Mes: julio 2021

RAÍL (La rueda)

1. Barra de metal sobre la que encajan las ruedas del ferrocarril para poder circular.
2. Pieza de un mecanismo con forma de surco o de carril por la cual se desliza, para impedir que se desvíe, otra pieza del mismo mecanismo u otra cosa. (google.com)

“He puesto piedras sobre un raíl, para sobrevivir, pero el tren se va silbando hacia la eternidad. Siempre engañando al tiempo, cambiando de estación sin maleta y sin reloj, con el presentimiento y la extraña sensación de que el tren se va…” (letra canción El tren se va de La Frontera)
Javier Andreu (1963-) Músico, compositor y cantante, líder del grupo La Frontera

LA RUEDA (Le roue) – 1923

roue2

Director Abel Gance
Guion Abel Gance
Fotografía Maurice Duverger
Música Arthur Honegger
Producción Films Abel Gance
Nacionalidad Francia
Duración 140m. B/N
Reparto Séverin-Mars, Ivy Close, Gabriel de Gravone, Pierre Magnier, Gil Clary, Max Maxudian, Georges Terof, Géo Dugast, Louis Monfils.

“No hay flores entre los raíles para nosotros, hijo. Te das cuenta de eso, ¿no? Y si por algún milagro floreciera una algún día, podemos ser perdonados por buscarla”

Elogiada por unos debido a su asombrosa e imaginativa exuberancia técnica o vilipendiada, por otros, a causa de su pedante y enfático simbolismo, esta colosal tragedia de amores prohibidos y celos bilaterales sigue sin dejar indiferente a nadie, pero reproduce como muy pocas el desatado y recalcitrante romanticismo de su genial realizador. Ahora bien, la aciaga pasión amorosa que una adorable joven huérfana despierta en su padre adoptivo, un mecánico maquinista ferroviario, y el hijo de éste, no se haya inscrita en los anales del cine por su desenfrenado lirismo, ni por su concienzudo registro documental, ni mucho menos por su evidente ilación a la mitología clásica, sino por un audaz e innovador empleo del efecto rítmico denominado ‘montaje corto’, revelado en un antológico fragmento inicial (bautizado como Sinfonía del raíl) que inspiró al compositor Arthur Honegger su célebre pieza orquestal Pacific 231 (realzada por Jean Mitry en un corto de 1949) y que influenció considerablemente tanto en la estética vanguardista francesa como en los grandes maestros soviéticos.

Otras películas con una evidente trascendencia del RAÍL

El maquinista de la general – B.Keaton y C.Bruckman (1926)
La batalla del riel – René Clement (1946)
El tren – John Frankenheimer (1964)

DANZA (Cisne negro)

Forma del arte que se caracteriza por ser una ejecución de movimientos que se realizan con el cuerpo, principalmente con los brazos y las piernas, que van acorde a la música que se desee bailar (…) El ballet, danza académica o danza clásica es una forma concreta de danza y también el nombre de la técnica correspondiente. Según las épocas, los países o las corrientes y el espectáculo, esta expresión artística puede incluir: danza, mímica, y teatro, personas y maquinaria. (ecured.cu)

“Danzar es sentir, sentir es sufrir, sufrir es amar; Usted ama, sufre y siente. ¡Usted danza!”
Isadora Duncan (1877-1927) Bailarina y coreógrafa estadounidense

CISNE NEGRO (Black swan) – 2010

cisne

Director Darren Aronofsky
Guion John McLaughlin, Mark Heyman, Andres Heinz
Fotografía Matthew Libatique
Música Clint Mansell
Producción Fox Searchlight/Cross Creek Pictures/Protozoa Pictures/Phoenix Pictures/Dune Entertainment
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 109m. Color
Reparto Natalie Portman, Mila Kunis, Vincent Cassel, Winona Ryder, Barbara Hershey, Tina Sloan, Christopher Gartin, Sebastian Stan.

“La perfección no es sólo cuestión de control. Es también saber soltarse, sorprenderte para así sorprender al público, trascender… Y eso, pocos lo llevan dentro”

Empeñado en sondear los recovecos más mórbidos y siniestros de la mente humana con poderosa osadía formal y temática, Aronofsky bordeó los tenues confines que separan el arte de la locura para describir el pernicioso ciclo autodestructivo que afronta una prometedora, perfeccionista y virginal bailarina de la compañía del Lincoln Center neoyorquino (sensacional Natalie Portman) al asumir el doble papel protagonista de la nueva versión de El lago de los cisnes de Tchaikovsky que debería catapultarla al estrellato de la danza. La perversa e irracional obsesión por alcanzar el éxito y su correlación con el miedo al fracaso, la incapacidad de gestionar la presión o, incluso, la ansiedad escénica, factores aquí intensificados por la castradora sobreprotección de una madre frustrada e inestable, polarizan la intriga psicológica y predeterminan el doliente crescendo anímico de esta barroca, grotesca y concupiscente experiencia cinematográfica, capaz de fusionar el caótico delirio de PI, FE EN EL CAOS (1998) con la despiadada y alucinógena visceralidad de RÉQUIEM POR UN SUEÑO.

Otras películas ambientadas en el mundo de la DANZA CLÁSICA

Las zapatillas rojas – Michael Powell y Emeric Pressburger (1948)
Paso decisivo – Herbert Ross (1977)
Girl – Lukas Dhont (2018)

IMPULSIVIDAD (Deseos humanos)

Reacción rápida, inesperada y desmedida ante cualquier situación. Se trata de una condición por la cual la persona no puede controlar los impulsos, las tentaciones o los deseos que siente. (topdoctors.es)

“Debemos deshacernos de un extendido error de concepto sobre Hamlet, aunque no lo es, desde luego, entre los estudiosos: él no es indeciso. […] Es resoluto en exceso, incluso en dos excesos: en la impulsividad y en la brutalidad”
Salvador de Madariaga (1886-1978) Diplomático y escritor español

DESEOS HUMANOS (Human desire) – 1954

human3

Director Fritz Lang
Guion Alfred Hayes
Fotografía Burnett Guffey
Música Daniele Amfitheatrof
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 106m. B/N
Reparto Glenn Ford, Gloria Grahame, Broderick Crawford, Edgar Buchanan, Peggy Maley, Kathleen Case, Diane DeLaire, Dan Seymour.

“Se mostraba siempre tan amable. Era tan grande y parecía tan decente. Lo que más deseaba yo en el mundo: un hombre decente. Los hombres no son nunca lo que parecen”

Presionado por la Columbia, Fritz Lang aceptó a regañadientes dirigir para el productor Jerry Wald y con la pareja protagonista de LOS SOBORNADOS su segundo acercamiento a la obra renoiriana, nueve años después de adecuar LA GOLFA a los difusos parámetros del cine negro con la magistral PERVERSIDAD. En esta ocasión, al adaptar libremente LA BESTIA HUMANA según la novela de Émile Zola, articuló un melodrama turbulento, malsano y claustrofóbico, encauzado a ilustrar el fatalismo que se aloja en un triángulo amoroso cuando a conceptos poco idóneos como el recelo, la incuria o la frustración se unen factores tan desequilibrantes como el instinto manipulador, una impulsividad de patrón violento o una pulsión sexual indómita. Convincente reconstrucción del ambiente ferroviario, en ocasiones de un tono cercano al documental, impecable fotografía de adscripción expresionista a cargo de Burnett Guffey e insuperable terceto protagonista, donde la siempre atractiva Gloria Grahame bordaba el tradicional arquetipo de femme-fatale pérfida, antojadiza y libidinosa.

Otras películas determinadas por la IMPULSIVIDAD

Duelo al sol – King Vidor (1946)
Toro salvaje – Martin Scorsese (1980)
Relatos salvajes – Damián Szifrón (2014)

POLAROID (Alicia en las ciudades)

Cámara fotográfica que revela las fotos al instante y saca la copia impresa. (Espasa-Calpe)

“Creo que Dios es un gran tipo, con gran sentido del humor. Suelo verlo merodeando en las esquinas, sacando polaroid. Al cielo me voy” (canción Hablando con mi ángel)
Miguel Mateos (1954-) Cantautor y músico argentino

ALICIA EN LAS CIUDADES (Alice in den städten) – 1974

polaroid2

Director Wim Wenders
Guion Wim Wenders y Veit von Fürstenberg
Fotografía Robby Müller
Música Varios
Producción Filmverlag der Autoren/WDR
Nacionalidad Alemania Federal
Duración 110m. B/N
Reparto Rüdiger Vogler, Yella Rottländer, Lisa Kreuzer, Edda Köchl, Didi Petrikat, Ernest Böhm.
* Can – Alice

“Se pierde el norte cuando se pierde el sentido de la identidad, y eso te pasó hace mucho tiempo. Por eso necesitas pruebas, pruebas de que aún existes”

La consolidación de Wim Wenders como uno de los principales baluartes del denominado ‘nuevo cine alemán’ llegó con esta cautivadora vuelta de tuerca al tradicional concepto de ‘road-movie’, a su vez, arranque de una tan precoz como esencial trilogía de ritual iniciático sobre la carretera, completada en los dos siguientes años con FALSO MOVIMIENTO y EN EL CURSO DEL TIEMPO. Reafirmando una marcada predilección por los ambientes urbanos y preludiando su consustancial fascinación por la iconografía popular estadounidense, el cineasta renano enaltecía el fortuito vínculo emocional que se establece entre una adorable y curiosa niña neerlandesa, presumiblemente abandonada por su madre, y un periodista germano que conmuta su incapacidad para escribir un reportaje en Estados Unidos captando instantáneas con su polaroid de manera casi obsesiva. Una película agridulce, rodada en 16mm y blanco y negro entre Nueva York y Amsterdam, que cuestiona el concepto de identidad y estimula el instinto paternal a través de un astuto engranaje de abstracción, ternura y melancolía.

Otras películas donde se utiliza una POLAROID

Veredicto final – Sidney Lumet (1982)
Shutter – Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom (2004)
La cámara de Claire – Hong Sang-soo (2017)

PORTERO (Testigos silenciosos)

Persona que tiene por oficio vigilar un edificio y cuidar del mantenimiento del portal, la escalera y otras partes comunes de este. (google.com)

“La sonrisa del portero es la llave maestra del edificio”
Virgilio Olano (1945-2006) Médico, cirujano y escritor colombiano

TESTIGOS SILENCIOSOS (Nemye svideteli) – 1914

testigos2

Director Evgeni Bauer
Guion Aleksandr Voznessenski
Fotografía Boris Zavelev y Kurt Bauer
Producción A. Khanzhonkov
Nacionalidad Rusia
Duración 65m. B/N
Reparto Dora Tschitorina, Aleksandr Kheruvimov, Aleksandr Chargonin, Elsa Krueger, Andrei Gromov, Viktor Petipa.

“Nunca fue mi intención proponerle matrimonio a su hija y, si lo desea, dejaré de visitar a su familia a la que siempre he tenido un profundo respeto”

Evgeni Bauer, erudito pionero y decisivo realizador prerrevolucionario hasta hace poco lastimosamente olvidado, alcanzó el cénit tanto de su profundidad psicológica como de su virtuosismo técnico en este resbaladizo melodrama social en torno a la diferencia de clases, encomendado a describir sin apenas rótulos explicativos el frustrado romance entre un atolondrado señorito burgués y una eventual sirvienta, hija del viejo portero de la mansión en la que cohabitan. A través de una mirada naturalista, tan distante y objetiva como templada y melancólica, el cineasta moscovita conjugó su experiencia como refinado y metódico escenógrafo con un ostensible esmero en la dirección de actores y una especial persuasión innovadora en apartados técnicos tales como la organización del espacio, la profundidad de campo, la iluminación de interiores o la eficaz utilización de primeros planos para acrecentar el dramatismo de las actuaciones. Diez años después, el personaje del portero (interpretado por Aleksandr Kheruvimov) sería descaradamente imitado por F.W. Murnau y Emil Jannings en la magistral EL ÚLTIMO.

Otras películas con la presencia de un PORTERO entre sus protagonistas

El portero de noche – Liliana Cavani (1974)
El edificio Yacobián – Marwan Hamed (2006)
Mientras duermes – Jaume Balagueró (2011)