como la ‘muerte argentina'”
José Pablo Feinmann (1943-) Filósofo, docente, escritor, ensayista, guionista y conductor de radio y televisión argentino

EL RAPTO DE BUNNY LAKE (Bunny Lake is missing) – 1965

Director Otto Preminger
Guión John y Penelope Mortimer
Fotografía Denys Coop
Música Paul Glass
Producción Columbia/Wheel Productions
Nacionalidad Gran Bretaña/ Estados Unidos
Duración 107m. B/N
Reparto Laurence Olivier, Carol Lynley, Keir Dullea, Noël Coward, Martita Hunt, Anna Massey, Clive Reville, Finlay Currie, Adrienne Corri.

“El amor infringe las más terribles heridas”

Lejos de la excelsitud estilística alcanzada en sus primerizos films negros, esta incomprendida adaptación de la novela homónima de Evelyn Piper ofrece quizás la última gran manifestación de la férrea, sutil y absorbente puesta en escena de Otto Preminger. Rodada íntegramente en el Reino Unido, desarrollaba una ambigua y desconcertante intriga psicopatológica en torno a la enigmática desaparición de la hija ilegítima de una joven norteamericana, recién afincada en Londres junto a su hermano, y la equívoca investigación policial que ésta comporta. Esta solemne fábula sobre la apariencias y la imperiosidad legal de adecuarse a los códigos sociales establecidos no obtuvo en su momento el consensuado recibimiento crítico que merecía por la firmeza de su realización, las proporcionadas interpretaciones (con un sobresaliente Laurence Olivier en la piel de un detective de Scotland Yard) y la relevante fotografía en blanco y negro de Denys Coop. Los inquietantes títulos de crédito corrieron a cargo del siempre original Saul Bass, habitual colaborador del realizador neoyorquino.

Otras películas cuyo argumento gira en torno a una DESAPARICIÓN

La aventura – Michelangelo Antonioni (1960)
Desaparecido – Constantin Costa-Gavras (1982)
Perdida – David Fincher (2014)

SUBCONSCIENTE (Secreto tras la puerta)

Conjunto de procesos mentales, no percibidos conscientemente por el individuo, pero que pueden aflorar en determinadas situaciones e influir en su manera de actuar o en su carácter. (google.es)

“El subconsciente murmura sin cesar, y es por escuchar esos murmullos que uno escucha la verdad”
Gaston Bachelard (1884-1962) Filósofo francés, poeta, físico

SECRETO TRAS LA PUERTA (Secret beyond the door) – 1947

Director Fritz Lang
Guión Sylvia Richards y Rufus King
Fotografía Stanley Cortez
Música Miklos Rozsa
Producción Diana Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 98m. B/N
Reparto Joan Bennett, Michael Redgrave, Barbara O’Neil, Natalie Schaefer, Anne Revere, Paul Cavanagh, Annabel Shaw, James Seay.

“El crimen es consecuencia de una emoción más directa que el amor”

Insigne intriga psicoanalítica, basada en el relato Museum piece number 13 de Rufus King, que ha ido acrecentando su reputación con la inexorable equidad que otorga el transcurrir de los años después de haber estado durante mucho tiempo subestimada e incluso sopesada como un ordinario cruce entre las hitchcockianas REBECA (1940) y SOSPECHA (1941). Si bien resulta incuestionable que su esquema argumental guarda una identificable similitud con los mencionados largometrajes (insatisfecha joven que se enamora y contrae matrimonio de forma precipitada con un desconocido de pasado amenazantemente incierto), no es menos inequívoco que su intríngulis dramático plantea además una rigurosa cavilación sobre la fatalidad, presta a rejuvenecer el armazón de la literatura gótica rastreando en los mecanismos del subconsciente y en la vileza que en éste se aloja. Producida por Walter Wanger, ofrece dos imborrables composiciones de Michael Redgrave y Joan Bennett, esta última en un papel antagónico a los que estaba habituada a interpretar.

Otras películas que se adentran en los laberintos del SUBCONSCIENTE

Recuerda – Alfred Hitchcock (1945)
Cerco de odio – Rudolph Maté (1948)
Freud, pasión secreta – John Huston (1962)

CALIENTAPOLLAS (Ese oscuro objeto del deseo)

Persona que excita sexualmente a un hombre sin intención de satisfacerlo. (RAE)

“Las niñas sólo quieren ser famosas, modelos, putas, ¡qué más da!, azafatas de la ONG de ricos sin fronteras, calientapollas, mantis religiosas, lolitas, mesalinas, garrapatas, mulatas que te roban la cartera. Y yo, en un laberinto de secano, convicto de humedades imposibles, adicto al aquelarre del deseo, viudo de una nube de verano, perdido en una selva de imperdibles, sin más fe que el derecho al pataleo”
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

ESE OSCURO OBJETO DEL DESEO (Cet obscur objet du désir) – 1977

Director Luis Buñuel
Guión Luis Buñuel y Jean-Claude Carrière
Fotografía Edmond Richard
Música Richard Wagner
Producción Les Films Galaxie/Greenwich Films Prod./In Cine
Nacionalidad Francia
Duración 102m. Color
Reparto Fernando Rey, Carole Bouquet, Angela Molina, Julien Bertheau, André Weber, Milena Vukotic, María Asquerino, Auguste Carrière

“¿Por qué insistes tanto en que hagamos el amor? (…) Yo también te quiero pero no me apetece hacer el amor contigo. Estamos juntos. Tú me tomas en tus brazos, yo te acaricio. Tú tienes mis piernas, mi boca, mis pechos. ¿Por qué hacer también el amor?”

Aglutinando con sabiduría gran parte de las recurrentes inquietudes temáticas que conformaron su insólita filmografía, Buñuel coronó la misma con este enigmático e imaginativo enfoque del relato de Pierre Lovÿs La femme et le pantin, previamente adaptado al cine sonoro por Josef Von Sternberg (1935) y Julien Duvivier (1959), en el que se exponía la degradación personal de un maduro y aparentemente curtido burgués parisino, cuya patética y desesperante meta consistía en gozar del cuerpo de una caprichosa bailarina de flamenco sevillana. El cineasta aragonés desdobló este obnubilado y humillante propósito de avidez sexual en dos actrices e hizo, que, sin ningún pretexto obvio, permutaran con desconcertante arbitrariedad un papel que acababa erigiéndose en una auténtica encarnación del deseo carnal e inmejorable incentivo para reflexionar sobre la imposibilidad masculina de colmar físicamente las necesidades vitales de la mujer. Una película marcada por el deseo, la jerarquía social y la sombra del pecado, con múltiples referencias al terrorismo, donde Fernando Rey volvía a hacer gala de su extraordinaria sobriedad interpretativa.

Otras películas en las que un hombre sucumbe a los encantos de una CALIENTAPOLLAS

La tentación vive arriba – Billy Wilder (1955)
Perros de paja – Sam Peckinpah (1971)
American beauty – Sam Mendes (1999)

APARTAMENTO (El quimérico inquilino)

Unidad de vivienda que comprende una o más habitaciones diseñadas para proporcionar instalaciones completas para un individuo o una pequeña familia. La principal diferencia existente entre este tipo de viviendas y otras, como casas, cortijos, etc., son la superficie que ocupa, normalmente menor que las anteriores, y su posible uso, muchas veces vacacional o temporal. (Wikipedia)

“Hicimos una parada para comprar licor, hielo y cigarrillos, luego regresamos al apartamento. Su única copa había puesto a Cecilia soltando risas y hablando sin parar. Ahora estaba explicándonos que los animales también tenían alma. Nadie se lo discutió. Era posible, lo sabíamos. De lo que no estábamos tan seguros era de si la teníamos nosotros” (novela Mujeres)
Charles Bukowski (1920-1994) Escritor y poeta estadounidense

EL QUIMÉRICO INQUILINO (Le locataire) – 1976

Director Roman Polanski
Guión Roman Polanski y Gérard Brach
Fotografía Sven Nykvist
Música Philippe Sarde
Producción Marianne Productions
Nacionalidad Francia
Duración 125m. Color
Reparto Roman Polanski, Isabelle Adjani, Melvyn Douglas, Jo Van Fleet, Shelley Winters, Lila Kedrova, Claude Dauphin, Josiane Balasko.

“Hoy en día, las relaciones con los vecinos pueden ser… bastante complicadas. Ya sabe, cualquier nadería se convierte en un problema fuera de toda proporción. ¿Sabe a qué me refiero?”

Uno de los títulos más apasionantes y, sin embargo, menos conocidos de su realizador, en el que a partir de la inquietante novela homónima de Richard Topor se representaba en un tono de pesadillesco desasosiego la aparente confabulación tramada por los vecinos de un sórdido inmueble parisino para arrastrar al suicidio a un timorato funcionario de origen polaco. Aplicando su inmarcesible ambigüedad expresiva a otra de sus acostumbradas expediciones claustrofóbicas hasta los límites de la enajenación, matizada aquí por unos trazos costumbristas de malsana comicidad, Polanski hurgaba sin clemencia en las miserias cotidianas de una sociedad recelosa, mezquina e intransigente a través de un cuidadísimo tratamiento formal, encauzado por la sobresaliente fotografía naturalista del gran Nykvist, y una tan espléndida como variopinta nómina de actores. Un drama psicológico siniestro, visceral y terrorífico, urdido en la siempre imprecisa linde entre lo real y lo imaginario, que coronaba la apócrifa “trilogía del apartamento”, completada con REPULSIÓN (1965) y LA SEMILLA DEL DIABLO (1968).

Otras películas en las que un APARTAMENTO adquiere crucial importancia en la trama

El amor llamó dos veces – George Stevens (1943)
La ventana indiscreta – Alfred Hitchcock (1954)
El apartamento – Billy Wilder (1960)

PECADO (La casa del ángel)

Transgresión voluntaria y con conocimiento de un precepto religioso. En Teología moral se lo considera ‘un acto malo, o la omisión culpable de un acto bueno obligatorio’.​ Por extensión, se denomina pecado a todo aquello que se aparta de lo recto y justo, o que falta a lo que es debido. (Wikipedia)

“Yo no sé si es prohibido, si no tiene perdón; si me lleva al abismo, solo sé que es amor. Yo no sé si este amor es pecado que tiene castigo, si es faltar a las leyes honradas del hombre y de Dios; solo sé que aturde la vida como un torbellino, que me arrastra, me arrastra a tus brazos en ciega pasión” (canción Pecado)
Caetano Veloso (1942-) Músico y cantautor brasileño

LA CASA DEL ÁNGEL (La casa del ángel) – 1957

angel

Director Leopoldo Torre Nilsson
Guión Leopoldo Torre Nilsson, Beatriz Guido y Martín Rodríguez Mentasti
Fotografía Aníbal González Paz
Música Juan Ehlert y Juan Carlos Paz
Producción Argentina Sonofilm S.A.C.I./Mayron Pictures
Nacionalidad Argentina
Duración 76m. B/N
Reparto Elsa Daniel, Lautaro Murúa, Guillermo Battaglia, Berta Ortegosa, Bárbara Mújica, Yordana Fain, Alejandro Rey, Lily Garcel.

“Los rezos, los rosarios o los ramilletes espirituales son necesarios. El pecado no es solo la muerte del alma, sino también la del cuerpo”

Adaptación de la celebrada novela homónima de Beatriz Guido, escritora que a partir de entonces se convertiría en esposa y fructífera colaboradora de Torre Nilsson, que constituye una de las obras fundamentales no ya de su autor sino de la historia del cine argentino. Afianzando su particular obsesión temática por la decadencia de la burguesía porteña y su discutible defensa del honor, y, subrayando la traumática influencia que el fanatismo religioso y su pusilánime pavor a sucumbir al yugo del pecado ejercen en el ya de por sí conflictivo universo de la adolescencia, el polifacético autor bonaerense describía bajo una atmósfera de opresivo e irrespirable hermetismo la absurda represión educativa que padece la hija de unos influyentes hacendados, así como las consecuencias de la atracción clandestina y recíproca que ésta profesa hacia un brillante diputado liberal. Película de una esmerada capacidad técnica y formal, conectaba además con la realidad del momento gracias a un trasfondo político que le permitía embutir un astuto reproche al entonces vigente gobierno peronista.

Otras películas en cuyo argumento planea el miedo y la tentación al PECADO

La tía Tula – Miguel Picazo (1964)
Simón del desierto – Luis Buñuel (1965)
Las hermanas de la Magdalena – Peter Mullan (2002)