BONDAD (La buena estrella)

Disposición permanente a hacer el bien, de manera amable, generosa y firme. Las personas bondadosas sienten un gran respeto por sus semejantes y se preocupan por su bienestar. Si alguien no está en buena situación y necesita ayuda, el bondadoso no duda en ofrecérsela, y lo hace sin ofender, amorosamente y poniendo un gran interés en ello. http://www.convalores.com/documentos/117-el-valor-de-la-qbondadq-

“El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad”
Ludwig van Beethoven (1770-1827) Compositor, director de orquesta y pianista alemán

LA BUENA ESTRELLA (La buena estrella) – 1997

buena

Director Ricardo Franco
Guión Ricardo Franco y Angeles González Sinde
Fotografía Tote Trenas
Música Eva Gancedo
Producción Pedro Costa P.C./Enrique Cerezo P.C.
Nacionalidad España
Duración 105m. Color
Reparto Antonio Resines, Maribel Verdú, Jordi Mollá, Elvira Mínguez, Andres Ramírez, Ramón Barea, Clara Sanchís, Sonia Cuéllar.

“Estos años contigo han sido los mejores de mi vida, pero el día que quieras que me vaya seguiré pensando que eres el hombre más bueno del mundo”

Impulsivo, honesto y descorazonador estallido de sentimientos y trastornos amorosos, sustentado en la adulterada e inteligente elucidación de un truculento caso real acontecido en Valencia, que figura como el mejor largometraje de un desigual realizador al que la muerte sorprendió un año después, en pleno rodaje de otro perturbador melodrama pasional titulado LÁGRIMAS NEGRAS. Con la ayuda de tres actores en perceptible estado de gracia, que personalizaron quizás los papeles más sugerentes y llamativos de sus respectivas carreras, narraba a través de miradas, gestos y diálogos de gran profundidad humana las románticas y desasosegantes complejidades cotidianas que rodeaban el atípico triángulo amoroso formado por un bondadoso carnicero castrado, una desorientada prostituta tuerta y un golfo agresivo, descastado e indefenso con el fin de revelar que el altruismo y la benevolencia todavía existen, y, de paso, aproximarse con sinceridad y ternura a temas tan absorbentes como la difícil resignación a la soledad o la dependencia insana por una pasión indomable.

Otras películas sobre la BONDAD

El invisible Harvey – Henry Koster (1950)
Las noches de Cabiria – Federico Fellini (1957)
Rompiendo las olas – Lars Von Trier (1996)

8 comments

  1. He visto un par de veces la película y me parece extraordinaria. Destacaría el contenido y creíble personaje que construye Antonio Resines; muy alejado de los registros a que nos tiene acostumbrados. Desconozco si el propio actor es consciente de esa nueva vía interpretativa que abrió. Maribel y Jordi, excelentes, por supuesto. La película se adapta perfectamente a la definición asignada.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, Jesús. Intento con cada post encontrar la palabra que más se ajusta o mejor representa la película seleccionada, aunque no siempre resulta fácil. Resines, actor que nunca me ha convencido en su faceta cómica, está absolutamente portentoso…

      Me gusta

  2. Alguna vez hemos hablado sobre la buena cosecha de películas españolas que hubo en la década de los noventa. Ésta es una de las que más me gustan de aquella época; tienes toda la razón cuando dices que los actores estaban en estado de gracia, al igual que el director. Toda la película desborda sensibilidad y creatividad, es una de esas historias que hay que saber contar bien. Un abrazo, Antonio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s