Michel Legrand

DEGRADACIÓN (Eva)

Situación en la que un individuo u objeto de importancia ve reducido su poder, capacidad, habilidad, etc., por la acción de un ente determinado (…) Cuando se habla de la degradación moral o física, hay un especial enfoque en las virtudes humanas de todo tipo, además del daño que se pueda causar. (conceptodefinicion.de)

“Ni la miseria, degradación, muerte, nada que Dios o Satanás nos pudiera infligir nos hubiera separado. Tú, por tu propia voluntad lo hiciste. Yo no he destrozado tu corazón, tú lo has destrozado, y, al hacerlo, has destrozado el mío” (novela Cumbres borrascosas)
Emily Brontë (1818-1848) Escritora británica

EVA (Eva) – 1962

Director Joseph Losey
Guión Hugo Butler y Evan Jones
Fotografía Gianni Di Venanzo
Música Michel Legrand
Producción Interopa Films/Paris Film Productions
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 115m. B/N
Reparto Jeanne Moreau, Stanley Baker, Virna Lisi, James Villiers, Riccardo Garrone, Lisa Gastoni, Nona Medici, Giorgio Albertazzi.

“¡Nunca darán cuenta de mis actos! Sí, estaba con una mujer. Ya sabes como soy. Yo soy así. Todas las mujeres me atraen”

El título más extravagante y controvertido de la filmografía loseyana, cuyo esbozo original quedó parcialmente truncado por los productores Robert y Raymond Hakim al cercenar varias secuencias y adulterar otros fragmentos de su bso, pero, que, pese a tales alteraciones, perdura como un largometraje de fulgurante modernidad y exhibe la inconfundible consistencia y energía de su realizador, quien, por cierto, lo consideraba el favorito entre todos los suyos. La tortuosa y autodestructiva degradación moral de un escritor de moda galés ante la concupiscente perfidia de una prostituta de lujo veneciana, según el relato homónimo de James Hadley Chase, constituía el pretexto idóneo para explorar otro retorcido caso de dominación/posesión de un cuerpo hacia otro, eje vital del itinerario temático del director estadounidense y, que, en esta ocasión, era justificado por la monotonía que domina las relaciones de pareja y el poderoso influjo que ejerce en el ser humano la sombra del idilio intempestivo. Imborrable su sofisticado, corpóreo y espectral barroquismo estético y sublime personificación del pecado carnal a cargo de Jeanne Moreau.

Otras películas sobre la DEGRADACIÓN moral a raíz de una obsesión amorosa

El ángel azul – Josef Von Sternberg (1930)
Lolita – Stanley Kubrick (1962)
La pianista – Michael Haneke (2001)

CURSILERÍA (Las señoritas de Rochefort)

Calidad de cursi. http://www.wordreference.com/definicion/cursiler%C3%ADa
La palabra cursi hace referencia a aquellas expresiones, formas de actuar o de comportarse que pretenden tener cierta elegancia o estilo pero que no hacen que quedar en mayor evidencia por ser artificiales o antinaturales. http://www.definicionabc.com/general/cursi.php

“Lo cierto es que la creencia de esto que llaman ahora cursi está en el exagerado temor de parecerlo”
Juan Valera (1824-1905) Diplomático, político y escritor español

LAS SEÑORITAS DE ROCHEFORT (Les demoiselles de Rochefort) – 1967

rochefort2

Director Jacques Demy
Guión Jacques Demy
Fotografía Ghislain Cloquet
Música Michel Legrand
Producción Madeleine Films/Parc Film
Nacionalidad Francia
Duración 120m. Color
Reparto Catherine Deneuve, Françoise Dorléac, George Chakiris, Danielle Darrieux, Jacques Perrin, Michel Piccoli, Gene Kelly, Grover Dale.

“¿Para qué soñar? La ilusión del amor no es el amor encontrado. ¿Está cerca? ¿Está lejos? ¿Está en Rochefort? Ya lo encontraré, pues sé que existe. Más que la razón, es fuerte el corazón. A sus deseos y a su ley nadie resiste”

Prolongando las directrices estilísticas acuñadas en LOS PARAGUAS DE CHERBURGO (1964), cuyo inusitado objetivo no era otro que el de recuperar el espíritu del musical clásico a través de una fórmula netamenete operística, Jacques Demy compuso este jubiloso canto a la perpetua ilusión en hallar el amor ideal fundamentándose en el expectante estímulo pasional que infunde la llegada de una feria ambulante a la localidad de Rochefort-Sur-Mer en una camarera cuarentona y sus dos hijas gemelas (las hermanas Dorleac en su única actuación conjunta). Pese a carecer del candor neófito de su precedente y acariciar con frecuencia los límites de la cursilería, el film retiene aún el singular encanto de su fluidez narrativa, la insistente melodía de Legrand, un excitante vigor cromático y la cautivadora espontaneidad de sus intérpretes, entre ellos el adalid de la escuela musical norteamericana Gene Kelly. Agnés Varda, viuda y colaboradora de realizador galo, rindió un homenaje a la película en 1993 con su documental LES DEMOSEILLES ONT EU 25 ANS.

Otras películas que rozan los límites de la CURSILERÍA

Gigí – Vincente Minnelli (1958)
Sonrisas y lágrimas – Robert Wise (1965)
Amelie – Jean-Pierre Jeunet (2001)

PARAGUAS (Los paraguas de Cherburgo)

Objeto para protegerse de la lluvia. Está formado por una superficie cóncava desplegable, normalmente de tela impermeable o plástico, sujeta a una estructura de varillas dispuestas alrededor de un eje central rematado en uno de sus extremos por una contera que le sirve de apoyo, y por el otro lado terminado en un mango o puño, adecuado para llevarlo con una mano. El ingenio compuesto por rayos y varillas permite cerrarlo cuando no llueve o en un lugar protegido. Un paraguas clásico cerrado puede servir de bastón; no así, por su corto tamaño, la versión “de bolsillo”, que tiene varillas que se pliegan por dos o más sitios, más cómodo para guardarlo cuando no llueve. https://es.wikipedia.org/wiki/Paraguas

“El banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando hay sol y nos lo exige cuando empieza a llover”
Mark Twain (1835-1910) Escritor, orador y humorista estadounidense

LOS PARAGUAS DE CHERBURGO (Les parapluies de Cherbourg) – 1964

paraguas

Director Jacques Demy
Guión Jacques Demy
Fotografía Jean Rabier
Música Michel Legrand
Producción Parc Film/Madeleine Films/Beta Film
Nacionalidad Francia/ Alemania
Duración 92m. Color
Reparto Catherine Deneuve, Nino Castelnouvo, Anne Vernon, Ellen Farner, Marc Michel, Mireille Perrey, Jean Champion, Jean-Pierre Dorat.

“Los últimos meses, sus cartas ya no eran las mismas. No contestaba a mis preguntas. Me escribía sin convicción. Pero, de ahí a casarse con otro…”

El irrefutable temperamento poético de Jacques Demy en la estilización narrativa unido a su profunda admiración por el musical americano desembocaron en este romántico melodrama, cuya primordial notoriedad radicaba en ser la primera película en la historia del cine con diálogos íntegramente cantados, es decir, “cine-música” como el propio realizador la bautizó. La ostensible sensiblería de la historia (el tierno romance adolescente entre un mecánico y la dependienta de una tienda de paraguas, frustrado por la inoportuna guerra de Argelia) y la arriesgada cursilería de su contextura quedaron difuminadas ante su insólita y deslumbrante puesta en escena (alejada de los postulados realistas que dominaban el cine francés de la época), los exquisitos decorados de Bernard Evein, la deleitable artificiosidad de su fotografía, y, por supuesto, las embriagadoras melodías de Legrand. Esta inspirada receta, donde se razonaban temas como la nostalgia o la ineludible transitoriedad del amor con suma delicadeza y distinción, intentó repetirse poco después en LAS SEÑORITAS DE ROCHEFORT (1967), con un equipo artístico prácticamente calcado pero resultados sensiblemente inferiores.

Otras películas donde se utiliza el PARAGUAS

La vida en un hilo – Edgar Neville (1945)
Cantando bajo la lluvia – S.Donen y G.Kelly (1952)
Mary Poppins – Robert Stevenson (1964)

AUTOR (Vivir su vida)

Artista o escritor que ha creado una obra artística o literaria de su autoría, es decir, original (…) Durante siglos, los autores han quedado en el anonimato y sólo a partir de la Edad Moderna y especialmente en el Romanticismo, se reivindicó su papel como personalidad propia capaz de engendrar una obra única y original. En términos jurídicos, un autor es toda persona que crea una obra susceptible de ser protegida con derechos de autor. https://es.wikipedia.org/wiki/Autor
El cine de autor es el cine en el cual el director tiene un papel preponderante al basarse normalmente en un guion propio; realiza su obra al margen de las presiones y limitaciones que implica el cine de los grandes estudios comerciales, lo cual le permite una mayor libertad a la hora de plasmar sus sentimientos e inquietudes en la película. En el cine de autor, el autor es normalmente identificable o reconocible por algunos rasgos típicos en su obra (…) es aquél en el que el director plasma su visión particularísima, no sólo del séptimo arte, sino del mundo en el que vive, o del que quiere criticar o ensalzar (…) la expresión “cine de autor” trae consigo múltiples problemas de interpretación. Por una parte invita al pensamiento historicista de que el autor cinematográfico tiene un desarrollo lineal de su carrera, lo que lo hace predecible en relación a sus trabajos anteriores (esto no es necesariamente cierto) y por otra parte la expresión “cine de autor” agrupa a una serie de realizadores cinematográficos fuera del sistema de las grandes empresas productoras de cine estadounidenses, convirtiendo inmediatamente en “autor” a cualquiera que pertenezca a este grupo “externo”. https://es.wikipedia.org/wiki/Cine_de_autor

“El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto”
Charles Chaplin (1889-1977) Actor, humorista, compositor, productor, guionista, director y escritor británico

VIVIR SU VIDA (Vivre sa vie) – 1962

vivre2

Director Jean-Luc Godard
Guión Jean-Luc Godard
Fotografía Raoul Coutard
Música Michel Legrand
Producción Les Films de la Pléiade
Nacionalidad Francia
Duración 79m. B/N
Reparto Anna Karina, Sady Rebbot, André S. Labarthe, Gérard Hoffman, Brice Parain, Guyslaine Schlumberger, Paul Pavel, Dimitri Dineff.

“¿Por qué hay que hablar siempre? Muy a menudo habría que callarse, vivir en silencio. Cuanto más se habla, menos quieren decir las palabras”

Para describir las andanzas de Nana, una muchacha parisina aburrida de su novio y de su trabajo que decide abandonarlo todo para iniciar una carrera como actriz pero que acaba introduciéndose en el ejercicio de la prostitución, Godard escogió un método basado en una total consonancia entre didactismo, emotividad y análisis de actitudes, que, a la postre, confluiría en una diáfana e insólita tesis cinematográfica sobre la existencia. A lo largo de los doce capítulos en los que se desmenuzó esta cruda y deprimente parábola costumbrista, el cismático autor daba rienda suelta a su insolencia estética y a un anarquismo narrativo cuya discontinuidad no sería óbice para alcanzar un desarrollo emocional de inusitada coherencia y frugalidad, rebosante además de guiños y referencias culturales (Zola, Dreyer, Poe, etc.). Vagamente inspirada en el libro Où en est la prostitution de Marcel Sacotte, puede contemplarse también como un sincero homenaje del cineasta a su, por aquel entonces, esposa y musa, tan cautivadoramente radiante como conmovedora en unos ademanes y movimientos que encandilaban a la cámara por su elegancia, frescura y desparpajo.

Otras películas consideradas como CINE DE AUTOR

Pickpocket – Robert Bresson (1959)
Sacrificio – Andrei Tarkovsky (1986)
Nubes pasajeras – Aki Kaurismäki (1996)

SIMULTANEIDAD (Cleo de 5 a 7)

Circunstancia de coincidir dos o más hechos o acciones en un mismo momento o período de tiempo. http://es.thefreedictionary.com/simultaneidad

“Cuando el tiempo sólo sea rapidez, instantaneidad y simultaneidad, mientras que lo temporal, entendido como acontecer histórico, haya desaparecido de la existencia de todos los pueblos, entonces, justamente entonces, volverán a atravesar todo este aquelarre como fantasmas las preguntas: ¿para qué?, ¿hacia dónde?, ¿y después qué?”
Martin Heidegger (1889-1976) Filósofo alemán

CLEO DE 5 A 7 (Cléo de 5 à 7) – 1961

cleo

Director Agnès Varda
Guión Agnès Varda
Fotografía Jean Rabier, Alain Levent y Paul Bonis
Música Michel Legrand
Producción Ciné Tamaris/Rome Paris Films
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 90m. B/N
Reparto Corinne Marchand, Antoine Bourseiller, Dorothée Blank, Monique Davray, Michel Legrand, José Luis de Villalonga, Loye Payen.

“Sí, tengo miedo de todo. De los pájaros, tormentas, ascensores, agujas… y ahora este gran temor de morir”

Segunda y la más respetada de las películas realizadas por Agnès Varda, donde esta precursora de la Nouvelle Vague acompañaba con la cámara a su protagonista (una coqueta cantante de moda que aguarda con desazón e incertidumbre el resultado de la biopsia que puede confirmarle un cáncer) en un fugaz recorrido parisino por los menesteres cotidianos y las relaciones afectivas que ocupan su pueril existencia. En una insólita tentativa de simultanear la duración del film con la ficción que planteaba su argumento, se abría un perturbador estudio psicológico sobre la paradójica conexión entre el presente y la memoria, en la que su autora hurgaba en las sensaciones anímicas con su intuitiva delicadeza femenina hasta evidenciar una personalidad descriptiva singular, honesta y eminentemente poética, así como una disposición plástica nada frecuente. Las hermosas facciones y el buen hacer interpretativo de Corinne Marchand acababan de engalanar un ejercicio de estilo de doliente intensidad emocional, tenuemente ajado por algún que otro signo de pedantería.

Otras películas con SIMULTANEIDAD en la relación temporal entre historia y relato

La soga – Alfred Hitchcock (1948)
Nadie puede vencerme – Robert Wise (1949)
El arca rusa – Aleksandr Sokurov (2002)