Jean Renoir

FERROVIARIO (La bestia humana)

Que trabaja en el ferrocarril o compañía ferroviaria. (google.es)

“El jornal que recibe el obrero es insumido por tres necesidades fundamentales: habitación, alimento y vestido. Ademas, es indispensable que pueda tener una ilusión en la vida, y para ello es necesario que tenga un superávit en su presupuesto, para hacer economías, si lo desea, o para gastarlo en los placeres que apetezca. Esto, hablando relativamente del problema concreto de vosotros los ferroviarios. Pero no por ser obreros del riel dejáis de ser argentinos”
Marcelo T. de Alvear (1868-1942) Político y presidente argentino

LA BESTIA HUMANA (La bête humaine) – 1938

Director Jean Renoir
Guión Jean Renoir
Fotografía Curt Courant
Música Joseph Kosma
Producción Paris Film
Nacionalidad Francia
Duración 100m. B/N
Reparto Jean Gabin, Simone Simon, Fernand Ledoux, Jean Renoir, Jacques Berlioz, Gérard Landry, Marcel Pérès, Jenny Hélia, Colette Regis

“Es como si una nube espesa y caliente se me metiese en la cabeza y me torturase. Entonces soy como un perro rabioso. Sin embargo, yo no bebo ni una copita de anís. Cuando tomo alcohol me vuelvo loco. Creo que estoy pagando la culpa de los otros: de los padres, de los abuelos que bebieron, generaciones y generaciones de borrachos que me han podrido la sangre”

Impresionante adaptación de la novela homónima de Émile Zola, posteriormente revisada por Fritz Lang en la estimable DESEOS HUMANOS (1954), que emerge como uno de los largometrajes más efusivos, fascinadores y audaces dimanados de la cinematografía francesa de los treinta. Este trágico y adusto drama de turbias emociones sobre el estigma de los celos y el delirio pasional, ubicado en época contemporánea dentro del mundo de los ferrocarriles, constituye además una cruda crónica social sobre la supervivencia laboral del proletariado, mostrada con un realismo poético abrumador, un temperamento dramático sin mácula y una tremenda potencia visual. El espíritu naturalista del escritor galo y su particular visión pesimista de la naturaleza humana fueron captados a la perfección por Renoir, quien, además, consiguió inmortalizar la enigmática belleza de Simone Simon y exprimir el portentoso talento interpretativo del insigne Gabin al servicio de un atormentado ferroviario con brotes esquizofrénicos, sin lugar a dudas, uno de los personajes más recordados de toda su carrera.

Otras películas protagonizadas por un FERROVIARIO

La rueda – Abel Gance (1923)
El ferroviario – Pietro Germi (1956)
El tren – John Frankenheimer (1964)

COOPERATIVA (El crimen del Sr. Lange)

Sociedad formada por productores, vendedores o consumidores con el fin de producir, comprar o vender de un modo que resulte más ventajoso para todos. (Google.es)

“Si la sociedad es capitalista, la cooperativa es poco más que un balde en un lago, ya que sólo afecta significativamente a sus miembros y sus familias y no puede competir con los sectores oligopolistas de la economía capitalista”
Mario Bunge (1919-) Físico, filósofo y humanista argentino

EL CRIMEN DEL SR. LANGE (Le crime de monsieur Lange) – 1936

lange

Director Jean Renoir
Guión Jean Renoir y Jacques Prévert
Fotografía Jean Bachelet
Música Jean Wiener
Producción Films Obéron
Nacionalidad Francia
Duración 80m. B/N
Reparto Jules Berry, René Lefèvre, Odette Florelle, Henri Guisol, J.B. Brunius, Jean Dasté, Maurice Baquet, Sylvie Bataille, René Génin.

“La vida es algo a lo que hay que acostumbrarse”

Incondicionalmente comprometido a la ideología utópico-izquierdista del Frente Popular francés, Renoir optó por contribuir a la causa con esta competente comedia dramática, basada en una historia original del catalán Joan Castanyer, que, bajo el talante de una efervescente fábula popular, escondía un extremado discurso de crítica social y proselitismo político. A través de un prolongado flashback, desarrollaba los motivos por los que un colectivo asalariado decidía crear una cooperativa de obreros para apropiarse de la imprenta parisina abandonada por su desfachatado y manipulador dueño y, en cierto modo, escudaba la muerte de éste al intentar recuperar su vivificado negocio. Rodada con un restringido presupuesto e interpretada por un reparto absolutamente extraordinario, del que sobresale un impecable Jules Berry, no obtuvo una gran acogida en su época pero con los años ha ido revalorizando su prestigio hasta afianzarse definitivamente como una implacable denuncia contra la explotación laboral, armada con el fidedigno y romántico realismo de su egregio realizador.

Otras películas sobre COOPERATIVAS de trabajadores

Mi dulce pueblecito – Jirí Menzel (1986)
Si può fare – Giulio Manfredonia (2008)
Industria Argentina – Ricardo Díaz Iacoponi (2012)

RÍO (El río)

Corriente natural de agua que fluye con continuidad. Posee un caudal determinado, rara vez es constante a lo largo del año, y desemboca en el mar, en un lago o en otro río, en cuyo caso se denomina afluente. La parte final de un río es su desembocadura. Algunas veces terminan en zonas desérticas donde sus aguas se pierden por infiltración y evaporación por las intensas temperaturas. https://es.wikipedia.org/wiki/R%C3%ADo

“Yo entré en Florencia. Era de noche. Temblé escuchando casi dormido lo que el dulce río me contaba. Yo no sé lo que dicen los cuadros ni los libros (no todos los cuadros ni todos los libros, sólo algunos), pero sé lo que dicen todos los ríos”
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno

EL RÍO (Le fleuve) – 1951

rio

Director Jean Renoir
Guión Jean Renoir y Rumer Godden
Fotografía Claude Renoir
Música M.A. Partha Sarathy
Producción Oriental International Films/United Artists
Nacionalidad Francia/ India/ Estados Unidos
Duración 99m. Color
Reparto Nora Swinburne, Esmond Knight, Arthur Shields, Thomas E. Breen, Radha, Patricia Walters, Suprova Mujerkee, Adrienne Corri.

“Esta es la historia de mi primer amor. En ella se cuenta lo que es crecer a orillas de un río salvaje. Aunque el primer amor debe ser igual en todas partes, y podría haber ocurrido en América, Inglaterra, Nueva Zelanda o Tombuctú. Aunque, claro está, no hay ríos en Tombuctú”

Una vez concluido su exilio hollywoodiense, Jean Renoir residió durante dos años en la India, donde concibió esta estimulante, límpida e iluminada parábola sobre la inocencia y el despertar de la adolescencia, basada en la novela homónima de Rumer Godden. Compuesta con una extraña sutileza y autenticidad e impregnada de una aséptica y purificadora sensación de placidez, detallaba la vida cotidiana de una familia de colonos británica instalada a orillas del río Ganges; haciendo especial hincapié en la fascinación que un joven oficial americano, mutilado de guerra, ejercía sobre el reducido colectivo femenino. Documental y ficción convergían en la película con absoluta armonía gracias a la cautivadora sencillez de su puesta en escena, que transmitía el choque cultural entre la civilización occidental y el panteísmo hindú con una gran cohesión y exquisitez. Primera obra en color del maestro francés, con una esplendorosa fotografía de Claude Renoir, donde comulgaba con la naturaleza en un tono evocador y nostálgico sin necesidad de recurrir al mero exotismo de postal.

Otras películas con el decisivo protagonismo de un RÍO

Las aventuras de Huckleberry Finn – Michael Curtiz (1960) / Mississippi
Aguirre, la cólera de Dios – Werner Herzog (1972) / Amazonas
El río de oro – Paulo Rocha (1998) / Duero

OCUPACIÓN (Esta tierra es mía)

1. Toma de posesión de un lugar.
2. Trabajo que una persona realiza a cambio de dinero y de manera más o menos continuada.
3. Actividad a la que una persona se dedica en un determinado tiempo.
(Espasa-Calpe)
La ocupación militar es el control provisional efectivo por parte de una entidad de un cierto poder de decisión sobre un territorio que no está bajo su soberanía formal, sin la voluntad del soberano real. La ocupación militar se distingue de la anexión por su carácter temporal previsto —por ejemplo, no se hace reclamación de soberanía permanente—, por su naturaleza militar y porque los derechos de ciudadanía de la potencia ocupante no se confieren a la población subyugada. (Wikipedia)

“Mientras los palestinos vivan bajo la ocupación, expuestos a la frustración y a humillaciones cotidianas, mientras los israelíes sigan siendo despedazados por las bombas en los autobuses o en las discotecas, las pasiones seguirán estando inflamadas por doquier”
Kofi Annan (1938-) Séptimo Secretario General de las Naciones Unidas

ESTA TIERRA ES MÍA (This land is mine) – 1943

land

Director Jean Renoir
Guión Jean Renoir y Dudley Nichols
Fotografía Frank Redman
Música Lothar Perl
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 103m. B/N
Reparto Charles Laughton, Maureen O’Hara, George Sanders, Kent Smith, Una O’Connor, Walter Slezak, Nancy Gates, Philip Merivale, George Coulouris.

“La lucha es muy dura. No solo hay que luchar contra el hambre y contra la tiranía; hemos de luchar contra nosotros mismos. La ocupación, cualquier ocupación en cualquier país, es posible solo porque estamos corrompidos”

En su segundo largometraje americano, Renoir recurrió a un registro más cáustico e irritado de lo habitual para describir el proceso de concienciación que experimenta un maestro de escuela solterón, timorato y maternalmente sobreprotegido (conmovedora caracterización del gran Laughton) ante la abusiva actuación de las tropas nazis que ocupaban Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Popularmente considerada como una obra menor dentro de la filmografía del dechado realizador francés, constituye una pura e insondable disquisición psicológica sobre el imprevisible proceder de la mente humana, narrada con un clasicismo de una extrema sencillez y delicadeza. Gracias al perspicaz guión de Dudley Nichols, impregnado de un espíritu decididamente propagandístico, promulgaba un alegato a favor de la libertad de opinión y de expresión (inolvidable resulta el discurso final del actor británico) y aglutinaba un vasto surtido de sentimientos y cualidades terrenales (amor, desaliento, valentía, honestidad…) para tratarlas con auténtica pericia y desenvoltura, sirviéndose para ello de un maravilloso conjunto de intérpretes.

Otras películas con escenarios de OCUPACIÓN MILITAR

Los verdugos también mueren – Fritz Lang (1943)
El silencio del mar – Jean-Pierre Melville (1949)
Adiós, muchachos – Louis Malle (1987)

HIMNO (La Marsellesa)

Canto o texto lírico que expresa sentimientos positivos, de alegría y celebración. En un principio fue una composición coral, para después perpetuarse como género de poesía latina en la Edad Media (…) Es, además, la representación musical o literaria de un acontecimiento tan elevado que produce la necesidad de plasmarlo en música o texto. Un himno puede estar dedicado a dioses, un santo, un héroe o a una persona célebre. También puede estar dedicado a celebrar una victoria u otro suceso memorable o a expresar júbilo o entusiasmo. Asimismo puede ser una composición musical que identifica a una colectividad, una región, un pueblo o una nación y que une a quienes la interpretan. Estos últimos himnos suelen ser, o bien marchas, o bien poemas líricos. http://es.wikipedia.org/wiki/Himno

“Y cuando asomas suenan todos los ríos en mi cuerpo, sacuden el cielo las campanas, y un himno llena el mundo”
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno

LA MARSELLESA (La Marseillaise) – 1938

marsellesa

Director Jean Renoir
Guión Jean Renoir y Carl Koch
Fotografía Jean-Paul Alphen, Jean Bourgoin y Alain Douarinou
Música Joseph Kosma
Producción Société d’Exploitation et de Production
Nacionalidad Francia
Duración 130m. B/N
Reparto Pierre Renoir, Lise Delamare, Léon Larive, William Aguet, Pierre Nay, Louis Jouvet, Edmond Castel, Aimée Clariond, Jenny Hélia.

“Aunque nos aplasten los cañones prusianos, le dimos algo al mundo. Antes los pueblos miraban a la Libertad como a una mujer a la que no podían ni hablar. Gracias a nosotros, nuestro hombre puede abrazar a su amada. Aún no es su mujer, deberá conquistarla. Pero se conocen y si se les separa, volverán a encontrarse”

Evocador fresco histórico sobre la Revolución Francesa de 1789, costeado por medio de una entonces precursora fórmula consistente en la recaudación de fondos entre miles de proletarios a cambio de asistir a la proyección del film de forma gratuita, que emerge en la actualidad como una de las obras maestras en la prominente e incomparable filmografía renoiriana. Si bien queda hoy algo diluida la esencia políticamente coyuntural que impulsó su gestación, activada en pleno éxtasis del Frente Popular y en las postrimerías de la 2ª Guerra Mundial, sobrevive todavía el enfoque heroico, humanista y de clara identificación con los personajes que implantó su creador, alejándose de la artificiosa suntuosidad con la que solían tratarse las epopeyas históricas para converger en un optimista y emocionante canto al esfuerzo colectivo y al triunfo de los valores republicanos frente al egoísmo y la intransigencia de los gobiernos supeditados al poder de la alta burguesía. Meritorias interpretaciones de todo el reparto, con un gran Pierre Renoir en la piel de un pánfilo y comilón Luis XVI.

Otros tributos cinematográficos a un HIMNO nacional

Mexicanos al grito de guerra – A.Gálvez e I.Rodríguez (1943) / México
El grito sagrado – Luis César Amadori (1954) / Argentina
El estado de las cosas – Marcos Loayza (2007) / Bolivia