AUTOMATIZACIÓN (Mi tío)

Aplicación de máquinas o de procedimientos automáticos en la realización de un proceso o en una industria. (google.es)

“La automatización entusiasta del ser humano por la máquina inteligente que crece en poderes le llevará a la inutilidad”
Benjamín Solari Parravicini (1898-1974) Pintor y escultor argentino

MI TÍO (Mon oncle) – 1958

oncle

Director Jacques Tati
Guión Jacques Tati
Fotografía Jean Bourgoin
Música Franck Barcellini y Alain Romans
Producción Alter Films/Film del Centauro/Gray/Specta
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 118m. Color
Reparto Jacques Tati, Jean-Pierre Zola, Adirenne Servantie, Alain Bécourt, Lucien Frégis, Betty Schneider, Jean-François Martial.

“Escucha, lo que mi hermano necesita es una meta, es un hogar, es… ¡todo ésto!”

El primer largometraje en color del genial Tati significó un paso decisivo en su filmografía pues, no sólo supuso la definitiva consagración del entrañable Monsieur Hulot, sino que permutó su hasta entonces mordaz pero afectuosa percepción de la cotidianeidad provinciana por una despiadada e ingeniosa invectiva sobre el disparatado universo tecnológico y su automatizada uniformidad, tema que elastificaría hasta la saciedad en PLAYTIME (1967). Para ello, situó a su curioso y desmañado alter ego entre un aséptico hogar ultramoderno y una pujante factoría de plásticos; escenarios ideales para desarrollar con su perspicaz expresividad visual y sonora una calculada exhibición de gags que no hacían sino evidenciar la ineptitud de la sociedad moderna para afrontar aquella avalancha imparable de maquinismo invasor. El film, realmente modélico por su precisa estructura descriptiva y escenográfica, acusó un desmesurado intelectualismo que aminoró claramente su capacidad sorpresiva, circunstancia que no fue en absoluto óbice para que cosechara una formidable aceptación por parte de crítica y público.

Otras fábulas o parodias cinematográficas sobre la AUTOMATIZACIÓN de la vida moderna

Lemmy contra Alphaville – Jean-Luc Godard (1965)
Fahrenheit 451 – François Truffaut (1966)
Brazil – Terry Gilliam (1985)

8 comments

  1. Qué película más tierna y que personaje más entrañable el señor Hulot. Me encanta ese extrañamiento continuo que tiene el personaje, esa soledad y excentricidad, esa rebeldía educada y en silencio… y cómo únicamente conecta y se siente tranquilo con los niños.

    Tanto “Mi tío” como “Las vacaciones del señor” Hulot me inspiran muchísima ternura. Pero además como bien señalas Tati es maravilloso en la comicidad física y visual. Apenas hace falta el diálogo. En Mi tío recuerdo que lloraba de la risa cada vez que entraba el personaje en la casa de su sobrino. O me quedo encantada en ese hogar imposible en el que vive.

    Y ¡qué bonita es la película de animación EL ILUSIONISTA! Qué bonito homenaje a Tati. Me encantó.

    Beso
    Hildy

    Me gusta

    1. Hulot es un ser afectuoso y educado, patoso e inquieto, que, sin embargo, nunca ha conseguido hacerme reír a carcajadas como si lo han hecho otros genios de la comicidad cinematográfica como Chaplin o los hermanos Marx. No lo considero un humor de risa fácil, pero sí puntillosamente elaborado y de una inventiva sinpar.

      Me gusta

    1. Yo diría que sí. Al margen de que necesitas conectar con un humor muy particular pero de una creatividad al alcance de muy pocos (la presentación de la buhardilla es un buen ejemplo de la agudeza cómica y el intelecto de su puesta en escena), la película nos presenta a una criatura soñadora, optimista e inquieta, que no le importa lo más mínimo su incapacidad de adaptarse al alienador torbellino de la sociedad de consumo, pues prefiere seguir siendo atípico e individualista a caer prisionero de una tecnología arbitraria e idiotizadora. Hoy en día, en los tiempos tan duros que corren, el susodicho todavía me resulta más entrañable
      Ah, no lo había citado en la crítica, pero la música de Romans es antológica. Una de las partituras cinematográficas más pegadizas de la historia del cine.

      Me gusta

  2. ¿Sabes lo que pasa?, que llegué a tener miles de películas en VHS y la mayoría se fueron deteriorando tanto con el paso del tiempo que perdieron visualmente hasta casi no poder ser vistas. Ello me produjo un berrinche que aún me duele.

    Con posterioridad no mantuve el mismo ritmo en DVD, por lo que ya no puedo ver muchas de ellas, aunque las tenga físicamente. Si a ello le sumamos mi absoluta ineptitud para la informática y sus derivados, el paso del tiempo, las obligaciones, más obligaciones pues… Supongo que vosotros hacéis eso de la bajada y demás gaitas. Sé que en Youtube muchas están por bloques, pero detesto ver cine en el ordenador, pese a ser un apple de magnífica resolución y pantalla grande. No lo soporto. Así que ya me dirás.

    Y sí, la recuerdo especial, con un humor tan personalísimo que puede que el paso del tiempo haya sido especialmente inmisericorde. Lo que nadie podrá poner en tela de juicio es su singularidad unicorniana. Un humor que o gusta muchísimo o puede dejar frío.

    Me gusta

    1. A mí me ocurrió algo parecido con los VHS, pero en mi transición al DVD no sólo mantuve el mismo ritmo sino que lo incrementé. Por lo tanto, ahora vuelvo a tener miles de películas en DVD u otros formatos más actuales, que intentó poner cuando puedo (cada vez tengo menos tiempo) en un proyector con pantalla grande que me autorregalé hace unos ocho años.
      Aprovecha tu magnífico Apple para ver algún que otro clásico, que, no sólo puedes encontrar por bloques, sino completos y del tirón, No es el caso de “Mi tío”, al menos yo no lo he encontrado. Ahora, te entiendo, a mi tampoco me gusta ver películas en el ordenador.

      Me gusta

  3. Mi tío (que, para mí, es la más lograda de las películas de M. Hulot) debería estar programada de manera permanente en las ciudades. Hoy día conocemos, muchos, la misma mutación a la que no siempre sabemos adaptarnos, a menudo somos un M. Hulot frente a las innumerables propuestas tecnologías, por ejemplo. Creo que la poesía del personaje nos recuerda que la inocencia de la infancia puede salvarnos, como lo hace, de alguna manera, el cuñado de M. Hulot al final de la película.

    Me gusta

  4. También es mi favorita entre las películas protagonizadas por este entrañable personaje. Más allá de la ingente carga crítica que atesora su argumento, es curioso observar lo bien que conecta con todo tipo de público a pesar del tiempo transcurrido desde su gestación. Antes de hacer la entrada, decidí volver a verla con mi hija (entonces todavía no había cumplido los seis años) y te aseguro que se lo pasó en grande.
    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.