Comedia surrealista

DESCONCIERTO (Zazie en el metro)

1. Estado de confusión o desorientación en que queda una persona a causa de algo inesperado o sorprendente.
2. Falta de orden y disposición de las cosas.
(google.com)

“Que de las leyes de amor es tan grande el desconcierto, que dejan preso al que es muerto y libre al que es matador” (obra La verdad sospechosa)
Juan Ruiz de Alarcón (1581-) Dramaturgo novohispano del Siglo de Oro

ZAZIE EN EL METRO (Zazie dans le métro) – 1959

Director Louis Malle
Guión Louis Malle y Jean-Paul Rappeneau
Fotografía Henri Raichi
Música Fiorenzo Carpi y André Pontin
Producción Nouvelles Éditions de Films
Nacionalidad Francia
Duración 92m. Color
Reparto Catherine Demongeot, Philippe Noiret, Vittorio Caprioli, Yvonne Clech, Antoine Roblot, Hubert Deschamps, Carla Marlier, Odette Piquet.

“Oye, tío, cuando habláis de bobadas, ¿sois así de tontos o sólo lo hacéis ver?”

Imbuido por los renovadores aires nouvellevaguianos, Louis Malle quebrantó las pautas narrativas al uso para adaptar la compleja, delirante y transgresora novela homónima de Raymond Queneau en torno a la fugaz y no menos estrambótica estancia en París que una avispada jovenzuela provinciana comparte con su tío, a quien su hermana ha confiado la niña para pasar unos días con su amante. Este imprevisible recorrido por la capital francesa deviene una delirante farsa costumbrista de distorsionada envoltura pop y efervescente tratamiento cromático, cuyo caos dialéctico, visual y descriptivo aseveraba el frívolo envanecimiento de la sociedad e incidía, esencialmente, en el desigual enfrentamiento entre la inocua pureza infantil y la influencia corruptora de los adultos. Una cámara en sostenido movimiento acompaña a Zazie por las atestadas calles parisinas a través de un montaje distorsionado y vehemente, manifiestamente influido por el slapstick, que manipula a su antojo el tiempo y el espacio fílmico hasta obtener un producto final anáquico, imprevisible y absolutamente desconcertante.

Otras películas que inducen al DESCONCIERTO

Un perro andaluz – Luis Buñuel y Salvador Dalí
Cabeza borradora – David Lynch (1977)
Providence – Alain Resnais (1977)

RESIDENCIA (El terror de las chicas)

Casa donde conviven y residen, sujetándose a determinada reglamentación, personas afines por la ocupación, el sexo, el estado, la edad, etc. (residencia de estudiantes, de viudas, de ancianos…) (RAE)

“Mordiendo la paciencia, sirviéndole a la causa de testigo, minando la obediencia; guardando para mí y para ti, cediéndole algún hueco al enemigo, pagando residencia” (canción Pagando residencia)
Rosendo Mercado (1954-) Guitarrista, cantante y compositor español de rock

EL TERROR DE LAS CHICAS (The ladies man) – 1961

Director Jerry Lewis
Guión Jerry Lewis y Bill Richmond
Fotografía W. Wallace Kelley
Música Walter Scharf
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 91m. Color
Reparto Jerry Lewis, Helen Traubel, Kathleen Freeman, Pat Stanley, George Raft, Buddy Lester, Marty Ingles, Jack Kruschen, Sylvia Lewis.

“No puedes esperar que alguien que te conoce de repente piense de ti mejor que tú que te conoces de hace tanto”

Tal y como hizo en su más que prometedora ópera prima, EL BOTONES (1960), Jerry Lewis articuló otro ingenioso torbellino de gags con entonación surrealista a partir de una exigua trama argumental, en esta ocasión encauzada a mostrar el torpe e histriónico transcurrir de su protagonista bajo un eclecticismo estético de un audaz e impetuoso cromatismo. Las accidentadas peripecias que experimenta un joven como chico de los recados de una residencia hollywoodiense para actrices en ciernes, empleo que ha aceptado para olvidar el escarmiento amoroso que ha padecido el mismo día de su graduación, consagraban a su autor como uno de los grandes creadores de la comedia contemporánea al quebrantar las reglas de verosimilitud que imperaban en el género con una puesta en escena renovadora, casi experimental, determinada por una artesanía escenográfica de una creatividad sin parangón, como demuestra el interminable movimiento de grúa en retroceso que se detiene justo para abarcar en un plano todo ese decorado a modo de “casa de muñecas”. Cabe resaltar las ocurrentes parodias gangsteriles de George Raft y Buddy Lester, así como la colaboración de Harry James y su orquesta.

Otras películas ambientadas en una RESIDENCIA femenina

Damas del teatro – Gregory LaCava (1937)
El seductor – Don Siegel (1971)
Navidades negras – Bob Clark (1974)

REPETICIÓN (El manuscrito encontrado en Zaragoza)

Acción y efecto de repetir o repetirse. (RAE)

“El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual. Es, cómo podría explicarte, un puño de vida”
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo

EL MANUSCRITO ENCONTRADO EN ZARAGOZA (Rekopis znaleziony w Saragossie) – 1965

Director Wojciech J. Has
Guion Tadeusz Zwiatkowski
Fotografía Mieczyslaw Jahoda
Música Krzysztof Penderecki
Producción Krzysztof Penderecki
Nacionalidad Polonia
Duración Kamera Film
Reparto Zbigniew Cybulski, Kazimierz Opalinski, Iga Cembrzynska, Miroslawa Lombardo, Joanna Jedrycka, Elzbieta Czyzewska.

“Deben organizarse nuevas combinaciones para que al final todo se aclare, porque ningún hombre puede inventar algo que otro no pueda resolver”

Wojciech J. Has decidió adentrarse en los dominios de lo enigmático e ilusorio, donde siempre se desenvolvería con suma pericia, para formalizar esta cautivadora adaptación de la reputada novela homónima de Jan Potocki, en la que proponía una estructura narrativa circular y saturada de sinuosas bifurcaciones espacio-temporales para impulsar un barroco y desenfrenado vaivén de episodios sobrenaturales, marcados por la repetición de un mismo lance y vividos por una serie de pintorescos personajes en la pedregosa y multirracial Sierra Morena española del siglo XVII. En un dechado absoluto de ambientación y escenografía, la obra proclamaba la inconsistencia de lo descabellado a través de compaginar con asombrosa destreza el romanticismo y la morbosa voluptuosidad, la aventura galante y la salaz picaresca, el onirismo macabro y la nigromancia, constituyendo, a la postre, no sólo el mejor largometraje de su autor, sino un clásico irrebatible de la cinematografía polaca y del género fantástico de todos los tiempos. Protagonismo del icónico Zbigniew Cybulski, en su tiempo apodado “el James Dean polaco”.

Otras películas en cuyo armazón argumental contribuye la REPETICIÓN de un mismo lance

Atrapado en el tiempo – Harold Ramis (1993)
A través de los olivos – Abbas Kiarostami (1994)
Koyaanisqatsi – Godfrey Reggio (1982)

DESINHIBICIÓN (Las margaritas)

Comportamiento de la persona que ha perdido la vergüenza o el miedo que le impedía actuar de acuerdo con sus sentimientos, deseos o capacidades. (oxforddictionaries.com)

“Nuestro gran legado es la actitud, la libertad creativa y la desinhibición de la que disfrutamos”
Pablo Carbonell (1962-) Actor, humorista, cantante y líder del grupo Los Toreros Muertos

LAS MARGARITAS (Sedmikrasky) – 1966

margaritas

Director Vera Chytilová
Guion Vera Chytilová y Ester Krumbachova
Fotografía Jaroslav Kucera
Música Jeri Slitr y Jiri Sust
Producción Ceskolovensky Státní/Barrandov
Nacionalidad Checoslovaquia
Duración 74m. Color y B/N
Reparto Jitka Orhová, Ivana Karnabova, Julius Albert, Jan Klusak, Marie Cesková.

“¿Sientes cómo se nos escapa la vida?”

El exponente más radical e insólito de la nueva ola checa planteaba una psicodélica soflama vodevilesca contra el carcomido envilecimiento del sistema a partir de las disparatadas peripecias mundanas de dos jóvenes de diecisiete años tan desinhibidas como provocadoras. Impugnada en su día por el gobierno comunista a causa de su presunta exacerbación ideológica, no en vano asomaba en ella el espíritu de liberalización política que avivaba la Primavera de Praga, prevalece hoy más como un afrodisíaco emblema coyuntural de iconografía pop, consignado a experimentar con la narrativa visual y auditiva a través de una recopilación de secuencias extravagantes, joviales y seductoras. Un alegórico collage feminista de insólito escepticismo y apariencia falsamente descuidada que aleccionaba sobre la desaforada sensualidad irreflexiva que precede al extravío de la inocencia, cuya repercusión influiría en decisivas eclosiones de raigambre surrealista como LOS MISTERIOS DEL ORGANISMO (1971) de Dusan Makavejev o CÉLINE Y JULIE VAN EN BARCO (1974) de Jacques Rivette.

Otras películas caracterizadas por la DESINHIBICIÓN de sus protagonistas

Delicias turcas – Paul Verhoeven (1973)
Los idiotas – Lars Von Trier (1998)
Y tu mamá también – Alfonso Cuarón (2001)

SALÓN (El ángel exterminador)

Habitación espaciosa destinada a ser centro de la vida social en una vivienda así como a recibir a los visitantes. El salón cuenta habitualmente con un grupo de sillones o tresillos con una o varias mesas en su frente colocadas sobre una alfombra. En ellos, se sientan los miembros de la familia a conversar, leer, escuchar música o ver la televisión. Es habitual disponer también de otros muebles auxiliares en los laterales o junto a las paredes, plantas, objetos de adorno así como estanterías para libros. (Wikipedia)

“El mundo es un salón del que es preciso salir cortés y honrosamente, es decir, saludando y pagando las deudas del juego”
Alexandre Dumas, padre (1802-1870) Novelista y dramaturgo francés

EL ÁNGEL EXTERMINADOR (El ángel exterminador) – 1962

angel

Director Luis Buñuel
Guión Luis Buñuel y Luis Alcoriza
Fotografía Gabriel Figueroa
Música Raúl Lavista
Producción Unici Films 59
Nacionalidad México
Duración 89m. B/N
Reparto Silvia Pinal, Enrique Rambal, Jacqueline Andere, Luis Beristein, Augusto Benedicto, Claudio Brook. Antonio Bravo, César del Campo.
* Frederich Chopin – Waltz in E minor

“Es tan extraordinario… ¿Cuánto tiempo llevamos aquí? No lo sé, he perdido la cuenta, pero imagínense los cambios de lugar de cada uno de nosotros durante esta horrible eternidad. Piensen las mil combinaciones de piezas de ajedrez que hemos sido; incluso los muebles, los hemos cambiado de sitio cien veces”

En plena madurez ideológica y aprovechando la completa libertad artística que gozaba por parte de su incondicional productor Gustavo Alatriste, Buñuel reincidió en su particular reproche al aprensivo, voraz y enquistado envanecimiento de la alta burguesía con esta película coral e implacablemente subversiva basada en un inusitado guión escrito junto a Luis Alcoriza a partir de un drama teatral de Jose Bergamín: Los náufragos de la calle de la Providencia. La progresiva e inverosímil degeneración física y moral en la que se abaten durante varios días los invitados a una velada aristocrática por su incapacidad, sin causa racional alguna, de abandonar un salón con las puertas abiertas (un claustrofóbico escenario surrealista y sujeto a múltiples lecturas que el cineasta redelinearía con éxito diez años después en EL DISCRETO ENCANTO DE LA BURGUESÍA) daba lugar a una corrosiva, feroz e inquietante alegoría sobre la naturaleza humana, presta a revelar ese punto de indolencia, egoísmo y retraimiento que marca sus relaciones sociales. Meritorias actuaciones y gran fotografía de Gabriel Figueroa.

Otras películas cuya acción transcurre en su totalidad (o casi) dentro de un SALÓN

La soga – Alfred Hitchcock (1948)
El infierno del odio – Akira Kurosawa (1963)
Un dios salvaje – Roman Polanski (2011)