Werner Herzog

TEDIO (Signos de vida)

1. Aburrimiento extremo o estado de ánimo del que soporta algo o a alguien que no le interesa.
2. Fuerte rechazo o desagrado que se siente por algo.
http://buscon.rae.es/drae/srv/search?id=rmgp2roejDXX2XB6dCm7

“El problema de la vida pública es aprender a dominar el terror, el problema de la vida conyugal es aprender a dominar el tedio”
Gabriel García Márquez (1927-2014) Escritor, novelista, guionista y periodista colombiano

SIGNOS DE VIDA (Lebenszeichen) – 1968

signos

Director Werner Herzog
Guión Werner Herzog
Fotografía Thomas Mauch
Música Stavros Xarhakos
Producción Werner Herzog Filmproduktion
Nacionalidad Alemania Federal
Duración 91m. B/N
Reparto Peter Brogle, Wolfgang Reichmann, Athina Zacharopoulou, Wolfgang von Ungem-Sternberg, Henry Van Lyck, Julio Pinheiro, Florian Fricke.

“En su lucha contra todos, incluida la ciudad, había comenzado algo titánico, ya que el enemigo era mucho más fuerte. Su fracaso fue tan desgraciado y miserable como todo lo que había emprendido”

Sorprendente ópera prima de un precoz realizador autodidacta formado en el mundo del cortometraje, y, que a la postre, se convertiría en uno de los personajes más complejos, particulares e inquietos de la cinematografía europea contemporánea. Basada en el relato de principios del siglo XIX de Achim Von Arnim El inválido loco de fuerte Ratonneau, reubicado en un momento decisivo de la 2ª Guerra Mundial, reflejaba el progresivo desmoronamiento anímico y mental de un paracaidista alemán ante la imposibilidad de asimilar el insufrible calor y el tedio cotidiano que conlleva la baldía misión a la que ha sido confinado en la isla griega de Kos junto a su mujer enfermera y otros dos soldados. Respaldado en una extraordinaria fotografía de Thomas Mauch, Herzog desveló una tendencia afín a las situaciones límite, mayoritariamente enmarcadas en contextos de una naturaleza hostil, y dejó entrever el distintivo que acabaría por perdurar como su principal marca de fábrica: su obsesiva fascinación por los caracteres anormales y enfrentados a la sociedad estándar.

Otras películas sobre el TEDIO

El almuerzo – Mikio Naruse (1951)
El silencio – Ingmar Bergman (1963)
El desierto rojo – Michelangelo Antonioni (1964)

REINSERCIÓN (El enigma de Gaspar Hauser)

Reintegración o nueva adaptación de una persona en la sociedad después de haber estado durante un tiempo al margen de ella. http://es.thefreedictionary.com/reinserci%C3%B3n

“Eso de la recuperación y reinserción del delincuente me parece una broma demasiado pesada”
Federico Jiménez Losantos (1951-) Periodista y escritor español

EL ENIGMA DE GASPAR HAUSER (Jeder für sich und Gott gegen alle) – 1974

enigma

Director Werner Herzog
Guión Werner Herzog
Fotografía Jörg Schmidt-Reitwein
Música Florian Fricke
Producción Filmerverlag der Autoren/Cine International/Werner Herzog Filmproduktion/ZDF
Nacionalidad Alemania Federal
Duración 110m. Color
Reparto Bruno S., Walter Ladengast, Brigitte Mira, Willy Semmelrogge, Michael Kroecher, Hans Musäus, Gloria Doer, Volker Prechtel.

“Sí, tengo la sensación de que mi aparición en este mundo fue como una brusca caída”

El domingo de Pentecostés de 1828 apareció en una plaza de Nuremberg portando una carta y un libro de oraciones un joven en estado prácticamente salvaje, que, al parecer, había permanecido sus primeros dieciséis años de vida encadenado en un sótano, ignorante de sus orígenes y ajeno a cualquier contacto con la naturaleza humana. Cineasta interesado siempre en el estudio de seres marginales, desmesurados y renuentes a la sociedad, Herzog recompuso la fallida tentativa de reconducir a esta verídico y enigmático sujeto por los formalismos y condicionantes de una comunidad civilizada mediante una disposición elíptica, poética y realista que le permitía desacreditar con sarcasmo a la sociedad burguesa de la época, y, al mismo tiempo, articular una exploración antropológica en torno a la escasa probabilidad de subsistir al margen del sistema. Tras divagar durante más de veinte años entre hospicios, manicomios y correccionales, el asimismo anómalo Bruno S. aseveraba con su gesto alienado y primitivo el instintivo temperamento natural de su personaje.

Otras películas sobre tentativas de REINSERCIÓN

El hombre del brazo de oro – Otto Preminger (1955)
El pequeño salvaje – François Truffaut (1970)
La naranja mecánica – Stanley Kubrick (1971)

CONQUISTADOR (Aguirre, la cólera de Dios)

Denominación que suele definir a los generales que extendieron el dominio de los imperios a los que pertenecían (…) También se suele utilizar la denominación genérica de conquistadores, sobre todo en los idiomas no españoles, para denominar a los exploradores y guerreros españoles que conquistaron gran parte de América durante el siglo XVI. (lexicon.org)

“Primero los conquistadores, en seguida sus descendientes, formaron en los países de América un elemento étnico bastante poderoso para subyugar y explotar a los indígenas”
Manuel González Prada (1844-1918) Ensayista, pensador anarquista y poeta peruano

AGUIRRE, LA CÓLERA DE DIOS (Aguirre, der zorn Gottes) – 1972

aguirre

Director Werner Herzog
Guión Werner Herzog
Fotografía Thomas Mauch
Música Popol Vuh
Producción Hessischer Rundfunk/Werner Herzog/Filmproduktion
Nacionalidad Alemania Federal/ Perú
Duración 94m. Color
Reparto Klaus Kinski, Helena Rojo, Ruy Guerra, Del Negro, Peter Berling, Armando Polanah, Cecilia Rivera, Daniel Ades, Edward Roland.

“La fortuna ayuda a los valientes y escupe a los cobardes”

Inspirándose en la novela de Ramón J. Sender La aventura equinocial de Lope de Aguirre, Herzog abordó libremente la dramática pero apasionante odisea amazónica que en 1560 acometió el enloquecido conquistador español en busca del mítico reino de El Dorado. Posiblemente la obra maestra de su autor, relegaba a un segundo plano el episodio histórico para centrar el relato en un flemático, desasosegante e irremisible viaje a la locura, vertido a través de una atmósfera tan absorbente como asfixiante, potenciado en imágenes cautivadoramente poéticas y protagonizado por el carismático, envanecido y desquiciado Klaus Kinski, en la caracterización más acreditada de su irregular carrera. La atmosférica, misticista y ensoñadora música del grupo Popol Vuh acentuó este recorrido iniciático henchido de éxtasis, misterio y heroicidad, cuyo apocalíptico rodaje por la frondosa y hostil selva peruana acabó siendo compensado con un notorio éxito de crítica y público que serviría para afianzar definitivamente al cineasta alemán dentro del panorama cinematográfico internacional.

Otras películas sobre un CONQUISTADOR español en tierras americanas

La araucana (La conquista de Chile) – Julio Coll (1971) / Pedro de Valdivia
Cabeza de vaca – Nicolás Echeverría (1991) / Álvar Núñez Cabeza de Vaca
La otra conquista – Salvador Carrasco (1998) / Hernán Cortés

QUIMERA (Fitzcarraldo)

Sueño o creación imaginaria que se toma como real, siendo ilusoria, vana y casi imposible de conseguir. (Larrouse Editorial)

“La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino”
Simón Bolívar (1783-1830) Militar y político venezolano

FITZCARRALDO (Fitzcarraldo) – 1982

fitzcarraldo

Director Werner Herzog
Guión Werner Herzog
Fotografía Thomas Mauch
Música Popol Vuh
Producción Filmverlag der Autoren/ZDF/Wildlife Films/Werner Herzog Filmproduktion/Pro-ject Film.
Nacionalidad Alemania Federal/ Perú
Duración 158m. Color
Reparto Klaus Kinski, Claudia Cardinale, José Lewgoy, Miguel Angel Fuentes, Peter Berling, Huerequeque Bohórquez, Milton Nascimento.

“Tan cierto como que estoy aquí, algún día traeré la Gran Ópera a Iquitos. Les aplastaré, les humillaré, les restregaré mi poder, les escupiré en la cara, les dejaré en ridículo”

Manifiesto paradigma de la magnitud épica de la filmación, donde, a modo de un sobrecogedor drama de aventuras amazónicas, se desmenuzaba la titánica quimera de un magnate cauchero de origen irlandés obstinado en levantar un teatro de la ópera en plena jungla peruana. Enfrentándose tanto a las leyes de la naturaleza como a los mismísimos parámetros de la cordura, Herzog acreditó su reputación de cineasta visionario, azaroso e irascible arriesgando la integridad física de los miembros de su equipo y sosteniendo virulentas disputas con su protagonista y actor fetiche, Klaus Kinski, personaje asímismo de una marcada vehemencia e irritabilidad, a lo largo de un rodaje que se prolongó durante nueve meses y que enjugó la ruinosa cantidad de un millón de dólares. Este hermoso acercamiento a los márgenes de la paranoia y la ofuscación, de cuya traza heroica resurgen angustiosos ímpetus románticos e incluso metafísicos, fue analizado en todo su esplendor gracias a un fantástico documental de ese mismo año firmado por Les Blank, BUDEN OF DREAMS.

Otras películas sobre QUIMERAS

Moby Dick – John Huston (1956)
La quimera del oro – Charles Chaplin (1925)
La quimera de los héroes – Daniel Rosenfeld (2003)