Drama financiero

BOLSA (El dinero)

Una bolsa de valores es una organización privada que brinda las facilidades necesarias para que sus miembros, atendiendo los mandatos de sus clientes, introduzcan órdenes y realicen negociaciones de compra y venta de valores, tales como acciones de sociedades o compañías anónimas, bonos públicos y privados, certificados, títulos de participación y una amplia variedad de instrumentos de inversión. La negociación de los valores en los mercados bursátiles se hace tomando como base unos precios conocidos y fijados en tiempo real, en un entorno seguro para la actividad de los inversores y en el que el mecanismo de las transacciones está totalmente regulado, lo que garantiza la legalidad, la seguridad y la transparencia. Las bolsas de valores fortalecen al mercado de capitales e impulsan el desarrollo económico y financiero en la mayoría de los países del mundo, donde existen en algunos casos desde hace siglos, a partir de la creación de las primeras entidades de este tipo creadas en los primeros años del siglo XVII. http://es.wikipedia.org/wiki/Bolsa_de_valores

“Si en el mercado hay más tontos que papel, la bolsa sube. Si hay más papel que tontos, la bolsa baja”
André Kostolany (1903-1999) Especulador y experto en bolsa de origen húngaro

EL DINERO (L’argent) – 1928

dinero

Director Marcel L’Herbier
Guión Marcel L’Herbier
Fotografía Jules Kruger, Jean Lefort y Louis Le Bertre
Música Marius-François Gaillard
Producción Cinémondial
Nacionalidad Francia
Duración 195m. B/N
Reparto Brigitte Helm, Pierre Alcover, Alfred Abel, Antonin Artaud, Jules Berry, Marie Glory, Pierre Juvert, Henry Victor, Yvette Guibert.

Incomprendida transposición de la novela de Emile Zola al ambiente bursátil parisino de los veinte que constituye la última gran manifestación del virtuosismo técnico y artístico de su autor, así como una de las producciones europeas más ambiciosas de finales del período silente. La fastuosidad de los decorados, su insigne reparto, la pasmosa dinámica formal desplegada en movimientos de masas que sobrepasaban los dos mil figurantes o esa formación vanguardista del cineasta, que le hizo experimentar con efectos sonoros en las tumultuosas escenas de la bolsa, parecían factores más que suficientes para que esta enfática disertación sobre la fluctuación del poder monetario y la vandálica atracción que éste ejerce en el ser humano hubiera cuajado como merecía. No fue así, L’Herbier, que en años anteriores había padecido la desacreditación de sus films por la escasez de recursos técnicos, observaría perplejo que la profusión de los mismos tampoco contribuía a ganarse el favor de la crítica y el público; ni siquiera de la distribuidora, que acabaría mutilando la cinta con severa premeditación.

Otras películas sobre la BOLSA DE VALORES

Wall Street – Oliver Stone (1987)
En busca de la felicidad – Gabrielle Muccino (2006)
El lobo de Wall Street – Martin Scorsese (2013)