Aventuras medievales

DEFENSA (Los siete samuráis)

Acción y resultado de defender o defenderse. Conjunto de técnicas basadas en la habilidad y la fuerza que sirven para hacer frente a un ataque. (Larousse Editorial)

“El acto de defensa es ya un ataque. Las armas para la defensa son siempre un pretexto para los que instigan las guerras. La calamidad de la guerra se origina en el fortalecimiento y potenciación de las distinciones sin sentido entre yo/otro, fuerte/débil, atacar/defender”
Masanobu Fukuoka (1913-2008) Agricultor, biólogo y filósofo japonés

LOS SIETE SAMURÁIS (Shichinin no samurai) – 1954

siete8

Director Akira Kurosawa
Guion Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto y Hideo Oguni
Fotografía Asakazu Nakai
Música Fumio Hayasaka
Producción Toho
Nacionalidad Japón
Duración 205m. B/N
Reparto Toshirô Mifune, Takashi Shimura, Yoshio Inaba, Seiji Miyaguchi, Minoru Chiaki, Daisuke Kato, Isao Kimura, Kamatari Fujiwara, Keiko Tsushima.

“¡Recordad! Las guerras consisten en correr. Se corre tanto en el ataque como en la defensa. Si ya no puedes correr, es tu fin”

Una de las obras cumbres de su realizador, y, con casi toda seguridad, la película japonesa que mayor influencia ha tenido en el mercado occidental y, muy especialmente, en el género del western, siendo emulada en infinidad de ocasiones, entre ellas, el sobrevalorado clásico LOS SIETE MAGNÍFICOS de John Sturges. Ambientada en un Japón medieval devastado por la pobreza derivada de sus intermitentes guerras feudales, planteaba una loa al esfuerzo colectivo de poderoso aliento fordiano a partir de la numantina defensa de un pequeño pueblo de campesinos, atemorizados por las terribles incursiones de los bandidos. Un monumento fílmico de abrumadora belleza plástica y excepcional fuerza descriptiva, que fragmentaba su constante antagonismo dramático entre avezada serenidad (Shimura) y temerario entusiasmo (histriónico Mifune) en tres nítidos segmentos: el arduo reclutamiento de los samuráis a cambio de manutención, las distintas relaciones de los personajes ante la estrategia y adiestramiento de los aldeanos para el combate y, por último, los contingentes de una épica batalla final bajo la lluvia y el lodo.

Otras películas determinadas por la DEFENSA de un territorio o emplazamiento

Beau Geste – William A. Wellman (1939)
Zulú – Cy Enfield (1964)
La defensa del Dnieper – Denis Skvortsov (2009)

PIRUETA (El halcón y la flecha)

Salto o movimiento ágil y difícil. Voltereta, giro dado en el aire o sobre una superficie. (Wikipedia)

“Nos apartamos a un lado, y para la sonrisa final retrasaremos el destino de ese inevitable pulgar que lentamente roza su índice arrugado hacia nosotros, enfrentándonos al estúpido estrabismo con qué inocencia, con qué sorpresa. Y, sin embargo, estos delicados no son tanto mentiras sino las piruetas de cualquier bastón flexible” (poema Chaplinesque)
Hart Crane (1899-1932) Poeta estadounidense

Director Jacques Tourneur
Guion Waldo Salt
Fotografía Ernest Haller
Música Max Steiner
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 88m. Color
Reparto Burt Lancaster, Virginia Mayo, Robert Douglas, Aline MacMahon, Nick Cravat, Norman Lloyd.

“Somos civilizados y el arte de la civilización es hacer lo natural de un modo artificial”

Renombrado clásico del cine de aventuras medievales, ambientado en la región de Lombardía en plena ocupación bávara (segunda mitad del siglo XII), donde se narraban las hazañas de un rebelde arquero, jovial y mujeriego, cabecilla de una banda de proscritos del poder imperial que pretendía derrocar la tiranía impuesta por el malvado duque Ulrich de Hesse. El rancio pero exquisito sabor de los inmortales clásicos del género sobrevuela esta efervescente soflama a favor de la lucha contra la opresión, guionizada por uno de los citados a declarar delante del Comité de Actividades Antiamericanas, Waldo Salt, y dirigida con tanta delicadeza e imaginación descriptiva como vehemencia y pulcritud cromática por el gran Jacques Tourneur. Resulta imposible no rendirse al dinamismo, sentido del humor y fascinación que desprenden sus duelos a espada o las piruetas y otras acrobacias sin doble abordadas por Burt Lancaster y su antiguo camarada circense, Nick Cravat, pareja que aceptaría volver a ostentar su destreza gimnástica dos años más tarde para embellecer la acción piratesca de EL TEMIBLE BURLÓN.

Otras películas aderezadas con alguna que otra PIRUETA

La ley de la hospitalidad – Buster Keaton y John G. Blystone (1923)
El pirata negro – Albert Parker (1926)
Cantando bajo la lluvia – Stanley Donen y Gene Kelly (1952)

DECLARACIÓN (Robin y Marian)

Aseveración o exposición que se hace públicamente.
Una declaración de amor es un gesto de generosidad emocional por parte de esa persona que le dedica algunas bellas palabras al ser amado. Es decir, cuando un individuo confiesa sus sentimientos a una persona por su propia voluntad. (google.com)

“La mayor declaración de amor es la que no se hace; el hombre que siente mucho, habla poco”
Platón (427-347 a.C.) Filósofo griego

ROBIN Y MARIAN (Robin and Marian) – 1976

Director Richard Lester
Guion James Goldman
Fotografía David Watkin
Música John Barry
Producción Columbia/Rastar Pictures
Nacionalidad Reino Unido
Duración 106m. Color
Reparto Sean Connery, Audrey Hepburn, Robert Shaw, Richard Harris, Nicol Williamson, Delholm Elliott, Ian Holm, Esmond Knight.

“Te amo. Te amo más que a todo, más que a los niños, más que a los campos que planté con mis manos, más que a la plegaria de la mañana o que a la paz, más que a nuestros alimentos. Te amo más que al amor o a la alegría, o a la vida entera. Te amo más que a Dios.”

Después de luchar en las Cruzadas al servicio de Ricardo Corazón de León, un avejentado y decaído Robin Hood regresa tras veinte años de ausencia al bosque de Sherwood para reencontrarse con sus antiguos camaradas, su principal enemigo (el despótico sheriff de Notthingham) y, muy especialmente, con su amada Lady Marian, que se ha retirado a un convento para ejercer de abadesa. Esta emotiva y poética reflexión sobre el paso del tiempo, repleta de melancolía, serenidad y romanticismo, constituye, muy posiblemente, la película más brillante del iconoclasta Richard Lester, quien aprovechó el espléndido guion de James Goldman para ensalzar la condición humana de estos héroes legendarios con su proverbial ingenio y sentido del humor, sin llegar en ningún momento a desmitificarlos. Rodada en distintas localizaciones de la geografía española (Zamora, Artajona, etc.), sobresale por un impecable tratamiento formal y las majestuosas interpretaciones de Sean Connery y una esplendorosa Audrey Hepburn de cuarenta y siete años de edad que regresaba a la gran pantalla tras casi una década de ausencia.

Otras películas que contienen una emotiva DECLARACIÓN DE AMOR

Johnny Guitar – Nicholas Ray (1954)
Cuando Harry encontró a Sally – Rob Reiner (1989)
Love actually – Richard Curtis (2003)

MILAGRO (El manantial de la doncella)

1. Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.
2. Suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa.
(RAE)

“¿Y no basta con abrir los ojos y mirar para convencernos de que la realidad es, en realidad, el más auténtico de los milagros?”
Oliverio Girondo (1891 – 1967) Poeta argentino

EL MANANTIAL DE LA DONCELLA (Jungfrukällan) – 1960

Director Ingmar Bergman
Guión Ulla Isaksson
Fotografía Sven Nykvist
Música Erik Nordgren
Producción Svensk Filmindustri
Nacionalidad Suecia
Duración 88m. B/N
Reparto Max Von Sydow, Brigitta Valberg, Gunnel Lindblom, Tor Isedal, Allan Edwall, Brigitta Pettersson, Axel Düberg, Ove Porath.

“¿Ves el humo temblar bajo el techo? Como si gritara de miedo. Pero solo sale fuera. Ahí afuera puede dar vueltas por el cielo, pero no lo sabe. Por eso tiembla y se encoge bajo el techo. A la gente le pasa lo mismo. Tiemblan como hojas en la tormenta. Por lo que saben y por lo que no saben. Y tú estás a punto de cruzar un puente estrecho. Tan estrecho que no sabes dónde poner el pie…”

A partir de una leyenda popular nórdica del siglo XIV sobre una fuente natural de agua cristalina que brota en el lugar en el que una virginal damisela ha sido violada y asesinada por tres vagabundos, Bergman creó este conmovedor y majestuoso fresco medieval con cariz de tragedia clásica orientado a reflexionar sobre los grandes temas que han edificado su apasionante filmografía: culpa, fe, pecado, expiación, dolor, angustia, muerte, etc. Sin apelar a superfluidades truculentas de ningún tipo, el maestro sueco enlazaba misticismo, abstracción e intemperancia por medio de una prodigiosa y neurálgica austeridad expositiva, producto de un tratamiento estilístico notablemente pictórico, de la que manan secuencias tan impresionantes como la cruda e impactante venganza del padre de la víctima. La espléndida labor interpretativa, con un soberbio Max Von Sydow a la cabeza, unida a la exquisita fotografía de Sven Nykvist y un ejemplar uso del sonido, contribuyeron a perfeccionar esta estremecedora crónica de un milagro, cuyo tremendo y laureado éxito internacional sirvió para afianzar la reputación del insigne cineasta.

Otras películas que documentan un MILAGRO

La palabra – Carl Th. Dreyer (1955)
La milla verde – Frank Darabont (1999)
Rompiendo las olas – Lars Von Trier (1996)

MUERTE (El séptimo sello)

Efecto terminal que resulta de la extinción del proceso homeostático en un ser vivo; y con ello el fin de la vida.1​ Puede producirse por causas naturales (vejez, enfermedad, consecuencia de la cadena trófica, desastre natural) o inducidas (suicidio, homicidio, eutanasia, accidente, desastre medioambiental). (Wikipedia)

“El único amor consecuente, fiel, comprensivo, que todo lo perdona, que nunca nos defrauda, y que nos acompaña hasta la muerte es el amor propio”
Oscar Wilde (1854-1900) Escritor, poeta y dramaturgo irlandés

EL SÉPTIMO SELLO (Det sjunde inseglet) – 1957

Director Ingmar Bergman
Guión Ingmar Bergman
Fotografía Gunnar Fischer
Música Erik Nordgren
Producción Svensk Filmindustri
Nacionalidad Suecia
Duración 95m. B/N
Reparto Max Von Sydow, Gunnar Björnstrand, Bengt Ekerot, Nils Poppe, Inga Landgré, Bibi Andersson, Maud Hansson, Gunnel Lindblom.

“Hoy ha venido a buscarme la Muerte y estamos jugando al ajedrez. Una prórroga que me da la oportunidad de hacer algo importante (…) He gastado mi vida en diversiones, viajes, charlas sin sentido. Mi vida ha sido un absurdo. Creo que me arrepiento. Fui un necio. Ahora siento amargura por el tiempo perdido, aunque sé que la vida de los demás corre por los mismos cauces. Por eso quiero emplear esta prórroga en una acción única que me dé la paz”

La etapa intermedia en la filmografía bergmaniana, período en el que se reemplazó la alternancia de dramas y comedias para hurgar en cuestiones trascendentes como la religión o la Vida y la Muerte, arrancó con este portentoso fresco medieval con tintes fantásticos en torno a los conflictos espirituales que atosigan a un desencantado caballero a su regreso de las Cruzadas y las pintorescas andanzas que éste experimenta en compañía de su lacayo y unos cómicos ambulantes en una Europa azotada por la peste negra. El creador sueco compuso una de sus obras más emblemáticas e irreemplazables al profundizar en el origen del conocimiento humano con esta alegórica investigación sobre la existencia de Dios, engrandecida por un tratamiento plástico de una fuerza emotiva capaz de extraer secuencias de una tesitura simbólica y poética tan sublimes como la antológica partida de ajedrez que la mismísima Muerte (Bengt Ekerot) concede al caballero medieval (al parecer, inspirada en un mural de pintor Albertus Pictor) para que éste pueda obtener una prórroga que le permita seguir buscando un sentido a la vida.

Otras películas donde la MUERTE adopta forma humana y aparece como un personaje más

La muerte de vacaciones – Mitchell Leisen (1934) / Fredrich March
Macario – Roberto Gavaldón (1960) / Enrique Lucero
Empieza el espectáculo – Bob Fosse (1979) / Jessica Lange