Agnès Varda

INTEMPERIE (Sin techo ni ley)

Destemplanza o desigualdad del tiempo atmosférico.
A la intemperie Al descubierto, al raso.
(google.com)

“Nadie puede concebir la angustia que sufrí durante el resto de la noche, que pasé, frío y mojado, a la intemperie. Más no notaba la inclemencia del tiempo. Tenía la imaginación asaltada por escenas de horror y desesperación” (novela Frankenstein)
Mary Shelley (1797-1851) Escritora, novelista, ensayista y dramaturga inglesa

SIN TECHO NI LEY (Sans toit ni loi) – 1985

techo2

Director Agnès Varda
Guión Agnès Varda
Fotografía Patrick Blossier
Música Joanna Bruzdowicz
Producción Ciné Tamaris/Films A2/Channel Four/French Ministry of Culture and Communication
Nacionalidad Francia/ Gran Bretaña
Duración 105m. Color
Reparto Sandrine Bonnaire, Setti Ramdane, Francis Balchère, Urbain Causse, Joël Fosse, Jean-Louis Perletti, Dominique Durand.
* Les Rita Mitsouko – Marcia baila

“Probando que es una inútil, ayuda al sistema que rechaza. Eso no es errar, es marchitarse”

Recobrando la esencia temática y estilística que la popularizó en los orígenes nouvellevaguianos, cuya máxima era la de moldear con un realismo eminentemente documentalista la contextura dramática idónea para auscultar las contradicciones de la naturaleza femenina, Agnès Varda escribió y dirigió esta película hermosa, frugal y consternadora, que describía sin arengas moralistas ni forzados romanticismos la última etapa del drástico itinerario liberal de una muchacha vagabunda, cuyo gélido cadáver era descubierto a las afueras de una pequeña localidad del Midi francés. El rebelde, anacrónico y arrogante divagar de este misterioso personaje a la intemperie, trufado de breves confesiones a la cámara de quienes la conocieron, actuaba como deliberada coartada para empujarnos a presenciar con escepticismo distintas máculas de una sociedad machista e insolidaria: como la paulatina degradación de las generaciones adolescentes, el ingrato quehacer diario del sector agrícola o la flagrante marginalidad del colectivo laboral inmigrante. Envolvente música y espléndida actuación de Sandrine Bonnaire.

Otras películas protagonizadas por personajes que viven a la INTEMPERIE

Vida de perro – Charles Chaplin (1918)
Los amantes del Pont-Neuf – Leos Carax (1991)
El renacido – Alejandro González Iñárritu (2015)

SIMULTANEIDAD (Cleo de 5 a 7)

Circunstancia de coincidir dos o más hechos o acciones en un mismo momento o período de tiempo. (Larousse Editorial)

“Cuando el tiempo sólo sea rapidez, instantaneidad y simultaneidad, mientras que lo temporal, entendido como acontecer histórico, haya desaparecido de la existencia de todos los pueblos, entonces, justamente entonces, volverán a atravesar todo este aquelarre como fantasmas las preguntas: ¿para qué?, ¿hacia dónde?, ¿y después qué?”
Martin Heidegger (1889-1976) Filósofo alemán

CLEO DE 5 A 7 (Cléo de 5 à 7) – 1962

cleo

Director Agnès Varda
Guion Agnès Varda
Fotografía Jean Rabier, Alain Levent y Paul Bonis
Música Michel Legrand
Producción Ciné Tamaris/Rome Paris Films
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 90m. B/N
Reparto Corinne Marchand, Antoine Bourseiller, Dorothée Blank, Monique Davray, Michel Legrand, José Luis de Villalonga, Loye Payen.
* Corinne Marchand – Sans toi

“Tengo miedo de todo: pájaros, tormentas, ascensores, agujas… y ahora este gran temor a la muerte”

Segunda y la más respetada de las películas realizadas por Agnès Varda, donde esta precursora de la Nouvelle Vague acompañaba con la cámara a su protagonista (una coqueta cantante de moda que aguarda con desazón e incertidumbre el resultado de la biopsia que puede confirmarle un cáncer) en un fugaz recorrido parisino por los menesteres cotidianos y las relaciones afectivas que ocupan su pueril existencia. En una insólita tentativa de simultanear la duración del largometraje con la ficción que planteaba su argumento, se abría un perturbador estudio psicológico sobre la paradójica conexión entre el presente y la memoria, en la que su autora hurgaba en las sensaciones anímicas con su intuitiva delicadeza femenina hasta evidenciar una personalidad descriptiva singular, honesta y eminentemente poética, así como una disposición plástica nada frecuente. Las hermosas facciones y el buen hacer interpretativo de Corinne Marchand acababan de engalanar un ejercicio de estilo de doliente intensidad emocional, ténuemente ajado por algún que otro signo de pedantería.

Otras películas con SIMULTANEIDAD en la relación temporal entre historia y relato

La soga – Alfred Hitchcock (1948)
Nadie puede vencerme – Robert Wise (1949)
El arca rusa – Aleksandr Sokurov (2002)

RECOLECCIÓN (Los espigadores y la espigadora)

Acción y efecto de recolectar (juntar cosas dispersas) (…) El término también puede utilizarse como sinónimo de cosecha, ya que ésta consiste en la recolección de frutos, semillas u hortalizas en el momento en que están maduros (…) La noción de recolección urbana se utiliza para nombrar a la tarea que realizan las personas que buscan bienes útiles en los contenedores de basura. (definicion.de)

“En la sociedad actual está todo demasiado controlado, desnaturalizado. Vivimos bajo el cielo del aire acondicionado, recolectamos en el supermercado y cazamos animales hormonados y envasados. Las personas no estamos diseñadas para eso…”
Endika Urtara (1972-) Cartógrafo y escritor español

LOS ESPIGADORES Y LA ESPIGADORA (Les glaneurs et la glaneuse) – 2000

espigadores

Director Agnés Varda
Guion Agnés Varda
Fotografía Agnés Varda, Didier Doussin, Stéphane Krausz, Didier Rouget y Pascal Sautelet
Música Joanna Bruzdowicz, Isabelle Olivier, Agnès Bredel, Richard Klugman
Producción Ciné Tamaris
Nacionalidad Francia
Duración 82m. Color
Reparto Agnés Varda, Bodan Litnanski, François Wertheimer.

“Si han tenido un pasado todavía pueden tener otra vida, están todavía muy vivos. Todo lo que tienes que hacer es darles una segunda oportunidad”

Angustiada por la inminencia de su vejez pero imbuida por una jovial furia creadora, Agnés Varda recorrió la vasta geografía francesa acompañada de una pequeña cámara digital, que, a modo de pincel, utilizó para dibujar poéticos y hermosos trazos cotidianos de una sociedad del bienestar marcada por un consumismo tan caótico como materialista. La definición acuñada en su diccionario del término “espigador”, así como la reproducción del cuadro de Jean-François Millet que la ilustra, actuaban de coartada motriz para trazar una heterogénea semejanza entre aquella laboriosa y hoy desaparecida costumbre rural de recolectar frutas, trigo o verduras y la cada vez más abundante práctica urbana de rastrear en los despojos, bien por necesidades alimenticias o bien para fomentar el reciclaje agrícola, industrial o artístico. El autocomplaciente desahogo emocional de la cineasta como cosechadora de imágenes excepcionales e inusitadas se fundía con un contemplativo e indiscreto surtido de testimonios, a cual más curioso y marginal, hasta cuajar en una sutil e imaginativa reflexión sobre el transcurrir del tiempo.

Otras películas sobre RECOLECCIÓN

Aleluya – King Vidor (1929)
Arroz amargo – Giuseppe De Santis (1949)
Waste Land – Lucy Walker (2010)