Emilio Fernández

IGUANA (La noche de la iguana)

Reptil del mismo suborden que el lagarto, de gran tamaño (variable según las especies), que tiene el cuerpo escamoso, una papada generalmente grande y una larga cresta que recorre su dorso; se alimenta de vegetales e insectos y habita en las regiones cálidas del centro y el sur de América; su carne y sus huevos son comestibles. (google.es)

“Hoy me hicieron un test, el decisivo: tengo alergia a la nuez, al humo, al polvo, a la estremecedora belleza de la iguana y al concierto de piano de Rachmáninof” (Poema Test)
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor, poeta y dramaturgo uruguayo

LA NOCHE DE LA IGUANA (The night of the iguana) – 1964

nightapr12

Director John Huston
Guión John Huston y Anthony Veiller
Fotografía Gabriel Figueroa
Música Benjamin Frankel
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 125m. B/N
Reparto Richard Burton, Ava Gardner, Deborah Kerr, Sue Lyon, Cyril Delevanti, Grayson Hall, James Ward, Mary Boylan, Gladys Hill, Emilio Fernández.

“En el banco de los sentimientos el hombre tiene un saldo limitado y en el mío ya no queda nada, todo se agotó. No puedo extender un cheque porque no quedan fondos que retirar”

Las turbias relaciones emocionales que un indolente y deteriorado exreverendo episcopaliano, convertido ahora en guía turístico, comparte con una ardiente joven de dieciséis años, con la etérea musa solterona de un poeta nonagenario y, muy especialmente, con la desequilibrada y ninfómana propietaria del modesto hotel de Puerto Vallarta en el que se hospedan, sirvieron para establecer los cimientos sobre los que se sostiene la espléndida pieza teatral homónima de Tennessee Williams y, por ende, esta apropiada transcripción cinematográfica de la misma. El prolífico Huston manejaría esta primorosa exploración del alma humana con una precisa sordidez y austeridad, amparándose en una atmósfera de angustia, frustración y desasosiego excesivamente tórrida y crispada como para analizar con hondura la idiosincrasia de unos personajes tan desquiciados como enfermizos. Pero, sin duda alguna, el principal atractivo del film residía en las interpretaciones de un reparto absolutamente sublime, del cual sobresale la abrumadora composición de Ava Gardner.

Otras películas donde aparece una IGUANA

¡Qué viva México! – S.M. Eisenstein y G.Aleksandrov (1932)
Malas tierras – Terrence Malick (1973)
Picnic en Hanging Rock – Peter Weir (1975)

RECOMPENSA (Quiero la cabeza de Alfredo García)

Una recompensa es ofrecida a menudo por un grupo como incentivo para la realización de una tarea a alguien no asociado generalmente al mencionado grupo. Las recompensas se anuncian comúnmente para la captura o la recuperación de una persona o de una cosa. Están típicamente representadas en forma de dinero. (Wikipedia)

“Vuelvo y pido perdón por la tardanza, se debe a que hice muchos borradores; me quedan dos o tres viejos rencores y sólo una confianza. Reparto mi experiencia a domicilio y cada abrazo es una recompensa; pero me queda, y no siento vergüenza, nostalgia del exilio” (poema Quiero creer que estoy volviendo)
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor, poeta y dramaturgo uruguayo

QUIERO LA CABEZA DE ALFREDO GARCÍA (Bring me the head of Alfredo García) – 1974

quiero

Director Sam Peckinpah
Guión Sam Peckinpah y Gordon Dawson
Fotografía Alex Phillips Jr.
Música Jerry Fielding
Producción Optimus Films/Estudios Churubuscu Azteca
Nacionalidad Estados Unidos/ México
Duración 112m. Color
Reparto Warren Oates, Isela Vega, Gig Young, Emilio Fernández, Kris Kristofferson, Chano Urueta, Donnie Fritts, Chalo González.

“No hay nada sagrado en un agujero en el suelo con un muerto dentro”

La última gran película de Sam Peckinpah, además de una de las más amargas, espontáneas e inclasificables de su carrera, la localizaríamos en esta sofocante “road movie” que hurgaba en la mítica figura del perdedor para describir la búsqueda enloquecida y profanadora de un preciado miembro craneal al que un terrateniente mexicano ha puesto precio (un millón de dólares) con el propósito de vengar el veleidoso embarazo de su hija. Este exasperado ejercicio de vehemencia pasional, matizado por el malévolo afecto de la codicia, constituye una espléndida condensación de los rasgos estilísticos de su autor, substancialmente ostensibles en su poético y crispado sentido de la violencia, su delirante romanticismo o esa satírica agudeza con la que solía teñir su anómalo énfasis crepuscular. Una obra tan fulgurante y estrafalaria como imperfecta, rematada con un desenlace de lo más nihilista y descontrolado, que acrecentaría su inobjetable estimación ante la escasez creativa que imperaba en el cine americano de la época y en la que el propio cineasta se prestaría a interpretar una de sus adecuadas canciones, Bad blood baby.

Otras películas sobre RECOMPENSAS

El delator – John Ford (1935)
Yo creo en ti – Henry Hathaway (1947)
Colorado Jim – Anthony Mann (1953)

GRUPO (Grupo salvaje)

Dos o más individuos, interactuantes e interdependientes, que se han reunido para alcanzar determinados objetivos específicos. (Wikipedia)

Hay tres grupos de personas: los que hacen que las cosas pasen; los que miran las cosas que pasan y los que se preguntan qué pasó.
Nicholas Murray Butler (1862-1947) Político, pedagogo y filósofo estadounidense

GRUPO SALVAJE (The wild bunch) – 1969

wild

Director Sam Peckinpah
Guión Sam Peckinpah, Walon Green y Roy N. Sickner
Fotografía Lucien Ballard
Música Jerry Fielding
Producción Warner Bros./Seven Arts
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 145m. Color
Reparto William Holden, Robert Ryan, Ernest Borgnine, Edmond O’Brien, Warren Oates, Ben Johnson, Jaime Sánchez, Emilio Fernández.

“Todos soñamos con volver a ser niños, incluso los peores de nosotros. Tal vez los peores, más que nadie”

Impresionante western crepuscular, de una considerable influencia en el cine de su época, que representa el momento más álgido en la filmografía de su genuino realizador y pervive como una de las páginas más violentas, poderosas y elegíacamente poéticas de la historia del género. Temas como la inadaptación al progreso, la amistad traicionada o el sentido anacrónico de la libertad irrumpen de forma desgarradora al sudoroso y sanguinolento vagar por tierras del México prerrevolucionario de una camada de forajidos decrépitos y anhelosos por hallar un estímulo redentor que les permita retirarse con un atisbo de dignidad. Enmarcada entre dos espectaculares y polvorientas masacres y punteada por un montaje rabioso, con una acertadísima utilización de la elipsis, emerge como una obra física, reflexiva y desesperada, de gran belleza formal e impetuosas interpretaciones, que tuvo que ser seriamente mutilada en el momento de su estreno, tal y como le ocurrió anteriormente al obsesivo Peckinpah con su maldita e incomprendida MAYOR DUNDEE (1964).

Otras películas protagonizadas por un GRUPO

El quinteto de la muerte – Alexander McKendrick (1955)
Doce hombres sin piedad – Sidney Lumet (1957)
Los amigos de Peter – Kenneth Branagh (1992)

INFAMIA (María Candelaria)

Ofensa pública que sufre la fama, el honor o la dignidad de una persona. (Wikipedia)

“Señal de tener gastada la fama propia es cuidar de la infamia ajena”
Baltasar Gracián (1601-1658) Escritor español

MARÍA CANDELARIA (María Candelaria) – 1943

1943. María Candelaria

DirectorEmilio Fernández
Guión Emilio Fernández y Mauricio Magdaleno
Fotografia Gabriel Figueroa
Música Francisco Domínguez y Rodolfo Halffter
Producción Films Mundiales
Nacionalidad México
Duración 102m. B/N
Reparto Pedro Armendáriz, Dolores del Rio, Alberto Galán, Margarita Cortés, Miguel Inclán, Beatriz Ramos, Rafael Icardo, Salvador Quiroz.

“Hay veces que la vida nos convierte en instrumentos de la desgracia ajena”

Emilio Fernández escribió una de las páginas más brillantes del cine mexicano al sublimar la propensión melodramática del mismo con una serie de renombradas fábulas rurales y costumbristas, escritas por Mauricio Magdaleno y trazadas con un planteamiento estético de exaltado lirismo, fruto del discernido y pretencioso estilo pictórico de Figueroa. Supliendo el entorno ranchero y revolucionario de FLOR SILVESTRE (1943) por un sectarismo artificiosamente anclado en los floreados canales de Xochimilco, en 1909, el apodado “Indio” narraba el cúmulo de recelosas e injustas infamias a las que ha de hacer frente una pareja de enamorados indígenas a causa del deshonroso pasado de la madre de ella; haciendo especial hincapié en la pureza, la honradez y el acérrimo vínculo a la tierra de este marginal colectivo aborigen. Armendáriz y Dolores del Rio, a quien el realizador había regalado la película como compensación por las pretéritas tensiones surgidas entre ambos, repetirían su rutilante protagonismo al año siguiente en las ya menores LAS ABANDONADAS y BUGAMBILIA.

Otras películas sobre la INFAMIA

La pasión de Juana de Arco – Carl Th. Dreyer (1928)
Esos tres – William Wyler (1936)
Matar a un ruiseñor – Robert Mulligan (1962)