Antonio Resines

DISPARATE (Amanece, que no es poco)

1. Dicho o hecho totalmente absurdo, equivocado o carente de lógica o sentido.
2. Cosa que excede o sobrepasa los límites de lo común o de lo ordinario.
3. Palabrota o insulto violento que se dice en un momento de ofuscación o gran enfado.
(lexico.com)

“Más veces descubrimos nuestra sabiduría con nuestros disparates que con nuestra ilustración”
Oscar Wilde (1954-1900) Escritor, poeta y dramaturgo irlandés

AMANECE, QUE NO ES POCO (Amanece, que no es poco) – 1989

Director José Luis Cuerda
Guion José Luis Cuerda
Fotografía Porfirio Enríquez
Música José Nieto
Producción CAC/TVE
Nacionalidad España
Duración 106m. Color
Reparto José Sazatornil, Cassen, Luis Ciges, Antonio Resines, Aurora Bautista, Chus Lampreave, Manuel Alexandre, Rafael Alonso, Gabino Diego.

“¡Se me está muriendo divinamente, te lo juro! De los años que llevo de médico nunca había visto a nadie morirse tan bien como se está muriendo tu padre. ¡Qué irse, qué apagarse, con qué parsimonia…! Estoy disfrutando que no te lo puedes ni imaginar”

Título de culto por antonomasia en la historia del cine español contemporáneo y obra maestra del humor absurdo/surrealista, donde el malogrado realizador albaceteño readaptaba una serie de ideas concebidas para un frustrado proyecto televisivo de trece episodios, culminando un tupido retrato coral del subdesarrollo, el aislacionismo y la represión sostenida por el régimen franquista. Ambientada en un prototípico pueblo ibérico de finales de los cincuenta, planteaba sin apenas línea argumental una especie de realismo mágico de porte costumbrista para pespuntear una hilera de disparatados gags de raíz verbal (clases escolares impartidas cantando góspel, misas en latín vitoreadas cual espectáculo taurino, hombres brotando de un bancal como hortalizas, etc.) que ridiculizaban múltiples tópicos nacionales (la relevancia de la fuerzas vivas, el alcoholismo, la xenofobia, el adulterio, etc.) de la mano de un inabarcable grupo de personajes variopintos, interpretados por un reparto de lujo. Su inesperado éxito propició una especie de secuela espiritual, ASÍ EN EL CIELO COMO EN LA TIERRA (1995) y otra reciente de ámbito postapocalíptico, TIEMPO DESPUÉS (2018).

Otras películas que rinden culto al DISPARATE

Sopa de ganso – Leo McCarey (1933)
La vida de Brian – Terry Jones (1979)
Aterriza como puedas – Jim Abrahams, Jerry Zucker y David Zucker (1980)

BONDAD (La buena estrella)

Disposición permanente a hacer el bien, de manera amable, generosa y firme. Las personas bondadosas sienten un gran respeto por sus semejantes y se preocupan por su bienestar. Si alguien no está en buena situación y necesita ayuda, el bondadoso no duda en ofrecérsela, y lo hace sin ofender, amorosamente y poniendo un gran interés en ello. http://www.convalores.com/documentos/117-el-valor-de-la-qbondadq-

“El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad”
Ludwig van Beethoven (1770-1827) Compositor, director de orquesta y pianista alemán

LA BUENA ESTRELLA (La buena estrella) – 1997

buena

Director Ricardo Franco
Guión Ricardo Franco y Angeles González Sinde
Fotografía Tote Trenas
Música Eva Gancedo
Producción Pedro Costa P.C./Enrique Cerezo P.C.
Nacionalidad España
Duración 105m. Color
Reparto Antonio Resines, Maribel Verdú, Jordi Mollá, Elvira Mínguez, Andres Ramírez, Ramón Barea, Clara Sanchís, Sonia Cuéllar.

“Estos años contigo han sido los mejores de mi vida, pero el día que quieras que me vaya seguiré pensando que eres el hombre más bueno del mundo”

Impulsivo, honesto y descorazonador estallido de sentimientos y trastornos amorosos, sustentado en la adulterada e inteligente elucidación de un truculento caso real acontecido en Valencia, que figura como el mejor largometraje de un desigual realizador al que la muerte sorprendió un año después, en pleno rodaje de otro perturbador melodrama pasional titulado LÁGRIMAS NEGRAS. Con la ayuda de tres actores en perceptible estado de gracia, que personalizaron quizás los papeles más sugerentes y llamativos de sus respectivas carreras, narraba a través de miradas, gestos y diálogos de gran profundidad humana las románticas y desasosegantes complejidades cotidianas que rodeaban el atípico triángulo amoroso formado por un bondadoso carnicero castrado, una desorientada prostituta tuerta y un golfo agresivo, descastado e indefenso con el fin de revelar que el altruismo y la benevolencia todavía existen, y, de paso, aproximarse con sinceridad y ternura a temas tan absorbentes como la difícil resignación a la soledad o la dependencia insana por una pasión indomable.

Otras películas sobre la BONDAD

El invisible Harvey – Henry Koster (1950)
Las noches de Cabiria – Federico Fellini (1957)
Rompiendo las olas – Lars Von Trier (1996)