ABANDONO (El chico)

Acto y la consecuencia de abandonar. Este verbo puede aludir a dejar algo o a alguien, alejarse o descuidarlo (…) Cuando el concepto se vincula a un ser vivo, se lo asocia al desamparo. Supongamos que una mujer que acaba de tener un hijo, coloca al bebé en una caja, lo deja en la puerta de una iglesia y se marcha del lugar. Esta acción repudiable supone el abandono del niño, ya que el pequeño no tendrá los cuidados que debería proporcionarle su progenitora. (definicion.de)

“Nosotros somos culpables de muchos errores y muchas faltas, pero nuestro peor crimen es el abandono de los niños negándoles la fuente de la vida”
Gabriela Mistral (1889-1957) Poeta, diplomática, feminista y pedagoga chilena

EL CHICO (The kid) – 1921

kid

Director Charles Chaplin
Guión Charles Chaplin
Fotografía Roland Totheroh
Música Charles Chaplin
Producción First National
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 58m. B/N
Reparto Charles Chaplin, Jackie Coogan, Edna Purviance, Carl Miller, Tom Wilson, Lita Grey, Chuck Riesner.

“Una película con una sonrisa y, tal vez, una lágrima”

Por primera vez en su filmografía, Chaplin optó por combinar drama y cine cómico en esta ambiciosa y a la postre decisiva película, cuyo enorme éxito hizo que conquistara el más alto renombre mundial, animándole, además, a abandonar definitivamente la producción de cortometrajes. Con evidentes influencias dickensianas e inspirándose en datos de carácter autobiográfico de su mísera infancia, describía en ella el enternecedor vínculo afectivo que florece en el submundo marginal londinense entre un niño abandonado por su madre y el vagabundo (Charlot) que lo acoge, protege y acompaña en sus correrías callejeras. El genial e imperecedero cineasta desplegó su prodigioso talento al plasmar la naturaleza humana del relato con la dosis necesaria de ternura, sencillez y emotividad, ofreciendo momentos de gran inventiva como el sueño angélico o la temeraria persecución por los tejados, descubrió a uno de los mejores actores infantiles de la historia del cine (Jackie Coogan) y, por si fuera poco, compuso un nuevo montaje del film en 1971, agregándole una banda sonora de su propia autoría.

Otras películas que tratan el tema del ABANDONO de niños

Oliver Twist – David Lean (1948)
Tres solteros y un biberón – Coline Serreau (1985)
El curioso caso de Benjamin Button – David Fincher (2008)

14 comments

  1. En solo una escena, Charlot nos hace reír, nos hace pensar y nos hace llorar. Charles Chaplin es uno de esos cineastas que dignifican el epíteto de ‘humanidad’. Desde su ternura y sencillez, no he visto a nadie manejar mejor, con mayor dignidad y con mayor poder de inspiración las emociones. Uno de mis favoritos de siempre, nunca lo suficientemente valorado o reivindicado.

    Me gusta

    1. Valorado creo que si lo ha estado y lo estará (no deja de ser una de las figuras más representativas de la historia del cine), pero sí debería ser más reivindicado, pues su legado es un apostolado de enseñanzas y valores, concebido en aras a defender la libertad y los derechos humanos.

      Me gusta

  2. La magia de Charlot es increíble. Han pasado años y sigue encandilando y divirtiendo a todas las generaciones. Hace poco montaron una exposición sobre su figura y en varias pantallas proyectaban imágenes de Charlot y era increíble ver como los visitantes a la exposición fueran abuelos, niños, adolescentes, hombres, mujeres se paraban y se reían sin parar, a carcajadas.

    O estas navidades tuve la suerte de ir a una proyección de LA QUIMERA DE ORO con orquesta en directo en un teatro hasta arriba… que no paraba de reír, carcajearse y aplaudir.

    Sus cortos y largometraje son un deleite continuo. Y su mezcla de risa, ternura y humanidad es todo un arte que sigue influenciando a distintos cineastas. El chico y las demás proyecciones que nombras son una auténtica gozada. Dejo la icónica imagen de la última aparición de Charlot en Tiempos modernos en compañía de la chica amada (¡por fin!), de espaldas ambos, dirigiéndose hacia un amanecer… Sin pararse, sin rendirse.

    Besos
    Hildy

    Me gusta

    1. Dejas una de sus imágenes más imborrables, pero es que hay tantas… Me ha gustado tu mensaje, sobre todo porque haces hincapié en que es un cine para compartir en familia, pues no importa la edad que tengas para disfrutarlo y valorar sus virtudes.

      Me gusta

  3. Un actor que tenia magia y ante todo capacidad para mostrar sentimientos. La risa y el alanto, de lo mas triste como “Candilejas”, a la locura cruel de “Tiempos modernos”.

    Un genio sin duda y en esta que comentas, alcanza momentos absolutamente grandiosos de ternura y soledad. Sin olvidar su vena cómica, la mas conocida y celebrada. Aunque siempre me quede con su fragilidad eternamente triste. Saludos

    Me gusta

    1. Cierto, se trata de uno de los mayores genios que ha dado el cine, sino el más grande, y esta película debería ser de visión obligatoria en todos los colegios por el cúmulo de valores, principios y sensaciones que transmite.
      Un saludo.

      Me gusta

  4. Y pensar en la innecesaria y estúpida confrontación que durante un tiempo se generó con el también genial Keaton. Aún recuerdo en mi juventud dos sectores perfectamente alineados que jamás entendí.

    Magnífica entrada y comentarios a lo que poco más se puede decir. Sí indicar que la influencia de Chaplin a nivel narrativo en cuanto a los sentimientos, momentos de emotividad fusionados con lo cómico han sido esenciales en la historia del cine. Esa mezcla no solo es formidable, más aún le otorga categoría discursiva, en tanto que desdramatiza lo trágico con lo cómico, e ironiza y hace cáustico lo burlesco, relativizando a ambos y aportando credibilidad en momentos que podrían haber bordeado lo patético o evidente.

    Salvando las distancias, estilos y conceptos, desde aquí también reivindicar la figura de Capra, que pese a sus excesos indiscutibles en algunas de sus obras, sí atesora una capacidad de conmover con la bondad que se transforma en humanismo, y con un sentido social que no siempre fue bien entendido por aquellos que lo tildaron de básico, previsible o retrógrado por su beneplácito con el país que lo acogió.

    Ambos han sido capaces de abordar situaciones y mundos que en manos de otros hubiese sido imposible, esto es, creer en la condición humana sin ambages, empresa que se me antoja de las más difíciles apenas nos miremos en el espejo.

    Probablemente el elemento más cautivador de Chaplin no sea su humanidad, ni su talento cómico, más aún sea su sentido social que está latente en todas y cada una de sus obras, en él mismo como cómico y personaje. En el fondo Charlot es un insurrecto, un pobre, bajito y desarropado elemento subversivo.

    Me gusta

  5. Si no recuerdo mal su único película en color fue “La condesa de Hong Kong” y reconozco que, pese a su evidente interés, nunca me entusiasmó ni la historia, ni la realización, ni la poca química entre su pareja protagonista. Siempre la he visto como un producto acartonado y demodé.
    Ahora, tienes razón que Chaplin fue una de esas figuras que supieron hacer brillantemente la transición del mudo al sonoro. Cineastas sí hubo muchos que lo consiguieron, pero la lista de actores que se quedaron en el intento es inmensa (Harold Lloyd, Buster Keaton, John Gilbert, Louise Brooks, Mary Pickford, Gilbert Roland, John Bowers, incluso Emil Jannings).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.