Día: julio 6, 2013

BILLAR (El buscavidas)

Deporte de precisión que se practica impulsando con un taco un número variable de bolas (antiguamente de marfil), en una mesa con tablero de pizarra forrada de paño, rodeada de bandas de material elástico y con troneras o sin ellas.
Bola 9 es una variación contemporánea del juego de billar (pool). Se juega con una bola de tiro (bola blanca) y 9 bolas objetivo, numeradas del 1 al 9. El objetivo del juego es entronerar la bola 9 en la tronera que previamente se indique, con la condición de que se ha de tocar siempre en primer lugar la bola con la numeración más baja. Sus orígenes históricos datan de la década de 1920 en los Estados Unidos. (Wikipedia)

“El sexo a los 90 es como intentar jugar al billar con una cuerda”
Camille Paglia (1947-) Crítica social, escritora y profesora estadounidense

EL BUSCAVIDAS (The hustler) – 1961

hustler8

Director Robert Rossen
Guión Robert Rossen y Sidney Carroll
Fotografía Eugene Schüfftan
Música Kenyon Hopkins
Producción 20th. Century Fox/Rossen Enterprises
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 135m. B/N
Reparto Paul Newman, Jackie Gleason, Piper Laurie, George C. Scott, Michael Constantine, Myron McCormick, Murray Hamilton, Jake LaMotta.

“Es uno de los mejores deportes, sentir compasión de uno mismo. Un deporte que gusta a todos, especialmente a los fracasados”

Una de las metáforas sobre la condición humana más ásperas, nihilistas y descorazonadoras que se han rodado jamás subyace de esta apasionante adaptación libre y homónima del debut literario de Walter Tevis en torno a la proverbial dialéctica del triunfo y el fracaso, así como el tenue recorrido que media entre ambos. El sórdido itinerario existencial que un engreído e insolente jugador de billar americano acomete en su afán por vencer al invulnerable “Gordo de Minnessota”, junto a la patética y malsana relación de mutua dependencia que sostiene con una solitaria y dipsómana escritora de Pittsburgh (sublime Piper Laurie), indujeron al “blacklisted” Robert Rossen a poner sobre el tapete un compendio de frustraciones y deslealtades, tenazmente ambientado y vertido con una densidad dramática tan poderosa como revela el prolijo y humeante primer duelo entre los rivales. El propio Tevis escribió una continuación que tuvo el privilegio de ser versionada con decoro por Martin Scorsese, EL COLOR DEL DINERO (1986), con Newman otra vez en la piel del ahora ajado Eddie Nelson.

Otras películas sobre BILLAR

Historia de un equipo de billar – Sebastián Alarcón (1988)
Ultima jugada – Mars Callahan (2002)
Siete mesas de billar francés – Gracia Querejeta (2007)