Gaston Modot

BUHARDILLA (Bajo los techos de París)

1. Ventana que sobresale verticalmente en el tejado de una casa que sirve para dar luz o para salir al tejado.
2. Parte más alta de una casa, inmediata al tejado, que generalmente tiene el techo inclinado; se utiliza como vivienda, habitación o para guardar cosas que no se usan habitualmente.
(google.es)

“Pero la vida de ella era fría como una buhardilla, con tragaluz al norte y donde el hastío, araña silenciosa, tejía su tela en la penumbra por todos los rincones de su corazón” (novela Madame Bovary)
Gustave Flaubert (1821-1880) Escritor francés

BAJO LOS TECHOS DE PARÍS (Sous les toits de París) – 1930

Director René Clair
Guion René Clair
Fotografía Georges Périnal y Georges Raulet
Música Raoul Moretti y René Nazelles
Producción Tobis
Nacionalidad Francia
Duración 96m. B/N
Reparto Albert Préjean, Pola Illéry, Gaston Modot, Bill Bocket, Edmond T. Gréville, Raymond Aimos, Paul Ollivier, Thomy Bourdelle.
* Raoul Moretti – C’est pas comme ça

“¿No te diste cuenta de que era una broma? Jamás me importó nada Pola. Adelante, bésala”

Sin poder eludir la entonces redundante moda del musical, pero haciendo gala de su solemne y prodigioso talento como realizador, René Clair concibió este sublime romance popular que sirvió para incorporar la flamante técnica del sonido a la cinematografía francesa, y, de paso, inaugurar la etapa más fructífera y creativa de su filmografía. Las palmarias virtudes de esta trivial e intimista historia sobre la rivalidad amorosa por una joven inmigrante polaca residían en una ambientación excitadamente realista, fruto de la encantadora reconstrucción en estudio que Lazare Meerson hizo de los pintorescos y populacheros suburbios de Montmartre y la vigorosa, delicada e irónica dirección del cineasta galo, surtida de encuadres de una gran exactitud, espectaculares travellings verticales y abundantes detalles expresivos, propios de una eficacia descriptiva inusitada. Francia no supo apreciar la evidente calidad de este largometraje de pegadiza música y diálogos intrascendentes hasta su meritorio triunfo en Berlín, convirtiéndose a partir de entonces en un imponente éxito a nivel mundial.

Otras películas con protagonismo de una BUHARDILLA

El séptimo cielo – Frank Borzage (1927)
El diario de Ana Frank – George Stevens (1959)
Fugitivos en la noche – Roberto Rossellini (1960)

POLO (Los amantes)

Deporte de equipos, en el que dos conjuntos con cuatro jinetes cada uno, montados a caballo, intentan llevar una pequeña pelota de madera o plástico hacia la portería del rival, formada por dos postes de mimbre, por medio de un taco o mazo. El objetivo consiste en marcar la mayor cantidad de goles. El deporte tradicional del polo se juega en un campo de hierba de 270 por 150 metros (equivalentes a 300 por 260 yardas).​ Es un deporte antiguo, cuya práctica se remonta a hace más de dos mil años atrás, y cuyo origen probable se halla en Asia Central. (Wikipedia)

“El único deporte que sigo es el polo. Y la mayor parte del esfuerzo lo realiza un caballo…”
Felipe de Edimburgo (1921) Consorte de la reina Isabel II del Reino Unido

LOS AMANTES (Les amants) – 1958

Director Louis Malle
Guión Louis de Vilmorin
Fotografía Henri Decae
Música Johannes Brahms
Producción Nouvelles Editions de Filmes
Nacionalidad Francia
Duración 88m. B/N
Reparto Jeanne Moreau, Jean-Marc Bory, José Luis de Villalonga, Gaston Modot, Judith Magre, Alain Cuny, Michèle Girardon, Pierre Frag.
* Johannes Brahms – String sextet no. 1 in B major

“Se fueron en un largo viaje, en el que conocieron las incertidumbres. No sabían si encontrarían la felicidad de su primera noche. Ya, en la peligrosa hora de la madrugada, Jeanne había dudado de ella. Tenía miedo. Pero no se arrepentía de nada”

Louis Malle instauró su fama de cineasta polémico con la descomedida polvareda suscitada en el Festival de Venecia tras el laureado concurso de este penetrante drama romántico, inspirado en la novela corta Point de lendemain de Vivant Denon. Vista hoy en día, resulta ridículo tildar de obra provocadora a esta intuitiva crónica del tórrido y fortuito romance adúltero que una burguesa treintañera de Dijon, asfixiada por los falsos prejuicios y las falsas convenciones provincianas de su entorno, emprende con un joven y enigmático arqueólogo a su regreso de París, donde acude a menudo para alternar con un jugador de polo español. Estableciendo un arquetipo de mujer moderna, apasionada, sensual e inteligente, Jeanne Moreau maravillaba con el esplendor de su belleza y lenguaje corporal entre las elegantes imágenes de esta audaz exaltación del placer erótico, que, en lugar de institucionalizar la infidelidad conyugal (como en su día fue interpretada), pretendía detener el tiempo para captar la fragancia de una palpitación amorosa en su máximo estado transitorio de felicidad y plenitud hedonista.

Otras películas donde se practica el POLO

The smart set – Jack Conway (1928)
Olimpiada – Leni Riefenstahl (1938)
El caso Thomas Crown – Norman Jewison (1968)

ALISTAMIENTO (La bandera)

Acción de alistar, reclutar hombres para el servicio de las armas. Es voluntario, cuando el alistado toma libremente las armas; o es forzoso, si el recluta es obligado por la ley. (Wikipedia)

“Es mejor ser pirata que alistarse en la marina de los Estados Unidos. ¿Quieres vender agua azucarada el resto de tu vida, o quieres hacer historia?”
Steve Jobs (1955-2011) Empresario y magnate estadounidense

LA BANDERA (La bandéra) – 1935

bandera4

Director Julien Duvivier
Guión Julien Duvivier y Charles Spaak
Fotografía Jules Kruger
Música Roland Manuel y Jean Wiener
Producción Société Nouvelle de Cinématographie
Nacionalidad Francia
Duración 96m. B/N
Reparto Jean Gabin, Annabella, Robert Le Vigan, Raymond Aimos, Charles Granval, Gaston Modot, Pierre Renoir, Margo Lion, Reine Paulet.

“Y pensar que a mí nunca me han gustado los militares… Pues bien, un buen día me arruiné. Cuando me cansé de todo aquello me vine aquí a España con mi bicicleta. Comía muy mal, ya lo creo, y no he tenido más remedio que alistarme. Al menos, aquí tendré una paga”

Adaptación de la novela homónima de Pierre MacOrlan, que explotaba las copiosas posibilidades adjuntas al desaprovechado subgénero colonial de la Legión en una curiosa miscelánea de estilización ambiental y minucioso naturalismo descriptivo, erigiéndose a su vez en precursora del desconcertante, pesimista y redentor espíritu romántico que singularizaría el denominado realismo poético francés. Tras una apasionante primera parte filmada íntegramente en el Barrio Chino de la Barcelona prebélica, anticipo de la atmósfera marginal que Julien Duvivier esgrimiría para reproducir la kasbah argelina en PEPE LE MOKO (1937), el film narraba las distintas contrariedades de un aventurero parisino de sombrío pasado para esquivar el acecho policial en su alistamiento como legionario español y luchar contra la fatalidad que precedía su desgarradora pasión con una bailarina marroquí. Cabe destacar el tremendo potencial dramático que emanaba de la pareja formada por la rudeza “canaille” de Jean Gabin y la beldad de una Annabella soberbiamente maquillada con rasgos norteafricanos.

Otras películas en las que asistimos al ALISTAMIENTO militar de su protagonista

Sin novedad en el frente – Lewis Milestone (1930)
Gallipoli – Peter Weir (1981)
Nacido el cuatro de julio – Oliver Stone (1989)

KASBA (Pépé le Moko)

Barrio antiguo de algunas ciudades árabes que se caracteriza por la estrechez e irregularidad de sus calles. http://www.wordreference.com/definicion/kasba

“Por orden del profeta prohibimos ese sonido del boogie. Degeneran los fieles con ese sonido loco del casbah” (canción Rock the casbah)
Joe Strummer (1952-2002) Músico británico, co-fundador, compositor, cantante y guitarrista de la banda The Clash

PÉPÉ LE MOKO (Pépé le Moko) – 1937

pepe

Director Julien Duvivier
Guión Julien Duvivier, Henri La Barthe, Henri Jeanson y Jacques Constant
Fotografía Marc Fossard y Jules Kruger
Música Vincent Scotto y Mohamed Ygerbuchen
Producción Paris Film
Nacionalidad Francia
Duración 90m. B/N
Reparto Jean Gabin, Mireille Balin, Line Noro, Gabriel Gabrio, Fernand Charpin, Gilbert Gil, Lucas Gridoux, Gaston Modot, Marcel Dalio.

“Hay cuarenta mil donde debería haber sólo diez mil. De todas partes del mundo… muchos. Las casas tienen patios cerrados, aislados como células, que se comunican por terrazas del dominio exclusivo de las mujeres del lugar. Colorida, dinámica, multifacética, ruidosa… No hay una kasba, hay cientos, miles”

Excepcional melodrama policíaco, basado en una modesta novela firmada por un tal detective Ashelbé (seudónimo de Henri La Barthe), que permanece como uno de los grandes logros del realismo poético francés, y, por ende, sobresale como el título más conseguido de su eminente realizador. En el papel que lo consagró como el antihéroe misterioso y romántico del cine europeo, Gabin encarnaba a un delincuente de origen parisino refugiado en la turbia, abrumadora y multirracial red de callejuelas de la casbah argelina (ambientada entre imágenes documentales y decorados en estudio, que se debatía entre el acoso de la fuerzas del orden, la traición de algún que otro colega y las crueles garras del destino que imposibilitaban su amor con una bella y aburrida turista. Favorecido por unos estupendos diálogos, Duvivier evidenció su don para trenzar intrigas de corte depresivo, propias del clima fatalista de vísperas de la guerra, en un film cuyo éxito deparó un remake hollywoodiense prácticamente calcado, ARGEL (1938), sólo destacable por su atractiva pareja protagonista: Charles Boyer y Hedi Lamarr.

Otras películas ambientadas en la KASBA

Casbah – John Berry (1948)
La batalla de Argel – Gillo Pontecorvo (1965)
Kasbah – Mariano Barroso (2000)

PANTOMIMA (Los niños del paraíso)

Trabajo dramático que se enfoca a la representación de una línea o historia mediante la mímica, es decir, no intervienen diálogos ni palabras habladas para la representación de la historia, en su lugar intervienen expresiones, gesticulaciones y movimientos corporales que permiten al espectador comprender la narración. (Wikipedia)

“Actúo las 24 horas del día, toda mi vida es una pantomima”
Karl Lagerfeld (1933-) Diseñador de moda alemán

LOS NIÑOS DEL PARAÍSO (Les enfants du paradis) – 1945

enfants

Director Marcel Carné
Guion Jacques Prevert
Fotografía Roger Hubert y Marc Fossard
Música Maurice Thiriet y Joseph Kosma
Producción Pathé
Nacionalidad Francia
Duración 182m. B/N
Reparto Arletty, Jean-Louis Barrault, Pierre Brasseur, Marcel Herrand, María Casares, Louis Salou, Pierre Renoir, Gaston Modot, Fabien Loris

“La belleza es una excepción, un insulto al mundo que es feo. Raramente los hombres aman la belleza. La hostigan simplemente para no oír nada más de ella, para borrarla, para olvidarla”

Uno de los films franceses más hermosos e importantes de todos los tiempos, y, muy probablemente, la mejor película realizada en el país bajo la ocupación alemana, donde Prévert acreditó su mágico lirismo al reproducir el París popular de mediados del s. XIX para ofrendar un afectuoso homenaje a las gentes del teatro y a la libertad del artista frente a la opresión y la intolerancia. Está dividida en dos partes: Le boulevard du crime, en la que se lleva a cabo una depurada evocación dramática del ambiente de pantomima de la legendaria avenida, y, L’homme de blanc, donde se muestra la evolución de los pintorescos personajes tras siete años, centrándose en el platónico amor entre el genial mimo y la sugestiva cortesana, personaje causante del mito fetichista florecido en torno a Arletty. Regia corona del romanticismo cinematográfico por el fulgor poético de sus diálogos, unas arrebatadoras interpretaciones o el primor decorativista de Alexandre Trauner, fue injustamente postergada por la intelectualidad gala, reprochándosele a Carne una supuesta propensión colaboracionista.

Otras películas sobre PANTOMIMA

La quimera del oro – Charles Chaplin (1925)
Sopa de ganso – Leo McCarey (1933)
La última locura – Mel Brooks (1976)