NARCISISMO (El rostro impenetrable)

Amor que se dirige un sujeto a sí mismo. Toma su nombre del mito griego de Narciso, que se enamoró de su propia imagen reflejada en el agua y se ahogó al intentar besarla (…) Si bien se puede aludir a una serie de rasgos propios de la personalidad normal, el narcisismo puede también manifestarse como una forma patológica extrema en algunos desórdenes de la personalidad, como el trastorno narcisista de la personalidad, en que el paciente sobrestima sus habilidades y tiene una necesidad excesiva de admiración y afirmación. En su uso coloquial designa un enamoramiento de sí mismo o vanidad basado en la imagen propia o ego. (Wikipedia)

«Nunca confío en un narcisista, pero a ellos les encanto yo, así que los toco como a un violín. Y hago que parezca, oh, tan fácil. Porque por cada mentira que les cuento, ellos me cuentan tres. Así es como funciona el mundo, ahora él solo piensa en mí, y puedo sentir las llamas sobre mi piel, carmín rojo carmesí sobre mis labios. Si un hombre habla mal de mí, entonces no le debo nada, porque él se lo buscó» (canción I did something bad)
Taylor Swift (1989-) Cantante, compositora, productora y actriz estadounidense

EL ROSTRO IMPENETRABLE (One-eyed Jacks) – 1961

rostro

Director Marlon Brando
Guion Guy Trosper y Calder Willingham
Fotografía Charles Lang
Música Hugo Friedhofer
Producción Paramount/Pennebaker Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 141m. Color
Reparto Marlon Brando, Karl Malden, Pina Pellicer, Katy Jurado, Ben Johnson, Slim Pickens, Larry Duran, Sam Gilman, Timothy Carey, Elisha Cook Jr.

«Tu odio es para ti más importante que todo, incluso que nuestras vidas. Y estás dispuesto a hacer lo que sea para borrar el recuerdo de aquello. Hasta matar.»

Sus graves discrepancias con Stanley Kubrick impulsaron a Marlon Brando a despedir en pleno rodaje al titán del cine para asumir él mismo las riendas de esta adaptación de la novela The authentic death of Hendry Jones de Charles Neider, acerca de la vil obcecación que guía hasta Monterrey a un melancólico forajido (tras pasar cinco años en el presidio de Sonora) con el único propósito de vengar la traición sufrida por un antiguo compinche, convertido ahora en íntegro representante de la ley. Un western romántico de polvorienta ambivalencia moral, rotunda violencia intrínseca y ostensible complacencia narcisista, atemperadas por un primoroso esplendor visual y paisajístico (fascinante deviene el insólito contraste entre el desierto y las playas del océano Pacífico), que no acabó obteniendo el reconocimiento que merecía por anticiparse taxativamente a su tiempo. En su única película como realizador, el intransigente Brando triplicó el presupuesto inicial, llegando a presentar un primer montaje de ¡cinco horas!, y tuvo el privilegio de dirigir al gran Karl Malden en su primer papel de malvado.

Otras películas que pueden ser vistas como un ejercicio de NARCISISMO

El fuera de la ley – Clint Eastwood (1976)
Querido diario – Nanni Moretti (1993)
Buffalo’66 – Vincent Gallo (1998)

4 comentarios

  1. Siempre he pensado que esos actores que se dirigen a sí mismos y aparecen como intrépidos héroes en sus propias películas, hacen que el mítico Narciso se ahogue, no ya en aquella laguna en la que vio su rostro reflejado, sino en la más pura envidia.

    Me gusta

  2. Ayyyy, pero mira que me gusta a mí este western. Por otra parte, es la oportunidad de ver a un actriz de corta carrera pero intensa, Pina Pellicer, que también está maravillosa en una película de Roberto Gavaldón, Días de otoño.
    Buena palabra has elegido, Narcisismo, y cuántas posibilidades aporta en el mundo del cine, la verdad. Desde directores que son puros narcisos hasta carreras de actores, que van de la mano de Narciso. O ¿cuántos personajes narcisistas encontramos en diversas películas? Cuántos hay enamorados de sí mismos en el mundo del cine. Es necesario quererse mucho para meterse en proyectos mastodónticos, ¿no?

    Beso
    Hildy

    Me gusta

    1. La lista de actores que decidieron sacar a la luz su larvado narcisismo protagonizando sus propias películas como realizadores son innumerables. En los noventa, tuvimos dos grandes ejemplos con las oscarizadas ‘Bailando con lobos’ de Kevin Costner’ y ‘Braveheart’ de Mel Gibson. Besos, Hildy.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.