Japón

ARMONÍA (La emperatriz Yang Kwei-Fei)

Equilibrio, proporción y correspondencia adecuada entre las diferentes cosas de un conjunto. (google.es)

“La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía”
Mahatma Gandhi (1869-1948) Pacifista, político, pensador y abogado hinduista indio

LA EMPERATRIZ YANG KWEI-FEI (Yôkihi) – 1955

Director Kenji Mizoguchi
Guion Yoshikata Yoda, Matsutaro Kawaguchi, Masashige Naruzawa y To Chin
Fotografía Kohei Sujiyama
Música Fumio Hayasaka
Producción Daei/Shaw Brothers
Nacionalidad Japón/ Hong Kong
Duración 87m. Color
Reparto Machiko Kyo, Masayuki Mori, So Yamamura, Eitaro Shindo, Isao Yamagata, Eitaro Ozawa, Haruko Sugimura.

“Señora Yu-Huan, desde que falleció la emperatriz Wu-Hui, usted es la primera a la que se le ha permitido usar la piscina Lotus. Su majestad dice que la primavera ha regresado a la corte”

Hermosa reivindicación del amor más allá de la muerte que determinó el concluyente enaltecimiento artístico de un estilo prodigioso, sustentado en la emotividad y en la tenacidad descriptiva, y, en esta ocasión, enriquecido por primera vez con una gradación colorista de asombrosa armonía y sensualidad. Basada en la obra maestra de la literatura clásica nipona La historia de Genji de Murasaki Shikibu, a su vez, inspirada en una anécdota real acontecida en la China del período Heian, relataba el reminiscente y doloroso romance entre el viudo emperador Hsuan Tsung y una bellísima mujer de clase humilde, así como las ambiciones de poder surgidas de dicha relación y que confluían en una despiadada rebelión contra el imperio feudal. La película, que pasó desapercibida en el Festival de Venecia (donde Mizoguchi había triunfado los tres años anteriores), circunscribía la narración con gran ternura y lirismo, acompañando la encantadora suntuosidad de sus planos con una tenuidad musical inusitada y recreándose en la atractiva y difuminada presencia de Machiko Kyo.

Otras películas que poseen una excelsa ARMONÍA visual y sonora

2001: Una odisea del espacio – Stanley Kubrick (1968)
Deseando amar – Wong Kar-Wai (2000)
La gran belleza – Paolo Sorrentino (2013)

INFORTUNIO (Vida de Oharu, mujer galante)

Suerte adversa que en ocasiones suelen experimentar los individuos por diversas circunstancias. (significados.com)

“De todos los infortunios que afligen a la humanidad el más amargo es que hemos de tener conciencia de mucho y control de nada”
Heródoto (484-425 a.C.) Historiador y geógrafo griego

VIDA DE OHARU, MUJER GALANTE (Saikaku ichidai onna) 1952

Director Kenji Mizoguchi
Guion Yoshikata Yoda
Fotografía Yoshimi Hirano
Música Ichiro Saito
Producción Shin Toho
Nacionalidad Japón
Duración 148m. B/N
Reparto Kinuyo Tanaka, Masao Shimizu, Tsukie Matsuura, Toshiro Mifune, Ichiro Sugai, Toshiaki Konoe, Kiyoko Tsuji.

“¿Alguna vez pensaste que acabarías de esta manera? Tengo entendido que trabajaste en la Corte. ¿Qué te llevo a acabar así?”

El irrepetible talento de Mizoguchi hizo su entrada triunfal en el mercado occidental gracias a este portentoso melodrama fatalista, inspirado en la clásica obra literaria de Saikaku Ihara La vida de una libertina, que constituye el origen de la sucesión de obras maestras que finiquitaron su dilatada filmografía, y, que, hoy en día, perduran como una de las grandes cúspides creativas de la cinematografía japonesa. Incidiendo en su particular mirada de ira, reproche y compasión hacia el denigrante papel que le ha tocado vivir a la mujer en la historia de su país, el magistral realizador describía con apabullante disposición estética, notable intensidad psicológica y una pesadumbre lírica sin ningún recodo de benevolencia la infortunada trayectoria vital de la hija de un samurái en la jerarquizada sociedad feudal nipona del siglo XVII, haciendo gala de su virtuosa capacidad a la hora de elaborar planos-secuencia o jugar con la elipsis y el fuera de campo. Por otro lado, arrancó una de las mejores composiciones de la gran Kinuyo Tanaka (una de sus actrices fetiche) al frente de un reparto absolutamente soberbio.

Otras películas determinadas por el INFORTUNIO del personaje protagonista

Cielo negro – Manuel Mur Oti (1951)
La Strada – Federico Fellini (1954)
El renacido – Alejandro González Iñárritu (2015)

RICKSHAW (El hombre del carrito)

Vehículo ligero de dos ruedas que se desplaza por tracción humana, bien a pie o a pedales. Muy popular en países como China, Japón o India, su uso se ha extendido a otras ciudades de todo el mundo, a menudo como reclamo turístico o en servicio de bicitaxi. (Wikipedia)

“El adicto a la silicona lo dice. El lacayo de la corporación lo dice. El diseñador italiano con su rickshaw en China dice: ‘Muchacha, estoy ardiendo'” (canción Babe, I’m on fire)
Nick Cave (1957-) Músico, escritor y actor australiano

EL HOMBRE DEL CARRITO (Muhomatsu no issho) – 1958

1958. El hombre del carrito

Director Hiroshi Inagaki
Guión Hiroshi Inagaki y Mansaku Itami
Fotografía Kazuo Yamada
Música Ikuma Dan
Producción Toho
Nacionalidad Japón
Duración 103m. Color
Reparto Toshiro Mifune, Hideko Takamine, Hiroshi Akutagawa, Chouko Iida, Haruo Tanaka, Chishu Ryu, Kenji Kasahara, Kaoru Matsumoto.
* Hideo Murata – Muhomatsu no issho

“Los hijos parece que casi no se dan cuenta de las tribulaciones de los padres. Ser madre, a veces, es duro”

Inagaki adaptó la famosa novela homónima de Shunsaku Iwashita en dos ocasiones y con resultados ciertamente desiguales, pues, si en 1943 tuvo que claudicar a la implacable manipulación de la censura nipona por vulnerar los estándares militaristas de la época, quince años después alcanzaría el podio de la creatividad fílmica en Venecia al retomar la enternecedora historia con absoluta excelsitud y delicadeza. El carismático Toshiro Mifune, en una caracterización tan sutil y expresiva como conmovedora, interpretaba a un conductor de rickshaw de carácter tosco, espíritu efusivo y pasado pendenciero que halla un acicate a su llana existencia en la instrucción del pusilánime hijo de una adinerada viuda a la que admira y venera con doloroso mutismo. Una turbadora y elíptica apología de la humildad y el respeto al prójimo hasta los límites de la abdicación amorosa, ubicada en la ciudad de Kokura (isla de Kyushu) de primeros del s. XX, que flirteaba con la comedia (la carrera popular) y el esteticismo poético (el níveo y patético desenlace) para reforzar un melodrama de inusitado vigor expresivo.

Otras películas donde aparece algún que otro RICKSHAW

El imperio de la pasión – Nagisa Oshima (1978)
Amal – Richie Mehta (2007)
Autohead – Rohit Mittal (2016)

SEPPUKU (Harakiri)

Suicidio ritual japonés por desentrañamiento. El seppuku formaba parte del bushidō, el código ético de los samuráis, y se realizaba de forma voluntaria para morir con honor en lugar de caer en manos del enemigo y ser torturado, o bien como una forma de pena capital para aquellos que habían cometido serias ofensas o se habían deshonrado. La ceremonia del seppuku es parte de un ritual más elaborado que se realiza generalmente delante de espectadores clavándose un arma corta en el abdomen, tradicionalmente un tantō, y realizando un corte de izquierda a derecha. (Wikipedia)

“Quería haber utilizado su sangre para escribir el carácter que significa espada, pero el dolor pudo con él. Para acabar el seppuku, dos de sus ayudantes le decapitaron. El denominado por la prensa incidente tuvo repercusión mundial: Mishima había sido propuesto tres veces al Nobel, y en Japón su ideología fascista había cuajado en ciertos sectores” (artículo La vida de Yukio Mishima, una obra de arte y muerte)
Gregorio Belinchón (1971-) Cineasta y crítico de cine español

HARAKIRI (Seppuku) – 1962

Director Masaki Kobayashi
Guión Shinobu Hashimoto
Fotografía Yoshio Miyajima
Música Tôru Takemitsu
Producción Shochiku Kinema Kenkyû-jo/Shôchiku Eiga
Nacionalidad Japón
Duración 133m. B/N
Reparto Tatsuya Nakadai, Rentarô Mikuni, Akira Ishihama, Shima Iwashita, Tetsurô Tanba, Masao Mishima, Ichirô Nakatani, Kei Satô, Yoshio Inaba.

“Esa es vuestra espada, por ella moriréis. Para un samurái, su espada es su alma. Por lo tanto, ¿qué otra podría ser más apropiada para él?”

Instaurada la paz en pleno shogunato Tokugawa (1630), miles de guerreros nipones padecen una desesperada situación de indigencia que les obliga a pedir limosna o, incluso, a plantearse el suicidio por desentrañamiento según regula el código ético de los samuráis (Bushido). A través de un insuperable armazón descriptivo fundamentado en un ejemplar encadenamiento de flashbacks y un impresionante tratamiento visual en Scope con una rigurosa concepción arquitectónica del espacio, Kobayashi fusionaba drama, intriga y acción al pormenorizar el porqué un veterano ronin (excelso Tatsuya Nakadai) acude al palacio de un respetado clan a fin de solicitar los requisitos necesarios para formalizar dicha ceremonia mortuoria (Seppuku). Esta emblemática obra maestra del cine japonés, basada en la novela Ibun rônin-ki de Yasuhiko Takiguchi y recientemente versionada por Takashi Miike (2011), deviene un visceral reproche a la ruindad, la hipocresía y el insustancial tradicionalismo que imperaba en la sociedad feudal bajo erróneos conceptos del honor, la valentía, el orgullo o la dignidad. Imposible resulta olvidar la brutal crudeza de la escena del harakiri, el fantasmagórico duelo a espadas en la llanura campestre o la coreográfica lucha final del protagonista contra decenas de samuráis.

Otras películas sobre el ritual del SEPPUKU

Los cuarenta y siete samuráis – Kenji Mizoguchi (1941)
Patriotismo (El rito de amor y muerte) – Yukio Mishima y Domoto Masaki (1966)
Mishima: Una vida en cuatro capítulos – Paul Schrader (1985)

PASEO (Nubes flotantes)

Acto por el cual una persona o un grupo de personas disfrutan de un tipo de actividad (por lo general, al aire libre o fuera de espacios cerrados) de manera relajada. Cuando se realiza el acto de pasear puede estar conociéndose nuevos lugares o cosas pero también se puede estar disfrutando lugares conocidos que son tranquilos y apropiados para el goce. (definicionabc.com)

“Para los animales basta comer, jugar y dormir. Sería un gran logro si los seres humanos también pudiesen disfrutar con un alimento nutritivo, un simple paseo diario y un sueño reparador”
Masanobu Fukuoka (1913-2008) Agricultor, biólogo y científico japonés

NUBES FLOTANTES (Ukigomu) – 1955

Director Mikio Naruse
Guión Yôko Mizuki
Fotografía Masao Tamai
Música Ichirô Saitô
Producción Toho
Nacionalidad Japón
Duración 123m. B/N
Reparto Hideko Takamine, Masuki Mori, Mariko Okada, Isao Yamagata, Daisuke Katô, Chieko Nakakita, Mayuri Mokusho, Haruna Kaburagi.

“Yo soy sólo un recuerdo y los recuerdos desaparecen pronto”

En su período de mayor plenitud creativa, Naruse dirigió con minuciosa desnudez dramática, próspera simplicidad narrativa e inmutable fluidez temporal este bello y melancólico melodrama que florece en la actualidad como su película más reputada, además de constituir uno de los títulos más representativos y fehacientes del desalentador pesimismo que embargaba a la sociedad japonesa de posguerra. La dolorosa, traumática y atormentada relación adúltera que prolonga una desorientada joven enamoradiza con un arrogante e irresponsable ingeniero forestal de Tokio, según la novela homónima de Fumiko Hayashi, apelaba a nuestras emociones más profundas a través de paseos, silencios o conversaciones de extremada tristeza y serenidad con el propósito de hurgar en cuestiones tan trascendentales como la soledad, la humillación del alma, la deletérea inconsciencia en desmembrar un hogar ajeno o el sentimiento de frustración que sucede a la infidelidad. Cabe destacar la meritoria fotografía de Masao Tamai, así como el sublime trabajo de dirección artística a cargo de Satoshi Chuko.

Otras películas donde se práctica la sana práctica del PASEO

Mamma Roma – Pier Paolo Pasolini (1962)
Cuento de verano – Eric Rohmer (1996)
Antes del anochecer – Richard Linklater (2013)