Terror

SANGRE (Drácula)

Líquido, de color rojo en los vertebrados, que, impulsado por el corazón, circula por los vasos sanguíneos del cuerpo de las personas y los animales, transportando oxígeno, alimentos y productos de desecho. (google.es)

“La violencia es el único medio de lucha, y la sangre el carburante de la historia”
Iósif Stalin (1878-1953) Dictador y presidente del Consejo de Ministros de la Unión Soviética

DRÁCULA (Dracula) – 1958

dracula2

Director Terence Fisher
Guión Jimmy Sangster
Fotografía Jack Asher
Música James Bernard
Producción Hammer Films
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 82m. Color
Reparto Christopher Lee, Peter Cushing, Michael Gough, Carol Marsh, Melissa Stribling, Olga Dickie, John Van Eyssen, George Merritt.

“Se ha comprobado que la víctima detesta estar dominada por el vampirismo, pero no puede abandonar su práctica como el drogadicto no puede abandonar las drogas. Por fin ocurre la muerte como resultado de la pérdida de sangre, pero, al contrario que en la muerte normal, no encuentran la paz porque entran en el reino de los muertos vivientes”

La Hammer inauguró la considerada tercera gran etapa del cine fantástico con esta minuciosa regeneración naturalista del mito vampírico, donde sus determinados patrones estilísticos se potenciaron con una carga sensual inusitada para la época y una enardecida ambientación gótico/victoriana, que, a partir de entonces, se afianzaría como una de las inconfundibles señas de identidad de la productora. Los sanguinolentos embates carnales del aristócrata valaco instalado en Transilvania e incordiado por el afán científico del doctor Van Helsing, según la inmortal novela de Bram Stoker, fueron expuestos bajo una atmósfera tan inquietante como claustrofóbica, sobre la que Terence Fisher evidenció su dinámico e intenso tempo narrativo, así como una particular y extraordinaria elegancia tanto para el empleo del color como para el recurso de la elipsis. Una inmarchitable obra maestra del género, que encumbraría a sus dos protagonistas como paradigmáticos estandartes del mismo y propiciaría una cuantiosa sarta de remedos y secuelas, entre las que cabe citar LAS NOVIAS DE DRÁCULA (1960) y DRÁCULA, PRÍNCIPE DE LAS TINIEBLAS (1966), ambas del propio Fisher.

Otras películas surtidas de una sustancial cantidad de SANGRE

La sangre de las bestias – Georges Franju (1949)
Posesión infernal – Sam Raimi (1981)
Reservoir dogs – Quentin Tarantino (1992)

GAVIOTA (Los pájaros)

Ave palmípeda, de unos 75 cm de largo desde el pico hasta el fin de la cola y un metro de envergadura. Tiene plumaje muy tupido, blanco en general, dorso ceniciento; negras, pero de extremo blanco, las tres penas mayores de las alas, pico anaranjado y pies rojizos. Vive en las costas, vuela mucho, es muy voraz y se alimenta principalmente de los peces que coge en el mar. Hay otras especies muy parecidas, pero más pequeñas. (Real Academia Española)

“Oyes el graznido de la última gaviota cerrando su pacto con el rumor dulce de la espuma, y tú, vas y vienes sobre la corriente con el alfabeto del mar entre tus manos”
Marlene Pasini (1970-) Poeta mexicana

LOS PÁJAROS (The birds) – 1963

birds

Director Alfred Hitchcock
Guión Evan Hunter
Fotografía Robert Burks
Música Bernard Herrmann
Producción Universal/Alfred Hitchcock Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 116m. Color
Reparto Tippi Hedren, Rod Taylor, Suzanne Pleshette, Jessica Tandy, Ethel Griffies, Veronica Cartwright, Charles McGraw, Lonny Chapman.

“Nunca he oído que se hayan aliado distintas especies. Es de todo punto inimaginable, porque si eso ocurriese no habría solución. ¿Cómo podríamos luchar contra ellos?”

La única incursión de Hitchcock por los meandros del cine fantástico la encontramos en esta inquietante adaptación de la novela homónima de Daphne du Maurier, que, más allá de su palmaria e imponente calidad técnica y formal, ocupa un privilegiado lugar en la obra del cineasta por su radical transformación en el tratamiento del suspense (la habitual subjetividad dio paso a un registro del mismo totalmente objetivo) y a la compleja alegoría con la que relacionaba los traumas psicológicos de sus protagonistas a la feroz e inexplicable embestida ornitológica que arrasa la pequeña localidad costera de Bodega Bay (California). Recibida en su momento con escaso entusiasmo y tildada con asiduidad de mera fábula ecológica en torno a la rebelión de la Naturaleza ante la constante agresión del ser humano, sobresale en ella la excelsitud de su planificación, ambientación y efectos especiales, tanto visuales como sonoros, así como el quehacer interpretativo de Tippi Hedren, quien, al parecer, no sólo soportó el apocalíptico ataque de los atroces volátiles sino también el obsesivo acoso sexual del realizador británico.

Otras película donde aparece alguna que otra GAVIOTA

The sea gull – Sidney Lumet (1968)
Juan Salvador Gaviota – Hall Bartlett (1973)
Leviathan – Lucien Castaing-Taylor y Verena Paravel (2012)

INVISIBILIDAD (El hombre invisible)

Cualidad de un cuerpo físico visible de no ser visto en condiciones de luz normales para un supuesto observador. Hasta principios del siglo XXI esta cualidad solo era posible en la naturaleza y se daba en gases y seres u objetos que, por su tamaño, el ojo humano no era capaz de captar sin ayuda de lentes u otra tecnología diseñada para tal menester. Los científicos creen haber descubierto la forma de alterar el efecto de la luz sobre un cuerpo físico para conseguir el efecto de invisibilidad de forma artificial gracias a telas compuestas por estructuras electrónicas nanométricas. La consecución de este logro tiene importantes aplicaciones en la industria del espionaje y la guerra (…) La invisibilidad ha sido tratada en numerosas ocasiones por escritores y cineastas de ficción ya sea científica o mágica, casi siempre planteando el peligro que supone que este don caiga en malas manos. (Wikipedia)

“El temor de las cosas invisibles es la semilla natural de lo que cada uno llama para sí mismo religión”
Thomas Hobbes (1588-1679) Filósofo inglés

EL HOMBRE INVISIBLE (The invisible man) – 1933

invisible

Director James Whale
Guión Robert Cedric Sherriff
Fotografía Arthur Edeson
Música W. Franke Harling
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 71m. B/N
Reparto Claude Rains, Gloria Stuart, Una O’Connor, William Harrigan, Forrester Harvey, John Carradine, Henry Travers, Holmes Herbert.

“Empezaremos con un puñado de asesinatos. Gente importante, gente pequeña… Simplemente para demostrar que no hacemos distinciones”

Apremiado por el productor Carl Laemmle Jr. tras el éxito de EL DOCTOR FRANKENSTEIN (1931), Whale adaptó otra prestigiosa obra literaria, en esta ocasión la novela de H.G.Wells, para proseguir ajustando las bases del género fantástico y, en especial, de que aquel poderoso y reconocible estilo dispersado por la Universal de los treinta. Aunque el feroz ajamiento que produce el paso de los años no ha afectado a los entonces innovadores efectos especiales de John P. Fulton, que aún continúan sorprendiendo por su agudeza y originalidad, sí ha influido en su tenue y rudimentaria puesta en escena, que, vista hoy en día, reviste un aspecto que balancea entre la insubstancialidad de su acepción dramática a ciertos apuntes humorísticos de chirriante e inadecuada tosquedad y, además, elude el análisis moral y psicológico que sugiere la célebre historia del doctor trastornado por los malévolos poderes de la invisibilidad. No obstante, sustenta atrevimiento descriptivo y un vigor plástico que le confieren la categoría de clásico, ni que decir infinitamente superior a las atronadas secuelas perpretradas por Joe May, EL HOMBRE INVISIBLE VUELVE (1940), y Ford Beebe, LA VENGANZA DEL HOMBRE INVISIBLE (1944).

Otras películas que abordan el tema de la INVISIBILIDAD

Te veo y no te veo – Robert Butler (1972)
Memorias de un hombre invisible – John Carpenter (1992)
El hombre sin sombra – Paul Verhoeven (2000)

DEFORMIDAD (La parada de los monstruos)

Una deformidad o malformación es una diferencia notable en la forma del cuerpo o parte del cuerpo, u órgano del cuerpo (interno o externo) comparada con la forma promedio de la parte en cuestión. https://es.wikipedia.org/wiki/Deformidad

“La vista de los hombres excita casi siempre en mí una aversión muy señalada, porque con cortas excepciones, me ofrecen el espectáculo de las deformidades más horrorosas y variadas: fealdad física, expresión moral de bajas pasiones y de ambición despreciable, síntomas de locura y perversidades de todas clases y tamaños; en fin, una corrupción sórdida, fruto y resultado de hábitos degradantes”
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán

LA PARADA DE LOS MONSTRUOS (Freaks) – 1932

freaks

Director Tod Browning
Guión Willis Goldbeck, Al Boasberg, Leon Gordon y Edgar Allan Woolf
Fotografía Merritt B. Gerstad
Música Richard Wagner
Productora Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 64m. B/N
Reparto Wallace Ford, Leila Hyams, Olga Baclanova, Roscoe Ates, Henry Victor, Schlitze, Harry Earles, Daisy Earles, Frances O’Connor.

“No habíamos mentido, señores. Les dijimos que teníamos monstruosidades, vivas y respirando. Se reirán y burlarán de ellas, sin embargo, por un accidente de nacimiento, ustedes podrían haber sido como ellas”

Alucinante e irrepetible metáfora del terror, basada en el relato corto Spurs del británico Tod Robbins, que constituye no sólo la obra maestra de su realizador sino una de las películas de cine fantástico más perturbadoras, anómalas y crueles de todos los tiempos. Ambientada en un pequeño circo ambulante, narraba bajo una sublime y siniestra atmósfera de pesadilla una historia de amor y traición protagonizada por los patéticos componentes del espectáculo: una malvada trapecista y un grupo de criaturas deformes (enanos, siamesas, hermafroditas, un tronco humano, esqueletos andantes…), auténticos fenómenos de feria descubiertos por el propio Browning con el propósito de mostrar el lado más cruel y horrible de la naturaleza humana. El rechazo del público en el momento de su estreno provocó que esta chocante fábula moral sobre el desprecio a la fealdad y a la malformación congénita fuese retirada del estudio pero, tras su presentación en el Festival de Cannes de 1962, pasó a valorarse su enorme trascendencia, convirtiéndose en una auténtica obra de culto. Entre sus impactantes escenas destaca el banquete de bodas y el terrorífico clímax de su macabro epílogo.

Otras películas con personajes que padecen alguna DEFORMIDAD física

El jorobado de Notre Dame – Wallace Worsley (1923)
El hombre elefante – David Lynch (1980)
Acción mutante – Álex de la Iglesia (1993)

MONSTRUO (La noche del demonio)

Concepto muy amplio ligado a la mitología y la ficción. Se aplica a cualquier ser que presente características, por lo general negativas, ajenas al orden regular de la naturaleza. Los monstruos se describen como seres híbridos que pueden combinar elementos humanos, animales, y necrológicos, así como tamaño anormal, y facultades sobrenaturales. El término se reserva para seres que inspiran miedo o repugnancia. https://es.wikipedia.org/wiki/Monstruo

“El que crea a una estrella, crea un monstruo”
Laurence Olivier (1907-1989) Actor y director británico de cine y teatro

LA NOCHE DEL DEMONIO (Curse of the demon) – 1957

curse3

Director Jacques Tourneur
Guión Charles Bennett y Hal E. Chester
Fotografía Ted Scaife
Música Clifton Parker
Productora Columbia
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 95m. B/N
Reparto Dana Andrews, Peggy Cummins, Nial McGinnis, Athene Seyler, Liam Redmond, Maurice Denham, Reginald Beckwith, Ewan Roberts.

“Tengo imaginación como todo el mundo. Es fácil ver un demonio en cada rincón oscuro, pero no dejo que esas cosas tomen posesión de mi sentido común. Si este mundo está dominado por demonios y monstruos, ya podemos rendirnos”

Con un ajustado presupuesto y la intachable solvencia interpretativa de Dana Andews para el papel protagonista, Jacques Tourneur rodó en territorio londinense otra de sus infundidas y sobrecogedoras filigranas de horror sugerido, en esta ocasión, utilizando como referente el relato Casting the rules del especialista Montague R. James sobre las inicuas maniobras conjuradoras de una inquebrantable secta satanista. Aunque el estilo elíptico e insinuador con el que su autor solía captar el miedo fue parcialmente traicionado por la insistencia del productor Hal E. Chester en mostrar el aspecto de un demonio tan extremado como aparatoso, la película consiguió sostener el clima de asfixiante execración, ambigüedad y escepticsmo a través de una lapidaria gelidez narrativa y un persuasivo acoplamiento de luces y sombras, dos de los otros rasgos estilísticos que siempre caracterizaron a su director, hasta fraguar una mirífica y pavorosa ostentación de los insondables entresijos que atesora la naturaleza humana, cuyo cabal epílogo parece recomendarnos la opción de ignorarlos.

Otras películas donde asistimos a la aparición de un MONSTRUO

Godzilla (Japón bajo el terror del monstruo) – Ishiro Honda (1954)
Simbad y la princesa – Nathan Juran (1958)
La mujer y el monstruo – Jack Arnold (1954)