CASCARRABIAS (Gran Torino)

Persona que fácilmente se enoja, riñe o demuestra enfado. (RAE)

“Puede que haya llegado el momento de descansar, no de tu labor como intelectual y escritor —no quiero que pienses que estamos intentando moverte la silla—, sino como cascarrabias. De verdad que en ese sentido ya has hecho mucho, te has convertido en una especie de orfebre del despotrique, en un Grinch erudito (…) Yo si quieres estoy dispuesto a personarme en tu casa y ofrecerte un abrazo, uno largo (¿podrías aguantar cinco segundos? Bueno, lo vemos sobre la marcha) y que descanses tu gran cabeza —en el sentido metafórico— en mi hombro” (artículo Javier Marías: ¿Necesitas un abrazo?)
Joaquín Reyes (1974-) Dibujante, actor y cómico español

GRAN TORINO (Gran Torino) – 2008

Director Clint Eastwood
Guion Nick Schenk
Fotografía Tom Stern
Música Kyle Eastwood, Michael Stevens
Producción Warner Bros./Village Roadshow Pictures/Malpaso Productions/Double Nickel Entertainment
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 119m. Color
Reparto Clint Eastwood, Christopher Carley, Bee Vang, Ahney Her, John Carroll Lynch, Cory Hardrict, Brian Haley, Geraldine Hughes, Dreama Walker.
* Jamie Cullum – Gran Torino (Arrested)

“¿Nunca os habéis cruzado con alguien a quien no deberíais haber puteado? Ese soy yo…”

Clint Eastwood reafirmaba sus asiduos ejes de reflexión con conciencia moral, abrumadora retórica y una enjundiosa hondura antropológica gracias a estre drama intimista de inexpugnable clasicismo y marcado carácter social en torno a la historia de redención y sacrificio de un viudo cascarrabias septuagenario de origen polaco, jubilado tras más de cuatro décadas en la industria automovilística de Detroit y excombatiente en la guerra de Corea, que sobrelleva con reconcomida pesadumbre sus espinosas relaciones familiares sin digerir la indeclinable realidad multiétnica e intergeneracional de su vecindario. Dirigida con sosiego, transparencia, sencillez y laconismo, con múltiples referencias al catolicismo y a la decadente violencia que se apodera de la vida cotidiana, deviene otra perspicaz y melancólica reflexión eastwoodiana sobre la vejez y los achaques, miedos y remordimientos que ésta trae consigo. A destacar la flamante presencia del emblemático automóvil Ford de 1972 que da título a la película y que actúa como metáfora de una añorada e irrecuperable época donde reinaba el patriotismo, la prosperidad y la cultura del esfuerzo.

Otras películas protagonizadas por un CASCARRABIAS

El déspota – David Lean (1953)
El abuelo – José Luis Garci (1998)
Mejor… imposible – James L. Brooks (1997)

5 comentarios

  1. Clint Eastwood se ha labrado una reputación de tipo duro que muy posiblemente sobrevivirá a la prueba del tiempo (o hasta que desaparezca Internet). Esa imagen rocosa quizá tenga su origen en la teleserie “Rawhide”, en la que un Eastwood de 28 años interpretaba un papel secundario que nunca le gustó por considerarlo demasiado joven y tonto, el clásico tipo que besa a las ancianitas, acaricia a los perros y queda bien con todo el mundo. Cuando el éxito de la teleserie decayó, uno de sus compañeros de reparto rechazó un papel para un producción hispano-italiana que iba a ser dirigida por un desconocido Sergio Leone: “Por un puñado de dólares”. Eastwood fue propuesto para protagonizar la película y aceptó. Según él mismo ha reconocido, utilizó ese nuevo papel para quitarse de encima aquella imagen de santurrón y transformarse en una especie de antihéroe. El resto es historia.
    Una recomendación para esos días grises en los que uno se nota falto de tono existencial: bajar las persianas, poner el teléfono móvil en modo “avión”, sentarse en ese cómodo sillón todos deberíamos tener e insertar en el DVD “The Outlaw Josey Wales”. Mejor que el Prozac, oye.

    Le gusta a 1 persona

    1. No te lo vas a creer, o quizás no me lo vayas a perdonar, pero “El fuera de la ley” es el único western de Clint Eastwood que no he visto. Trataré de enmendar semejante olvido y prometo incluirla en el blog si considero que ha merecido la pena…

      Me gusta

  2. ¡Cómo se logra empatizar con el personaje de Eastwood en El gran Torino! Y eso que efectivamente es un cascarrabias de armas tomar, cascarrabias y duro. Y es que, a veces (solo a veces) los o las cascarrabias esconden muchas veces personas que se ponen esa coraza para no ser heridas.
    Recuerdo películas protagonizadas por cascarrabias como Tess y su guardaespaldas, aquí la cascarrabias era Shirley Maclaine (hacia otra entrañable en Magnolias de acero). O los personajes a veces cascarrabias de Spencer Tracy (que inspiró al abuelo animado de Ups) o Walter Mathau… O Henry Fonda en la maravillosa El estanque dorado…

    Beso
    Hildy

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .