Francia

LUDOPATÍA (La bahía de los ángeles)

Trastorno en el que la persona se ve obligada, por una urgencia psicológica e incontrolable a jugar y apostar en un casino u otro sistema de apuestas, de forma persistente y progresiva, afectando de forma negativa a la vida personal, familiar y vocacional (…) La ludopatía se caracteriza por la dificultad para controlar los impulsos. Tiende a manifestarse en la práctica compulsiva de uno o más juegos de azar. Puede afectar la vida diaria del adicto, de tal forma que la familia, el sexo o incluso la alimentación pasa a ser algo secundario. Por ello, no se le debe de confundir con un vicio, ya que es una grave enfermedad crónica, una adicción. (Wikipedia)

«Aunque en una carta a Anna Grigorievna el autor asegura haber vencido por sí mismo el vicio del juego, fueron las circunstancias las que apartaron a Dostoievski del tormento de la ludopatía: en 1877, el juego quedó prohibido en Alemania y Suiza» (artículo Los juegos de Dostoievski)
Marta Rivera de la Cruz (1970-) Escritora, política y periodista española

LA BAHÍA DE LOS ÁNGELES (La Baie des anges) – 1963

bahía2

Director Jacques Demy
Guion Jacques Demy
Fotografía Jean Rabier
Música Michel Legrand
Producción Sud-Pacifique Films
Nacionalidad Francia
Duración 81m. B/N
Reparto Jeanne Moreau, Claude Mann, Paul Guers, Henri Nassiet, André Certes, Nicole Chollet, Georges Alban, Jean-Pierre Lorrain.

«Podemos vivir juntos y ser felices un tiempo, pero ¿para qué? No puedo dejar el juego. Empezará todo de nuevo. ¿Y entonces? Separémonos tranquilamente. Ahorrémonos los disgustos, las escenitas, las palabras hirientes… y el dolor»

Tras dirigir el episodio dedicado a la lujuria en la película colectiva LOS SIETE PECADOS CAPITALES (1962), Jacques Demy ratificó su embrionaria debilidad por los amores consternados y sometidos a la arbitrariedad del destino a propósito de una ensoñadora, derrotista e intensa crónica de aprendizaje moral y pasión autodestructiva, centrada en la desoladora perdición a la que te arrastra la ludopatía. El equívoco romance entre Niza y Mónaco que nace entre un pueril empleado de banca y una enigmática, pérfida y concupiscente mujer, consumida por una ofuscadora e incontenible adicción a la ruleta, proporcionaba una hipnótica avenencia de amargura, desesperación e hipocondría existencial, aderezada con inspirados movimientos de cámara y una insistente, lacónica, pero portentosa sintonía al piano de Michel Legrand. El satisfactorio resultado final de este evanescente drama romántico, nunca suficientemente valorado entre el emblemático repertorio nouvellevaguiano, no hubiera sido el mismo sin la presencia de una glamourosa y resplandeciente Jeanne Moreau, ataviada con elegantes vestidos de Pierre Cardin.

Otras películas sobre la LUDOPATÍA

El gran pecador – Robert Siodmak (1949)
El jugador – Claude Autant-Lara (1958)
El mundo sigue – Fernando Fernán Gómez (1965)

JUGADOR (Bob el jugador)

1. Persona que se dedica asiduamente a un juego.
2. Persona que es muy aficionada a los juegos de azar. (Oxford Dictionaries)

«En una cálida tarde de verano, en un tren con destino a ninguna parte, me encontré con el jugador. Los dos estábamos demasiado cansados para dormir, así que nos turnamos para mirarlo por la ventana en la oscuridad. Cuando el aburrimiento se apoderó de nosotros, empezó a hablar…» (canción The gambler)
Kenny Rogers (1938-2020) Cantautor y actor estadounidense

BOB EL JUGADOR (Bob, le flambeur) – 1956

bob

Director Jean-Pierre Melville
Guion Jean-Pierre Melville
Fotografía Henri Decaë
Música Eddie Barclay y Jo Boyer
Producción Rialto Pictures
Nacionalidad Francia
Duración 98m. Color
Reparto Roger Duchesne, Isabelle Corey, Daniel Cauchy, Guy Decomble, Claude Cerval, Simone Paris, Howard Vernon.

«La suerte, su antigua amante, le hizo olvidar la razón por la que estaba allí…»

En su cuarto largometraje, Jean-Pierre Melville cambió radicalmente de registro para acometer su primera aproximación al polar (film-noir o cine policíaco) francés, género que cultivaría a partir de entonces y del que se erigiría en su principal referente. Sirviéndose del recurso de la voz en off para adentrarnos en el evocador despertar de Pigalle, en sus prolegómenos, y para conducir la descripción del frustrado golpe al casino de Deauville, en su último tramo, pormenorizaba con espíritu mordaz y nostálgico el fatalista deambular por los noctámbulos ambientes de Montmartre de un hermético y bienquisto jugador empedernido de pasado gangsteril (inmortalizado por Roger Duchesne, en el gran papel de su vida). La sutil armonía entre realismo y entelequia de su hermoso tratamiento formal, con el operador Henri Decaë como máximo responsable, junto a su aromática, sensible y apasionada caligrafía fílmica influenciaron sobremanera a los futuros cineastas de la Nouvelle Vague. Escueta contribución actoral de Howard Vernon, amigo íntimo del realizador y protagonista de su magistral ópera prima, EL SILENCIO DEL MAR.

Otras películas protagonizadas por un JUGADOR empedernido

El jugador – Karel Reisz (1974)
Phoenix – Danny Cannon (1998)
Rounders – John Dahl (1998)

AGUDEZA (Un sombrero de paja de Italia)

Aptitud que se tiene, para captar, a través de la razón o los sentidos, los detalles menos perceptibles de las cosas o situaciones, de modo rápido y certero. Podemos hablar de agudeza sensorial (especialmente referida a la vista y al oído) y de agudeza mental. (deconceptos.com)

“La agudeza consiste en saber la semejanza de las cosas diferentes, y la diferencia de las cosas semejantes”
Madame de Staël (1766-1817) Escritora suiza

UN SOMBRERO DE PAJA DE ITALIA (Un chapeau de paille d’Italie) – 1928

sombrero2

Director René Clair
Guion René Clair
Fotografía Nikolas Roudakoff y Maurice Desfassiaux
Producción Films Albatros
Nacionalidad Francia
Duración 112m. B/N
Reparto Albert Préjean, Geymond Vital, Olga Tschechowa, Paul Ollivier, Jim Gérald, Alex Alin, Alice Tissot, Marise Maia.

«¡Madame es una mujer casada! No puede volver a casa sin un sombrero exactamente igual. ¡Debe encontrarlo!»

René Clair dio comienzo a su estimulante obra satírica con esta bulliciosa e ingrávida comedia de enredo, que ponía a prueba la agudeza visual del espectador al describir como un novio, en el mismo día de su boda, se ve obligado a buscar un determinado sombrero de paja por todo París, con el apremiante propósito de impedir que se destape la adúltera relación que una dama mantiene con un petimetre teniente de lanceros. En su primera película con argumento ajeno, el ingenioso cineasta soslayaba el origen teatral de este armonioso y coreográfico retrato costumbrista, sustentado tanto en su raudo y persistente ritmo narrativo como en una astuta distribución de los gags. Basada en una homónima pieza vodevilesca de Eugène Labiche y Marc Michel, posteriormente versionada por Maurice Cammage (1944), Oldrich Lipsky (1971) y Leonid Kvinikhidze (1974), deparaba una perspicaz, chispeante y desenfrenada caricatura de la relamida burguesía francesa del momento, segunda fracción del siglo XIX, embellecida por un fastuoso diseño de producción y vestuario.

Otras comedias que ponen a prueba la AGUDEZA visual del espectador

Las vacaciones del señor Hulot – Jacques Tati (1953)
Uno, dos, tres – Billy Wilder (1961)
Zelig – Woody Allen (1983)

INCOMPATIBILIDAD (La sonriente Madame Beudet)

Falta de armonía o imposibilidad de coexistencia entre cosas o personas.
Incompatibilidad de caracteres Oposición de carácter que dificulta la convivencia entre los cónyuges y que constituye un motivo legal para el divorcio. (Larousse Editorial)

«Setenta veces siete lo intenté, si me largo para siempre es porque no puedo más. No tengo nada que perder, solo el miedo a la soledad. Me temo que esta vez es el fin. Adiós amor, adiós mujeres, debe ser un caso de incompatibilidad de caracteres» (canción Incompatibilidad de caracteres)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor, poeta y pintor español

LA SONRIENTE MADAME BEUDET (La souriante Madame Beudet) – 1923

beudet2

Director Germaine Dulac
Guion Denys Amiel y André Obey
Fotografía Maurice Forster y Paul Parguel
Producción Colisée Films
Nacionalidad Francia
Duración 38m. B/N
Reparto Germaine Dermoz, Alexandre Arquillière, Jean d’Yd, Yvette Grisier, Madeleine Guitty, Raoul Paoli.

«En provincia… Detrás de la fachada de casas tranquilas, las almas, las pasiones…»

Sin abandonar su vocación periodística, Germaine Dulac encontró en el campo de la realización el vehículo artístico ideal para ondear su ferviente militancia feminista, como evidencia este mediometraje adscrito al movimiento impresionista, considerado como uno de los primeras manifestaciones cinematográficas dirigidas a promover la igualdad y la liberación de la mujer. Evidenciando tanta belleza formal como destreza descriptiva, compaginaba cultas observaciones psicológicas con trazos de penetrante dramatismo para vituperar la monotonía del vínculo conyugal dentro de la pequeña burguesía provinciana, en esta ocasión, acrecentada por una absoluta incompatibilidad de caracteres entre sus cónyuges. Uno de los rasgos más persuasivos de la función residía en la plasmación de sus escenas imaginarias, modeladas con experimentales efectos y técnicas de montaje, en las que la abatida ama de casa (aficionada a la lectura y a tocar el piano) fantasea con erradicar el angustioso vacío existencial que sobrelleva al lado de su esposo, un tosco empresario textil, aficionado a gastar bromas pesadas.

Otras películas sobre la INCOMPATIBILIDAD DE CARACTERES en el matrimonio

Encuentro en la noche – Fritz Lang (1952)
Mi desconfiada esposa – Vincente Minnelli (1957)
Historia de un matrimonio – Noah Baumbach (2019)

TIRACHINAS (La guerra de los botones)

Instrumento para lanzar piedras u otros objetos compuesto por una pieza de madera o de otro material en forma de Y, a cuyos extremos se sujeta una tira elástica que impulsa los proyectiles. (google.com)

«Tal vez mañana no habrá nada que escupa fuego y el que se invente el tirachinas le colgaremos. Reposaremos nuestra miseria en un caldo espeso, quizás ese día todos seremos tontos o ciegos» (canción Cruzar los brazos)
Víctor Manuel San José (1947-) Cantautor y productor musical y cinematográfico español

LA GUERRA DE BOTONES (La guerre des boutons) – 1962

tirachinas1

Director Yves Robert
Guion Yves Robert, François Boyer
Fotografía André Bac
Música José Berghmans
Producción Les Productions de la Guéville
Nacionalidad Francia
Duración 90m. B/N
Reparto André Treton, Michel Isella, Martin Lartigue, Jean Richard, Jacques Dufilho, Yvette Etiévant, Michel Galabru, Michèle Méritz.

«Cuando hay un traidor no se puede ganar limpiamente una batalla»

El mayor éxito a nivel internacional en la carrera del polifacético Yves Robert llegó con esta complaciente alegoría contra la insensata rivalidad entre localidades vecinas, emanada de un libro homónimo de Louis Pergaud, donde articulaba con una franqueza expositiva tan delicada como melancólica los hábitos, códigos y preceptos que nutren la arraigada y pueril beligerancia estival entre los niños de dos pueblos de la campiña francesa: Longeverne y Velrans. Honor, lealtad, compañerismo, liderazgo, disciplina o espíritu de equipo, entre otros valores grupales, guarnecían las inocentes escaramuzas marciales de sus infantes protagonistas, básicamente dirimidas con tirachinas y espadas de madera, que, a su vez, contrastaban con el rudo e insulso autoritarismo educacional de sus progenitores. Un clásico del cine familiar de todos los tiempos, facilonamente versionado por John Roberts (1994) y Christophe Barratier (2011), que nos retrotrae a las mágicas y agridulces emociones de nuestra infancia con insoslayable nostalgia, chispeante sentido del humor y una afectuosa sensación de espontaneidad, amparada en un elogiable quehacer interpretativo.

Otras películas donde se utiliza un TIRACHINAS

Daniel el travieso – Nick Castle (1993)
Cometas en el cielo – Marc Forster (2007)
Zipi y Zape y el club de la canica – Oskar Santos (2013)