Charles Lang Jr.

PURITANISMO (Berlín Occidente)

Rigidez y escrupulosidad excesivas en el cumplimiento de determinadas normas de conducta moral pública o privada. (google.es)

“El puritanismo es el temor espantoso de que alguien pueda ser feliz en alguna parte”
Henry-Louis Mencken (1880-1956) Periodista y crítico social, cínico y librepensador estadounidense

BERLÍN OCCIDENTE (A foreign affair) – 1948

Director Billy Wilder
Guión Billy Wilder, Charles Brackett y Richard Breen
Fotografía Charles Lang
Música Frederick Hollander
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 116m. B/N
Reparto Jean Arthur, Marlene Dietrich, John Lund, Millard Mitchell, Bill Murphy, Peter Von Zerneck, Stanley Prager, Raymond Bond.

“Venimos para investigar la moral de las tropas americanas de ocupación. Nada más. Doce mil muchachos americanos están destinados allí abajo y, según nuestros informes, han sido infectados por una especie de malaria moral. Es nuestro deber hacia sus esposas, sus madres y sus hermanas averiguar los hechos, y, si los informes son ciertos, fumigar este sitio con todos los insecticidas con que podamos contar”

Billy Wilder visitó el Berlín postbélico vapuleado por las bombas, que en nada se parecía a aquella ciudad donde en su día despuntó como cineasta y de la que huyó ante la irrupción del nazismo, para acometer esta punzante invectiva contra la hipocresía y el puritanismo estadounidense, cimentada alrededor del triángulo sentimental formado por un disoluto capitán, una cantante de cabaret de oscuro pasado y una recatada congresista de Iowa, de visita por el viejo continente para examinar la situación moral de las tropas yanquis allí establecidas. Sin llegar a la eminente altura de las comedias que su autor perpetraría durante los cincuenta o sesenta, la película dejaba entrever con agudeza, desenvoltura y absoluta libertad creativa las pautas de ese vital e íntegro sarcasmo que determinaría su posterior obra, y, por si fuera poco, nos obsequiaba con un sugestivo duelo entre dos actrices tan disímiles como portentosas, capaces de superar con compostura la débil participación de su mutuo partenaire: Jean Arthur y la gran Marlene Dietrich, que interpretaba las canciones Black market, Illusions y The ruins of Berlin.

Otras críticas al PURITANISMO

Ellos y ellas – Joseph L. Mankiewicz (1955)
Esplendor en la hierba – Elia Kazan (1961)
La tía Tula – Miguel Picazo (1964)

TOQUE (Ángel)

1. Matiz o detalle que caracteriza una cosa.
2. Pequeña modificación que sirve para retocar, pulir o rematar una cosa.
http://es.thefreedictionary.com/toque
Toque Lubitsch. Mixtura de sofisticación, elegancia, ironía, erotismo sutil o capacidad de sugerencia, entre otros atributos, que caracterizó la personalidad estilística divulgada por Ernst Lubitsch en su etapa como realizador en Hollywood.

“Durante veinte años todos nosotros intentamos encontrar el secreto del toque Lubitsch. De vez en cuando, con un poco de suerte, lográbamos algún que otro metro de película que brillaba momentáneamente como si fuera de Lubitsch, pero no era realmente suyo”
Billy Wilder (1906-2002) Director de cine y productor estadounidense de origen austríaco

ÁNGEL (Angel) – 1937

angel

Director Ernst Lubitsch
Guión Samson Raphaelson
Fotografía Charles Lang
Música Frederick Hollander
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 98m. B/N
Reparto Marlene Dietrich, Melvyn Douglas, Herbert Marshall, Edward Everett Horton, Ernest Cossart, Laura Hope Crews, Dennie Moore.

“Es privilegio de la mujer actuar sin sentido. Los hombres que esperan lógica de las mujeres, fracasan en el amor”

Indeleble comedia romántica, basada en la obra de teatro Angyal de Melchior Lengyel, que manejaba con agudeza el tema del adulterio en la Europa de entreguerras, destapándose como un inmejorable patrón de las aportaciones estilísticas que Lubitsch legó al cine americano con su renombrado e influyente “toque”. Las súbitas casualidades que envuelven los pormenores afectivos de un triángulo amoroso formado por un notorio político inglés, su esposa y un elegante seductor, enamorado de ella tras un fortuito encuentro en París, fueron resueltos con una gran exquisitez formal y unos diálogos tan sofisticados como picarescos a cargo de unos eficaces actores, entre los que despuntaba la glamurosa presencia de Marlene Dietrich. Momentos tan conseguidos como el que nos revela el estado de ánimo de los comensales/protagonistas a través del razonamiento que los criados hacen al retirar sus respectivos platos o la separación de los amantes a través de la mirada de una florista, entre otros muchos, evidenciaban la incomparable facultad de su autor para sacar partido a las puertas y juguetear con el recurso de la elipsis, respectivamente.

Otras películas donde se percibe una clara influencia del TOQUE Lubitsch

La vida en un hilo – Edgar Neville (1945)
Sonrisas de una noche de verano – Ingmar Bergman (1955)
El apartamento – Billy Wilder (1960)

LANCERO (Tres lanceros bengalíes)

Soldados de una unidad de caballería que combaten con una lanza (…) en el sentido moderno del término se originan en la Polonia del siglo XVIII. Los lanceros polacos demostraron su eficacia al servicio de la Grande Armée de Napoleón Bonaparte y al final de las guerras de la Revolución francesa y las guerras napoleónicas todos los estados europeos disponían de sus propios regimientos de lanceros. Desde el final de los años 1880, la caballería alemana generalizó el uso de la lanza como arma principal tanto entre los lanceros (llamados Uhlan en Alemania) como entre los húsares y coraceros. En 1914, al comienzo de la Primera Guerra Mundial, los ejércitos alemán, italiano, belga, portugués, ruso y británico contaban con regimientos de lanceros. http://es.wikipedia.org/wiki/Lancero

¡Quiero retratarme, quiero, con mi traje de lancero, con mi casco y su plumero, y quiero ser el primero! (poema El lancero y el fotógrato)
Rafael Alberti (1902-1999) Escritor y poeta español

TRES LANCEROS BENGALÍES (The lives of a bengal lancer) – 1935

tres

Director Henry Hathaway
Guión Waldemar Young, John L. Balderston y Achmed Abdullah
Fotografía Charles Lang
Música Milan Roder
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 109m. B/N
Reparto Gary Cooper, Franchot Tone, Richard Cromwell, C. Aubrey Smith, Guy Standing, Akim Tamiroff, Kathleen Burke, Monte Blue, Noble Johnson.

“No hay lugar para sentimentalismos en el Ejército. Ni sentimentalismos, ni impertinencias”

El subgénero de aventuras coloniales disfrutó en los años treinta de un brillante y substancial apogeo, originado a raíz del portentoso éxito que obtuvo esta intachable adaptación de la novela autobiográfica homónima de Francis Yeats-Brown, básicamente destinada a glorificar la intervención anglosajona en la India durante la época victoriana y a enaltecer sus rancios valores patrióticos. A través de un primoroso ritmo descriptivo y una ambientación tan minuciosa como eficaz, aspecto en el que destaca la espléndida dirección artística de Hans Dreier y Roland Anderson, Hathaway expuso las andanzas de tres oficiales británicos alistados en un regimiento de lanceros de Bengala, narrando sus heroicas escaramuzas contra las tribus de Mohammed Khan y, al mismo tiempo, procurando bucear en sus divergentes y complejas personalidades, sin descuidar como telón de fondo el choque entre la cultura occidental y la nativa. En el apartado interpretativo sobresale la siempre valiosa labor de Gary Cooper, que robusteció aquí su carrera con una admirable actuación.

Otras películas sobre LANCEROS

La carga de la brigada ligera – Michael Curtiz (1936)
El lancero negro – Giacomo Gentilomo (1962)
Rebelión en la India – John Gilling (1965)

ENFERMERA (Adiós a las armas)

Aquella mujer que se dedica al cuidado personal e intensivo de un paciente, ya sea en el centro hospitalario o de salud como en su domicilio particular (…) la enfermera es de gran utilidad para el servicio de salud general. Esto es así porque al ser la persona que entra en contacto más directo con el paciente, sus observaciones y permanente cuidado del mismo le permite dar un informe completo y exhaustivo al médico tratante. http://www.definicionabc.com/salud/enfermera.php

«La atención constante de una buena enfermera puede ser tan importante como la mayor operación de un cirujano»
Dag Hammarskjöld (1905-1961) Político sueco

ADIÓS A LAS ARMAS (A farewell to arms) – 1932

farewell2

Director Frank Borzage
GuiónB enjamin Glazer y Oliver H.P. Garrett
Fotografía Charles B. Lang
Música Ralph Rainger, John Leipold, Bernard Kaun y W. Franke Harling
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 78m. B/N
Reparto Gary Cooper, Helen Hayes, Adolphe Menjou, Mary Phillips, Blanche Frederici, Jack LaRue, Mercedes McCambridge, Mary Forbes.

“Cuando esté bien tendremos una casita en la montaña… Soñábamos siempre con ella, ¿te acuerdas?”

El primer texto de Ernest Hemingway llevado al cine y uno de los mejores adaptados, pese a estar más directamente vinculado a la obra teatral que sobre el mismo escribió Laurence Stallings, se halla en este renombrado melodrama de trasfondo bélico, que, a su vez, constituye la plenitud estilística de Borzage en su perseverante cometido por reflejar el sentido de la espiritualidad que promueve la pasión amorosa. La narración de la enardecida e infausta historia de amor entre un conductor de ambulancias del ejército norteamericano y la enfermera británica que lo asiste tras caer herido en el frente italiano se distanciaba del conflicto humano y colectivo de la Gran Guerra para centrarse en las emociones individuales de sus protagonistas, y, a través de una mirada límpida y estéticamente refinada para su época (hoy emerge como de una sensibilidad algo trasnochada), sublimar la entusiasta e imperecedera pureza de sus sentimientos. Cabe resaltar la inolvidable pareja formada por unos jovencísimos Gary Cooper y Helen Hayes, así como la desaforada exaltación dramática de su antológico epílogo; por cierto, alternativo al de la novela original.

Otras películas protagonizadas por una ENFERMERA

Noche de angustia – George Stevens (1940)
Persona – Ingmar Bergman (1966)
Persiguiendo a Betty – Neil LaBute (2000)

SENSACIONALISMO (El gran carnaval)

Término periodístico peyorativo, que denuncia la manipulación informativa tendente a producir sensación, emoción o impresión.1 Es aplicable a todos los medios de comunicación (especialmente la prensa escrita, la radio y la televisión) (…) Los medios de comunicación sensacionalistas se caracterizan por difundir información polémica, chocante o que llama mucho la atención, en perjuicio de otros asuntos o de los aspectos objetivamente más importantes de tales asuntos. Es común que en los medios de comunicación sensacionalistas se tienda a verter repetidamente información falsa o dañina. Los objetivos del sensacionalismo son espurios para el periodismo: la obtención a toda costa de mayor repercusión (audiencia o tirada), y por tanto mayores beneficios económicos, o la manipulación de la opinión pública (con un determinado propósito: empresarial, político, social o ideológico). http://es.wikipedia.org/wiki/Sensacionalismo

“Lo que hacen es construirte una imagen, y te imprimen en todas esas revistas sensacionalistas y todos son muy amables y dulces y buenos pero aún así, es todo tan falso… Ya sabes, la imagen que dan, no soy yo”
River Phoenix (1970-1993) Actor de cine estadounidense

EL GRAN CARNAVAL (Ace in the hole) – 1951

ace

Director Billy Wilder
Guión Billy Wilder, Lesser Samuels y Walter Newman
Fotografía Charles Lang
Música Charles Lang
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 111m. B/N
Reparto Kirk Douglas, Jan Sterling, Porter Hall, Bob Arthur, Ray Teal, Richard Benedict, Frank Cady, Lewis Martin, Gene Evans.

“Puedo manejar grandes y pequeñas noticias, y si no las hay, saldré y morderé a un perro”

Un agresivo periodista sin escrúpulos prolonga y manipula el rescate de un hombre atrapado en unas excavaciones indias de Nuevo México sin otro ruín propósito que extraer grandiosos e interesados beneficios económicos con una exclusiva de cariz sensacionalista. Este ácido e implacable argumento, de una actualidad tan rabiosa como lamentablemente dantesca, se transformó en manos de Wilder en un despiadado y esperpéntico reproche no sólo a la especuladora corrupción de los medios de comunicación sino, sobre todo, al público ávido de carnaza efectista que propicia dicho comportamiento. La ultraconservadora sociedad norteamericana, por entonces sumida en la convulsa histeria anticomunista, no supo digerir este sombrío vituperio contra la ruindad del ser humano, y, en lugar de saborear su rigurosa, sobria y elegante realización, escarbó en la presunta insensatez y morbosidad de su contenido hasta recabar en el primer fiasco de crítica y público en la carrera del director vienés. Sin duda,
una película adelantada a su época que resurge hoy en día como uno de los títulos más prominentes del subgénero periodístico.

Otras películas sobre el periodismo SENSACIONALISTA

Juan Nadie – Frank Capra (1941)
Corredor sin retorno – Samuel Fuller (1963)
El honor perdido de Katharina Blum – V.Schlöndorff y M.Von Trotta (1975)