CUALIDAD (Ha nacido una estrella)

Característica positiva y sobresaliente de una persona en relación con una actividad. (2016 Larousse Editorial)

“Las cualidades sublimes infunden respeto; las bellas, amor”
Immanuel Kant (1724-1804) Filósofo prusiano

HA NACIDO UNA ESTRELLA (A star is born) – 1954

Director George Cukor
Guión Sam Leavitt
Fotografía Moss Hart
Música Harold Arlen y Ray Heindorf
Producción Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 154m. Color
Reparto Judy Garland, James Mason, Charles Bickford, Tommy Noonan, Jack Carson, Amanda Blake, Lucy Marlow, Irving Bacon.

“Él me proporcionó un estilo que nunca había tenido antes. Él vio algo en mi que nadie más lo hizo. Además, hizo que yo también lo viera. Hizo que me lo creyera”

Cukor no sólo superó la estimable y conmovedora versión dirigida por William A. Wellman en 1937 sino, que, probablemente, alcanzó la gran obra maestra de su filmografía al actualizar en clave musical la historia del decadente proceso de autodestrucción en el que se abate un actor de renombre ante la ascendente trayectoria profesional en Hollywood de su joven esposa. Esta amarga y sombría parábola sobre la indefectible concomitancia entre la gloria y el fracaso, gravemente manipulada por la productora debido a su desmesurada duración, asumió no sólo el privilegio de convertirse en el primer film norteamericano en aprovechar las posibilidades expresivas del formato Cinemascope, sino también el reto de extraer el máximo provecho a las cualidades vocales (las canciones It’s a new world y The man that got away, compuestas por Harold Arlen, así lo atestiguan) y dramáticas de su protagonista, que, secundada por un soberbio James Mason, bordó un papel antagónico a la situación por la atravesaba entonces. En 1976, Frank Pierson dirigiría otra digna aunque innecesaria versión homónima adecuada al mundo del rock con Barbra Streisand y Kris Kristofferson.

Otras películas donde su protagonista evidenció tanto sus CUALIDADES vocales como interpretativas

Berlín Occidente – Billy Wilder (1948) / Marlene Dietrich
Cabaret – Bob Fosse (1972) / Liza Minnelli
Bailar en la oscuridad – Lars Von Trier (2000) / Björk

CANOA (Defensa)

Bote relativamente pequeño que se mueve con la fuerza humana. Las canoas son puntiagudas en ambos extremos y usualmente abiertas por la parte de arriba. Se mueve por medio del uso de palas cuyo número depende del tamaño de la embarcación. Los paleadores se encuentran de cara a la dirección deseada, ya sea sentados en soportes sobre el casco o hincados directamente en ella. (Wikipedia)

“Cuentan que era blanca y que amaba al río y que él la esperaba de tarde, a las cinco. Ella, una canoa, él, un verde río. Ella, de madera, él, de junco y brillo” (Poema de la canoa y el río)
Elsa Bornemann (1952-2013) Escritora argentina

DEFENSA (Deliverance) – 1972

Director John Boorman
Guión James Dickey
Fotografía Vilmos Zsigmond
Música Eric Weissberg
Producción Elmer/Warner Bros.
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 105m. Color
Reparto John Voight, Burt Reynolds, Ned Beatty, Ronny Cox, Bill McKinney, Ed Ramey, Billy Redden, Seamon Glass, Herbert Coward.

“A veces tienes que perderte a ti mismo antes de que puedas encontrar algo”

Cuatro amigos de Atlanta de dispares caracteres emprenden una excursión a los Montes Apalaches para despedirse de un bello paraje sobre el que van a construir una presa y bajar en canoa por el (ficticio) río Cahulawassee, desconociendo que la jornada transmutará en una desasosegante pesadilla capaz de poner a prueba su instinto de supervivencia y trastocar para siempre su acomodada autocomplaciencia urbanita. Este irracional enfrentamiento del hombre moderno con el cariz más agreste, hostil y tramposo de la naturaleza, dimanado de la novela homónima de James Dickey, deparó una de las mejores películas del irregular Boorman en cuanto a ritmo narrativo, tratamiento visual, dirección de actores e intríngulis alegórico se refiere. En su momento causó verdadera conmoción por proyectar un tratamiento de la violencia extremadamente feroz; tal y como se evidencia en una brutal escena de sodomía, fehaciente clímax dramático de la función y su instante más rememorado junto a un indeleble duelo de banjos que ascendió con celeridad al pedestal del “hit parade” norteamericano.

Otras películas que contienen el descenso de un río en CANOA

Paso al noroeste – King Vidor (1940)
Los muertos – Lisandro Alonso (2004)
Hacia rutas salvajes – Sean Penn (2007)

UTOPÍA (Horizontes perdidos)

1. Plan o sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta y justa, donde todo discurre sin conflictos y en armonía.
2. Proyecto, deseo o plan ideal, atrayente y beneficioso, generalmente para la comunidad, que es muy improbable que suceda o que en el momento de su formulación es irrealizable.
(google.es)

“Una sociedad no vive sin utopías, es decir, sin un sueño de dignidad, de respeto a la vida y de convivencia pacífica entre las personas y pueblos. Si no tenemos utopías nos empantanamos en los intereses individuales y grupales y perdemos el sentido del bien vivir en común”
Leonardo Boff (1938-) Teólogo, ex-sacerdote franciscano, filósofo, escritor, profesor y ecologista brasileño

HORIZONTES PERDIDOS (Lost horizon) – 1937

Director Frank Capra
Guión Robert Riskin
Fotografía Joseph Walker
Música Dimitri Tiomkin
Producción Columbia
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 118m. B/N
Reparto Ronald Colman, Jane Wyatt, Edward Everett Horton, Thomas Mitchell, Sam Jaffe, Margo, John Howard, H.B. Warner, Isabel Jewell, Noble Johnson.

“En esta época de guerra y de rumores de guerra, ¿no ha soñado nunca con un lugar donde haya paz y seguridad, donde la vida no sea una lucha sino un placer duradero? Desde luego, como todo ser humano desde el principio de los tiempos. Siempre el mismo sueño”

El acentuado idealismo mostrado por James Hilton en su homónina novela fantástica, claramente inspirado en la Utopía de Tomás Moro, se unió al irónico optimismo de Frank Capra para engendrar esta esperanzadora e inolvidable fábula espiritual que subsiste, aún hoy, como un insuperable paradigma sobre la búsqueda del misticismo oriental como contrarréplica a la depredadora opresión y arbitrariedad de la sociedad capitalista. Tras sobrevivir a un accidente de aviación después de ser evacuados de las caóticas contiendas de la revolución china, el destacado cónsul británico (impecable Colman) y otros cuatro pasajeros son conducidos hasta el monasterio budista de Shangri-la, en las entrañas del Himalaya tibetano, donde yace una utópica comunidad gobernada por el anciano Gran Lama. Este legendario paraíso, regido por la paz, la justicia y la longevidad, accedería a la antología cinematográfica gracias a la onerosa y espectacular escenografía de Stephen Goosan y a la deslumbrante puesta en escena de su realizador, excelentemente acompañada por una conveniente partitura de Dimitri Tiomkin.

Otras películas sobre distintas concepciones de UTOPÍA

Brigadoon – Vincente Minnelli (1954)
Calabuch – Luis García Berlanga (1956)
Un lugar en el mundo – Adolfo Aristarain (1992)

DEGRADACIÓN (Eva)

Situación en la que un individuo u objeto de importancia ve reducido su poder, capacidad, habilidad, etc., por la acción de un ente determinado (…) Cuando se habla de la degradación moral o física, hay un especial enfoque en las virtudes humanas de todo tipo, además del daño que se pueda causar. (conceptodefinicion.de)

“Ni la miseria, degradación, muerte, nada que Dios o Satanás nos pudiera infligir nos hubiera separado. Tú, por tu propia voluntad lo hiciste. Yo no he destrozado tu corazón, tú lo has destrozado, y, al hacerlo, has destrozado el mío” (novela Cumbres borrascosas)
Emily Brontë (1818-1848) Escritora británica

EVA (Eva) – 1962

Director Joseph Losey
Guión Hugo Butler y Evan Jones
Fotografía Gianni Di Venanzo
Música Michel Legrand
Producción Interopa Films/Paris Film Productions
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 115m. B/N
Reparto Jeanne Moreau, Stanley Baker, Virna Lisi, James Villiers, Riccardo Garrone, Lisa Gastoni, Nona Medici, Giorgio Albertazzi.

“¡Nunca darán cuenta de mis actos! Sí, estaba con una mujer. Ya sabes como soy. Yo soy así. Todas las mujeres me atraen”

El título más extravagante y controvertido de la filmografía loseyana, cuyo esbozo original quedó parcialmente truncado por los productores Robert y Raymond Hakim al cercenar varias secuencias y adulterar otros fragmentos de su bso, pero, que, pese a tales alteraciones, perdura como un largometraje de fulgurante modernidad y exhibe la inconfundible consistencia y energía de su realizador, quien, por cierto, lo consideraba el favorito entre todos los suyos. La tortuosa y autodestructiva degradación moral de un escritor de moda galés ante la concupiscente perfidia de una prostituta de lujo veneciana, según el relato homónimo de James Hadley Chase, constituía el pretexto idóneo para explorar otro retorcido caso de dominación/posesión de un cuerpo hacia otro, eje vital del itinerario temático del director estadounidense y, que, en esta ocasión, era justificado por la monotonía que domina las relaciones de pareja y el poderoso influjo que ejerce en el ser humano la sombra del idilio intempestivo. Imborrable su sofisticado, corpóreo y espectral barroquismo estético y sublime personificación del pecado carnal a cargo de Jeanne Moreau.

Otras películas sobre la DEGRADACIÓN moral a raíz de una obsesión amorosa

El ángel azul – Josef Von Sternberg (1930)
Lolita – Stanley Kubrick (1962)
La pianista – Michael Haneke (2001)

DEMARCACIÓN (Lone star)

Determinación y señalización de los límites de algo, especialmente de un país o un terreno. (google.es)

“A veces la demarcación entre los sueños y la realidad se vuelve borrosa”
John Katzenbach (1950-) Periodista y escritor estadounidense

LONE STAR (Lone star) – 1996

Director John Sayles
Guión John Sayles
Fotografía Stuart Dryburgh
Música Mason Daring
Producción Castle Rock/Columbia/Rio Dulce
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 135m. Color
Reparto Chris Cooper, Kris Kristofferson, Frances McDormand, Matthew McConaughey, Clifton James, Stephen J. Lang, Elizabeth Peña.

“Menos mal que naciste aquí. Te lo tomas a broma, Sam, pero estamos en crisis. Las líneas de demarcación están confusas. Para que una civilización funcione, debe haber líneas de demarcación entre lo bueno y lo malo, esto y lo otro. Tu padre lo sabía. Era, ¿cómo se dice? Un árbitro en esta maldita mezcla que tenemos aquí. Sabía que la mayoría no quiere mezclar la sal y el azúcar en el mismo bote”

El descubrimiento de unos restos humanos en una pequeña localidad fronteriza de Texas, al parecer pertenecientes a un racista y corrupto sheriff desaparecido hace treinta y siete años, impulsan al actual máximo mandatario policial e hijo del que fuera su ayudante a remover un oscuro pasado repleto de sucesos inesperados y, de paso, investigar en torno a la figura de su progenitor. Haciendo gala de una estoica madurez expresiva y una asombrosa sapiencia cinematográfica, Sayles creó una densa combinación entre leyenda y realidad para efectuar un certero y penetrante estudio sobre la dificultad de cerrar las cicatrices del pasado y la influencia que éstas ejercen en nuestra vida. El racismo, amparado en esas líneas de demarcación que preservan las barreras sociales y culturales, serpentea constantemente a través de una película que bordea el exceso por su multiplicidad de personajes y su complejidad descriptiva; desarrollada, empero, con una inusual fascinación melancólica, a la postre, decisiva para alimentar la incertidumbre sobre su extraordinario desenlace.

Otras películas en las que influye sobremanera una línea de DEMARCACIÓN

Corazones sin fronteras – Lugi Zampa (1950)
La línea de demarcación – Claude Chabrol (1966)
La cruz de hierro – Sam Peckinpah (1977)