Estados Unidos

GAG (Charlot emigrante)

Algo que transmite su humor a través de imágenes, generalmente sin el uso de palabras. Hay varios ejemplos utilizados en la historia del cine por directores que han basado la mayor parte de su humor en gags visuales, incluso al punto de no usar diálogo. Uno de los ejemplos más recientes e importantes lo podríamos encontrar en la serie televisiva Mr. Bean, de Rowan Atkinson, siguiendo quizá el esquema de gag visual exponenciado por Charles Chaplin junto con otras importantes figuras del cine mudo como los actores Harold Lloyd, Buster Keaton o Harpo y Groucho Marx. El primer uso conocido del gag tuvo lugar, como podría por otra parte parecer evidente, en la primera película de humor de la historia del cine, L’Arroseur Arrosé (El regador regado), rodada en un minuto de metraje por los Hermanos Lumière en 1895 y en la que un jardinero que riega sus plantas acaba por convertirse en el objeto de la travesura de un niño. (Wikipedia)

“Vuelvo a las películas que iba a ver cuando era chico. Hoy repaso todo aquello y me pongo a pensar cómo no se me ocurrió un gag así. Ese sentido de la imagen y de su pureza, se sostenía en algo fundamental en el humor: el poder de síntesis. Es la capacidad, como hacen los dibujantes, de contar toda una historia en tres cuadritos. El gag es el módulo básico donde todo se asienta”
Juan Carlos Mesa (1930-) Humorista, actor, guionista, director de cine y de televisión argentino

CHARLOT EMIGRANTE (The inmigrant) – 1917

inmigrant

Director Charles Chaplin
Guion Charles Chaplin
Fotografía William C. Foster y Roland H. Totheroh
Producción Lone Star Corporation/Mutual Film
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 25 min. B/N
Reparto Charles Chaplin, Edna Purviance, Eric Campbell, Albert Austin, Henry Bergman, John Rand, Stanley Sanford, James T. Kelly, Kitty Bradbury. 

“¿Cuál es el problema, camarero?”

Penúltima contribución artística de Charles Chaplin para la Mutual y, sin duda, una de las más sobresalientes, donde ampliaba la magnitud de su particular universo cómico con ciertas incursiones dramáticas y varios apuntes críticos de marcado contenido social y autobiográfico, que no vacilaban en despedazar el generoso y arquetípico enfoque liberalista aplicado al pueblo estadounidense. El film está fraccionado en dos partes totalmente diferenciadas, fruto de la particular improvisación argumental de su autor: una primera en la que se ilustra con cruda ironía la odisea marítima de unos emigrantes, cuyas expectativas de futuro ya se ven truncadas a su llegada a Ellis Island, donde son tratados prácticamente como reses, así como el nacimiento del emotivo romance entre el vagabundo y una bella exiliada; mientras que la segunda, rodada con anterioridad, localiza en un restaurante una sucesión de lúcidos gags, entre los que destaca la escena del dólar encontrado en la calle, posteriormente perdido y finalmente recuperado. Pese a su vituperante mirada, deparó un rutilante éxito comercial.

Otras películas que contienen una importante dosis de GAGS visuales

El moderno Sherlock Holmes – Buster Keaton (1924)
Día de fiesta – Jacques Tati (1949)
El terror de las chicas – Jerry Lewis (1961)

NADA (Lucky)

1. Inexistencia total o carencia absoluta de todo ser
2. Sensación de vacío o inexistencia. (RAE)

“Este cambio de acera de tu cadera, estas ganas de nada, menos de ti; este arrabal sin grillos en primavera, ni espaldas con cremallera, ni anillos de presumir” (letra Nos sobran los motivos)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

LUCKY (Lucky) – 2017

lucky

Director John Carroll Lynch
Guion Logan Sparks y Drago Sumonja
Fotografía Logan Sparks, Drago Sumonja
Música Elvis Kuehn
Producción Superlative Films/Divide/Conquer/Lagralane Group
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 88m. Color
Reparto Harry Dean Stanton, Ed Begley Jr., Beth Grant, James Darren, Barry Shabaka Henley, Yvonne Huff, David Lynch, Tom Skerritt.
* Johnny Cash – I see a darkness

“Yo sé la verdad, y la verdad importa (…) Es la verdad de lo que somos y de lo que hacemos. Y hay que afrontarlo y aceptarlo, porque la verdad del universo esta ahí (…) La verdad de lo que es para todos nosotros (…) Que todo va a desaparecer… Tú, tú, tú, tú, yo, este cigarro, todo. En la oscuridad, en el vacío y no hay nadie al mando. Lo único que te queda es ‘ungatz’. Nada. Eso es todo lo que somos”

Curtido en las últimas décadas como significativo intérprete de reparto, John Carroll Lynch materializó su tardío debut como realizador con este conmovedor homenaje crepuscular a la carismática figura de Harry Dean Stanton, quien, lamentablemente, falleció antes del estreno oficial del film a causa de una insuficiencia respiratoria. Inspirada precisamente en la personalidad del mítico actor de Kentucky, esbozaba sin apenas hilo conductor la sencilla e íntegra rutina cotidiana de un escéptico, solitario pero entrañable excombatiente de la Segunda Guerra Mundial, habituado a hacer ejercicio, aficionado a los crucigramas y tan adicto al tabaco como a los concursos televisivos. Un drama intimista fresco, sutil y reflexivo, beneficiado por la actuación de su nonagenario protagonista y la aparición como secundarios de amigos personales como David Lynch o Tom Skerrit, que perdurará como el testamento de alguien que aceptaba la vejez con entereza y dignidad sin pedir ni esperar ya nada de la vida, siendo siempre fiel a su esencia filosófica y a sus firmes convicciones éticas y espirituales.

Otras películas cuyo protagonista ya no espera NADA de la vida

Atlantic City – Louis Malle (1980)
El hombre que nunca estuvo allí – Joel Coen (2001)
Manchester frente al mar – Kenneth Lonergan (2016)

RULETA (La ciudad sin ley)

Juego de azar que se juega principalmente en los casinos y en el que los participantes apuestan sobre unos números que figuran en un tablero; se lanza una bola sobre una rueda horizontal que gira dividida en 36 casillas radiales numeradas y alternativamente rojas y negras; cuando la rueda se para, la bola cae en uno de los números y reciben premio los que hayan apostado sobre él, sobre su color, sobre la línea en que figura este en el tablero, etc. (google.com)

“Y no habléis demasiado pronto, pues la ruleta todavía está girando y no ha nombrado quién es el elegido, porque el perdedor ahora será el ganador más tarde porque los tiempos están cambiando” (canción The times they are a-changing)
Bob Dylan (1941-) Músico, compositor, cantante y poeta estadounidense

LA CIUDAD SIN LEY (Barbary Coast) – 1935

barbary

Director Howard Hawks
Guion Ben Hecht y Charles MacArthur
Fotografía Ray June
Música Alfred Newman
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 97m. B/N
Reparto Miriam Hopkins, Edward G. Robinson, Joel McCrea, Walter Brennan, Frank Craven, Brian Donlevy, Harry Carey, Donald Meek.

“Hay algo del alma que no se puede tocar. Podemos hundirnos en el barro hasta el cuello, pero ese algo sigue limpio y brillante (…) Tienes que creerme porque es cierto, el amor borra todo lo demás”

Impecable aleación de western, comedia, drama romántico y cine negro, ambientada en la floreciente pero caótica, hostil y corrupta San Francisco de la fiebre del oro, allá por 1849, que exponía con vigoroso ritmo descriptivo la relación triangular entre una ambiciosa y refinada mujer de oscuro pasado, el disoluto e implacable propietario del salón de juego donde trabaja manejando la ruleta y un enamoradizo ‘forty-niner’ neoyorquino con vocación de rapsoda. A través de una puesta en escena de irrespirable intensidad dramática, fundamentada en unos diálogos tan mordaces como absorbentes, la película hurgaba en los brumosos confines que separan la civilización de la barbarie o el progreso del primitivismo, amparándose en un terceto protagonista de excepción y el consorcio de una lujosa nómina de secundarios, entre ellos el imperecedero Walter Brennan. Obra menor dentro de la abundante y conspicua filmografía hawksiana, pero lúcida e interesante en todos los sentidos, que incidía en la denuncia de la injusticia social con absoluta firmeza, sobriedad y academicismo.

Otras películas en las que se juega a la RULETA

Casablanca – Michael Curtiz (1942)
California Split – Robert Altman (1974)
Los Pelayos – Eduard Cortés (2012)

MENTOR (Hombres errantes)

Consejero o guía que a través de la experiencia y el conocimiento ayuda a otra persona a llevar a cabo sus objetivos. (economipedia.com)

“Frecuentemente me piden que sea mentor de alguien. Una de las cosas en común que he notado es cuán pocas de esas solicitudes vienen con una de las palabras más importantes en los negocios. Y esa palabra es intercambio. En otras palabras, si usted pide algo, ¿qué es lo que usted está dispuesto a dar?”
Robert Kiyosaki (1947-) Empresario, inversionista, escritor y orador motivacional estadounidense

HOMBRES ERRANTES (The lusty men) – 1952

lusty

Director Nicholas Ray
Guion Horace McCoy y David Dortort
Fotografía Lee Garmes
Música Roy Webb
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 113m. B/N
Reparto Robert Mitchum, Susan Hayward, Arthur Kennedy, Arthur Hunnicutt, Frank Faylen, Glenn Strange, Lane Chandler, Walter Coy, Carol Nugent.

“La esperanza es algo curioso, puede uno tenerla aún sin que le den motivos para ello. Ahora puedes decirme que me calle y que siga mi camino, como si hubiera llamado a tu puerta para venderte algo que no te interesa”

Amarga crónica realista del errático y decadente mundo del rodeo, libremente inspirada en la novela de Claude Stanush King of the cowpokes, que hurgaba con estremecedora inclemencia dialéctica en la añoranza, el desarraigo y la inestabilidad emocional de sus personajes a través de la andadura de un veterano campeón de Texas recién retirado, que, atraído por la esposa de un prometedor jinete y fiel admirador suyo, decide convertirse en su socio y mentor para recorrer junto a ambos el circuito estadounidense de tan extremo deporte. Nicholas Ray improvisó el guion sobre la marcha, al parecer con la colaboración del propio Mitchum, dotó a las escenas de acción de un impactante rigor documental (espléndidamente fotografiadas por Lee Garmes) y extrajo unas soberbias interpretaciones de sus tres protagonistas para ahondar en el nostálgico y poético romanticismo de la derrota con absoluta espontaneidad, nitidez y delicadeza. Uno de esos excepcionales ejemplos de cómo una mera película de encargo acaba convirtiéndose en una irrebatible obra maestra, pese a los fortuitos pormenores de su gestación.

Otras películas donde uno de sus protagonistas ejerce de MENTOR

El color del dinero – Martin Scorsese (1986)
Entrevista con el vampiro – Neil Jordan (1994)
El club de la lucha – David Fincher (1999)

ROSTRO (El fantasma de la ópera)

El rostro es la cara que disponemos las personas. También designada como cara y faz, el rostro, se encuentra ubicado en la parte frontal de la cabeza del ser humano, en tanto, incluye las siguientes partes: cejas, barbilla, nariz, boca, ojos, mejilla, labio, piel y dientes. El rostro de un individuo es el elemento sustancial que nos marca la identidad de una persona, es decir, a partir del rostro es que podremos reconocer y diferenciar a las personas. (definicionabc.com)

“Nosotros, los que sobrevivimos a los campos no somos testigos verdaderos. Nosotros somos los que, a través de la prevaricación, la habilidad o la suerte, nunca tocamos fondo. Los que estuvieron y vieron el rostro de la Gorgona, no regresaron, o regresaron sin palabras”
Primo Levi (1919-1987) Escritor italiano de origen judío sefardí

EL FANTASMA DE LA ÓPERA (The phantom of the opera) – 1925

phantom2

Director Rupert Julian
Guion Elliot J. Clawson y Raymond Schrock
Fotografía Virgil Miller, Charles Van Enger y Milton Brindenbecker
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 79m. B/N
Reparto Lon Chaney, Mary Philbin, Norman Kerry, Arthur Edmund Carewe, John St. Polis, Gibson Gowland, Snitz Edwards, Mary Fabian.

“Sus ojos son espantosos abalorios en las que no hay luz, ¡como agujeros en una calavera sonriente! Su rostro es como un pergamino leproso, ¡la piel amarilla tensa sobre los huesos prominentes! Y su nariz, ¡no hay nariz!”

Ni las versiones clásicas de Arthur Lubin (1943) o Terence Fisher (1962), ni la extravagante mutación del relato en ópera rock a cargo de Brian De Palma (1974), ni siquiera la brillante traslación fílmica del exitoso musical concebido por Andrew Lloyd Webber que dirigió Joel Schumacher en 2004, consiguen ensombrecer ni derrocar a esta exitosa producción silente de Carl Laemmle como la mejor y más fiel adaptación de la novela homónima de Gastón Leroux en torno al enamoradizo pianista de rostro deforme que habita en el subsuelo de la ópera de París. Su impresionante escenografía, derivada del mayor coste de producción empleado hasta entonces en un film rodado íntegramente en estudio, y la inolvidable caracterización del gran Lon Chaney, afeado por una elaborada labor de maquillaje y continuamente enfrentado al realizador, quien fue sustituido en su tramo final por Edward Sedgwick, encubrieron una base argumental algo quebradiza pero determinada por escenas tan magistrales como el baile de máscaras o la espeluznante aparición del protagonista, rodada en Technicolor rojo.

Otras películas con protagonista de ROSTRO desfigurado

El hombre elefante – David Lynch (1980)
Abre los ojos – Alejandro Amenábar (1997)
Wonder – Stephen Chbosky (2017)