Artes marciales

TAOÍSMO (Tigre y dragón)

Sistema de filosofía de Vida basado primordialmente en el Tao Te King que la tradición atribuye al filósofo chino Lao Tsé. Sus enseñanzas parten del concepto de unidad absoluta y al mismo tiempo mutable denominado Tao, que conforma la realidad suprema y el principio cosmológico y ontológico de todas las cosas. Lleva más de cinco mil años ejerciendo su influencia en los pueblos del Lejano Oriente (…) El objetivo fundamental de los taoístas es alcanzar la inmortalidad, si bien, a veces no se entiende esta literalmente, sino como longevidad en plenitud (…) Posteriormente, el taoísmo se mezcló con elementos del confucianismo, el budismo y la religión folclórica. La forma concreta de religión taoísta que fue llevada a Taiwán hace unos 300 años es típica de esta tradición. La característica más distintiva de la práctica actual es la veneración de los antepasados. https://es.wikipedia.org/wiki/Tao%C3%ADsmo

“La máxima razón por la que todo el mundo sufre es porque hacen hincapié en las cosas externas que no pueden controlar, sin prestar atención a las necesidades internas. La filosofía taoísta, que durante más de 2.500 años ha ayudado a millones de personas y que dice que la avaricia es el camino para el desastre, puede ayudar mucho, con lo que tenemos encima”
Lou Marinoff (1964-) Escritor y filósofo estadounidense

TIGRE Y DRAGÓN (Wo hu can long) – 2000

tigre

Director Ang Lee
Guión Wang Hu Ling, James Schamus y Tsai Kuo Jung
Fotografía Peter Pau
Música Tan Dun
Producción Edko Films/Zoom Hunt/Asia Union/Columbia/United China
Nacionalidad Taiwan/ China/ Hong Kong/ Estados Unidos
Duración 93m. Color
Reparto Chow Yun-Fat, Michelle Yeoh, Zhang Ziyi, Chang Chen, Li Fazeng, Lung Sihung, Gao Xian, Hai Yan, Li Li-Li.

“Las cosas que tocamos son pasajeras. Mi maestro decía que no te puedes aferrar a nada en este mundo. Sólo cuando renunciamos a ellas, obtenemos lo que de veras es real”

Rescatando la esencia romántica y subrepticia de la tradicional fantasmagoría oriental, Lee sorprendió a propios y extraños con esta curiosísima exégesis fílmica de la cuarta novela de la denonimada Pentalogía de Hierro de Wang Du Lu (Trigre agazapado, dragón escondido), donde romances imbuidos de sensibilidad y lirismo, aventuras emanadas de sibilinas doctrinas taoístas y artes marciales carentes del sentido de la gravedad se daban cita para alzar una espectacular y mágica epopeya, consolidada por el significado del valor, la dignidad y el respeto. El hurto de una portentosa espada con más de cuatrocientos años de antigüedad y su aventurada empresa para recuperarla ejercían como sustentáculo narrativo de un original y, en ocasiones, desconcertante choque entre las fuerzas del Bien y del Mal, ambientado en el período de la Dinastía Qing, cuyo romántico e intimista perfil sensitivo contrastaba con el virtuosismo acrobático y coreográfico de sus escaramuzas hasta confluir en un sugerente festival de imágenes, que, debido a su apabullante triunfo crítico y comercial, se erigió en el primer film oriental a optar al Oscar en las categorías de mejor película y mejor película extranjera.

Otras películas impregnadas con teorías TAOÍSTAS

Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera – Kim Ki-duk (2003)
Woochi, cazador de demonios – Choi Dong-hoon (2009)
Zen – Banmei Takahashi (2009)