Anna Karina

DESERTOR (El soldadito)

Militar de cualquier rango, desde un soldado hasta un General de Ejército, que forma parte de unas Fuerzas Armadas ostentando un puesto jerárquico, y que sin el permiso de su superior inmediato, abandona su designación o puesto. (Wikipedia)

“Quien huye de las obligaciones sociales es un desertor”
Marco Aurelio (121-180) Emperador del Imperio romano

EL SOLDADITO (Le petit soldat) – 1963

Director Jean-Luc Godard
Guion Jean-Luc Godard
Fotografía Raoul Coutard
Música Maurice Leroux
Producción Les Productions Georges de Beauregard/SNC
Nacionalidad Francia
Duración 88m. B/N
Reparto Michel Subor, Anna Karina, Henri-Jacques Huet, Paul Beauvois, Laszlo Szabo, Georges de Beauregard, Jean-Luc Godard.

“No sé si soy feliz porque soy libre, o si soy libre porque soy feliz”

En su segundo largometraje, congelado por la censura desde 1960, Jean-Luc Godard arremetía con ferocidad, osadía y cierto distanciamiento contra el activismo político a partir del torbellino de violencia, falsedad y truncada pasión amorosa que hostiga a un desertor del ejército francés durante la guerra de Independencia de Argelia, refugiado en Ginebra como agente ultraderechista al servicio de una organización terrorista que actúa contra el país norafricano. El enorme potencial fotogénico de Anna Karina embellecía este trascendental, enfático y algo pretencioso amasijo de experimentación vanguardista y poesía culturaloide, narrado con premeditada incoherencia a través de la introspectiva voz en off del protagonista, que reflexionaba sobre la imposibilidad del amor en determinados contextos ideológicos. A destacar dos momentos para el recuerdo: la sesión de fotos, donde la musa (y futura esposa) del cineasta luce su esplendorosa sensualidad, y una escalofriante secuencia de tortura, que, a la postre, resultó concluyente de cara a la prohibición de la película.

Otras películas protagonizadas por un DESERTOR

Adiós al rey – John Milius (1989)
Belle epoque – Fernando Trueba (1992)
El capitán – Robert Schwentke (2017)

AUTOR (Vivir su vida)

Artista o escritor que ha creado una obra artística o literaria de su autoría, es decir, original (…) Durante siglos, los autores han quedado en el anonimato y sólo a partir de la Edad Moderna y especialmente en el Romanticismo, se reivindicó su papel como personalidad propia capaz de engendrar una obra única y original. En términos jurídicos, un autor es toda persona que crea una obra susceptible de ser protegida con derechos de autor. (Wikipedia)
El cine de autor es el cine en el cual el director tiene un papel preponderante al basarse normalmente en un guion propio; realiza su obra al margen de las presiones y limitaciones que implica el cine de los grandes estudios comerciales, lo cual le permite una mayor libertad a la hora de plasmar sus sentimientos e inquietudes en la película. En el cine de autor, el autor es normalmente identificable o reconocible por algunos rasgos típicos en su obra. (Wikipedia)

“El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto”
Charles Chaplin (1889-1977) Actor, humorista, compositor, productor, guionista, director y escritor británico

VIVIR SU VIDA (Vivre sa vie) – 1962

vivre2

Director Jean-Luc Godard
Guión Jean-Luc Godard
Fotografía Raoul Coutard
Música Michel Legrand
Producción Les Films de la Pléiade
Nacionalidad Francia
Duración 79m. B/N
Reparto Anna Karina, Sady Rebbot, André S. Labarthe, Gérard Hoffman, Brice Parain, Guyslaine Schlumberger, Paul Pavel, Dimitri Dineff.

“¿Por qué hay que hablar siempre? Muy a menudo habría que callarse, vivir en silencio. Cuanto más se habla, menos quieren decir las palabras”

Para describir las andanzas de Nana, una muchacha parisina aburrida de su novio y de su trabajo que decide abandonarlo todo para iniciar una carrera como actriz pero que acaba introduciéndose en el ejercicio de la prostitución, Godard escogió un método basado en una total consonancia entre didactismo, emotividad y análisis de actitudes, que, a la postre, confluiría en una diáfana e insólita tesis cinematográfica sobre la existencia. A lo largo de los doce capítulos en los que se desmenuzó esta cruda y deprimente parábola costumbrista, el cismático autor daba rienda suelta a su insolencia estética y a un anarquismo narrativo cuya discontinuidad no sería óbice para alcanzar un desarrollo emocional de inusitada coherencia y frugalidad, rebosante además de guiños y referencias culturales (Zola, Dreyer, Poe, etc.). Vagamente inspirada en el libro Où en est la prostitution de Marcel Sacotte, puede contemplarse también como un sincero homenaje del cineasta a su, por aquel entonces, esposa y musa, tan cautivadoramente radiante como conmovedora en unos ademanes y movimientos que encandilaban a la cámara por su elegancia, frescura y desparpajo.

Otras películas consideradas como CINE DE AUTOR

Pickpocket – Robert Bresson (1959)
Sacrificio – Andrei Tarkovsky (1986)
Nubes pasajeras – Aki Kaurismäki (1996)

CLAUSURA (La religiosa)

1. Vida retirada que llevan determinadas comunidades de religiosos sin salir del convento.
2. Parte del recinto de un monasterio a la que no pueden acceder personas que no pertenecen a la comunidad religiosa.
3. Obligación del clero regular de permanecer en el convento a determinadas horas.
(Larousse Editorial)
Clausura monástica o clausura conventual son expresiones propias de la terminología monástica y conventual. Como otras acepciones de la palabra “clausura”, indica el concepto de “cierre”. La misma etimología tiene la palabra “claustro”. Indican la forma de vida que llevan monjes y monjas de clausura en referencia a la obligación que tienen de no salir de su monasterio o convento y del impedimento de que personas ajenas a la orden puedan entrar en su espacio de residencia y de la mezcla de sexos en la misma orden; otro tipo de religiosos de las órdenes religiosas que no imponen la clausura pueden desempeñar actividades en el exterior. (Wikipedia)

“Ahora una vez más en la noche apagada como plantas crecen murallas de clausura, murallas fronterizas para custodiar los campos de mi amor”
Forugh Farrojzad (1935-1967) Poetisa iraní

LA RELIGIOSA (Le religieuse) – 1966

religiosa

Director Jacques Rivette
Guión Jacques Rivette y Jean Grualt
Fotografía Alain Levent
Música Jean-Claude Eloy y Jean-Philippe Rameau
Producción Films Rome-Paris/Beauregart/SNC
Nacionalidad Francia
Duración 136m. Color
Reparto Anna Karina, Liselotte Pulver, Micheline Presle, Marc Eyraud, Francine Berge, Yori Bertin, Francisco Rabal, Christine Lenier.

“Es nuestro único recurso. Hay que resignarse a la tristeza. Los buenos religiosos buscan con alegría las mortificaciones. Cambian su dicha presente por la felicidad venidera. Nosotros, sor Suzanne, conocemos todas nuestras penalidades, pero ¿cuál es nuestra recompensa? Nos condenamos en la penitencia como el mundo en los placeres. Nos privamos de todo y ellos gozan, pero nos espera el mismo infierno”

Enardecida adaptación del clásico texto homónimo de Denis Diderot, recientemente versionado con apatía por Guillaume Nicloux (2013), que ha logrado instalarse en la mitología cinematográfica, no precisamente por sus valores artísticos, sino por el estrepitoso escándalo que provocaron las autoridades gubernamentales francesas con su incapacidad para digerir un argumento que, a través de una impenitente recapitulación de valores corruptos, proclamaba una efusiva defensa de la libertad individual. A pesar de la apriorística mesura con la que Rivette manejó la historia, en un intento por absorber la fuerza dramática de la misma a base de compensar su particular premiosidad descriptiva con una encomiable fidelidad hacia el original literario, la censura optó por paralizar su exhibición durante dos años, concediéndole un permiso especial para que ésta pudiera participar en Cannes. El vía crucis espiritual que Suzanne Simonin, una joven que a mediados del siglo XVIII es obligada por su decaída familia aristocrática a sacrificar su existencia en favor del retraimiento monástico, depararía la más desgarradora e intensa actuación de Anna Karina.

Otras películas sobre la CLAUSURA MONÁSTICA

Diálogo de Carmelitas – P.Agostini y R.L.Bruckberger (1960)
Madre Juana de los Ángeles – Jerzy Kawalerowicz (1961)
Canción de cuna – José Luis Garci (1994)

HUIDA (Pierrot el loco)

1. Alejamiento de un lugar o una situación, especialmente con rapidez, para evitar un daño o peligro.
2. Salida de una persona de un lugar donde estaba privada de libertad, mediante el uso de la violencia o de manera oculta o clandestina.
(Larousse Editorial)

“Tienes que tener pasión para poner fin a las penas, y la pasión no se adquiere por la huida. Te la encuentras cuando dejas de escapar”
Jiddu Krishnamurti (1895-1986) Filósofo y escritor indio

PIERROT EL LOCO (Pierrot le fou) – 1965

pierrot3

Director Jean-Luc Godard
Guion Jean-Luc Godard
Fotografía Raoul Coutard
Música Antoine Duhamel
Producción Rome Paris Films/Societé Nouvelle Cinémat./Dino De Laurentiis Cinematografica
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 110m. Color
Reparto Jean-Paul Belmondo, Anna Karina, Graziella Galvani, Dirk Sanders, Pascal Aubier, Pierre Hanin, Roger Dutolt, Hans Meyer.

“Una película es como un campo de batalla. Amor, odio, acción, violencia, muerte… En una palabra: emoción”

Godard recapituló lo que había sido el primer período de su obra, distinguido por su inmutable tendencia a desarticular de forma sistemática todo convencionalismo dramático o narrativo, en esta persuasiva adaptación libre de la novela Obssesion de Lionel White, que, además de erigirse en uno de sus títulos más señeros, acabaría proyectando una substancial influencia en la evolución del cine contemporáneo. La romántica huida hacia la costa mediterránea que emprende un melancólico e inadaptado burgués junto a una joven inmersa en turbios negocios de armas aglutinaba las constantes estilísticas del cineasta (súbita alternancia de género y tono, inaudita espontaneidad de la puesta en escena, amasijo de citas y referencias culturales, etc.) con el fin de hacer frente a recurrentes obsesiones como la imposibilidad de la pasión amorosa, el desapego a la sociedad moderna o su particular análisis sobre el propio cine, aquí refrendado por la sentenciosa definición que sobre éste profiere el mismísimo Sam Fuller. Sublime pareja protagonista y brillante fotografía en Scope, con una ofuscadora preponderancia del color rojo.

Otras películas sobre HUIDAS

Bonnie y Clyde – Arthur Penn (1967)
Malas tierras – Terrence Malick (1973)
Thelma y Louise – Ridley Scott (1991)

DISTOPÍA (Lemmy contra Alphaville)

Sociedad ficticia indeseable en sí misma. Esta sociedad distópica suele ser introducida mediante una novela, ensayo, cómic o cine (…) La mayor parte de las distopías describen sociedades que son consecuencia de tendencias sociales actuales y que llevan a situaciones totalmente indeseables. Surgen como obras de advertencia, o como sátiras, que muestran las tendencias actuales extrapoladas en finales apocalípticos. (Wikipedia)

“La distopía parece más al alcance de la mano que la utopía”
Robert Juan-Cantavella (1976-)

LEMMY CONTRA ALPHAVILLE (Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution) – 1965

alphaville

Director Jean-Luc Godard
Guion Jean-Luc Godard
Fotografía Raoul Coutard
Música Paul Misraki
Producción Athos Films/Chaumiane/Filmstudio
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 99m. B/N
Reparto Eddie Constantine, Anna Karina, Akim Tamiroff, Valérie Boisgel, Michel Delahaye, Jean-Pierre Léaud, Howard Vernon.

“Todo está en movimiento. Para vivir debemos avanzar, ir de frente hacia lo que amamos”

Tomando como fuente de inspiración el libro de poemas Capitale de la douleur de Paul Éluard, Godard se adentró al unísono en los terrenos del cine policíaco y de la ciencia-ficción de corte filosófico y simbolista para ofrecernos esta penetrante distopía crítica, que, aún hoy en día, perdura como uno de los trabajos más reputados e ingeniosos de su filmografía. Los avatares del agente especial del FBI Lemmy Caution, personaje al que Eddie Constantine ya había prestado en varias ocasiones su rugoso y aguerrido semblante, por una capital galáctica de ambiente gris, gélido y afrancesado, regida de manera represiva y totalitaria por un cerebro electrónico, nos permitían presenciar un enfoque futurista paracrónico, sistemático y despersonalizado, cuyo principal aliciente residía en una asombrosa puesta en escena de corte minimalista o en las difusas y características parrafadas godardianas con voluntad de flirteo y persuasión amatoria entre el áspero detective sideral y la hija del creador de la autocrática computadora, interpretada por la siempre turbadora Anna Karina.

Otras películas sobre DISTOPÍAS

Metrópolis – Fritz Lang (1927)
Fahrenheit 451 – François Truffaut (1966)
Cuando el destino nos alcance – Richard Fleischer (1973)