VACACIONES (Las vacaciones del señor Hulot)

Días dentro de un año en que personas que trabajan o estudian toman un descanso total de su actividad en un período determinado, exceptuando feriados denominado por fiestas nacionales, tales como Navidad o días representativos de una nación como la celebración de su independencia. Existe principalmente para prevenir estrés u otras patologías, además de según el criterio del estado o gobierno local, para incrementar la productividad en el resto del año. http://es.wikipedia.org/wiki/Vacaciones

“Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas”
Elbert Hubbard (1856-1915) Escritor, artista y filósofo estadounidense

LAS VACACIONES DEL SEÑOR HULOT (Les vacances de Monsieur Hulot) – 1953

vacances

Director Jacques Tati
Guión Jacques Tati y Henri Marquet
Fotografía Jacques Mercanton y Jean Mouselle
Música Alain Romans
Producción Cady Films/Specta Films
Nacionalidad Francia
Duración 114m. B/N
Reparto Jacques Tati, Nathalie Pascaud, Louis Perrault, Michèlle Rolla, Valentine Camax, André Dubois, Lucien Frégis, Marguerite Gérard.

“La imprudencia de la burguesía se manifiesta de manera categórica. ¿Progresismo? Sí, pero con prudencia, ésta es nuestra consigna”

Prodigiosa mezcla de humor, nostalgia costumbrista y fantasía poética que significó la consagración de Tati como uno de los actores-creadores más importantes del cine cómico europeo y supuso, además, la introducción del singular y entrañable Hulot, un personaje desgarbado, educado, curioso, maniático e indeciso, que, a partir de entonces, se convertiría en el incomparable álter ego del cineasta francés. Los calamitosos incidentes causados por el inquieto protagonista en un hotel y alrededores de la costa bretona sirvieron para crear una aguda crítica sobre la vulgaridad y el conformismo de determinados veraneantes franceses, así como para ridiculizar ciertos aspectos de la vida moderna, tema recurrente a lo largo de sus posteriores obras. Por medio de una narración muy poco académica, sin trama manifiesta y escasez de diálogos, el film encadenaba una excelente serie de gags visuales (a menudo con sonidos postsincronizados) entre los que destacan el preámbulo en la estación de trenes, la secuencia del entierro, la del partido de tenis o su pirotécnica conclusión.

Otras películas que describen las VACACIONES

Atrapa a un ladrón – Alfred Hitchcock (1955)
Muerte en Venecia – Luchino Visconti (1971)
Bajo la arena – François Ozon (2000)

3 comments

  1. Las vacaciones de Mr. Hulot, Mi tío, Playtime, etc., las vi con gran regocijo. Recuerdo que la palabra perdía su sentido ante el cumplimiento del gusto, la persona se transmutaba en la silueta mítica. Recuerdo en la fiesta del jardín de Mi tío secuencias en las que intentaba frenéticamente guardar las apariencias; una cierta inclinación de su pipa y su paraguas, un sombrero algo extravagante y una peculiarísima manera de andar, en la que parecía seguir su propio camino a lo largo de vericuetos invisibles para los demás, daban a entender que, en el fondo, no le importaba demasiado lo que el resto del mundo pensara de él. Mr. Hulot es un amable anarquista, demasiado cortés y considerado como para echarle en cara a sus contemporáneos lo disparatado de su vida; si el mundo le era hostil y ajeno, al menos pudo encontrar paz y solaz en su propia soledad. La música de Mi tío siempre la llevo tatuada en el corazón.

    Un cordial saludo

    Me gusta

  2. Como dice Francisco, Mr Hulot me parece un amable, y añado tierno, anarquista. Siempre desubicado trata de sobrevivir en un mundo en el que siempre se siente fuera. Los que mejor le entienden y con los que él mejor empatiza son los niños. Las vacaciones del señor Hulot es una película medicina muy recomendable para estos días (para mí una película medicina es aquella que te reconforta el ánimo).

    Besos
    Hildy

    Me gusta

  3. Habéis complementado perfectamente la ficha crítica con vuestros comentarios sobre la película y el personaje en cuestión. La música de “Mi tío” es absolutamente encantadora y comparto la propiedad medicinal a la que aludes Hildy. En ese aspecto, está a la altura de otros films con propiedades terapéuticas como “Cantando bajo la lluvia“, “Una noche en la ópera” o “¡Qué bello es vivir!“, por poner únicamente tres ejemplos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s